Un paseo por la barrera "ilegal" que amenaza la vida salvaje de la frontera de Arizona

El muro de contenedores, a la que se opone el Servicio Forestal de EE. UU, impedirá el paso a decenas de especies, entre ellas los jaguares, en peligro de extinción.

Por Douglas Main
Publicado 21 dic 2022, 12:15 CET
Frontera con México en Arizona

En el verano de 2022, el estado de Arizona instaló contenedores de transporte a lo largo de la frontera con México, cerca de Yuma, una zona agrícola conocida por los cruces fronterizos. En octubre, el estado empezó a colocar una barrera similar en la zona salvaje de las montañas Huachuca (no se muestra aquí).

Fotografía de John Moore, Getty Images

Durante las últimas semanas, el estado de Arizona (Estados Unidos) ha estado construyendo una barrera improvisada en su frontera sur, alineando cientos de contenedores de transporte para impedir la inmigración ilegal.

El proyecto ha alarmado a los ecologistas, desconcertado a los abogados, y movilizado a un grupo de manifestantes que intentan detenerlo. Esta barrera bloqueará el movimiento de la fauna en una región biológicamente diversa, y su construcción no aprobada está dañando terrenos del Servicio Forestal, derribando árboles y provocando una importante erosión del suelo. La agencia federal la ha calificado de "ilegal" y avisado de que podría crear "peligros de seguridad".

Fotografía de John Moore, Getty Images

A partir de finales de octubre, el gobernador republicano de Arizona Doug Ducey ordenó la construcción de la barrera a lo largo de 16 km de la frontera que linda con el Bosque Nacional de Coronado, en una remota zona salvaje a 112 km al sureste de Tucson. A principios de diciembre, los trabajadores ya habían levantado 5,6 km de contenedores de transporte apilados dos veces y cubiertos con alambre de espino. Cada contenedor mide 12 metros de largo, más de dos metros de alto y pesa 3628 kilos.

La barrera de contenedores atraviesa las montañas Huachuca y los pastizales del valle de San Rafael, que en conjunto constituyen uno de los terrenos de conservación más ricos e importantes de las tierras fronterizas del sureste de Arizona. Destinada a bloquear a los migrantes, la barrera también bloqueará corredores de vida silvestre críticos para diversas poblaciones de animales, incluidos jaguares y ocelotes en peligro de extinción, junto con leones de montaña, osos negros, coatíes, venados bura y jabalinas.  

(Relacionado: Seis efectos negativos del muro de Trump en el medio ambiente)

El Coronado National Memorial de Arizona se encuentra en la frontera con Sonora (México). Justo al suroeste, en esta zona salvaje, el gobernador Doug Ducey está levantando una barrera hecha de contenedores de transporte.

Fotografía de John Moore, Getty Images

"Estos animales necesitan poder moverse para sobrevivir", afirma Emily Burns, bióloga conservacionista y directora de programas de Sky Island Alliance, un grupo conservacionista. "Ni siquiera los animales más pequeños estarán de paso".

Legalmente, los asuntos relacionados con las fronteras internacionales son competencia del Gobierno federal, no de los estados. Pero el Servicio Forestal de EE.UU., uno de los principales organismos que supervisaría un proyecto de este tipo (dado que este tramo de frontera linda con el Bosque Nacional de Coronado), no dio permiso para obras no autorizadas. El proyecto contraviene varias leyes federales importantes, como la Ley de Especies en Peligro de Extinción, afirma Burns.

Al comenzar las obras, Ducey presentó una demanda contra el Gobierno federal, alegando que tenía autoridad para actuar unilateralmente debido a lo que denominó una "crisis" planteada por la inmigración ilegal. Ducey dijo en un comunicado de prensa que más de 230 000 migrantes cruzaron ilegalmente la frontera entre Arizona y México de octubre de 2021 a agosto de 2022, aunque un gran número de estos migrantes cruzan para solicitar protección de asilo, por lo que planean ser detenidos por agentes de Aduanas y Protección Fronteriza y comparecer ante un tribunal.

"El objetivo es dificultar la entrada ilegal en Estados Unidos", afirma C.J. Karamargin, director de comunicaciones de Ducey. Cuando se le preguntó sobre la violación de las leyes federales, se refirió a la demanda que Ducey presentó, y subrayó que al gobernador le preocupan principalmente "la seguridad pública y la inmigración ilegal", no las cuestiones medioambientales.

(Relacionado: El muro fronterizo de Estados Unidos atraviesa refugios para especies silvestres)

El Servicio Forestal no respondió a las preguntas y remitió a National Geographic al Departamento de Justicia, que no comenta los litigios en curso. Sin embargo, en una presentación del 23 de noviembre, el DOJ pidió al Tribunal de Distrito de Arizona que desestimara el caso de Ducey, calificando las acciones del estado de "ilegales" y diciendo que las "reclamaciones del gobernador no tienen base en los hechos ni en la ley".

Biólogos recolectan especies y exploran el ecosistema de las Islas del Cielo Madreano en Sonora. Las montañas de Sonora y el sur de Arizona representan una de las zonas con mayor biodiversidad del interior de Norteamérica y dependen de la conectividad de los hábitats.

Fotografía de Alamy

Un pequeño grupo de manifestantes ha acudido a la región para colocarse frente a los equipos de construcción e impedir que lleven a cabo trabajos destructivos. Este enfoque no violento, en el que los manifestantes arriesgan su seguridad, a principios de diciembre había detenido las obras al menos en siete días diferentes, afirma Russ McSpadden, del Centro para la Diversidad Biológica, grupo que ha demandado al estado de Arizona para que detenga las obras. McSpadden está grabando gran parte de lo que observa y lo comparte en su cuenta de Twitter. En los últimos días, los equipos de trabajo han trasladado su actividad a última hora de la tarde para evitar interrupciones, por lo que los manifestantes están acampando cerca de la zona en respuesta, y han detenido las obras en torno a las 3 de la madrugada de hoy, 7 de diciembre.

País de las maravillas biológicas 

El sureste de Arizona y el estado mexicano de Sonora albergan las Islas del Cielo, cadenas montañosas que conectan ecosistemas subtropicales con praderas y bosques templados al norte. Es una de las regiones con mayor biodiversidad de Estados Unidos, hogar de especies animales y vegetales que no se encuentran en ningún otro lugar del país, como serpientes de cascabel de cresta, elegantes trogones y salamandras tarahumaras.

Las montañas Huachuca son también una de las dos únicas cordilleras de Estados Unidos que albergan cuatro especies de felinos: pumas, linces, jaguares y ocelotes. Se cree que por esta zona pasó a Estados Unidos un famoso jaguar, conocido como El Jefe, que vagó por la naturaleza de las montañas de Santa Rita, cerca de Tucson, entre 2011 y 2015. También es probable que saliera de aquí para regresar a México y, por increíble que parezca, fue redescubierto por una cámara trampa en el centro de Sonora a principios de este año. Una de las razones por las que esta zona es un corredor tan importante es por su elevada altitud y su hábitat de alta calidad de sabana de robles, afirma Michael Bogan, biólogo de la Universidad de Arizona.

Según Myles Traphagen, biólogo de Wildlands Network, un grupo conservacionista, la circulación transfronteriza de animales salvajes es vital para la salud ecológica del suroeste y más allá. Dice que esas barreras amenazan con perjudicar la "historia evolutiva de Norteamérica".

Otro grupo conservacionista, Sky Island Alliance, ha estado realizando un estudio con cámaras trampa a lo largo de la frontera, incluyendo partes del Valle de San Rafael y las Huachucas. El grupo ha captado imágenes de más de 20 especies de mamíferos en las Huachucas, algunas de ellas a menos de un kilómetro y medio del lugar donde se está levantando la nueva barrera. Muchas de ellas son especies emblemáticas de la región, como el zorro gris, el rabilargo, la liebre antílope y cuatro tipos de mofeta. 

