Animales

Las aves caen en picado: algunas especies se han reducido en ciertas zonas hasta un 90% desde 1980

La pérdida de hábitat y los plaguicidas han reducido las poblaciones de aves comunes hasta la mitad en Europa y Norteamérica. viernes, 20 de septiembre de 2019

Por Cristina Crespo Garay - National Geographic
Norte de California

A principios de año, un informe de la revista científica Global Change Biology hacía saltar todas las alarmas: el 21 por ciento de las aves de alta montaña han desaparecido en nuestra península. Más allá de nuestras fronteras, la situación no es mejor. La tórtola europea se ha reducido a menos de la mitad, con datos de hasta un 70 por ciento en Francia y un 90 por ciento en Reino Unido.

Así lo evidencia el informe State of the World’s Birds 2018, que afirma que el 40% de las especies de aves han perdido población en las tres últimas décadas. La ONG Seo/Birdlife alertaba ya en 2016 de que en Europa los últimos 30 años han supuesto una pérdida de 400 millones de aves migratorias.

Ahora, un nuevo estudio con datos de los últimos 50 años publicado hoy en la revista Science retrata la devastación a nivel mundial. Tres mil millones de pájaros de casi 530 especies han desaparecido desde 1970 tan solo en la región de Norteamérica, lo que equivale al 29 por ciento de las aves de esta zona. Los pesticidas y la pérdida de hábitat son los principales responsables de que los manantiales de América del Norte estén más silenciosos que nunca.

"Deberíamos tomarlo como una noticia asombrosa y devastadora", dice en declaraciones a National Geographic el autor principal del estudio, Peter Marra, director de la Iniciativa Ambiental de Georgetown en la Universidad de Georgetown.

Tres cuartas partes de las especies de pastizales disminuyen

Un tercio de las especies están en declive, según el último informe del Plan Paneuropeo para Monitorear las Aves Comunes (PCBMS), que contrasta datos hasta el año 2016. Las poblaciones totales han descendido un 15 por ciento, dato que aumenta hasta el 57 por ciento en las aves de pastizal.

El estudio de la revista Science también advierte de que las aves que habitan en los pastizales, como los gorriones, las currucas, los mirlos y los pinzones, han sido las más afectadas, con una reducción de sus poblaciones de un 53 por ciento en los últimos 48 años.

ver galería

La pérdida de hábitat y la exposición a pesticidas tóxicos parece estar afectando en mayor medida a las aves que habitan los pastizales. Sin embargo, los expertos apuntan a que la gran disminución en las poblaciones de insectos podría estar muy relacionada con esta caída en picado.

La devastadora noticia podría ser aun peor de lo que imaginamos, ya que las aves son cruciales para el equilibrio de los ecosistemas: ayudan en la polinización de las plantas, desempeñan un papel fundamental en la distribución de semillas, controlan las plagas de los cultivos e incluso eliminan cadáveres.

¿Qué está ocurriendo con las aves?

"Solo necesitas volar por todo el país para ver que hemos cambiado drásticamente la faz de la tierra", dice Marra a National Geographic. "Hay mucho hábitat que acaba de desaparecer".

Recientemente, otro estudio afirmaba que el uso generalizado de pesticidas neonicotinoides – aquellos plaguicidas introducidos en las plantas en la etapa de semillas - también afecta a las aves a través de la ingesta de esas semillas. La pérdida de apetito que les provoca y, por tanto, de peso, dificulta su capacidad de migrar.

Además de la pérdida de hábitat y el uso de pesticidas, hasta 600 millones de aves mueren al año por colisiones contra ventanas de vidrio, y entre uno y cuatro mil millones son cazadas por gatos domésticos.

A pesar de la magnitud de los hallazgos, los expertos creen que aun estamos a tiempo de revertir la situación. Algunos sencillos consejos podrían marcar la diferencia, como mantener a los gatos en el interior de los domicilios, poner señalizaciones en las ventanas para evitar las colisiones, colocar comederos en zonas donde escasee el alimento, evitar los envoltorios plásticos y los plaguicidas químicos. 

Seguir leyendo