Animales

Descubren una nueva especie de ballena en las costas de Japón

Desde hace años, los balleneros locales ya daban vida a esta ballena negra con los rumores de avistamientos de lo que llamaban ‘karasus’ o cuervos negros. Ahora, la ciencia confirma el descubrimiento de esta nueva especie de cetáceo.jueves, 5 de septiembre de 2019

Por Cristina Crespo Garay - National Geographic
Ballenas picudas avistadas en el estrecho de Nemuro, en Japón.

Las orillas de las islas Hokkaido han sido el escenario del descubrimiento de una nueva especie en el catálogo científico: la ballena Berardius minimus. Este habitante de las aguas profundas del océano había sido imposible de identificar hasta ahora debido la dificultad de divisarlo. Ahora, la aparición de seis ejemplares varados en las costas del mar de Okhotsk ha posibilitado su descubrimiento científico.

Apodada por los balleneros locales como ‘karasu’ (cuervo) o ‘kuro-tsuchi’ (ballena picuda), esta nueva especie ha sido bautizada por los autores del nuevo estudio publicado en Scientific Reports como 'Berardius minimus' debido a que tiene el tamaño corporal más pequeño del género.

“Elegimos la diferencia más básica, el tamaño corporal significativamente pequeño, que es el más pequeño entre los congéneres, para que se refleje en el nombre científico”, explican los autores en el estudio. A pesar de que estos cetáceos comparten diversas características con el Berardius bairdii, el aspecto de estas ballenas picudas fue lo que llevó a los investigadores a analizar si realmente se trataba de una nueva especie.

Ilustración de ( A ) Berardius minimus , y ( B ) B . bairdii . Las barras negras muestran 1 metro. En apariencia general, B . minimus se asemeja a un pequeño B . bairdii con un pico proporcionalmente más corto.

Este estudio ha confirmado que las ballenas negras tienen “un tamaño corporal sustancialmente más pequeño de individuos físicamente maduros, un pico proporcionalmente más corto y un color corporal más oscuro”, afirman los autores en el estudio. “Por lo tanto, concluimos que las ballenas son una tercera especie de Berardius”.

La longitud corporal de estos nuevos cetáceos es claramente menor que la del B. bairdii, con algo más de 6 metros respecto a los 10 de la otra especie similar. Los investigadores analizaron también el ADN y las medidas craneales para determinar que se trata de una especie diferente a las conocidas con anterioridad.

Más posibles especies en las profundidades

Las ballenas barbadas cuentan con el segundo mayor número de especies entre las ballenas dentadas, sin embargo, “su preferencia por las aguas oceánicas profundas, los hábitos evasivos y la capacidad de inmersión prolongada hacen que las ballenas pico sean difíciles de ver y de entender de manera adecuada”, afirman los autores en su estudio.

Diferentes vistas del cráneo de la nueva especie: (A) Vistas dorsal, lateral y ventral del cráneo. La barra blanca indica 10 cm. (B) Vistas anterior y posterior del cráneo. La barra blanca indica 10 cm. (C) Los lados lingual (interno, superior) y bucal (externo, inferior) de la mandíbula izquierda. La barra blanca indica 10 cm. (D) Vista bucal (externa) de los dientes anteriores (izquierdo) y posteriores (derecho) de la mandíbula inferior. La barra blanca indica 1 cm.

Con un total de 22 especies agrupadas en seis géneros (Berardius , Hyperoodon , Indopacetus , Mesoplodon , Tasmacetus y Ziphius), este estudio añade una especie más a las dos que ya se incluían en el género Berardius.

Los balleneros afirman reconocer dos tipos de tsuchi-kujira, el "tsuchi-kujira" ordinario, o Berardius bairdii, y el "kuro-tsuchi" más oscuro y pequeño, también llamada ballena picuda negra de Baird  o "karasu" (cuervo). Sin embargo, los científicos aún debaten sobre si "kuro-tsuchi" y "karasu" son la misma especie de ballena o se trata de una población diferente.

Debido a la dificultad de recopilar información, su distribución conocida por el momento es muy limitada, así como la ciencia también desconoce el aspecto de las hembras adultas de esta nueva especie. Este nuevo descubrimiento destaca por tanto la necesidad de ahondar en las investigaciones de los grandes enigmas que aún podría esconder el océano en sus rincones más recónditos.

Seguir leyendo