Estos traficantes de fauna salvaje han sido condenados a ayudar a la ciencia

Oregon, en el oeste de EE.UU., es pionero en el programa para ayudar a los delincuentes a entender y enmendar sus delitos.

Por Dina Fine Maron
Publicado 7 jul 2022, 13:11 CEST
Yuan Xie introdujo de contrabando en China cientos de tortugas procedentes de Estados Unidos, entre ellas ...

Yuan Xie introdujo de contrabando en China cientos de tortugas procedentes de Estados Unidos, entre ellas tortugas de caja orientales como éstas. Su condena incluye horas de servicio comunitario trabajando con un investigador de delitos contra la fauna.

Fotografía de of New England Aquarium, Vanessa Kahn

Pasaron exactamente 16 minutos desde que comenzó la reunión de Zoom antes de que surgiera el tema del agente de libertad condicional de Yuan Xie.

Xie, condenado por tráfico de tortugas, se removió en su asiento.

"No sé con qué frecuencia se supone que tenemos que ver a tu agente de la condicional, pero creo que deberíamos ser capaces de demostrar que estamos haciendo buenos progresos", le dijo a Xie la experta en delitos contra la vida silvestre Meredith Gore, que colabora con ella en un proyecto de investigación que estudia el comercio ilegal de vida silvestre en Internet.

Él asintió.

Se han reunido semanalmente para hablar de las publicaciones que Xie ha visto en Facebook y en otros lugares en las que se anuncian animales silvestres prohibidos para su venta. Gran parte de la conversación de hoy fue sobre los listados de venta de tortugas protegidas, como los cientos que Xie había conspirado para contrabandear a China desde su casa en Eugene, Oregón, antes de ser detenido por agentes del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos en 2018.

El pasado mes de septiembre, un juez federal había condenado a Xie a cinco años de libertad condicional federal, a una multa de 15 000 dólares (unos 14 600 euros) que se pagará a un fondo federal para combatir los delitos contra la vida silvestre, y a unos 2000 dólares en concepto de restitución a los grupos que cuidan de las tortugas interceptadas por las fuerzas del orden. El juez también ordenó a Xie realizar 500 horas de servicio comunitario.

No se trata de un servicio comunitario ordinario. El juez dijo que al menos una parte del tiempo debía pasarse con Gore, una profesora de la Universidad de Maryland que se dedica a entender y prevenir los delitos contra la fauna salvaje. Para Xie, eso significaba rastrear Facebook, WeChat y otros lugares en busca de publicaciones que anunciaran productos ilegales de la vida silvestre, y luego registrar sus hallazgos en una base de datos compartida con Gore y sus compañeros de investigación.

Las sentencias que obligan a los traficantes condenados a participar en la investigación de los delitos contra la vida silvestre son una nueva táctica que se está probando con Xie y otras dos personas, con el respaldo de la Fiscalía de Estados Unidos en Oregón y el Servicio de Pesca y Vida Silvestre.

(Relacionado: Las incautaciones de escamas de pangolín alcanzaron un máximo histórico en 2019)

Estas tortugas de caja orientales estaban entre las 769 tortugas que Xie y un coacusado conspiraron para contrabandear a China en 2017 y 2018.

Fotografía de of U.S. Fish and Wildlife Service

De marzo a junio de 2018, las tortugas con las que traficó la pareja incluían 17 tortugas de caja de Florida, 13 tortugas manchadas, 13 tortugas de espalda de diamante, dos tortugas de madera norteamericanas y una tortuga de Blanding, según los documentos judiciales. Esta foto fue tomada en Shanghái en junio de 2018.

Fotografía de of U.S. Fish and Wildlife Service

"Lo que está haciendo Meredith es innovador", afirma Andrew Lemieux, que coordina un grupo de investigación sobre delitos contra la fauna salvaje en el Instituto Holandés para el Estudio del Crimen y la Aplicación de la Ley. Según Gore y otros expertos en delitos contra la fauna, es la primera vez que un país o una autoridad utiliza la justicia reparadora para luchar contra los delitos contra la fauna de esta manera.

"Me sorprendió gratamente que pudiéramos incluirlo en la sentencia", dice Pam Paaso, fiscal adjunta que llevó el caso de Xie. Dice que el agente especial de Pesca y Vida Silvestre Paul Monturoi le había sugerido la idea. "Creo que es estupendo profundizar en las causas de fondo, entender por qué la gente hace este tipo de cosas para poder prevenirlas en el futuro", dice Paaso.

(Relacionado: El negocio de la extinción: las especies de animales salvajes más traficadas en España)

Monturoi también sondeó a Gore, que dice que aprovechó la oportunidad de informar mejor sobre su trabajo pasando tiempo con las personas que cometieron los delitos. 

"El sistema actual no está funcionando", dice Gore; "pero con este programa estamos aprendiendo más sobre los delitos y dando a los delincuentes la oportunidad de retribuir".

"Entender qué es lo que hace que la gente se involucre en el tráfico de vida silvestre es crucial para evitar que los individuos y los grupos se involucren en primer lugar", dijo el Servicio de Pesca y Vida Silvestre en un comunicado. "Adaptar la parte de servicio comunitario de la sentencia de un acusado, cuando sea aplicable" apoya la misión de la agencia.

Hasta ahora no está claro qué aprenderán los investigadores académicos y las fuerzas del orden de este enfoque, ni cómo se aplicará a la futura política de prevención o interdicción del delito. Pero, dice Gore, "estoy viendo mucho más sobre las motivaciones, las actitudes, los comportamientos y simplemente las emociones de todo ello".

"Estoy deseando ver los resultados y lo que podemos aprender de ellos", afirma el experto canadiense en delitos contra la fauna silvestre Sheldon Jordan, coordinador analítico de Interpol.

La profesora de la Facultad de Derecho de Vermont (Estados Unidos), Delcianna Winders, afirma que los enfoques de la justicia reparadora "se han pasado por alto durante mucho tiempo" en lo que respecta a los delitos contra la vida silvestre, pero que podrían desempeñar un papel importante en la elaboración de mejores políticas y en el beneficio de las víctimas y de los autores.

Además de Xie, otros dos condenados por delitos contra la fauna participan en el programa. En abril de 2021, Agnes Yu se declaró culpable de vender escamas de pangolín importadas ilegalmente a EE.UU. Ella y su marido, Ken, son propietarios y administradores de Wing Ming Herbs, una tienda de medicina tradicional china en Portland, Oregón. Agnes Yu fue condenada a una multa de 5000 dólares (4900 euros) y a tres años de libertad condicional federal. Ahora está trabajando con Gore de forma voluntaria (servicio comunitario) y esto podría reducir su libertad condicional, según los documentos del tribunal.

Un tercer traficante de Oregón, Darren Dennis Drake, se declaró culpable en marzo de importar y exportar ilegalmente cientos de escorpiones vivos desde Alemania. El 22 de junio fue condenado a dos años de libertad condicional, 250 horas de servicios comunitarios (que incluyen el trabajo con Meredith Gore) y una multa de 5000 dólares.

(Relacionado: Millones de animales salvajes son víctimas del tráfico ilegal cada año en el Amazonas)

Cómo funciona el programa 

Gore y sus estudiantes de posgrado u otros colaboradores de investigación suelen reunirse semanalmente en sesiones de Zoom de una hora de duración con los delincuentes para aprender de sus experiencias.

Cuando Xie introducía de contrabando en China tortugas autóctonas de EE.UU., solía meter los animales vivos en calcetines. Algunos murieron durante el transporte, lo que dice sentir "mucho", especialmente, dice, porque él mismo solía tener tortugas como mascotas.

Dice que después de declararse culpable de conspiración para el contrabando de 769 tortugas en violación de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), quería completar su servicio comunitario lo antes posible. Reconoce que la tarea (realizar búsquedas en Internet sobre la venta ilegal de especies silvestres) tiene sentido porque es lo que hizo para su propio negocio ilícito.

Ken Yu, el marido de Agnes Yu, no ha sido acusado de ningún delito pero se une a las reuniones por videoconferencia de Agnes con Gore o sus alumnos dos o tres veces al mes. Dice que una de las razones por las que participa es para hacer de traductor porque su inglés es más fuerte que el de su mujer. Gore dice que, entre otras cosas, discuten cómo Agnes recurrió a su experiencia como propietaria de una tienda para adquirir productos de la vida silvestre.

Desde el arresto de su esposa, dice Ken, consultan regularmente al Servicio de Pesca y Vida Silvestre sobre la legalidad de los productos de vida silvestre que planean comprar para la tienda. Dice que a menudo les dicen que pidan a sus proveedores la documentación de exportación e importación para ver si los permisos están en orden. Sin embargo, los proveedores son reacios a compartir esa información, dice Ken, en parte porque los proveedores asumen que los Yus están tratando de dejarlos fuera de cualquier acuerdo al ir directamente a la fuente de los proveedores. "No lo hacemos, pero eso es lo que temen", afirma.

Los Yu dicen que esperan que su trabajo con Gore también muestre a las autoridades los retos a los que se enfrentan los propietarios de tiendas de medicina tradicional y ayude a negocios como el suyo a mantenerse en el lado correcto de la ley. "Queremos educar mejor a la gente, y creemos que no estábamos suficientemente informados sobre este tema, y por eso nos metimos en problemas", dice Ken Yu.

También sugiere que la formación continua sea un requisito para las tiendas de medicina tradicional. En su opinión, las autoridades (quizás el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE.UU. o funcionarios municipales o estatales) podrían celebrar sesiones periódicas obligatorias para informar a los propietarios de las restricciones a la importación y de los cambios en las leyes nacionales o internacionales sobre el comercio de especies silvestres.  

Ryan Bounds, el fiscal adjunto de EE.UU. que llevó el caso de los Yu, afirma que es valioso conocer la perspectiva de los propietarios de estas tiendas. Agnes Yu puede proporcionar "una visión tanto de lo que impulsa el tráfico, como alguien que es un minorista en el comercio, así como la forma en que se lleva a cabo el tráfico".  

Gore afirma que se pueden aprender muchas lecciones hablando con los propios infractores y que esta forma de justicia reparadora podría encajar bien en otros estados. La pregunta clave, dice, es: "¿Qué aspecto tiene la justicia para la conservación?".

La National Geographic Society apoya a Wildlife Watch, nuestro proyecto de investigación periodística centrado en los delitos y la explotación de la fauna salvaje. Lee más historias de Wildlife Watch aquí, y envía consejos, comentarios e ideas de historias a NGP.WildlifeWatch@natgeo.com. Conoce la misión sin ánimo de lucro de la National Geographic Society en natgeo.com/impact.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
El cartel colombiano de los perezosos: ¿dónde está su capo?
Animales
Cómo los vídeos falsos de rescates de animales se han convertido en una nueva frontera para el maltrato animal
Animales
Sudáfrica planea poner fin a la polémica industria de cría de leones en cautividad
Animales
Los problemas legales de los protagonistas de «Tiger King» podrían transformar la industria
Animales
Muchas mascotas exóticas sufren o mueren en tránsito

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved