El dueño del zoo de 'Tiger King' es condenado a no exhibir más animales de por vida

Meses después de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos confiscara 146 animales exóticos a Jeff Lowe, la decisión aumenta la presión sobre los exhibidores de animales en las plataformas online.

Por Natasha Daly
Publicado 27 dic 2021, 11:50 CET
Jeff y Lauren Lowe sentados con la liliger Faith -hija de un león macho y una ...

Jeff y Lauren Lowe sentados con la liliger Faith -hija de un león macho y una hembra híbrida de ligre- en su casa de Wynnewood, Oklahoma, en 2016. El Departamento de Justicia alegó que los Lowe violaron la ley federal al poner en "grave riesgo" la salud de sus animales. Este año, el departamento confiscó los 146 de sus animales exóticos y prohibió a la pareja exhibir animales de por vida.

Fotografía de Ruaridh Connellan/BarcroftImages / Barcroft Media via Getty Images

Mirage y Caesar, nacidos en diciembre de 2020, fueron los últimos de una larga serie de tigres que comenzaron su vida en el Greater Wynnewood Exotic Animal Park, y unos de los primeros en escapar del ciclo de cría y presunto maltrato del zoo de Oklahoma. El zoo lleva cerrado a los visitantes desde octubre de 2020, y hoy, una decisión judicial ha prohibido permanentemente a los propietarios del zoo, Jeff y Lauren Lowe, exhibir animales al público, ya sea en una instalación o por internet.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ) confiscó los dos cachorros del zoo -antes propiedad de Joseph Maldonado-Passage, Joe Exotic, el protagonista de la popular docuserie de Netflix Tiger King- en enero de 2021, cuando tenían unas siete semanas de edad, junto con otros ocho cachorros y cuatro madres. Ahora, Mirage y Caesar viven juntos en más de 4000 metros cuadrados de terreno boscoso en el Wild Animal Sanctuary, en Keenesburg, Colorado (Estados Unidos). Pronto se unirán a más tigres jóvenes rescatados en un hábitat de 80 000 metros cuadrados dentro del santuario para pasar ahí el resto de sus vidas.

(Doc Antle, uno de los protagonistas de 'Tiger King', acusado de tráfico de especies silvestres)

En enero de 2020, Joe Exotic fue condenado a 22 años de prisión por asesinato a sueldo y delitos relacionados con la vida salvaje. Su antiguo socio, Jeff Lowe, se había hecho cargo del zoológico en 2016. Pero Jeff y Lauren se vieron envueltos en sus propios problemas legales. En noviembre pasado, el Departamento de Justicia demandó a los Lowe en un caso civil, alegando que violaron repetidamente la Ley de Bienestar Animal y la Ley de Especies en Peligro de Extinción al no proporcionar a sus animales atención veterinaria, ni nutrición, recintos y condiciones sanitarias adecuadas, poniendo la salud de los animales en "grave peligro."

Entre las presuntas infracciones citadas por los fiscales se encuentra la de un cachorro de león llamado Nala, que los inspectores del Gobierno Federal encontraron tirado en el barro sin conocimiento en junio de 2020. También documentaron dos lobos artríticos enjaulados en un suelo de hormigón, una osa parda cuyos huesos asomaban bajo su piel, un gato pescador con una pata coja y los cuerpos de dos tigres enterrados bajo escombros quemados. Los cadáveres atraían a las moscas que picaban e infligían heridas sangrientas en las orejas de los tigres, osos y lobos cercanos.

El Wild Animal Sanctuary se asienta en dos reservas de casi 3 kilómetros cuadrados en Keenesburg, Colorado, y es el hogar de más de 600 grandes felinos y otros animales rescatados. En 2021, el santuario acogió a 80 animales que el Departamento de Justicia confiscó a los Lowe.

Fotografía de Marc Piscotty via Getty Images

Dos hermanos tigres rescatados del zoológico G.W. de Jeff Lowe se relajan en su hábitat en Wild Animal Sanctuary en abril de 2020. Aquí vivirán en paz, con una alimentación adecuada y cuidados veterinarios.

Fotografía de Helen H. Richardson/MediaNews Group/The Denver Post via Getty Images

En junio de 2020, un juez federal ordenó a los Lowe ceder la propiedad a la propietaria del santuario Big Cat Rescue, Carole Baskin, para resolver una larga disputa legal.

Después de que la licencia de Lowe para exhibir animales fuera suspendida en octubre de 2020, la perdió definitivamente. Sin embargo, siguió vendiendo vídeos "de reclamo" con sus animales en Cameo, según informó National Geographic. En ese momento, aún no existían leyes relativas a la exhibición de animales en línea.  

Entre enero y agosto de este año, el departamento de justicia confiscó 146 animales de los Lowe, la mayor confiscación de animales de zoológico realizada por la agencia hasta la fecha. Varios santuarios los han acogido.

La nueva decisión judicial 

El pasado jueves, el día de Nochebuena, cinco semanas después del estreno de Tiger King 2, la nueva entrega de la docuserie de Netflix, un juez federal del Distrito Este de Oklahoma aprobó un decreto de consentimiento que prohíbe a los Lowe volver a exhibir animales.

"El caso contra los Lowe constituye la acción civil más agresiva contra un expositor de animales en la historia de la Ley de Bienestar Animal", ha aseguró la abogada especializada en derecho animal Carney Anne Nasser a National Geographic a principios de este año.

"Es muy poco habitual que el Departamento de Justicia presente un caso como éste", afirma Delcianna Winders, directora del programa de derecho animal de la Facultad de Derecho de Vermont. Winders asegura que el departamento de justicia puede tener nuevas prioridades tras la reciente creación de su Programa de Litigios sobre el Bienestar de los Animales bajo su sección de delitos ambientales, que se dedica a hacer cumplir las leyes federales relacionadas con el "tratamiento humanitario de los animales cautivos, de granja y de compañía en todo Estados Unidos".  

Winders dice que espera que sea una señal de que el Departamento de Justicia "entrará en acción cuando la gente infrinja la ley de forma similar a la de los Lowe", y que "ocurrirá más rápidamente que después de años de sufrimiento".

El Departamento de Justicia no respondió a una solicitud de comentarios.

Lowe considera que el acuerdo de conciliación es una victoria. "El Departamento de Justicia no tenía otra opción que retirar todos los cargos contra nosotros", dice. "Eso es lo que ocurre cuando las pruebas no respaldan las acusaciones", y añade que "el DOJ fue alimentado con una sarta de mentiras salaces para justificar el robo de mis animales".

Un hombre sostiene un biberón para un cachorro de tigre en el zoológico G.W. en septiembre de 2018. Acariciar a los cachorros, que era una actividad popular en el zoológico, depende de que haya un suministro constante de cachorros lo suficientemente jóvenes como para manejarlos con seguridad. Para tener cachorros disponibles para los visitantes, los zoológicos de carretera suelen criar a toda velocidad tigres, leones e híbridos de tigre y león, a menudo separando a los cachorros de sus madres antes de tiempo para que las hembras vuelvan a entrar en celo antes.

Fotografía de Steve Winter, Nat Geo Image Collection

Como parte del decreto de consentimiento, se retirarán los cargos civiles. El acuerdo reitera las acusaciones del Departamento de justicia contra los Lowe y no prohíbe al departamento presentar cargos penales.

Sentar un precedente

El acuerdo también aclara por primera vez que la Ley de Bienestar Animal -aplicada por el Departamento de Agricultura de EE.UU. y la única ley federal del país que protege el bienestar de los animales salvajes expuestos en zoológicos, acuarios y circos- se aplica explícitamente a los animales expuestos online a cambio de dinero.

En su caso, el departamento de justicia citó la venta por parte de los Lowes de vídeos de exhibición en la plataforma online Cameo, una actividad de la que informó por primera vez National Geographic. El decreto de consentimiento de hoy no sólo les prohíbe volver a exhibir animales en un zoológico, sino que define expresamente que la exhibición se produce "a través de cualquier otra plataforma, incluida la de Internet, a cambio de una compensación por ver a los animales."

"Esto es significativo", dice Winders. "Si alguien más intentara exhibir en línea sin una licencia, el USDA o el DOJ podrían actuar rápidamente y decir, aquí está el precedente. Es inequívoco. No hay ningún resquicio legal".

Un nuevo comienzo para 146 animales

En total, el Departamento de Justicia confiscó a los Lowe 69 grandes felinos, 11 lémures de cola anillada y otros 52 animales, entre ellos primates, osos, lobos, mapaches y kinkajous. Los animales fueron enviados a varios santuarios, como Lions, Tigers and Bears, en California, y Turpentine Creek Wildlife Refuge, en Arkansas.

El Wild Animal Sanctuary, en Colorado, acogió no sólo a Mirage y Caesar, sino a otros 79 grandes felinos y otros animales. Pat Craig, la fundadora del santuario, visitó la propiedad de los Lowe varias veces durante el año pasado para ayudar a sacar a los animales.

"Los animales estaban siempre mal alimentados y había muchos montones de cosas podridas", dice. "Algunas jaulas estaban construidas justo sobre tierra y arena, por lo que los animales tenían mucha arena en las patas. Muchas patas torcidas y enfermedades óseas por falta de calcio".

De los que sobrevivieron, "casi todos estaban destrozados" por la desnutrición, dice Craig. Las madres tenían ataxia, una enfermedad neurológica que se manifiesta como falta de control muscular. Varios tigres blancos tienen los ojos cruzados por la endogamia. Sin embargo, cuando llegaron al santuario, la mayoría "corría, saltaba, exploraba y se divertía", dice. "Apuesto a que es la primera vez que corren en su vida; esas jaulas en las que estaban eran muy pequeñas".

César y Mirage están prosperando, dice Craig. "Definitivamente habrían tenido una enfermedad ósea metabólica si no los hubiéramos sacado. Y es muy agradable saber que echaban de menos todas las caricias de los cachorros".

Los Lowe siguen compartiendo fotos y vídeos de sus antiguos animales en Instagram, donde tienen 90 000 seguidores, sin reconocer las confiscaciones. Mientras tanto, Carole Baskin, la actual propietaria del parque de animales exóticos Greater Wynnewood acaba de anunciar que protagonizará su propio reality show que, según dice, documentará sus esfuerzos por revelar el maltrato animal en los zoológicos de carretera.

Wildlife Watch es un proyecto de investigación periodística entre National Geographic Society y National Geographic Partners que se centra en los delitos y la explotación de la fauna salvaje. Lee más historias de Wildlife Watch aquí, y conoce más sobre la misión sin ánimo de lucro de National Geographic Society en natgeo.com/impact. Envía sus sugerencias, comentarios e ideas de historias a NGP.WildlifeWatch@natgeo.com.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Los problemas legales de los protagonistas de «Tiger King» podrían transformar la industria
Animales
Las exportaciones de pitones reales suscitan preocupación ante el aumento de su demanda como mascotas
Animales
La reapertura del zoo de «Tiger King» expone a los grandes felinos al coronavirus
Animales
Los sacrificios de tejones dividen a las comunidades rurales de Inglaterra
Animales
Un informe filtrado sobre la cría de tigres desata polémica

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved