Nuevo récord mundial para el pez de agua dulce más grande

La búsqueda del pez de agua dulce más grande del mundo, de décadas de duración, culmina con el descubrimiento de una raya gigante de río de 300 kilogramos.

Por Stefan Lovgren
Publicado 21 jun 2022, 10:45 CEST
Una raya gigante de agua dulce de 300 kilos, sacada temporalmente del agua para ser pesada, ...

Una raya gigante de agua dulce de 300 kilos, sacada temporalmente del agua para ser pesada, es el mayor pez de agua dulce jamás registrado. Los habitantes de la zona y los investigadores trabajaron rápidamente para medirla, salpicando frecuentemente agua sobre el pez antes de devolverlo al río.

Fotografía de S. Ounboundisane, FISHBIO

Moul Thun sabía que la raya gigante enganchada al final de su línea era más grande que cualquier pez que hubiera visto en su vida. Lo que el pescador de 42 años de Koh Preah, una isla remota en el río Mekong, en el norte de Camboya, no sabía era que la raya eventualmente sería nombrada el pez de agua dulce más grande registrado en el mundo.

Para Zeb Hogan, que ha estado documentando grandes peces de agua dulce durante casi dos décadas, el descubrimiento de la raya, que fue devuelta viva al río, lo llenó de esperanza.

"Prueba que estos leviatanes submarinos, que están en peligro crítico, todavía existen", dice Hogan, biólogo de peces de la Universidad de Nevada, Reno (Estados Unidos), y explorador de National Geographic.

(Relacionado: Estas crías de raya son las primeras de su especie nacidas en cautividad)

La raya gigante se mide en una lona verde en el agua, lo que la mantiene contenida a la vez que le permite acceder al agua dulce.

Fotografía de S. Ounboundisane, FISHBIO

La búsqueda de peces grandes de Hogan, denominada Megafishes Project y apoyada por National Geographic Society, comenzó en 2005 cuando los pescadores del norte de Tailandia sacaron un bagre de 293 kilos del río Mekong. Hogan, que había pasado años en el sudeste asiático estudiando el bagre gigante del Mekong, como se conoce a la especie, concluyó que era el más grande, es decir, el más pesado jamás capturado en la zona. Pero luego comenzó a preguntarse: ¿Había gigantes de río aún más grandes en otros lugares?

Con la intención de averiguarlo, Hogan comenzó a explorar las cuencas hidrográficas de todo el mundo, a menudo como presentador del programa de televisión Monster Fish del canal National Geographic. Pero la respuesta a su pregunta resultó ser más esquiva de lo que Hogan esperaba. Los pescadores no solo eran propensos a contar cuentos, sino que también enfrentaban desafíos logísticos, falta de información científica sobre peces de agua dulce y pruebas que eran imposibles de verificar, incluidos dibujos y fotografías antiguos.

Mientras se encontraba con numerosos gigantes, como el arapaima que respira aire en el Amazonas y el bagre wels que se alimenta de palomas en Europa, no pudo encontrar capturas científicamente documentadas de un pez de agua dulce más grande que el que había encendido sus ansias de búsqueda.

Hasta la semana pasada, cuando el equipo de investigación Wonders of the Mekong, apoyado por USAID (agencia de cooperación internacional de Estados Unidos) y que Hogan dirige en Camboya, recibió una llamada de Moul Thun. El pescador le dijo a un miembro del equipo que accidentalmente había atrapado una raya gigante de agua dulce “mucho más grande” que cualquiera que hubiera visto antes. Era tan grande, dijo, que incluso podría ser una especie diferente.

Al llegar a Kaoh Preah, el equipo determinó que el pez de Thun, una hembra que parecía gozar de buena salud, era la misma especie de raya que se sabe que se encuentra en el Mekong. Pero Thun tenía razón sobre su enorme tamaño: más de cuatro metros desde el hocico hasta la cola. Después de colocar el pez gigante en tres escamas colocadas una al lado de la otra, los investigadores se sorprendieron al ver su peso: con 299,85 kilogramos, estableció un nuevo récord mundial.

Criaturas antiguas

El objetivo original del Proyecto Megafishes era encontrar, estudiar y proteger los peces de agua dulce más grandes del mundo. El proyecto se centró en especies que podían crecer al menos hasta el tamaño de un humano (al menos 1,8 metros de largo o más de 90 kilos) y que vivían exclusivamente en agua dulce (no se consideraron peces como el esturión beluga, que viaja entre agua dulce y salada). Hogan inicialmente elaboró ​​una lista de aproximadamente 30 especies en las que centrarse.

El desafío, como pronto aprendió Hogan, era que muchos de estos peces son difíciles de encontrar. Viven en lugares remotos e inaccesibles y, a menudo, en aguas turbias. A veces, incluso las personas que han vivido toda su vida cerca del hábitat de los mega peces nunca han oído hablar de las criaturas, y mucho menos las han visto. Al principio de la búsqueda, había relativamente pocos científicos estudiándolos.

Lo que estaba claro era que los gigantes de los ríos se estaban reduciendo en número, amenazados por una serie de factores que incluyen la sobrepesca, las especies invasoras que competían con ellos por los alimentos, la contaminación del agua y la presencia de represas, que impiden que los peces migratorios completen sus ciclos de vida.

Los estudios muestran que las poblaciones globales de mega fauna de agua dulce han disminuido el doble que las poblaciones de vertebrados en tierra o en los océanos, dejando a muchas especies de peces gigantes en peligro crítico. Un contendiente serio por el título del pez de agua dulce más grande del mundo, el pez espátula del Yangsté, se extinguió durante las primeras etapas de la búsqueda de Hogan.

(Relacionado: Por qué los nuevos mega embalses son una amenaza para los peces más grandes del sudeste asiático)

Fotografía de S. Ounboundisane, FISHBIO

A medida que avanzaba el trabajo de Hogan, su enfoque se centró cada vez más en la conservación. "Nunca se trató solo de encontrar el pez más grande", dice Hogan, "sino de buscar formas de proteger a estos extraordinarios animales que, en algunos casos, han estado en la Tierra durante cientos de millones de años pero ahora estaban desapareciendo".

Rayas de récord

Hogan ha sospechado durante mucho tiempo que el gigante de río más grande podría encontrarse entre las rayas, de las cuales hay docenas de especies de agua dulce. En una expedición de Monster Fish a Argentina, el propio Hogan atrapó una raya de río de cola corta que pesaba alrededor de 181 kilos. Pero sabía que la raya gigante de agua dulce (Urogymnus polylepis) del sudeste asiático podía crecer mucho más que eso.

(Relacionado: Las poblaciones de muchas especies de peces de agua dulce han disminuido un 76 por ciento en menos de 50 años)

Durante varios años, él y un equipo de investigadores tailandeses estudiaron rayas en dos ríos no muy lejos de Bangkok (Tailandia). Durante este período, el equipo capturó varias rayas que parecían rivalizar en tamaño con el bagre gigante del Mekong (récord de 2005), pero Hogan y sus colegas nunca pudieron obtener un peso confirmado.

Luego, en 2016, un derrame químico en el río Mae Klong de Tailandia mató al menos a 70 rayas gigantes. Cuando los científicos regresaron al río dos años después, encontraron muchas menos rayas en general y casi ninguna grande.

Más recientemente, el proyecto Wonders of the Mekong de Hogan ha acelerado la investigación en el norte de Camboya, donde el río Mekong está bordeado por bosques inundados estacionalmente, contiene una gran biodiversidad y se cree que genera hasta 200 000 millones de peces al año. También se cree que la región es un importante refugio durante la estación seca para muchos de los mega peces del Mekong, incluidas las rayas gigantes.

Trabajando con las comunidades locales, el equipo de investigación ha construido una red de pescadores a los que se anima a informar sobre las capturas de rayas y otros peces en peligro de extinción antes de devolverlos al río. Aunque es legal pescar rayas en Camboya, los pescadores rara vez las buscan porque no se consideran un buen pez para comer. Las rayas, sin embargo, a veces se enganchan accidentalmente, como sucedió con la hembra que batió récords y que fue capturada durante la noche del 13 de junio.

Después de recibir la llamada de Thun, los miembros del equipo con sede en Phnom Penh, la capital de Camboya, corrieron hacia la orilla del río. Allí, se les unió otro equipo de científicos estadounidenses que trabajan en el área, quienes implantaron rápidamente, en la base de la cola de la raya, una etiqueta acústica que los investigadores esperan les ayude a aprender más sobre el comportamiento de la escurridiza especie, incluido dónde se alimenta, viaja y da a luz cachorros.

“El hecho de que [Thun] nos llamara es testimonio de la importancia de trabajar con las comunidades locales”, dice Hogan. “Estos pescadores en realidad pueden ser grandes aliados en el trabajo para proteger a estos animales”.

Cuando la raya fue devuelta al río, se había reunido una multitud de personas, incluidos funcionarios de Pesca de Camboya y simpatizantes de la aldea. Muchos de ellos estaban fotografiando a la criatura gigante, a la que los científicos llamaron "Boramy" o "luna llena" en el idioma jemer, porque el pez de aspecto redondo fue liberado durante la luna llena. El nombre también se usa comúnmente para describir a una mujer hermosa.

Señal de esperanza

Para Hogan, el tramo del río Mekong donde se encontró la raya no solo es un lugar potencial para las rayas gigantes, sino también una fuente de esperanza para todas las especies de mega peces amenazadas. Porque a pesar de la terrible situación de muchos de los gigantes fluviales del mundo, dice Hogan, quedan razones para ser optimistas.

En América del Norte, por ejemplo, los esfuerzos de conservación han ayudado a las poblaciones de varias de las especies de peces de agua dulce más grandes, como el pejerrey y el esturión de lago, a recuperarse. Lo mismo ocurre con los arapaimas en el Amazonas, donde las comunidades indígenas han restringido la pesca del gigante que respira aire.

“Cuando las personas ven que estos animales existen y comienzan a apreciar lo increíbles que son, se inspiran”, dice Hogan. “Miro el pez que rompió el récord en 2005, y fue asesinado y vendido para carne. Ahora estamos rastreando al pez de agua dulce más grande del mundo. Es un gran contraste. Significa que no todo está perdido”.

La National Geographic Society, comprometida con iluminar y proteger la maravilla de nuestro mundo, financió el trabajo del explorador Zeb Hogan. Obtén más información sobre el apoyo de la Sociedad a los exploradores que destacan y protegen especies críticas. Hogan y Stefan Lovgren son coautores del próximo libro Chasing Giants: In Search of the World's Largest Freshwater Fish.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Esta raya gigante podría ser el pez de agua dulce más grande del mundo
Animales
El catán, un pez "fósil viviente" de 3 metros de largo, está cada vez más cerca de su supervivencia
Animales
La megafauna de agua dulce está en peligro de extinción
Animales
Encuentran una raya de cuatro metros de largo en un profundo agujero del río Mekong
Animales
El galápago europeo continúa en grave declive en España

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved