China oculta un virus con potencial pandémico en un laboratorio de Wuhan durante siete años

La Organización Mundial de la Salud ha entrado en China para estudiar el verdadero origen de la pandemia a la par que se descubre otro nuevo virus con potencial pandémico.

Tuesday, July 7, 2020,
Por Cristina Crespo Garay, National Geographic
A la par que esta información ha salido a la luz el descubrimiento de nuevo virus ...

A la par que esta información ha salido a la luz el descubrimiento de nuevo virus con potencial pandémico similar a la gripe porcina que se extendió hace once años.

Fotografía de Mocau Photo Agency, Unsplash

Durante siete años China ha ocultado en un laboratorio de Wuhan el virus más similar conocido hasta la fecha al coronavirus que ha transformado el mundo en semanas. La cepa fue hallada en 2013 por un grupo de científicos chinos en una mina de cobre abandonada, donde provocó la muerte de tres trabajadores que desarrollaron síntomas respiratorios, según informa The Times. Además de los tres trabajadores que experimentaron síntomas como fiebre, tos o problemas respiratorios, cuatro de los seis enfermos dio positivo en coronavirus, a falta de la confirmación de aquellos que fallecieron antes de hacerse las pruebas.

Aquella cepa, descubierta por los investigadores que viajaron en 2012 a la cueva de Mojiang para estudiar la nueva enfermedad, fue almacenada en el laboratorio de virología de Wuhan, epicentro de la pandemia mundial que ha provocado este año más de 11 millones de afectados.

El mismo medio británico, que ha investigado ampliamente los orígenes del coronavirus, afirma también tener pruebas de la falta de transparencia de China sobre los datos del coronavirus encontrado, a pesar de que podría ser clave en el estudio y desarrollo de la pandemia. Según informan, los datos han salido a la luz gracias a la tesis de un estudiante de medicina cuyo profesor trabajó en el hospital donde fueron atendidos los mineros contagiados.

La OMS investiga en China el origen exacto de la pandemia

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha entrado recientemente en China para estudiar el origen de la pandemia y tratar de confirmar la información del gobierno o, por el contrario, ver si el virus pudo escapar del laboratorio, donde se han realizado experimentos de alto riesgo muy criticados por otros países.

““La cría de cerdos es una industria masiva en China y los cerdos pueden ser anfitriones importantes de los cuales pueden surgir nuevos virus de influenza””

por James Wood
Universidad de Cambridge

A la par que estas investigaciones, una misiva de 239 expertos de 32 países han advertido que se ha subestimado la transmisión del virus por aire en interiores y piden a la OMS que actualice sus recomendaciones, según informa The New York Times como confirmación a los rebrotes que están teniendo lugar en oficinas y restaurantes.  

Los expertos han pedido a la OMS que actualice su hoja de ruta para que, además de la distancia social, todas las personas utilicen mascarilla en escuelas, oficinas, residencias y otros lugares cerrados. A pesar de la escasa evidencia científica resultante de la falta de estudios, la OMS reconoce que en situaciones concretas puede darse la transmisión por aire a través de microbios suspendidos en gotas que pueden permanecer en el aire largos períodos de tiempo.

G4, el nuevo virus de la gripe que portan los cerdos en China

A la par que esta información, los titulares de alarma han copado los medios ante el descubrimiento de nuevo virus con potencial pandémico similar a la gripe porcina que se extendió hace once años. Esta “gripe” puede transmitirse de cerdos a humanos, pero no se tienen evidencias de que pueda contagiarse de humano a humano.

Según las estadísticas actuales, más de la mitad de la población mundial de cerdos se encuentra en la industria alimenticia de China, principal productor mundial de carne de cerdo. “La cría de cerdos es una industria masiva en China y los cerdos pueden ser anfitriones importantes de los cuales pueden surgir nuevos virus de influenza”,  afirma en la revista Science el profesor James Wood, Jefe del Departamento de Medicina Veterinaria de la Universidad de Cambridge. “Los autores han llevado a cabo una investigación exhaustiva sobre los riesgos de los virus emergentes de la gripe porcina en China y muestran que existe evidencia de que estos pueden suponer un riesgo para la salud humana”.

Las tareas de control que se llevan a cabo para detectar estos virus gripales procedentes de cerdos llevaron a la detección, entre 2011 y 2018, de lo que denominaron "un genotipo 4 (G4) surgido recientemente y reclasificado como virus H1N1, similar a los procedentes de aves euroasiáticas (EA)", según informa la BBC. Los científicos afirman que la temprana detección del virus y la puesta en marcha de medidas de control para evitar su propagación es señal para no alarmarse.

Un estudio publicado en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) afirma que el virus posee todas las características esenciales de estar altamente adaptado para infectar a los humanos, y advierten del alto riesgo que existe en China, donde millones de personas viven en las inmediaciones de granjas de animales, mercados húmedos y mataderos.

"Estos son hallazgos muy importantes publicados por científicos chinos y resaltan la necesidad de una exploración continua del horizonte de otros patógenos zoonóticos durante una pandemia global causada por otro", afirma en la revista Science Diana Bell, de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de East Anglia.

"El virus G4 ha mostrado un fuerte aumento desde 2016, y es el genotipo predominante en circulación en cerdos detectados en al menos 10 provincias", afirma el estudio, que promueve la búsqueda activa urgante de una vacuna tanto para cerdos como para humanos.

Seguir leyendo