La COVID-19 está presente en animales más de lo que pensábamos

Desde leones y tigres hasta grandes armadillos peludos, cada vez son más los animales infectados por el coronavirus. Esto es lo que sabemos.

Por Douglas Main
Publicado 10 ene 2023, 13:03 CET
Ciervo mulo cruzando un río en Wyoming

Ciervo mulo cruzando un río en Wyoming. Se trata de una de las cada vez más numerosas especies animales que pueden infectarse con el SRAS-CoV-2.

Fotografía de Joe Riis, Nat Geo Image Collection

Pensamos en la COVID-19 como una pandemia humana, pero es mucho más que eso. El virus que causa la enfermedad, el SARS-CoV-2, puede infectar a una amplia y creciente gama de animales, tanto cautivos como salvajes.

Hasta ahora, el virus se ha detectado en más de un centenar de gatos y perros domésticos, así como en tigres, leones, gorilas, leopardos de las nieves, nutrias y hienas manchadas en cautividad, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos. El personal de los zoológicos estadounidenses ha registrado un solo caso positivo en un binturong, un coatí, un puma, un hurón doméstico, un gato pescador, un lince, un mandril y un mono ardilla.

(Relacionado: Todo lo que necesitas saber sobre el coronavirus y los gatos domésticos)

En Estados Unidos, sólo tres especies silvestres (visón, ciervo mulo y ciervo de cola blanca) han dado positivo, según el USDA. En otras partes del mundo se han detectado casos en titíes salvajes de cola negra, grandes armadillos peludos y un leopardo.

Pero las pruebas en animales salvajes son poco frecuentes, y es probable que la COVID-19 haya afectado a muchas más especies, como están empezando a demostrar las nuevas investigaciones. "Creo que la propagación a los animales salvajes es mucho mayor de lo que se pensaba", afirma Joseph Hoyt, ecólogo especializado en enfermedades de Virginia Tech (Estados Unidos).

¿Cómo infecta el SARS-CoV-2 a un abanico tan amplio de especies y cuáles son sus repercusiones?

(Relacionado: Kraken, la variante más contagiosa de la COVID-19)

La conexión con el receptor

Una de las principales razones radica en un complicado receptor que se encuentra en todos los mamíferos, llamado ACE-2. Este receptor desempeña un papel importante en la regulación de la presión arterial y otras funciones fisiológicas.

Una vez que la proteína de espiga del SARS-CoV-2 entra en el organismo, empieza a infectar las células del huésped uniéndose al receptor ACE-2, que está muy extendido en las vías respiratorias superiores y los senos paranasales de los seres humanos y muchos otros mamíferos.

La estructura física del receptor ACE-2 varía relativamente poco entre las especies vertebradas en comparación con otras proteínas similares, afirma Craig Wilen, virólogo de la Universidad de Yale. Aun así, hay suficientes variaciones pequeñas como para que los científicos pensaran inicialmente que sería muy improbable que algunos mamíferos se infectaran.

Pero esa idea ha cambiado, ya que los animales que inicialmente se consideraban menos susceptibles han demostrado todo lo contrario. Ahora parece que muchos, si no la mayoría, de los receptores ACE-2 de los mamíferos son susceptibles y no representan un factor limitante para el virus.

"Parece que es suficientemente bueno... aunque no sea una combinación perfecta", afirma Rick Bushman, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania que estudia las interacciones huésped-microbio.

En cambio, es probable que haya muchos otros factores en juego que determinen la vulnerabilidad, cuyos detalles siguen siendo casi totalmente desconocidos.

(Relacionado: ¿Cuánto tiempo permanece la COVID-19 en nuestro cuerpo?)

Una amplia gama

Ya sabemos que el virus puede infectar y propagarse en visones salvajes y ciervos de cola blanca, y en ambas especies hay al menos un caso verificado en el que el virus ha pasado de los humanos a los animales y de vuelta a los humanos. Además de los visones, los hurones domésticos y los hámsters dorados también parecen contagiarse fácilmente el virus en cautividad.

Además de los animales citados, un estudio publicado próximamente en BioRxiv identificó casos probables de infección por SARS-CoV-2 en ratones ciervos silvestres, mapaches, zarigüeyas, ardillas grises, ratones de patas blancas y mofetas rayadas, entre otros.

Carla Finkielstein, coautora del artículo, junto con Hoyt y la bióloga conservacionista Amanda Goldberg, se sorprendieron cuando encontraron por primera vez pruebas de infección por SARS-CoV-2 en zarigüeyas de Virginia (Estados Unidos).

(Relacionado: Este fue el primer caso de coronavirus detectado en un animal salvaje en 2020)

"Estábamos preocupados, porque eso significa que está saltando" a mamíferos lejanamente emparentados, dice Finkielstein. "Las zarigüeyas son biológicamente muy diferentes de nosotros", añade Goldberg.

Las zarigüeyas son marsupiales que paren crías del tamaño de una abeja, que maman de las tetinas de las bolsas de sus madres. Los marsupiales divergieron de los mamíferos placentarios (que incluyen a muchos mamíferos comunes) hace más de 150 millones de años.

Si el SARS-CoV-2 puede infectar a las zarigüeyas, razonaron, es probable que pueda infectar a una enorme variedad de mamíferos. De hecho, el equipo encontró signos de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en porcentajes significativos de seis especies de fauna urbana del suroeste de Virginia. También obtuvieron resultados positivos de la PCR (que son indicativos de infección, pero no la prueban) en dos de estas especies y en otras cuatro, incluidos zorros rojos y linces.

En otro trabajo presentado recientemente también se encontraron indicios de que el patógeno infectaba al 17% de las ratas de alcantarilla de Nueva York analizadas. Y un pequeño porcentaje de ratones silvestres de patas blancas de Connecticut también se han infectado, según una investigación de Rebecca Earnest, estudiante de doctorado de la Universidad de Yale.

(Relacionado: ¿Cómo saltan enfermedades de los animales a las personas?)

Preguntas sobre la infección

Pero, ¿cómo se exponen al virus animales salvajes como los ciervos? 

La pregunta aún no tiene respuesta, pero hay teorías. Los animales salvajes podrían infectarse al entrar en contacto con basura o aguas residuales humanas, o al inhalar el virus cuando están cerca de personas. La exposición también podría producirse tras interactuar con animales domésticos, como perros y gatos, o ciervos en cautividad, que pueden ser portadores del virus.

Pero "creo que todo el mundo está de acuerdo... en que nadie lo sabe", afirma Bushman.

Sea cual sea la forma en que los ciervos de cola blanca están siendo expuestos, ocurre a menudo. Un estudio de 2021 sugería que más de un tercio de los ciervos del noreste y el medio oeste de EE.UU. habían estado expuestos. Otro estudio descubrió que el virus había entrado en los ciervos al menos cuatro veces a partir de humanos, y un tercer estudio descubrió que el virus había pasado a un solo humano en Canadá

Una de las razones por las que las infecciones animales son importantes es porque representan nuevos reservorios para el virus, donde puede mantenerse y adquirir nuevas mutaciones que, en teoría, podrían ayudar a propagarse mejor si vuelve a los humanos. 

"Una mayor transmisión entre más especies no es algo que queramos ver", afirma Earnest.

(Relacionado: Qué animales sufren COVID-19 y por qué)

Un problema olvidado

La capacidad del SARS-CoV-2 para infectar a la fauna salvaje equivale a una panzootia oculta (la versión animal de una epidemia) con efectos casi totalmente desconocidos, afirma Finkielstein.

Los animales infectados suelen presentar síntomas leves, pero los expertos no saben casi nada sobre cómo afectan las distintas variantes del virus a la mayoría de los animales. A veces, las infecciones son mortales. El virus parece matar a un pequeño porcentaje de visones infectados, y tres leopardos de las nieves murieron por complicaciones de la COVID-19 en el zoo infantil de Lincoln, Nebraska.

Wilen advierte de que no sabemos realmente hasta qué punto pueden enfermar los animales en libertad. Cita el ejemplo del virus de la inmunodeficiencia simia de los chimpancés (SIVcpz), que saltó a los humanos y se convirtió en el VIH-1. Durante mucho tiempo se pensó que el VIS sólo causaba infecciones en los humanos. Durante mucho tiempo se pensó que el VIS sólo causaba síntomas leves en los chimpancés, pero la investigación acabó determinando que el virus puede provocar en los animales una enfermedad similar al sida, que suele acortar su esperanza de vida.

Los efectos de los virus son especialmente difíciles de estudiar en animales salvajes, sobre todo a nivel ecológico, añade Hoyt.

"No conocemos sus consecuencias para la fauna salvaje", coincide Finkielstein. "Ése es otro aspecto que se ha ignorado en gran medida".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Las granjas exóticas de China podrían ser el eslabón perdido tras el salto del virus a las personas
Animales
Varios gorilas dan positivo en COVID-19 en un zoológico de California
Animales
Dinamarca sacrificará 15 millones de visones tras el salto interespecífico del coronavirus a humanos
Animales
Alertan del posible contagio de coronavirus de un visón a un humano en una granja de pieles
Animales
El comercio legal de vida silvestre es lo que debería preocuparnos para evitar la próxima pandemia

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved