Un douc de canillas rojas se relaja entre flores en la península de Son Tra

Viaje a la Montaña de los Monos: un oasis de paz para este extraño mono vietnamita

El douc de canillas rojas, en peligro crítico de extinción, es un "aviador urbano", una especie aislada en Da Nang, una bulliciosa metrópolis de 1,2 millones de habitantes.

Un douc de canillas rojas se relaja entre flores en la península de Son Tra, en Da Nang (Vietnam). En la península viven unos 2000 primates.

Fotografía de quangpraha, Getty Images
Por Stefan Lovgren
Publicado 21 dic 2023, 10:32 CET

En esta ciudad del centro de Vietnam, de 1,2 millones de habitantes, casi cada centímetro de tierra ha sido engullido por promotores inmobiliarios. Hoteles imponentes bordean una playa kilométrica de arena blanca. Pero hay una zona privilegiada que permanece casi intacta: el extremo montañoso y boscoso de la península de la ciudad. Se trata de una reserva natural de 2600 hectáreas llamada Son Tra, o, como también se la conoce, "Montaña de los Monos".

La reserva, que también alberga una base militar, es el último refugio del douc de canillas rojas, un langur en peligro crítico de extinción que sólo cuenta con unos 2000 ejemplares en Son Tra. En una visita reciente, el conservacionista Hoang Van Chuong avistó rápidamente varios monos de cola larga y brillantes colores en lo alto de las copas de los árboles. "Es difícil esconderse con esos rasgos", comentó entre risas Chuong, director de desarrollo de la organización local sin ánimo de lucro GreenViet.

Preocupados por merendar entre las hojas, los animales no parecían muy molestos por nuestra presencia. Pero los doucs tienen buenas razones para temer a los humanos. Cazados durante mucho tiempo por su carne y como medicina, han perdido gran parte de su hábitat forestal nativo, que antaño se extendía por toda la región. Replegados en pequeños enclaves selváticos, hoy sólo se encuentran en unos pocos focos de Laos y en dos poblaciones aisladas de Vietnam, la mayor de las cuales se aferra aquí, en Son Tra.

Vista panorámica de la ciudad de Da Nang desde lo alto de la península de Son Tra en 2019.

Fotografía de Quang Nguyen Vinh, Alamy Stock Photo

Los doucs son una de las muchas especies que han sufrido un enorme declive debido a la fragmentación de su hábitat, que, según los estudios, es el principal factor de pérdida de biodiversidad en todo el mundo, y especialmente en el Sudeste Asiático. El crecimiento urbano es una de las principales causas del problema. La población de las ciudades de todo el mundo aumentará en 2500 millones en los próximos 30 años, lo que triplicará la huella global de las ciudades. Los expertos advierten de que los animales incapaces de adaptarse a los entornos urbanos pueden verse empujados a lugares cada vez más pequeños y aislados.

"Las especies que necesitan zonas silvestres relativamente grandes e intactas", como los doucs, "se perderán, [mientras que] las especies autóctonas e introducidas que prosperan en las ciudades pueden ocupar su lugar", afirma Rohan Simkin, ecólogo de la Universidad de Yale (Estados Unidos), que estudia el impacto de la expansión urbana en la fauna.

Según él y otros investigadores, es probable que haya muchas más especies urbanas "evasoras" (especies incapaces de adaptarse a los entornos urbanos) que "adaptadoras", aunque no se han realizado estudios importantes que lo confirmen.

(Relacionado: El mono narigudo, una especie en peligro)

Nuestra península, nuestros monos

Douc es un antiguo nombre vietnamita que significa mono. Además del douc rojo, hay otras dos especies de douc en el Sudeste Asiático, también en peligro crítico: el douc de canillas negras y el douc de canillas grises. Parte de la deforestación se remonta a la guerra de Vietnam, cuando se rociaron los bosques con el defoliante tóxico conocido como agente naranja. En los años posteriores a la guerra, el Gobierno vietnamita se centró en hacer crecer su economía, por lo que la protección de la fauna silvestre recibió escasa atención.

Los doucs de canillas rojas rara vez se aventuran en el suelo, pasando todo su tiempo en las grandes copas de los bosques.

Fotografía de Phan Duy Hao, Getty Images

Según Larry Ulibarri, antropólogo de la Universidad de Oregón (EE. UU.) que escribió su tesis doctoral sobre la especie, hace tan sólo una década, pocos habitantes de Da Nang sabían siquiera que los doucs existían en Son Tra. Cuando Ulibarri mostró fotos de los animales a los funcionarios locales, le dijeron que "esos primates están en África, no aquí".

Pero el reconocimiento de los doucs empezó a crecer cuando GreenViet, que se formó en 2014, y otros conservacionistas empezaron a organizar exposiciones fotográficas, visitas escolares y otros programas de divulgación.

"La gente se dio cuenta, esta es nuestra península y estos son nuestros monos... y preguntó, ¿qué podemos hacer para protegerlos?", dice Chuong. Los hoteles locales empezaron a pedir fotos de los langures para exponerlas en sus vestíbulos.

Los planes desvelados por los promotores en 2016 para construir varios complejos turísticos costeros dentro de la reserva provocaron una protesta pública. Los activistas recogieron 10 000 firmas para protestar contra el proyecto, una muestra inusual de oposición pública en Vietnam. Cuando los líderes nacionales se unieron al llamamiento, el proyecto fue desechado.

"La razón por la que Son Tra no se ha desarrollado es porque los monos [están allí]", afirma Ulrike Streicher, veterinaria alemana que encabezó los primeros esfuerzos de divulgación.

Aunque el personal militar de Son Tra ha interceptado a cazadores furtivos, la caza ya no se considera una amenaza importante en la reserva.

En todo el mundo, alrededor de la mitad de los bosques originales han desaparecido, y la pérdida es más acusada en los bosques tropicales, que albergan al menos la mitad de las especies del planeta. Además del crecimiento urbano, la expansión agrícola y la tala son los principales motores de la pérdida de bosques en el sudeste asiático y otros lugares. A veces esa pérdida se produce rápidamente, pero más a menudo puede ser gradual, sobre todo en zonas protegidas.

Las especies que pueden adaptarse a paisajes alterados o entornos urbanos, e incluso prosperar en ellos, suelen tener una dieta variada y la capacidad de resolver problemas con rapidez, como encontrar un lugar donde dormir en una ciudad ajetreada. Muchos son animales de cuerpo pequeño, como ratones y ratas, pero también hay ciervos y depredadores de tamaño medio, como los coyotes norteamericanos.

El douc de canillas rojas, que habita en los árboles, es conocido por sus vistosas "medias" granates que se extienden desde los tobillos hasta las rodillas.

Fotografía de Richard McManus, Getty Images

Pero es probable que haya muchos más animales incapaces de realizar esas adaptaciones. Un ejemplo es la pantera de Florida, en peligro de extinción y muy amenazada por la urbanización, de la que sólo quedan unos 200 ejemplares en libertad. Este gran felino necesita territorios extensos para sobrevivir y encontrar otros individuos con los que aparearse.

El douc de canillas rojas tiene necesidades similares. Según Chuong, una familia de doucs, que suele tener entre cuatro y 15 individuos, necesita al menos 12 hectáreas de hábitat forestal. Si el espacio vital es demasiado limitado, los animales pueden acabar siendo endogámicos y dar lugar a linajes menos robustos y genéticamente menos viables.

En el lado positivo, los doucs de canillas rojas tienen una dieta relativamente flexible, alimentándose principalmente de brotes y hojas jóvenes, pero también de flores, frutos, semillas y corteza.

Traje colorido

En Son Tra, el ecoturismo ha empezado a conectar a la gente con su fauna autóctona. GreenViet, por ejemplo, organiza excursiones diarias para ver monos. Como los doucs no son animales curiosos por naturaleza y suelen permanecer en lo alto de los árboles, comiendo su propia comida, el riesgo de que se habitúen a los humanos se considera pequeño.

Con su extravagante aspecto, que les ha valido el apodo erróneo de "simio disfrazado", son, sin embargo, un espectáculo para la vista. "Mucha gente nos dice que ver a los doucs es una experiencia única en la vida", afirma Võ Hồ Quế Anh, que dirige las excursiones de GreenViet. La organización afirma que hasta ahora ha llegado a unas 30 000 personas a través de sus programas de divulgación educativa.

El trabajo parece estar dando sus frutos. El censo de la población de Son Tra douc realizado por Greenviet en 2017 registró alrededor de 1300 individuos. Un nuevo estudio, aún por publicar, sugiere que la cifra ha aumentado a más de 2000.

"Demuestra que es posible proteger" a los doucs, dice Chuong; "si mantenemos Son Tra prístino".

Stefan Lovgren es colaborador habitual de National Geographic y cubre el río Mekong como parte del proyecto "Maravillas del Mekong" de USAID. Es coautor de Persiguiendo Gigantes: En busca de los peces de agua dulce más grandes del mundo.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved