Una nueva app para salvar a las tortugas marinas en peligro de extinción

La inteligencia artificial puede detectar con mayor facilidad el carey ilícito, una nueva frontera en la lucha contra el comercio ilegal de especies silvestres.

Publicado 20 abr 2022, 10:25 CEST
Una tortuga carey en peligro crítico de extinción nada sobre un arrecife.

Una tortuga carey en peligro crítico de extinción nada sobre un arrecife. Se cree que se han matado más de nueve millones por su caparazón en los últimos dos siglos. El falso caparazón de tortuga hecho de resina es casi idéntico.

Fotografía de GREG LECOEUR, Nat Geo Image Collection

Con su durabilidad y su fascinante remolino de capas translúcidas de color ámbar y marrón, el carey se ha utilizado durante siglos para fabricar todo tipo de productos, desde joyas hasta peines y vajillas.

"Era plástico antes de que se inventara el plástico, porque es muy maleable", dice Brad Nahill, cofundador y presidente del grupo de conservación de tortugas SEE Turtles y explorador de National Geographic.

El carey no procede de todas las tortugas. Procede casi exclusivamente de la tortuga carey, en peligro crítico de extinción. Entre 1884 y 1992, según los datos, se mataron y vendieron al menos nueve millones de tortugas carey por su caparazón. Hoy quedan menos de 25 000 hembras reproductoras en todo el mundo, y su comercio internacional está prohibido.

El grupo de Nahill está liderando un esfuerzo por utilizar la tecnología moderna para combatir el comercio ilícito de este material ancestral. El caparazón de tortuga se imita mucho y con precisión usando resina, lo que hace difícil distinguir el auténtico del falso. SEE Turtles, junto con sus socios del Laboratorio de Ciencia de Datos del Smithsonian OCIO, ha creado una aplicación para ayudar.

(Relacionado: El comercio de caparazones de tortugas carey amenazadas es mayor del que se sospechaba)

Las joyas de concha de tortuga, fotografiadas aquí en una tienda de regalos de Nicaragua, se fabrican con el caparazón de la tortuga de carey, en peligro de extinción. Todavía se vende mucho en las tiendas turísticas de más de 40 países.

Fotografía de of Hal Brindley/TravelForWildlife.com

La aplicación, llamada SEE Shell, utiliza el aprendizaje automático para identificar con un 94% de precisión si una foto de algo con un patrón de concha de tortuga es real o falsa. Se trata de la primera aplicación móvil que utiliza la visión por ordenador para combatir el comercio ilegal de especies silvestres, según Alexander Robillard, un becario predoctoral del Laboratorio de Ciencias de los Datos del Smithsonian que ha creado el modelo informático que la alimenta, y que ayudará a informar a los compradores interesados en la conservación y a las fuerzas del orden (la aplicación puede descargarse en la App Store de Apple y en Google Play).

Según Nahill, la venta de carey en el mercado negro persiste en al menos 40 países, y se concentra sobre todo en América Central y el Sudeste Asiático. Los viajeros que compran baratijas de carey en tiendas de regalos y puestos de souvenirs representan la mayor parte de las ventas ilícitas.

La aplicación también es valiosa por la gran cantidad de información que puede proporcionar. Todas las imágenes se suben a una base de datos privada y centralizada, con las coordenadas GPS de cada una, lo que permite a SEE Turtles identificar los puntos calientes de la venta ilícita.

"Incluso si conseguimos que unos pocos cientos de viajeros lo utilicen activamente y recojan datos y eviten comprar carey auténtico, es algo estupendo", dice Nahill. SEE Turtles planea comercializar la aplicación gratuita a través de campañas en las redes sociales y asociaciones con otras organizaciones de conservación.

La ecóloga marina Emily Miller, que no ha participado en el desarrollo de la app pero es autora de un artículo de 2019 sobre la escala mundial del comercio de tortugas carey, dice que aunque muchos grupos diferentes de todo el mundo están recogiendo datos sobre el comercio de tortugas carey, "uno de los principales obstáculos para responder a las preguntas de investigación es consolidar, formatear y organizar todos los datos." Disponer de una base de datos más amplia y centralizada "será increíblemente útil para entender los patrones de comercio a nivel mundial", afirma.

Entrenando a un ordenador para que ayude a proteger a las tortugas

Robillard trabajó con el equipo de Nahill para recopilar 4000 imágenes de productos de carey reales y falsos. Robillard introdujo esas imágenes en su modelo informático, que analizó los píxeles de cada una para conocer las diferencias de forma y coloración entre el carey real y el falso.

Una diferencia clave, dice Nahill, es que el patrón del carey real es aleatorio. Los productos de imitación suelen tener manchas con bordes uniformes o el mismo patrón en diferentes artículos que se venden juntos. El tono anaranjado del carey de imitación también tiende a tener una translucidez constante en todo el producto.

Nahill y Robillard saben distinguir lo auténtico de lo falso, pero sin la aplicación, un no experto puede necesitar años de práctica para desarrollar esa habilidad. "Me gusta decir a la gente que es como poner a Brad [Nahill] en su bolsillo". dice Robillard sobre la aplicación. El aprendizaje automático y la visión por ordenador "pueden realizar cualquier tarea visual que pueda hacer un humano, pero de forma más eficiente y rápida", afirma (probé SEE Shell con dos pares de gafas de carey y enseguida identificó ambas como falsas).

(Relacionado: El comercio de productos de tortugas marinas está prohibido, pero aún se venden en Japón)

Palillos y más

A través de la aplicación, los científicos ya han encontrado productos de concha de tortuga que no sabían que existían: palillos de concha para mezclar cócteles, por ejemplo, y espuelas para peleas de gallos.

La aplicación será valiosa para los grupos locales de conservación. Antes de su lanzamiento, la Fundación Tortugas del Mar, un grupo de conservación de tortugas de Cartagena (Colombia), ya había conseguido que las autoridades locales tomaran medidas contra el comercio, reduciéndolo en la región en casi un 80%. Pero, según Nahill, las autoridades sólo salen a patrullar si alguien del grupo de conservación les acompaña para ayudar a identificar los productos ilegales. Tortugas del Mar planea formar a las fuerzas de seguridad en el uso de la aplicación para que puedan trabajar de forma más rápida e independiente.

David Godfrey, director ejecutivo de Sea Turtle Conservancy, cuyo trabajo incluye esfuerzos para proteger a las tortugas carey en Panamá, un punto caliente para el comercio, dice que si los turistas usan SEE Shell, es como equipar "un ejército de conservacionistas para hacer la vida difícil a la gente que vende [carey] bajo la mesa". Ahora que la gente puede identificar el auténtico de inmediato, los vendedores pueden pensárselo dos veces antes de llevarlo, dice.

Con la ayuda del Fondo Mundial para la Naturaleza, SEE Turtles también pretende llevar la tecnología a las plataformas en línea, que han visto un aumento en el comercio ilegal de vida silvestre en los últimos años. Facebook, eBay y otras filtran los productos ilegales detectando los listados que incluyen palabras clave prohibidas, pero los filtros se evaden fácilmente. "Hasta donde podemos determinar, nadie ha hecho nada visualmente", dice Nahill.

Esta tecnología de aprendizaje visual puede adaptarse a otros materiales de la vida silvestre, como distinguir el hueso real del falso. La capacidad de identificar el marfil de elefante real en un instante sería especialmente valiosa, pero es más difícil que el carey, señala Robillard, porque un indicador clave del marfil auténtico son sus líneas transversales internas, que no son visibles en una foto.

No obstante, dice, "hay todo un mundo de posibilidades para aplicar el aprendizaje automático a los problemas de conservación".

La National Geographic Society, comprometida con la iluminación y la protección de las maravillas de nuestro mundo, ha financiado el trabajo anterior del Explorador Brad Nahill sobre la conservación de las tortugas marinas. Descubre más sobre el apoyo de la Sociedad a los Exploradores que destacan y protegen especies críticas.

La National Geographic Society también apoya a Wildlife Watch, nuestro proyecto de reportaje de investigación centrado en los delitos y la explotación de la fauna. Lee más historias de Wildlife Watch aquí, y envía consejos, comentarios e ideas de historias a NGP.WildlifeWatch@natgeo.com.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Sudáfrica planea poner fin a la polémica industria de cría de leones en cautividad
Animales
Esta comunidad amazónica trata de distanciarse del turismo ilegal con animales salvajes
Animales
Estas fotos artísticas denuncian el tráfico de fauna silvestre en la frontera canadiense
Animales
El cotejo familiar de ADN como arma contra el comercio ilegal de marfil
Animales
Indonesia, un oasis de impunidad para los cazadores de orangutanes

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved