Depresión blanca o blues de navidad ¿existe y cómo afrontarla?

Tristeza, mal humor, ansiedad, insomnio… Son los síntomas de la depresión blanca o blues de Navidad. No es un trastorno, sino un estado de ánimo negativo y temporal.jueves, 14 de diciembre de 2017

Por Redacción National Geographic

Tristeza, mal humor, ansiedad… Ni las luces de Navidad consiguen modificar tu estado de ánimo a medida que se acerca en el calendario estas fechas. Son los síntomas de la depresión blanca o blues de Navidad. Los expertos no lo consideran un trastorno, sino un estado de ánimo negativo y temporal, una reacción emocional ante estímulos exteriores como, la decoración navideña a la música de los villancicos o las excesivas reuniones familiares. Los síntomas van desde insomnio, hasta ansiedad, tristeza, falta de apetito, mal humor... Pero, ¿qué es la depresión navideña? ¿Y cómo la diferenciamos de otros trastornos emocionales?

Los expertos en psicología recomiendan marcar expectativas reales sobre cómo celebrar la Navidad. Ver las situaciones familiares y las ausencias con perspectiva, asumir con naturalidad los cambios, afrontar los excesos de villancicos y el aumento de consumo energético y el materialismo de estas fechas favorecen una mejor salud emocional en estas fechas. La felicidad es una carrera de fondo y no son pocos los expertos que nos invitan a reconectar con nosotros mismos y con la naturaleza.

Sigue leyendo: Conectar con la naturaleza puede fomentar la creatividad y la salud

Por otro lado, a la emotividad de estas fechas se suman también ciertos beneficios. Existen estudios que confirman que las personas que montan la decoración Navideña antes de tiempo son más felices. El psicoanalista Steve McKeown, fundador de Mindfixer, señala que la decoración navideña nos permite conectar con nuestro lado más sentimental y volver a la infancia. Además, un estudio de la Journal of Environmental Psychology demostró que la decoración navideña es capaz de mejorar las relaciones con los vecinos y facilita la posibilidad de entablar amistades.

El invierno nos pone tristes: la ciencia lo explica

¿Te suena qué son los ritmos circadianos y cómo actúan sobre nuestro organismo y nuestro estado de ánimo? El reloj circadiano en los mamíferos se localiza en el núcleo supraquiasmático, en el hipotálamo. Nuestro reloj biológico, en consonancia con los ciclos naturales de día y noche, sueño/vigilia cada 24 horas, recibe información sobre el ciclo luz/oscuridad externa, lo interpreta y reacciona ante él a través de la melatonina. Por eso reaccionamos ante el jet lag o los cambios horarios pero también ante las estaciones del año. Se considera que el ciclo circadiano cambia según las estaciones. Son los ritmos circanuales.

Investigadores del Instituto de Investigación Baker en Melbourne (Australia) han observado que el volumen de serotonina disminuye en los meses de invierno debido a la baja luminosidad. La serotonina es un neurotransmisor del sistema nervioso central que influye en la gestión de los estados de ánimo y sus cambios estacionales. A menos horas de luz, menor producción de serotonina y por tanto peor humor y menos energía.

El síndrome de depresión estacional, en el mundo anglosajón lleva el ingenioso acrónimo de SAD, Seasonal Affective Disorder,  «depresión de invierno» o trastorno afectivo estacional (TAE) se origina la respuesta del cerebro a la disminución de la exposición a la luz natural.

Relacionado: Ritmos circadianos: el porqué del Premio Nobel de Medicina 2017

Cómo afecta la depresión a nuestro cerebro

La depresión es uno de los padecimientos más frecuentes a nivel mundial. De acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se calcula que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo. La depresión es capaz de cambiar la estructura del cerebro.

Pero, ¿tanta relación hay entre la depresión y nuestro cerebro?: Estudio de las universidades de Glasgow y Edimburgo

Así lo aseguran investigadores de la Universidad de Edimburgo, que han descubierto que la materia blanca de aquellas personas con síntomas indicativos de una depresión se había reducido, frente al cerebro de quienes no tenían esos síntomas, que seguía intacto. La materia blanca es un componente clave del cableado del cerebro y su alteración se ha relacionado con problemas de procesamiento de emociones y habilidades de pensamiento.

El estudio, realizado en colaboración con la Universidad de Glasgow en 3.000 personas (el más grande de su tipo hasta la fecha) nos explica que la biología de la depresión podría contribuir a un mejor diagnóstico y tratamiento.

Los científicos de la Universidad de Edimburgo mapearon la estructura de la sustancia blanca a través de imágenes con tensor de difusión para constatar los cambios físicos en el cerebro.

La depresión es la principal causa mundial de discapacidad y sólo en Reino Unido afecta a cerca de una quinta parte de los adultos durante toda la vida.

Vídeo relacionado: 

Así se mide la felicidad en diferentes países
Las culturas del mundo tienen ideas muy diferentes de lo que significa ser feliz. A continuación te contamos cómo se mide la felicidad en el mundo.

¿Cómo se mide la felicidad?

Bienestar económico y social son los principales parámetros que tiene en cuenta el Índice Mundial de Felicidad de la ONU para elaborar anualmente el listado de países más felices del mundo. Noruega encabeza la clasificación global de felicidad para este 2017. El año pasado, en 2016, estaba en cuarto puesto, por lo cual ha dado un salto importante. Dinamarca, Islandia y Suiza le siguen muy de cerca. Finlandia está en el quinto lugar, seguido por Holanda, Canadá y Nueva Zelanda. Australia y Suecia empatan en la novena posición. España está en la posición 34, levantando lentamente tras su caída junto con los diez países con las mayores disminuciones, típicamente sufridas por una combinación de tensiones económicas, políticas y sociales asociadas a la crisis económica (Grecia, Italia y España fueron los cuatro países de la zona euro que sufrieron más la experiencia posterior a la crisis económica –se analizó en detalle en World Happiness Report 2013–).

Blue monday: la mentira del día más triste del año

El Blue Monday (que tiene su origen en la expresión inglesa “having the blues”) nació de una campaña publicitaria para la empresa Sky Travel, en 2005. Su creador fue Cliff Arnall, profesor en un centro adjunto a la Universidad de Cardiff, que creó una fórmula para hallar el día más triste del año:

 [W+(D-d)] x TQ / MxNA

W es la meteorología, D la deuda, d el salario mensual, T el tiempo transcurrido desde Navidad, Q el tiempo transcurrido hasta abandonar un propósito de año nuevo, M el índice de motivación y NA, la necesidad de hacer algo al respecto.

Tan aparente es la fórmula como falsamente científica, lo que no es menoscabo para que medios de comunicación, agencias de publicidad y márketing vieran en ella un nuevo Black Friday que incluir en su agendas y una fecha sobre la que generar «ruido» mediático.

Comprender mejor los diferentes estados de ánimo y los mecanismos que regulan nuestras emociones así como condicionantes externos y anímicos nos dará una mejor oportunidad para afrontar la depresión blanca de la Navidad o las trastornos afectivos estacionales del invierno.

Recuerda: «La felicidad no es algo confeccionado. Viene de tus propias acciones» —Dalai Lama.

Sigue aprendiendo: ¿Es la risa la mejor medicina?

Seguir leyendo