Tigre de Bengala

Por Redacción National Geographic
Un tigre de bengala de dos años de edad, visto en el Parque National de Bandhavgarh, ...
Un tigre de bengala de dos años de edad, visto en el Parque National de Bandhavgarh, en la región de Madhya Pradesh en India.
Fotografía de Richard Packwood, GETTY IMAGES

Los tigres son los miembros más grandes de la familia de los felinos y son famosos por su potencia y fuerza. En su momento hubo ocho subespecies de tigre, pero tres se extinguieron durante el siglo XX. En los últimos cien años, la caza y la destrucción de los bosques han reducido la población de tigres de cientos de miles a quizá menos de 2.500.

Sin embargo, en 2017 un equipo de investigadores de la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza (UICN) publicaron una nueva clasificación en la que reconocían dos subespecies de tigre: el tigre de Asia continental, Panthera tigris tigris, que agrupa el de Bengala, de Indochina, siberiano, malayo y el del Caspio, y por otro lado los tigres de la sonda o Panthera tigris sondaica, que agrupa a los tigres de Sumatra y a los extintos de Java y de Bali. 

La gran amenaza de los tigres, además de la fragmentación y el deterioro de sus hábitats, es que son cazados como trofeos y también por algunas partes de su cuerpo que se usan en la medicina tradicional china. Todas las subespecies de tigre están en peligro y continúan en declive pese a los intentos de implantar numerosos programas de conservación.

Los tigres viven en solitario y marcan agresivamente con su olor grandes territorios para mantener alejados a los rivales. Son poderosos cazadores nocturnos, capaces de recorrer muchos kilómetros para encontrar búfalos, ciervos, jabalíes u otros grandes mamíferos. Los tigres usan su característico pelaje para camuflarse (no hay dos tigres con las mismas rayas).

Acechan pacientemente y se acercan a sus víctimas con gran sigilo lo suficiente para atacarlas con un salto rápido y letal. Un tigre hambriento puede comer hasta 25 kilogramos en una noche, aunque normalmente no son tan voraces.

Tigres 101
Los tigres son iconos de belleza, fuerza y la importancia de la conservación. Descubre cinco datos sorprendentes sobre estos felinos a rayas, como lo grandes que pueden llegar a ser, la adaptación que han desarrollado para nadar y cuánto han descendido las poblaciones de tigres salvajes.

Los tigres de Bengala (Panthera tigris tigris), también llamados tigres de Bengala reales o tigres indios, habita bosques tropicales, subtropicales y sabanas en Nepal, la India, Birmania, Bangladesh y el Tibet. Casi un tercio de la población mundial de estos grandes felinos habita en Bangladesh y la India, sobre todo en los parques nacionales destinados a este uso como Rathambore y Sundarbans. También en Nepal habitan una población importante dentro del Parque Nacional de Royal Chitwan.

(Relacionado: Los piratas que matan tigres de Bengala)

Además, se trata de la especie de tigre más numerosa y supone cerca de la mitad de la población de tigres salvajes. Durante muchos siglos, además, han desempeñado un importante papel en la tradición y la cultura de la India.

Hasta hace poco, se consideraba el tío de Bengala como la segunda subespecie en tamaño, detrás del tigre siberiano. Sin embargo, algunos estudios más recientes creen que podría ser la subespecie de mayor tamaño, con machos que alcanzan en la zona centro de la India hasta los 233 kilogramos, e incluso 250 en el caso de un macho del Parque Nacional Ranthambore, en la India.

Tigre de Bengala

Como ocurre con casi todos los grandes felinos, los tigres de bengala son animales solitarios, salvo en el caso de las hembras que viven con sus crías en grupos de tres o cuatro. La época de reproducción es el único momento del año en el que los machos y las hembras se reúnen, aunque sí se han documentado casos en los que los machos alimentan a sus crías si la madre muere.

 

Hábitat del Tigre de Bengala

Su esperanza de vida ronda entre 10 y 12 años, aunque en cautividad pueden llegar hasta vivir 26 años. La gestación de estos animales durante 93 y 112 días y la madre permanece junto a las crías durante casi 2 años. Las hembras paren camadas formadas por entre dos y seis cachorros, a los que crían con poca o nula ayuda del macho. Los cachorros no pueden cazar hasta que tienen 18 meses, y permanecen con sus madres durante dos o tres años, para luego dispersarse en busca de su propio territorio.

Su estado de conservación, debido al aumento acelerado de la población humana, es muy frágil. Además es morir a manos de los cazadores furtivos por su pelaje, sus partes del cuerpo e incluso para ser disecados, también son abatidos argumentando ser un peligro para los humanos.

A pesar de su temible reputación, la mayoría de los tigres evitan a los humanos, aunque unos pocos sí se convierten en peligrosos devoradores de hombres. Suele tratarse de animales enfermos o incapaces de cazar con normalidad, o que viven en una zona donde sus presas naturales han desaparecido.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
La cobra real es probablemente una "familia real" de cuatro especies
Animales
Así es la caza furtiva y nocturna de los tigres siberianos
Animales
El dueño del zoo de 'Tiger King' es condenado a no exhibir más animales de por vida
Animales
Un informe filtrado sobre la cría de tigres desata polémica
Animales
Los problemas legales de los protagonistas de «Tiger King» podrían transformar la industria

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved