Ciencia

Una dieta rica en ajo y cebolla podría reducir el riesgo de cáncer de mama

Además de ingredientes básicos en nuestra dieta mediterránea, el ajo y la cebolla podrían ser el condimento perfecto para reducir el riesgo de cáncer de mama, según un nuevo estudio de la Universidad de Búfalo. viernes, 27 de septiembre de 2019

Por Cristina Crespo Garay - National Geographic
El estudio desveló que quienes consumían sofrito más de una vez al día presentaban una disminución del riesgo de un 67% en comparación con aquellas mujeres que nunca lo ingieren.

El inconfundible olor a sofrito del mediodía suele dar un toque hogareño a los portales, además de ser la señal inconfundible de que la hora de comer está cerca. Ahora, también podría formar parte de la receta para reducir el cáncer de mama.

Un nuevo estudio realizado por la Universidad de Bufalo y la Universidad de Puerto Rico ha descubierto una relación directa entre el consumo de ajo y cebolla con un menor riesgo de esta enfermedad. Realizado en Puerto Rico, donde estos vegetales están muy presentes en la dieta, el estudio ha sido publicado en la revista Nutrition and cancer.

“Descubrimos que entre las mujeres puertorriqueñas, la ingesta combinada de cebolla y ajo, así como el sofrito, se asoció con un menor riesgo de cáncer de seno”, afirma en un comunicado de la universidad Gauri Desai, autor principal del estudio. En concreto, el análisis desveló que quienes consumían sofrito más de una vez al día presentaban una disminución del riesgo de un 67% en comparación con aquellas mujeres que nunca lo ingieren.

La realización del estudio surgió de la evidencia científica previa que muestra que una dieta rica en cebolla y ajo puede tener un efecto protector contra el cáncer. “Estudiar a las mujeres puertorriqueñas que consumen muchas cebollas y ajos como sofrito fue único”, dice Desai, haciendo hincapié en que es la ingesta total de cebollas y ajos, no solo de sofrito, lo que se asoció con la reducción del riesgo de cáncer de mama.

¿Por qué estos dos ingredientes?

La cocina puertorriqueña fue la elegida porque integra en gran cantidad estos ingredientes, en mayor medida que Europa o Estados Unidos. Su tradición culinaria incluye gran cantidad de guisos, sofritos y platos de frijoles y arroz que incluyen estas verduras. Además, según indica el estudio, Puerto Rico tiene tasas más bajas de este tipo de cáncer, “lo que lo convierte en una población importante para estudiar", afirma Desai.

Las cebollas y el ajo tienen un alto contenido en flavonoles y compuestos organosulfar, según explican los autores del estudio. En concreto, el ajo contiene S-alilcisteína, sulfuro de dialilo y disulfuro de dialilo, mientras que las cebollas contienen sulfóxidos de al(en)ilcisteína.

"Estos compuestos muestran propiedades anticancerígenas en humanos, así como en estudios experimentales con animales", dice Lina Mu, autora principal del estudio y profesora asociada de epidemiología y salud ambiental en la Universidad de Bufalo.

Realizado entre 2008 y 2014, el estudio ha incluido a 314 mujeres con cáncer de mama y 346 sujetos de control. "Hay muy poca investigación sobre el cáncer de mama en Puerto Rico", señala el coautor del estudio, Jo Freudenheim, que explica que este estudio surgió “para ayudarnos a entender por qué las tasas son más bajas que en el resto de los EE. UU".

Seguir leyendo