Este solitario puma se ha convertido en un icono de Hollywood gracias a una foto

"No hay un felino como él", dice el fotógrafo de Nat Geo Steve Winter, cuya imagen de P-22 ayudó a convertir al puma en una celebridad. Tras su reciente comportamiento irregular, el anciano felino ha sido capturado para una evaluación más exhaustiva.

Una cámara remota captó a P-22 merodeando por el parque Griffith de Los Ángeles en 2013.

Fotografía de Steve Winter, Nat Geo Image Collection
Por Christine Dell'Amore
Publicado 16 dic 2022, 14:11 CET

Cuando Steve Winter planteó por primera vez la idea de fotografiar a un puma caminando bajo el cartel de Hollywood, el biólogo con el que trabajaba "me miró como si estuviera loco", recuerda Winter riendo.

Eso fue en 2012. Ocho meses después de aquella conversación, el fotógrafo recibió un mensaje de Jeff Sikich, biólogo del Servicio de Parques Nacionales, que decía simplemente: "LLÁMAME YA". Sikich había captado inesperadamente una foto de un puma en una cámara trampa justo enfrente del cartel de Hollywood, en Griffith Park, una reserva urbana de 16 kilómetros cuadrados en Los Ángeles.

Se trataba de P-22, un macho joven que milagrosamente había conseguido cruzar dos grandes autopistas desde su lugar de nacimiento en las montañas de Santa Mónica hasta las colinas de Hollywood, repletas de turistas. Su nombre, P-22, refleja que era el vigésimo segundo puma al que se ponía un collar de seguimiento como parte de la investigación del Servicio de Parques Nacionales.

Winter pasó los siguientes 15 meses colocando cámaras trampa en Griffith Park hasta que captó la ahora famosa fotografía de P-22, que apareció en el número de diciembre de 2013 de la revista National Geographic

(Relacionado: Este raro puma blanco pone de relieve una peculiaridad de la especie)

Además de atraer a casi 20 000 seguidores en su página de Facebook, mantenida por la organización sin ánimo de lucro Save LA Cougars, P-22 ha protagonizado más titulares a lo largo de los años. Es probable que matara a un koala del zoo por la noche en 2016, y en 2014 sobrevivió a un grave ataque de sarna, una enfermedad que casi siempre es mortal para los grandes felinos (incluso cuando los científicos intervienen para tratarla).

"No conozco a ningún felino en el mundo que haya causado un impacto tan grande en la gente como P-22", afirma Winter, que también es Explorer de National Geographic.

El felino también ha llamado la atención sobre la necesidad de corredores de fauna salvaje que conecten las poblaciones de animales a través del altamente urbanizado sur de California. Esta expansión aísla a los leones de montaña, lo que puede provocar endogamia. En 2021, el estado de California comenzó a construir el Wallis Annenberg Wildlife Crossing, un paso elevado que permitirá a los animales cruzar 10 carriles de la transitada autopista 101 en 2024.

(Relacionado: Los pumas de Los Ángeles se están volviendo endogámicos (y esto no es una buena señal))

Pero para P-22, es el fin de una era. A sus 12 años, el depredador es considerado un anciano, lo que puede explicar por qué se le ha visto recientemente en zonas densamente pobladas y atacando a animales domésticos en lugar de ciervos bura, su alimento nativo. 

El 12 de diciembre, Sikich y otros biólogos del servicio de parques capturaron al animal con radio-collar para evaluar su estado de salud. El 14 de diciembre, los responsables de la fauna salvaje informaron de que P-22 estaba muy bajo de peso y tenía una herida en el ojo probablemente causada por un golpe con un vehículo. El animal vive en un centro veterinario no revelado hasta que se realice un análisis completo de su estado de salud en las próximas semanas. Sin embargo, las autoridades afirman que, en su estado actual, es poco probable que P-22 vuelva a la naturaleza, por lo que es posible que viva hasta el final de sus días en un santuario de animales salvajes.

Hablamos con Winter de su extraordinaria fotografía y del legado que P-22 deja a los angelinos y a otras personas.

¿Qué pensó cuando se enteró de que los biólogos habían capturado a P-22 para evaluar su estado de salud?

Me tocó la fibra sensible. Me cambió la vida. Cuando hablé con Jeff Sikich el pasado abril, decía que P-22 pasaba demasiado tiempo en zonas urbanas. Cuando P-22 se llevó a ese perro, supe que algo iba a pasar, así que estaba algo preparado para esto. No ha habido ningún felino como él. Está dando esperanzas a la gente sólo por el hecho de tener un gato salvaje en el centro de Los Ángeles.

Cuénteme más sobre lo que le llevó a la ahora famosa foto bajo el cartel de Hollywood.

Para mi misión en National Geographic, tenía que tener algo que dijera "fauna urbana". Tenía cámaras instaladas sobre el puente Golden Gate y no conseguí nada. Así que me fijé en el parque Griffith. ¿Qué mejor que el cartel de Hollywood para expresar la idea de fauna urbana? Me alegro de que P-22 pasara por delante de mi cámara unas cuantas veces. También es importante señalar que no todas las ideas locas que se me pasan por la cabeza se hacen realidad [risas].

(Relacionado: Así es la vida del caracal, el gato salvaje más urbano de Sudáfrica)

Lo bueno de P-22 era que era como un puma normal. Son animales muy reservados, y muy poca gente llegó a verlo. Deberías ver el Día de P-22, un festival anual organizado por Save LA Cougars. Viene mucha gente. Es un puma famoso. Hay todo un mundo de fantasía en Hollywood, y todos se enamoran de un puma.

¿Qué quiere que la gente se lleve de tu foto? 

A medida que nuestras ciudades se expanden, nos trasladamos a los hogares de los animales y compartimos espacio con ellos, especialmente en Griffith Park. Esta foto demuestra que podemos convivir con la fauna salvaje sin problemas. No tenía ni idea de que tendría tanta repercusión; demuestra el deseo de la gente por la naturaleza. Hay 24 millones de personas al año que visitan Griffith Park, y hace que sea un poco más salvaje tener un puma allí.

¿Cuál será el legado de P-22? 

Siempre digo que puede que solo haya un pequeño grupo de pumas que vivan en Los Ángeles, pero cambiaron la imagen de los pumas en todas partes. El hecho de que P-22 viviera durante 10 años en el centro de Los Ángeles y diera lugar a toda una comunidad de personas que ahora presionan para que haya más corredores entre las zonas verdes es asombroso. Ha creado un movimiento a favor de la vida salvaje en Los Ángeles que no hará más que crecer, y todo gracias a un puma llamado P-22.

Esta entrevista ha sido editada para mayor extensión y claridad.

La National Geographic Society, comprometida con iluminar y proteger las maravillas de nuestro mundo, ha financiado al explorador Steve Winter y su trabajo con los grandes felinos desde 2006. Más información sobre el apoyo de la Sociedad a los exploradores que destacan y protegen especies críticas.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Cómo se hicieron las mejores fotos de fauna salvaje de 2022
Animales
Así se las ingeniaron los mapaches para convertirse en los últimos supervivientes urbanos
Animales
La respuesta de Roma a la 'invasión' de jabalíes ¿podría pasar en España?
Animales
Así es la vida del caracal, el gato salvaje más urbano de Sudáfrica
Animales
Hay 3 millones de perros callejeros en Marruecos, y alguien está haciendo algo al respecto

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved