Toda una isla movilizada para salvar a este loro en peligro de extinción

Sólo quedan 1500 loris de Rimatara en estado salvaje. En una isla de la Polinesia Francesa, los residentes luchan por preservar el hábitat del ave y combatir las ratas invasoras.

Por Tiare Tuuhia
Publicado 6 jul 2022, 10:12 CEST
El lori de Rimatara, endémico de la Polinesia Francesa, está en peligro crítico de extinción

El lori de Rimatara, endémico de la Polinesia Francesa, está en peligro crítico de extinción, ya que sólo quedan 1500 ejemplares en libertad. Un tercio de ellos viven en la isla de Rimatara, donde se enfrentan a la destrucción de su hábitat.

Fotografía de AGAMI Photo Agency, Alamy Stock Photo

Todos los días, al amanecer, en la pequeña isla de Rimatara, en la Polinesia Francesa, Tiraha Mooroa sale a correr con el perro Koha. Koha, una mezcla de border terrier desaliñado, tiene una importante tarea: olfatear y matar a las ratas negras que encuentre. 

Koha es la única defensa de la isla contra estos roedores invasores. Mantener la isla libre de ratas es vital: las ratas, que llegan a través de barcos y cargueros, son la mayor amenaza para las aves autóctonas de las islas del Pacífico. Son muy hábiles para encontrar nidos y depredar los huevos. 

Una especie es especialmente importante: el lori de Rimatara (Vini kuhlii), un hermoso pájaro de pecho carmesí con cresta verde y azul. Endémico de la Polinesia, el lori está en peligro de extinción: sólo quedan 1500 ejemplares en libertad. Un tercio de toda la población vive en la pequeña isla de Rimatara. Los esfuerzos para proteger a los loris ponen de manifiesto los desafíos únicos que supone intentar salvar una especie muy concentrada en una única zona pequeña y vulnerable.

(Relacionado: Este loro de un metro de altura era una rareza prehistórica)

"Cada vez que llega el carguero, voy con Koha y comprobamos todos los contenedores que llegan a tierra", dice Mooroa, que trabaja para la asociación de conservación Rima Ura. "Si huele una rata, la gente hace un círculo alrededor del contenedor, lo abre... y Koha hace el resto", exterminando la rata. 

Los esfuerzos del canino han funcionado. "Koha es nuestro protector, es nuestra estrella", dice Mooroa, sonriendo. De las 118 islas y atolones de la Polinesia Francesa, Rimatara es una de las tres únicas sin ratas negras. Mooroa se ha comprometido a mantenerla así.

Una pequeña isla con un pájaro especial

Rimatara, una isla de casi seis kilómetros de la Polinesia Francesa, está bordeada de playas de arena blanca y cocoteros. Entre los tres pueblecitos del interior y los numerosos campos de taro, las señales, las paradas de autobús y los edificios llevan imágenes del emblema y la mascota de la isla: el lori de Rimatara.

Conocido en la Polinesia Francesa como 'Ura, que significa rojo, el lori estaba muy extendido en el Pacífico Sur. En el siglo XVIII, sin embargo, ya había sido cazado hasta casi su extinción por los polinesios, que apreciaban las plumas rojas del ave para hacer capas y tocados. En 1900, el pájaro sólo sobrevivía en Rimatara, donde la reina de la isla, Temaeva V, prohibió su caza, preservando así la población restante, que se mantuvo estable durante el siglo XX.

Sin embargo, desde la década de 1990, los loris se enfrentan a crecientes amenazas en Rimatara, con lo que la población de la isla ha pasado de 1000 ejemplares en 1992 a unos 500 en la actualidad. Aunque la posibilidad de que las ratas negras se establezcan en la isla significaría un desastre para el lorito, otros factores como la destrucción del hábitat y la competencia por los nidos explican el número cada vez más reducido de esta ave.

En 2007, en un esfuerzo por restablecer una población de loris de Rimatara en otro lugar, 27 de las aves fueron reubicadas de Rimatara a la isla de Atiu, en las Islas Cook.  El proyecto de conservación, organizado por Rima Ura, el Fideicomiso del Patrimonio Natural de las Islas Cook y varios socios gubernamentales e internacionales, tuvo éxito. Hoy en día, en Atiu, la población de loris ha crecido hasta alcanzar al menos 400 ejemplares. La especie también sobrevive en pequeñas cantidades en varios atolones de las islas Kiribati.

En el futuro, "puede que sólo queden en Atiu", dice Caroline Blanvillain, fundadora de Rima Ura y jefa de conservación de la Sociedad Ornitológica de la Polinesia. Pero como quedan 500 en Rimatara, dice, "tenemos lo que yo llamo un margen de reacción antes de la colisión". Los loris, apodados vini (que significa conversar o charlar) son muy queridos por su carisma. "Estos pájaros están constantemente hablando entre ellos. Cuando los oyes y luego los ves", dice Blanvillain, "te entusiasma protegerlos".

(Relacionado: Un estudio demuestra que los loros yacos ayudan a otros loros necesitados)

Un descubrimiento inesperado

De pie bajo un árbol que alberga a una pareja de loris apodada "nido número 12", Samuel Ravatua-Smith transfiere a su iPad un nuevo vídeo de la cámara que vigila el nido. Espera poder ver a las dos nuevas crías de loris.

El investigador socioambiental Ravatua-Smith dirige un programa de observación de nidos que Rima Ura puso en marcha en 2021 para comprender mejor al lorito y el declive de su población. Financiado por la Oficina Francesa de Bioseguridad, el programa rastrea y supervisa todos los nidos de loris de la isla con cámaras con Bluetooth. Las cámaras, que se activan con el movimiento, siguen el rastro de cualquier persona ajena a los nidos.  

La cara de Ravatua-Smith se cae al ver las imágenes. Habla al iPad para registrar sus observaciones: "Los vídeos confirman que tras la visita de [un] ave tropical de cola blanca, las dos crías ya no están en el nido. Se trata de un evento de depredación confirmado".

Es un hallazgo importante que acerca a Rima Ura un paso más a la salvación del lorito. Las imágenes revelan que el ave tropical de cola blanca puede estar atacando y ocupando los nidos de los loris debido a la pérdida de su propio hábitat, dice Ravatua-Smith.  

La destrucción del hábitat

Asimismo, Ravatua-Smith y Blanvillain creen que la pérdida de hábitat puede ser la razón principal del drástico descenso de la población de loros en Rimatara. Entre 2006 y 2008 se construyeron en la isla un aeropuerto, una pista de aterrizaje y los primeros alojamientos turísticos, cuya construcción despejó enormes franjas de terreno.

Este año está previsto que se construyan cerca de 100 nuevas casas, financiadas por una nueva iniciativa gubernamental para proporcionar terrenos y viviendas a los residentes necesitados. El desmonte y la construcción pueden acabar abarcando más de la mitad de la isla. 

Para mitigar los efectos de la pérdida de hábitat, Rima Ura trabaja para educar a los residentes de Rimatara sobre cómo pueden ayudar a proteger al lorito, por ejemplo animando a los lugareños a plantar más árboles frutales alrededor de sus casas. La asociación se ha convertido en una verdadera iniciativa comunitaria: ahora cuenta con más de 400 miembros, aproximadamente la mitad de la población de la isla. Los miembros de Rima Ura que viven en la isla también marcan los árboles que anidan y participan en iniciativas de reforestación. Actualmente están plantando árboles aptos para los loros en el altiplano deshabitado de la isla.  

Ravatua-Smith dice: "Hay un proverbio hawaiano: Aʻohe hana nui ke alu ʻia, que dice que ninguna tarea es demasiado grande cuando trabajamos juntos. Lo creo de verdad. Eso me da esperanza para el futuro".

Tehio Pererina, maestra de escuela de 62 años y presidente de Rima Ura, se siente inmensamente orgullosa del trabajo que realiza el grupo. "Antes no sentía ningún amor por los árboles, por la naturaleza", dice, sentada a la salida de su clase. "Sólo cuando entré a formar parte de Rima Ura todo cambió. Me dieron la responsabilidad de hacer algo más, de trabajar con el corazón. La 'Ura, esta isla, es nuestro patrimonio. Tenemos que preservarlo. Hacer esto nos da mucha alegría".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Estas cotorras desarrollaron nuevos dialectos en cautividad. ¿Pueden entenderlas sus parientes salvajes?
Animales
Nace el primer quebrantahuesos en libertad desde su extinción en los Picos de Europa hace siete décadas
Animales
Descubren 10 nuevas especies y subespecies de aves en varias islas indonesias
Animales
La carrera por salvar a los leones de África occidental, en peligro de extinción
Animales
El catán, un pez "fósil viviente" de 3 metros de largo, está cada vez más cerca de su supervivencia

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved