Hay 3 millones de perros callejeros en Marruecos, y alguien está haciendo algo al respecto

Estos dos amantes de los perros, orgullosos de la raza única de su país (denominada beldi), persiguen mejorar sus condiciones de vida y evitar la propagación de la rabia.

Por ERIKA HOBART
Publicado 8 nov 2021 14:19 CET
Una manada de beldis se reúne en la ciudad costera de Agadir, al sur de Marruecos. ...

Una manada de beldis se reúne en la ciudad costera de Agadir, al sur de Marruecos. Beldi -que significa "del campo" en dariya, el dialecto árabe que se habla en Marruecos- es un término que se utiliza para describir a los perros mestizos autóctonos del país.

Fotografía de Erika Hobart

TÁNGER, MARRUECOS-Todavía es de noche cuando Salima Kadaoui comienza su jornada. En esas horas previas al amanecer, cuando el agobiante calor marroquí se mantiene a raya gracias a una fina capa de bruma, y la mayor parte de la ciudad sigue durmiendo, los perros sueltos llamados beldis son los dueños de las calles.

En esta mañana de agosto, Kadaoui lleva sólo unos minutos conduciendo cuando ve uno: un perro marrón de tamaño medio con el hocico negro y las patas blancas. Beldi -que significa "del campo" en dariya, el dialecto árabe que se habla en Marruecos- es un término que se utiliza para describir a los perros mestizos autóctonos del país.

Kadaoui aparca su furgoneta a un lado de la carretera y se baja con una bolsa de comida para perros y una correa. El animal mueve la cola con cautela y le permite agacharse y acariciar su cabeza. A continuación, acepta la comida.

(Los perros callejeros tienen la capacidad natural de entender los gestos humanos)

Cinco perros más aparecen a poca distancia y trotan ansiosamente hacia Kadaoui, disfrutando de la atención y devorando sus croquetas. Kadaoui pasa la correa por el cuello de una de las perras y la levanta, una hazaña impresionante teniendo en cuenta que las dos son casi del mismo tamaño. Acomoda a la perra en la parte trasera de la furgoneta y luego vuelve a por otras dos. El primer perro macho que vio, con las patas blancas, se aleja de la acción, pero sigue moviendo la cola y observándola en silencio.

"No podemos aceptar más de tres esta mañana", dice Kadaoui, fundadora de SFT Animal Sanctuary, una organización sin ánimo de lucro que rescata y cuida a los beldis de Tánger. Las tres perras -que resultan estar preñadas, un descubrimiento demasiado común- serán esterilizadas y vacunadas contra la rabia. El veterinario también abortará los fetos de las perras como parte del esfuerzo por controlar la población. A continuación, el personal de la SFT devolverá a los perros a las calles, una filosofía denominada atrapar, esterilizar y liberar (TNR, del inglés trap, neutralize and release).

Al menos 30 000 beldis vagan por las calles de Tánger, y se calcula que hay 3 millones en Marruecos. Muchos de ellos viven en condiciones pésimas, rebuscando entre los restos de comida de la basura y sufriendo heridas y enfermedades, como la sarna y, más raramente, la rabia. Se calcula que cada año mueren 80 personas por esta enfermedad en Marruecos, y el miedo a la rabia es la principal razón por la que los marroquíes no quieren a los beldis, dice Kadaoui. Los datos que muestran la frecuencia con la que los beldis muerden a las personas son escasos y a menudo poco fiables, pero hay un caso confirmado de un turista austriaco que fue mordido por un beldi rabioso en la ciudad costera de Agadir y que posteriormente murió.

En 2017, Kadaoui y sus colegas lanzaron el Proyecto Hayat -que significa "vida" en árabe- con el objetivo de convertir a Tánger en la primera ciudad libre de rabia en África, en gran parte mediante la vacunación y esterilización de 30 000 perros para 2025. Hasta ahora, han vacunado y liberado a más de 2 500 animales, y tienen previsto aumentar ese porcentaje con la ayuda financiera del Ministerio del Interior de Marruecos, que apoya el TNR.

Algunos residentes, como el periodista de Agadir Mohamed Reda Taoujni, se oponen rotundamente a los programas de TNR para beldis. Afirma que, dado que las organizaciones de rescate no disponen de recursos para cuidar -y vacunar anualmente- a las razas durante toda su vida, lo más humanitario es aplicarles la eutanasia.

Salima Kadaoui, fundadora de SFT Animal Sanctuary, lleva a una de las perras embarazadas a su furgoneta en agosto de 2021.

Fotografía de ERIKA HOBART

"Hay cientos de perros ahí fuera", dice. "Están vacunados y seguimos teniendo problemas. Esta no es la solución. Esto no es bueno para nuestras ciudades". 

En Tánger, los canes que no pueden ser liberados, como los animales enfermos, terminan en un santuario de unos 8 000 metros cuadrados propiedad de la SFT, que actualmente alberga a más de 470 perros. Desde 2017, la SFT también ha dado en adopción unos 60 perros a familias de Europa y el Reino Unido (las adopciones en Estados Unidos terminaron en julio, cuando los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos suspendieron la importación de perros de países considerados de alto riesgo de rabia).

Kadaoui prefiere centrarse en la panorámica general del problema.

"Las adopciones son maravillosas, no me malinterpreten", dice. "Pero tenemos 30 000 perros callejeros. La solución no es la adopción. La solución es que los humanos aprendan a vivir en armonía con los perros y a cuidar de ellos".

(Galería: Los perros callejeros de la India).

Para ello, espera que Tánger se convierta en una comunidad modelo de convivencia con los perros, un lugar con ciudadanos que informen de que han visto a un perro enfermo o que pongan un cuenco de agua en la calle en un día caluroso.

Los beldis, en tela de juicio

Kadaoui lleva a las tres hembras beldis de su recorrido matutino a la Clínica Veterinaria California, donde le espera el veterinario Lahrech Mohamed Chakib.

Con una actitud tranquila que desmiente su falta de sueño, Chakib habla en broma de sí mismo y de Kadaoui como "locos", en referencia a la dedicación que le profesan a estos animales las 24 horas del día. Cuando lleva a los tres perros de la furgoneta a su clínica, los acuna como si fueran sus propios hijos.

Además de ser vacunados y esterilizados, todos los Beldi que pasan por la clínica reciben un crotal amarillo permanente con un número de identificación. Los perros sanos y de buen carácter son devueltos al lugar donde fueron encontrados por primera vez; sus etiquetas notifican tanto a las autoridades como al público que no son un peligro para la comunidad.

(¿Qué les pasa a los animales callejeros cuando desaparecen los turistas?)

Sin embargo, esto no siempre es suficiente para mantener a los animales a salvo. En ciudades de todo el país, las autoridades han disparado y envenenado a beldis en un intento de reducir la población callejera. El Ministerio del Interior anunció en 2019 que dejaría de sacrificar a los beldis y que, en su lugar, se centraría en esterilizarlos y vacunarlos. El ministerio no respondió a las solicitudes de National Geographic para comentar sobre beldis y el programa TNR.

Desde entonces, numerosos vídeos publicados en redes sociales han demostrado que los perros siguen siendo acorralados y disparados tanto por las autoridades como por el público. Algunos perros son golpeados hasta la muerte.

Más del 99% de la población marroquí es musulmana, y Kadaoui afirma que muchos de ellos creen que los perros son impuros. Pero Kadaoui, que se describe a sí misma como musulmana marroquí, rechaza la idea como "una absoluta tontería".

"El Corán no dice nada negativo sobre los perros", dice. "Ningún ser vivo que Dios haya creado es impuro".

La mayoría de la gente no quiere que los beldis sufran, incluido el periodista Taoujni, dueño de dos perros. Pero Taoujini, que publica en su página de Facebook fotos explícitas de lesiones que, según él, fueron causadas por beldis, dice que los perros son a menudo peligrosos. Señala que la gente de las ciudades de Marruecos ha empezado a llevar pequeñas piedras para lanzarlas en caso de que tengan que protegerse a sí mismos, a sus hijos o a sus mascotas.

Driss Semlali, que dirige la Casa de Huéspedes Malabata en Tánger, afirma que es necesario adoptar un enfoque más equilibrado en la gestión de los beldis, por ejemplo, trasladándolos a un santuario fuera de la ciudad. Dice que los perros abandonados impiden que sus huéspedes sientan que pueden salir a pasear con seguridad, y que sus incesantes ladridos no dejan dormir por la noche.

Sin embargo, la eliminación de los perros -y no digamos la eutanasia- probablemente empeore la situación, afirma Terrence Scott, director técnico de la Alianza Mundial para el Control de la Rabia, una organización sin ánimo de lucro con sede en EE.UU. que trabaja para poner fin a las muertes de personas y animales a causa de la rabia en todo el mundo.

Scott afirma que si se retira a los perros vacunados de una zona, nuevos perros -potencialmente rabiosos- simplemente tomarán el territorio. Por eso está demostrado que el TNR de animales vacunados reduce la propagación de la enfermedad, afirma.

"Informalmente, un perro vacunado puede considerarse un soldado en la lucha contra la rabia", dice. "Si un animal rabioso muerde a un animal vacunado, es probable que la transmisión de la rabia termine ahí. Así que, en realidad, protege al resto de la comunidad de la rabia".

Cambiando la percepción de la sociedad

Aunque se han enfrentado a muchas dificultades, tanto Kadaoui como Chakib afirman que han logrado avances significativos en la reducción de la transmisión de la rabia en Tánger, tanto por la vacunación de los animales como por la educación de los ciudadanos. Además, realizan visitas periódicas a escuelas para enseñar a los niños estrategias de convivencia con los perros de la calle, como no acercarse ni provocar a los animales.

"Uno de los mayores problemas es que a los marroquíes se les enseña a temer a los perros, por lo que piensan que están en peligro cuando sienten miedo", dice. Por ejemplo, un perro que ladra y corre hacia alguien puede parecer agresivo, cuando en realidad sólo tiene curiosidad, dice.

Muchos de los habitantes de Tánger se han vuelto cada vez más protectores con los beldis. El año pasado se hizo viral un vídeo en el que un miembro de la Gendarmería Real Marroquí, que forma parte de las fuerzas armadas de Marruecos, detenía el tráfico en la ciudad para rescatar a un cachorro perdido.

(¿Por qué hay perros azules en esta parte de la India?)

"Cuando empecé a hacer esto, la gente pensaba que estaba loca", dice Kadaoui. "Ahora me dicen: buen trabajo, bien hecho y gracias. Si conseguimos que toda la comunidad esté con nosotros, la batalla está ganada".

Más allá de Tánger

Tánger no es la única ciudad que está mejorando la vida de los beldis. Organizaciones como Beldi Refuge Morocco, en Chauen, y Sunshine Animal Refuge (SARA), en Agadir, también trabajan para atrapar, esterilizar y liberar perros en sus respectivas ciudades, así como para encontrarles un hogar en el extranjero.

La fundadora de SARA, Michele Augsburger, ha enviado cientos de beldis a su país natal, Suiza, así como a Alemania y Canadá. Incluso hay un grupo de Facebook en Quebec dedicado a los beldis que muestra sus aventuras en el extranjero desde que fueron rescatados. Está lleno de, por ejemplo, fotos de beldis haciendo senderismo en los bosques o acurrucándose con gatos en sofás.

"Recibo muchos cumplidos de gente que los ha adoptado y que está muy orgullosa de sus beldis", dice Augsburger. "Son increíbles. Tienen el corazón más grande. Son perros realmente fantásticos".

Chakib y Kadaoui se hacen eco de este sentimiento y añaden que, desde el punto de vista médico, los beldis adoptados suelen ser más robustos que los perros de raza pura y pueden vivir hasta 17 años.

"Si quieres un perro que probablemente vivirá muchos, muchos años sin problemas de salud, compra un Beldi", dice Kadaoui.

"El trabajo más gratificante"

Es el momento más caluroso del día cuando Kadaoui entra por la puerta de su casa en Malabata, un barrio residencial de Tánger. Quince beldis estallan de entusiasmo, ladrando, saltando sobre las mesas y girando en círculos, moviendo la cola con energía.

Algunos son residentes temporales que se recuperan de diversas enfermedades y cirugías, mientras que otros son miembros permanentes de la casa. Un puñado de ellos son beldis que han pasado por el programa TNR y viven en la calle, pero que todavía se dejan caer de vez en cuando para hacer una visita. La casa tiene la energía de un patio de recreo lleno de niños. Y así es: la propia Kadaoui se refiere a ellos como sus bebés.

(Los perros olfateadores están aprendiendo a detectar coronavirus).

"Tienes que estar siempre de guardia", dice. "Cuando los perros duermen, tú duermes. Cuando los perros se despiertan, tú te despiertas. No es fácil".

"Pero el amor y la alegría que dan no tiene precio. Es el trabajo más gratificante del mundo".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
La adopción de perros callejeros es cada vez más popular en la India
Animales
En la India, alimentar a los perros callejeros se considera un servicio esencial
Animales
Efecto lujo: por qué las aves prefieren los barrios ricos de Sudáfrica
Animales
Los perros callejeros tienen la capacidad natural de entender los gestos humanos
Animales
Algunos perros son genios, igual que los humanos

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved