Más del 80% de las gallinas ponedoras viven enjauladas en España

Las cifras contrastan con nuestros países vecinos, como Alemania, Suecia u Holanda, que no superan el 10%. martes, 29 de octubre de 2019

Por Cristina Crespo Garay - National Geographic
La raza de Rhode Island (en la imagen) es un tipo de gallina doméstica muy popular.
La raza de Rhode Island (en la imagen) es un tipo de gallina doméstica muy popular.
foto por Glasshouse Images, Alamy

La media europea de gallinas que viven enjauladas se sitúa cerca del 50%, con países que no superan el 10%. Sin embargo, en España 32 millones de gallinas aún se encuentran hacinadas en jaulas, según los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, que ha elaborado el informe trimestral de indicadores del sector avicultura de puesta.

Sin ver la luz del sol, con los picos cortados para evitar daños y sometidas a un alto nivel de estrés. Así vive el 82% de las gallinas ponedoras en nuestro país, que el tercer lugar en producción de huevos según el grupo de previsiones de expertos de la Comisión Europea, por detrás de Alemania y Francia, tal y como afirmaba el Ministerio en el informe de junio de 2019.

A pesar de las cifras, este informe asegura que “si analizamos este censo por sistemas de cría, se observa que se ha producido un descenso en el censo de gallinas criadas en jaula, y que el censo en sistemas de cría alternativos han pasado de suponer en 2017 un 12,2% a un 17,7% en este año”.

A nivel general, en los últimos años el número de explotaciones de aves en España ha ido incrementándose de manera significativa. En enero de este año, la cifra ascendía a un total de 19.070 explotaciones, más de un 3% más que el año anterior.

“El número de explotaciones de aves en España se ha ido incrementando de manera significativa en los últimos años. En enero de 2019 ascendían a un total de 19.070 explotaciones (un +3,23%), de las que 7.628 son de la especie Gallus (tanto puesta como carne)”, declara el informe.

La calidad del bienestar animal

Tanto la alimentación de las gallinas, como su libertad de movimiento, su nivel de estrés y su calidad de vida dejan una gran huella en los huevos. La calidad de aquellos que pone una gallina campera o de producción ecológica poco tiene que ver con los huevos de animales enjaulados y estresados que nunca ven la luz del sol.

La Unión Europea etiqueta los huevos según cuatro categorías principales que hacen referencia al sistema de producción utilizado. Cada huevo va marcado con un código cuyas cifras,  0,1, 2 o 3, determina si es producción ecológica, de gallinas camperas, de gallinero o de jaula, respectivamente.

El pasado mes de julio, un grupo de científicos españoles de la Universidad de Santiago de Compostela descubrió un método con el que determinar cuál había sido el tipo de producción utilizado según la huella que esa calidad de vida deja en la yema del huevo.

A día de hoy, la rentabilidad económica de las grandes industrias se enfrenta la exigencia de un consumidor cada día más informado, por lo que a pesar de ir a la cola de Europa, los nuevos sistemas de producción van cogiendo fuerza.

Seguir leyendo