Doc Antle, uno de los protagonistas de «Tiger King», acusado de tráfico de especies silvestres

El dueño del Myrtle Beach Safari no es la primera estrella de «Tiger King» acusada por las autoridades estadounidenses. Se le imputan 15 cargos, entre ellos crueldad hacia los animales.

Tuesday, October 13, 2020,
Por Natasha Daly
Bhagavan «Doc» Antle posa con tigres en su zoo

Bhagavan «Doc» Antle posa con tigres en su zoo, Myrtle Beach Safari, en 2018. Ha sido acusado de tráfico de especies silvestres y crueldad hacia los animales en un caso sobre la compraventa de leones.

Fotografía de Steve Winter, National Geographic

El dueño de un popular zoológico privado de Carolina del Sur, que apareció en la serie de Netflix Tiger King, ha sido acusado de 15 cargos que incluyen tráfico de especies silvestres y crueldad animal en lo que respecta a su actividad con leones.

Bhagavan «Doc» Antle, dueño del Myrtle Beach Safari, fue la cara pública de un centro que ofrecía interactuar y acariciar a tigres mucho antes de que Joseph Maldonado-Passage, o «Joe Exotic», se hiciera famoso a principios de este año por su papel protagonista en la serie documental de Netflix Tiger King. El centro de Antle, que lleva 37 años en funcionamiento y que dirige con sus tres novias y sus hijos, ha sido muy popular entre las celebridades que quieren acariciar cachorros de tigre. Sus hijos y él tienen millones de seguidores en TikTok e Instagram.

El 8 de octubre, la oficina del fiscal general de Virginia acusó a Antle de un delito grave de tráfico de especies silvestres, un delito grave de conspiración para traficar con especies silvestres, cuatro delitos menores de conspiración para violar la Ley de Especies en Peligro de Extinción de Estados Unidos y nueve delitos menores de crueldad hacia los animales.

Los cargos surgen de una investigación de muchos meses sobre la venta y el transporte ilegal de leones entre Antle y Keith Wilson, dueño del Wilson’s Wild Animal Park en Winchester, Virginia. Wilson ha sido acusado de los mismos cargos que Antle y de otros cuatro cargos de conspiración. (Wilson ya había sido acusado de 46 cargos de crueldad animal en relación a una redada de noviembre de 2019 en la que las autoridades confiscaron a 119 de sus animales.)

La venta de leones —una especie protegida conforme a la Ley de Especies en Peligro de Extinción de Estados Unidos— entre estados es ilegal.

Dos de las hijas de Antle también han sido acusadas de delitos menores de crueldad animal y de violar la Ley de Especies en Peligro de Extinción. Antle, el Myrtle Beach Safari y Wilson no han querido hacer comentarios al respecto.

Por su parte, el protagonista de Tiger King «Joe Exotic» está cumpliendo una condena de 22 años de cárcel por conspirar para cometer asesinato y por matar tigres. También se han presentado cargos contra otros dueños de zoológicos privados que aparecieron en Tiger KingJeff Lowe perdió su licencia para exhibir animales al público y Tim Stark fue declarado culpable de crueldad animal y de violar la Ley de Especies en Peligro de Extinción (y fue detenido el pasado 8 de octubre por supuestamente intentar ocultar animales a las autoridades federales tras varias semanas a la fuga).

Tiger King se convirtió en una sensación de la cultura popular cuando se estrenó durante los primeros días del confinamiento por la pandemia en marzo. Sin embargo, los críticos señalan que la serie resta importancia a la realidad de los zoos «de carretera», muchos de los cuales crían a los tigres para que los turistas tengan un suministro constante de cachorros que acariciar y a menudo no proporcionan alimentos, atención veterinaria ni recintos adecuados a los animales.

«Esto cierra el círculo de todo lo que vimos en Tiger King», afirma Dan Ashe, consejero delegado de la Asociación Estadounidense de Zoos y Acuarios, que acredita más de 200 zoos en Estados Unidos, pero no lugares que ofrecen interactuar con los cachorros, como el centro de Antle. «Lo que [en la serie] claramente parecían actividades horribles eran reales. Uno tras uno, hemos visto cómo destapábamos a las estrellas de Tiger King —Tim Stark, Jeff Lowe y ahora Doc Antle— por maltratar animales». (Ashe también es el exdirector del Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre, responsable de aplicar las leyes contra el tráfico de especies silvestres.)

En los vídeos de Antle en redes sociales aparecen él y su familia nadando con tigres y jugando con chimpancés. Contrastan mucho con los cargos de crueldad del escrito de acusación, tres de los cuales declaran que perpetuó deliberadamente la crueldad contra los cachorros de león en julio y agosto de 2019, produciendo «tortura o sufrimiento innecesario».

Antle posa con sus tigres y sus empleados (de izquierda a derecha) Kody Antle, Moksha Bybee y China York en una piscina del Myrtle Beach Safari en 2018. Los Antle suelen compartir vídeos en los que aparecen nadando con tigres y jugando con crías de chimpancé en Instagram y TikTok, donde tienen millones de seguidores.

Fotografía de Steve Winter, National Geographic

El caso fue investigado por la unidad de derecho sobre animales de la fiscalía de Virginia, la primera unidad de una fiscalía estatal en el país dedicada a investigar casos de abuso y bienestar de los animales. Hasta la fecha, la unidad ha llevado 1714 asuntos sobre animales. «Cuando creé la unidad de derecho sobre animales en 2015 no me habría imaginado los resultados que conseguiría el equipo», declaró Mark Herring, fiscal general de Virginia, en un comunicado enviado por email a National Geographic.

«Ha sido un claro ejemplo de lo que deberían hacer las autoridades para proteger a los animales», afirma Delcianna Winders, directora de la Animal Law Litigation Clinic de la Facultad de Derecho Lewis & Clark en Portland, Oregón. Añade que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, la agencia federal encargada de garantizar el cumplimiento de la Ley de Bienestar Animal, otorgó al Myrtle Beach Safari un informe de inspección sin incidencias tanto el mes anterior como el mes posterior a que las autoridades estatales lo registraran en diciembre de 2019 como parte de una investigación para obtener las pruebas utilizadas en la acusación de Antle.

Afirma que es poco común que los estados investiguen y procesen casos de tráfico de animales y que es más raro todavía que los sigan fuera del estado, como hicieron las autoridades al vincular las actividades de Wilson en Virginia con las de Antle en Carolina del Sur.

Con todo, la jurisdicción de Virginia se limita a las actividades dentro del estado. Ahora depende de las autoridades de Carolina del Sur llevar a cabo nuevas investigaciones sobre las actividades del Myrtle Beach Safari y de las autoridades federales investigar las violaciones de la Ley de Bienestar Animal y de las leyes federales sobre tráfico de especies silvestres.

Antle dirige una fundación llamada Rare Species Fund, que tiene por objeto recaudar dinero para la conservación de los tigres salvajes. Hace poco, anunció que planeaba aparecer en un nuevo reality show con el fin de cambiar cómo lo percibe el público. La semana pasada contó a la revista People que hay un «falso análisis de que hay tigres en Estados Unidos que necesitan ayuda desesperadamente cuando el tigre salvaje es el único que necesita ser salvado».

Ashe dice que las investigaciones sobre zoos de carretera como este son vitales.

«El motivo por el que existen es porque la gente los visita», dice, señalando que hay muchos zoos acreditados en Estados Unidos a disposición de quienes quieren ver animales. Refiriéndose al mantra que utilizaba en el Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre cuando trabajaba para impedir que los viajeros compraran recuerdos de animales traficados, dijo: «Hay que estar informados y comprar informados».

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.
Seguir leyendo