(Relacionado: El lobo gris mexicano, amenazado por el muro entre EE. UU. y México)

El lado oeste de las Huachucas desagua en el río Santa Cruz, una fuente crucial de agua para ciudades como Nogales y Tucson. Los animales que viven aquí podrían verse perjudicados por la escorrentía de las obras, afirma Bogan. También le preocupa que, aunque se retiren los contenedores, la erosión provocada por el ensanchamiento de las carreteras y el movimiento de tierras podría durar años, y las obras de mitigación podrían resultar difíciles de financiar.

Amurallado

La barrera de contenedores de Ducey no es la primera que ordena con urgencia un político que advierte de una crisis migratoria. De 2018 a 2020, la Administración Trump construyó más de 362 kilómetros de valla a lo largo de la frontera entre Arizona y México, la mayoría de ellas de nueve metros de alto que reemplazaron barreras más cortas. Quedan tramos sin muro a lo largo de la frontera de Arizona, muchos de ellos remotos y montañosos, como las Huachucas.

El muro de las Huachucas es la continuación de una táctica que el gobernador inició este verano, consistente en utilizar contenedores de transporte para tapar los huecos del vallado existente a las afueras de Yuma, una zona agrícola utilizada con frecuencia para cruzar la frontera.

El muro fronterizo a las afueras de Sasabe, Arizona, en mayo de 2022. Esta sección de la valla se construyó durante la administración Trump. Varios kilómetros al este, la administración Biden ha comenzado la construcción para llenar los vacíos en la valla que sirven como corredores vitales para la vida silvestre.

Fotografía de Adriana Zehbrauskas, Redux

La mayor parte de la barrera de la era Trump se construyó en terrenos federales. Traphagen, el biólogo, afirma que el muro de Trump ha cambiado el aspecto y el funcionamiento ecológico del paisaje de forma negativa. Además de bloquear los corredores de vida silvestre, la construcción de la estructura requirió enormes cantidades de agua subterránea escasa (hasta 700.000 galones por milla en algunas áreas, es decir, unos dos millones y medio de litros por cada 1,6 kilómetros) para la base de cemento de la estructura.

McSpadden, del Centro para la Diversidad Biológica, no es el único que se pregunta por qué el Servicio Forestal no ha actuado para detener las obras. "Nadie puede entrar en un bosque nacional y arrancar árboles y conducir maquinaria pesada por las praderas", afirma. Ha documentado cómo los trabajadores nivelan las carreteras y empujan los sedimentos a las coladas, arrancan la cubierta vegetal y derriban una treintena de robles.

Por ahora, el proyecto tiene una fecha límite. Ducey, republicano, dejará el cargo el 2 de enero y será sustituido por la gobernadora electa Katie Hobbs, demócrata, que no se espera que continúe con el proyecto.

Se resuelva como se resuelva el conflicto, la fauna salvaje seguirá bloqueada por el vallado en otras zonas. A partir de noviembre, el Gobierno de Biden comenzó a prepararse para rellenar huecos en varias secciones del muro fronterizo de la era Trump dentro de las Montañas Pajarito, un área silvestre que también alberga muchas especies raras de plantas y animales. La zona es también uno de los principales corredores de jaguares del estado, y está designada como hábitat crítico para esta especie en peligro de extinción.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Estados Unidos expande el muro fronterizo pese a la pandemia, poniendo en peligro a jaguares y otros animales
Medio Ambiente
El muro fronterizo de Estados Unidos atraviesa refugios para especies silvestres
Animales
El retorno de las ostras: el manjar regresa al agua y a los restaurantes
Medio Ambiente
¿Monzones de verano en Estados Unidos? Sí, y cada vez más erráticos
Animales
Una tribu estadounidense está a punto de reanudar la caza legal de ballenas

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved