Descubren más de 200 animales disecados de especies protegidas en Alicante

Tigres, leones, jirafas, elefantes y rinocerontes disecados, entre otros animales protegidos, han sido descubiertos en Alicante en el que se convierte en el último gran golpe al tráfico ilegal de nuestro país.

Wednesday, February 13, 2019,
Por Cristina Crespo Garay - National Geographic
Guardia Civil Tráfico Ilegal Alicante
Fotografía de Guardia Civil

Leones africanos, jirafas, elefantes, rinocerontes blancos y tigres de bengala, además de hipopótamos, cocodrilos africanos, antílopes y otras especies protegidas procedentes de taxidermistas ilegales, han sido incautadas por la Guardia Civil en Alicante.

Más de 200 animales disecados incautados en el que se convierte en el último gran golpe al tráfico ilegal de nuestro país, a menudo puerta de entrada de las rutas de comercio ilegal que llegan desde África y Latinoamérica.

Algunas de las especies requisadas se encuentran bajo máxima protección por tratarse de animales en grave peligro de extinción, incluidos en la lista negra de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) que prohíbe su comercio.

Fotografía de Guardia Civil

Desde el comienzo de la investigación por parte de las Patrullas de Protección de la Naturaleza de Monóvar y Alicante, seis personas han sido investigadas como presuntas autoras de delitos de tráfico y comercio de animales silvestres.

Enmarcada dentro del Plan de Acción Español de Lucha contra el Tráfico de Especies Silvestres (TIFIES), la operación “Taxideralia” de la Guardia Civil comenzó el pasado mes de mayo en la provincia de Alicante con la colaboración del Ministerio para la Transición Ecológica y el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona).

Un plan con el que España “se coloca a la vanguardia de la lucha contra un problema ambiental de primer orden, que contribuye a la defaunación a escala global”, afirma la Guardia Civil en un comunicado.

La oferta de animales disecados en internet aumenta

La operación “Taxideralia” dio comienzo en 2018, cuando las autoridades detectaron un aumento de anuncios de animales disecados que podían ser fácilmente comprados por internet.  

Fotografía de Guardia Civil

“La mayoría de esos anuncios tenían en común un número de teléfono, registrado en la provincia de Alicante, por lo que agentes de las Patrullas del Seprona de Alicante y  Monóvar iniciaron la investigación”, afirma la Guardia Civil, que debido a la gran cantidad de anuncios existentes, sospechaba que pudiera tratarse de un taller ilegal de taxidermia.

Haciéndose pasar por compradores interesados en los animales, los agentes concertaron una cita con el vendedor, que les guió hasta una nave industrial donde tenía unos 60 ejemplares. Tras la investigación de las piezas y la documentación del propietario, los agentes guiaron su investigación hacia un taller de taxidermia en la localidad de Mutxamiel, Alicante, donde podrían haber realizado los embalsamientos.

“Con estos datos, se establecieron vigilancias en la zona, a la espera de identificar a esta persona, ya que no había señales externas ni carteles comerciales, que indicaran el desarrollo de esa actividad”, declara el comunicado de la Guardia Civil. Mientras tanto, los agentes continuaban el rastreo de los autores del delito por internet, donde descubrieron una discreta página que se anunciaba en la zona con más de 25 años de experiencia en la actividad.

Tras localizar al autor de las taxidermias, el Seprona descubrió que el taller no contaba con la licencia administrativa necesaria, ni acreditación profesional, así como no disponía de los medios técnicos ni de la gestión de residuos necesaria. Según descubrieron, las partes orgánicas desechadas “se vertían directamente a la red de alcantarillado, con el consiguiente riesgo para la salud pública”, afirman.

[Fotogalería - Dentro del perturbador mundo del tráfico de fauna silvestre]


Además de las numerosas piezas requisadas, el taxidermista contaba también en su taller con numerosas partes de animales protegidos cuyo origen legal no podía acreditar.

España, a la vanguardia contra el tráfico ilegal de especies

Cada año 30.000 elefantes, 1.000 rinocerontes, 100.000 pangolines, 1’5 millones de aves vivas y 440.000 toneladas de plantas medicinales son víctimas del tráfico ilegal.

A pesar de la dificultad de cuantificar su magnitud, se estima que el mercado negro asociado al tráfico de especies silvestres ronda los 90.000  millones de dólares al año, según cifra el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Tan solo por detrás del tráfico de drogas, las falsificaciones y el tráfico de seres humanos, el tráfico de especies supone “una grave amenaza para la seguridad, la estabilidad política, la economía, los recursos naturales y el patrimonio cultural de muchos países y regiones”, afirma la Guardia Civil.

Por su situación geográfica, España juega un papel imprescindible en la lucha contra el tráfico ilegal de especies, y por ello ha puesto en marcha diversas medidas para situarse a la vanguardia de esta lucha. El Plan de Acción Español contra el Tráfico Ilegal y el Furtivismo Internacional de Especies Silvestres nos ha situado a la cabeza de Europa en la adaptación al Plan de Acción de la Unión Europea al respecto.

Seguir leyendo