Están desarrollándose decenas de vacunas anti-COVID-19: estas son las más prometedoras

Estas son las candidatas a vacuna contra el coronavirus que han llegado a los ensayos en fase tres.

Monday, August 3, 2020,
Por Amy McKeever
Foto de Melissa Harting recibiendo una vacuna

La enfermera Kathe Olmstead (dcha.) administra a la voluntaria Melissa Harting, de Harpersville, Nueva York, una inyección como parte de un estudio para una posible vacuna anti-COVID-19 desarrollada por Moderna Therapeutics y los Institutos Nacionales de Salud y Moderna Inc. el 27 de julio de 2020 en Binghamton, Nueva York.

Fotografía de Hans Pennik, AP Photo

En todo el mundo están desarrollándose más de 150 vacunas contra el coronavirus y se espera poder sacar una al mercado global en un tiempo récord para aliviar la crisis internacional. Hay varias iniciativas para posibilitarlo, como la Operación Warp Speed del gobierno estadounidense, que ha prometido destinar 10 000 millones de dólares y pretende desarrollar y entregar 300 millones de dosis de una vacuna segura y eficaz contra el coronavirus para enero de 2021. La Organización Mundial de la Salud también está coordinando las iniciativas internacionales para desarrollar una vacuna, con la mirada puesta en administrar 2000 millones de dosis para finales de 2021.

Las candidatas, como todas las vacunas, pretenden enseñar al sistema inmunitario a establecer una defensa, que a veces es más fuerte que la que se obtendría mediante la infección natural y que entraña menos consecuencias para la salud.

Para lograrlo, algunas vacunas utilizan el coronavirus entero, pero muerto o debilitado. Otras solo emplean parte del virus, como una proteína o un fragmento. Algunas transfieren las proteínas del coronavirus a un virus distinto con pocas posibilidades o incapaz de provocar enfermedad. Finalmente, algunas vacunas en desarrollo dependen de los fragmentos del material genético del coronavirus para que nuestras células puedan fabricar las proteínas del coronavirus necesarias para estimular nuestros sistemas inmunitarios.

Normalmente, pueden tardarse de 10 a 15 años en sacar una vacuna al mercado; la más rápida de la historia, la de las paperas, se desarrolló a lo largo de cuatro años en los años sesenta. Las vacunas atraviesan un proceso de ensayo clínico de varias fases, que comienza comprobando si son seguras y si desencadenan una respuesta inmunitaria en un pequeño grupo de humanos sanos. La segunda fase amplía el grupo e incluye a personas que podrían padecer la enfermedad o que son más propensas a contagiarse para calibrar la eficacia de la vacuna. La tercera fase cuenta con miles de participantes para garantizar que la vacuna sea segura y eficaz en un conjunto más amplio de personas, ya que la respuesta inmunitaria puede variar según la edad, la etnia o problemas de salud preexistentes. A continuación, se solicita la aprobación de las agencias regulatorias, que en sí mismo puede ser un proceso lento.

Incluso tras la aprobación de una vacuna, su fabricación y distribución también afrontan obstáculos importantes, como aumentar la producción para abastecer la demanda o decidir qué poblaciones la recibirán primero y a qué precio. Muchas vacunas se quedan en la denominada fase cuatro, una etapa perpetua de estudio regular. (Sigue leyendo: ¿Cómo se sabrá cuándo estará lista una vacuna contra la COVID-19?.) Con todo, los desarrolladores de vacunas están intentando reducir ese proceso para el SARS-CoV-2 organizando ensayos en fase tres de forma simultánea. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) ha prometido que acelerará el proceso de aprobación.

Aunque es demasiado pronto para saber qué vacunas serán eficaces, estas son las candidatas que han llegado a fase tres y más allá. Te explicamos brevemente cómo funcionan y cómo de avanzadas se encuentran.

Moderna Therapeutics

Nombre: mRNA-1273

Quién: Una empresa de biotecnología de Massachusetts, en colaboración con los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

Qué: Esta candidata a vacuna inyecta trocitos del material genético de un virus, en este caso ARNm, en las células humanas. Crean proteínas virales que imitan el coronavirus y enseñan al sistema inmunitario a reconocer su presencia. Esta tecnología nunca se ha aprobado para ninguna enfermedad. De salir adelante, sería la primera vacuna de ARNm aprobada para su uso en humanos.

Fase: El 27 de julio, Moderna anunció que había comenzado la tercera fase de sus ensayos clínicos, aunque sigue supervisando los resultados de la fase dos. Los hallazgos preliminares en fase uno han demostrado que los voluntarios sanos producían anticuerpos contra el coronavirus y linfocitos T, la otra rama de la respuesta inmunitaria humana. En la fase tres probarán la vacuna en 30 000 participantes estadounidenses. Moderna sostiene que podría producir al menos 500 millones de dosis al año a partir de 2021, en parte gracias a su acuerdo con el fabricante suizo Lonza, que le permitirá fabricar hasta mil millones de dosis al año.

Pfizer

Nombre: BNT162b2

Quién: Una de las empresas farmacéuticas más grandes del mundo, con sede en Nueva York, en colaboración con la empresa biotecnológica alemana BioNTech.

Qué: Pfizer y BioNTech también están desarrollando una vacuna de ARNm basada en los estudios previos de la empresa alemana para utilizar esta tecnología en vacunas contra el cáncer experimentales. Pfizer ha firmado un contrato por valor de casi 2000 millones de dólares con el gobierno estadounidense para suministrar 100 millones de dosis para diciembre de 2020, un acuerdo que entrará en vigor si se aprueba y se entrega la vacuna.

Fase: El 27 de julio, Pfizer y BioNTech pusieron en marcha un ensayo que combina las fases dos y tres contando con la participación de una población diversa de zonas con una transmisión considerable del SARS-CoV-2. Examinará la eficacia de la vacuna en 30 000 personas de 39 estados estadounidenses y de Brasil, Argentina y Alemania. El proyecto quiere solicitar la revisión por parte de los organismos regulatorios en octubre de 2020 para cumplir el plazo de diciembre y espera suministrar 1300 millones de dosis para finales de 2021. Los resultados preliminares de los datos de las fases uno y dos demuestran que la vacuna produce anticuerpos y linfocitos T específicos de la proteína SARS-CoV-2.

Universidad de Oxford

Nombre: ChAdOx1 nCoV-19

Quién: La universidad británica en colaboración con la empresa biofarmacéutica AstraZeneca.

Qué: La candidata de Oxford es lo que se conoce como vacuna de vector viral, básicamente un «caballo de Troya» que se introduce en el sistema inmunitario. El equipo de investigación de Oxford ha transferido la proteína espicular del SARS-CoV-2 —que ayuda al coronavirus a invadir las células— a una versión debilitada de un adenovirus que normalmente provoca el resfriado común. Al inyectar este adenovirus en humanos, se espera que la proteína espicular desencadene una respuesta inmunitaria. AstraZeneca y Oxford planean producir mil millones de dosis de la vacuna, que han acordado vender a precio de coste.

Fase: Los resultados preliminares de las dos primeras fases de los ensayos clínicos de esta candidata revelaron que la vacuna había desencadenado una respuesta inmunitaria potente —con un aumento de la producción de anticuerpos y linfocitos T— solo con efectos secundarios leves como fatiga y cefalea. Ahora ha comenzado los ensayos clínicos en fase tres, en los que contará con hasta 50 000 voluntarios en Brasil, el Reino Unido, los Estados Unidos y Sudáfrica.

Sinovac

Nombre: CoronaVac

Quién: Una empresa biofarmacéutica china, en colaboración con el centro de investigación brasileño Instituto Butantan.

Qué: CoronaVac es una vacuna inactivada, es decir, que utiliza una versión no infecciosa del coronavirus. Aunque los patógenos inactivados ya no pueden producir enfermedad, sí pueden provocar una respuesta inmunitaria, como ocurre con la vacuna antigripal anual.

Fase: El 3 de julio, la agencia regulatoria brasileña dio su aprobación a esta candidata a vacuna para entrar en fase tres, aunque sigue supervisando los resultados de los ensayos clínicos en fase dos. Los resultados preliminares de los ensayos de esta candidata en macacos, publicados en Science, revelaron que la vacuna producía anticuerpos que neutralizaban 10 cepas del SARS-CoV-2. Sinovac también ha publicado resultados de sus ensayos en humanos en fase dos que demostraban que la vacuna producía anticuerpos sin reacciones adversas graves. En fase tres seleccionarán a casi 9000 profesionales sanitarios de Brasil. Sinovac también llevará a cabo ensayos en fase tres en Indonesia y Bangladés.

Sinopharm

Nombre: Ninguno

Quién: La empresa farmacéutica estatal de China, en colaboración con el Instituto de Productos Biológicos de Wuhan.

Qué: Sinopharm también utiliza la vacuna de SARS-CoV-2 inactivado, que espera que llegue al público para finales de 2020. Los hallazgos preliminares de los ensayos aleatorizados, publicados en JAMA, han desvelado que la vacuna puede desencadenar la producción de anticuerpos sin reacciones adversas graves. El estudio no medió la producción de linfocitos T. Con todo, estos resultados son importantes, ya que son los primeros datos publicados de ensayos clínicos en humanos de una vacuna anti-COVID-19 que utiliza un virus entero e inactivado.

Fase: A mediados de julio, Sinopharm puso en marcha la fase tres de los ensayos con 15 000 voluntarios de entre 18 y 60 años y sin problemas de salud preexistentes en los Emiratos Árabes Unidos. La empresa eligió los EAU porque albergan una población diversa con aproximadamente 200 nacionalidades diferentes, lo que los convierte en un terreno de pruebas ideal. Sinopharm también llevará a cabo ensayos en fase tres en países como Perú y Baréin.

Murdoch Children’s Research Institute

Nombre: Bacillus Calmette-Guerin BRACE Trial

Quién: El mayor instituto de investigación de salud infantil de Australia, en colaboración con la Universidad de Melbourne.

Qué: Durante casi cien años, la vacuna del bacilo de Calmette-Guérin (BCG) se ha utilizado para prevenir la tuberculosis exponiendo a los pacientes a una pequeña dosis de bacterias vivas. Con el paso de los años, han surgido evidencias de que esta vacuna podría estimular el sistema inmunitario y ayudar al cuerpo a combatir otras enfermedades. Se está investigando si estos beneficios podrían aplicarse al SARS-CoV-2 y este ensayo ha alcanzado la fase tres en Australia. Con todo, a 12 de abril la Organización Mundial de la Salud indicó que no hay pruebas de que la vacuna BCG proteja a las personas de la infección del coronavirus.

Fase: En abril, los investigadores del Murdoch Children’s Research Institute comenzaron una serie de ensayos comparativos aleatorizados que comprobarán si la BCG también podría ser eficaz contra el coronavirus. Quieren seleccionar a 10 000 trabajadores sanitarios para el estudio.

CanSino Biologics

Nombre: Ad5-nCoV

Quién: Una empresa biofarmacéutica china.

Qué: CanSino también ha desarrollado una vacuna de vector viral utilizando una versión debilitada del adenovirus como vehículo para introducir la proteína espicular del SARS-CoV-2 en el cuerpo humano. Los resultados preliminares de los ensayos en fase dos, publicados en The Lancet, han demostrado que la vacuna genera «respuestas inmunitarias significativas en la mayoría de los participantes tras una sola inmunización». No se documentaron reacciones adversas graves.

Fase: Aunque técnicamente los ensayos siguen en fase dos, el 25 de junio CanSino se convirtió en la primera empresa en recibir aprobación limitada para utilizar su vacuna en personas. El gobierno chino ha aprobado la vacuna solo para uso militar, durante un periodo de un año. El 15 de agosto, la empresa biofarmacéutica rusa Petrovax anunció que había puesto en marcha el primer ensayo en fase tres de la Ad5-nCoV.

Centro Nacional de Epidemiología y Microbiología Gamaleya

Nombre: Sputnik V

Quién: Una institución de investigación rusa, en colaboración con el Fondo de Inversión Directa de Rusia.

Qué: Gamaleya ha desarrollado una vacuna de vector viral que también utiliza una versión debilitada del adenovirus causante del resfriado común para introducir la proteína espicular del SARS-CoV-2 en el cuerpo. Esta vacuna utiliza dos cepas del adenovirus y requiere una segunda inyección tras 21 días para potenciar la respuesta inmunitaria. Rusia no ha publicado datos de sus ensayos clínicos, pero las autoridades del instituto sostienen que han completado las fases uno y dos. Los investigadores también alegan que la vacuna producía respuestas inmunitarias celulares y humorales (de anticuerpos) potentes.

Fase: Pese a la falta de evidencias publicadas, Rusia ha aprobado la vacuna Sputnik V para su uso generalizado y sostiene que es la primera vacuna anti-COVID-19 en el mercado. Rusia sostiene que empezará los ensayos clínicos en fase tres el 12 de agosto; sin embargo, la Organización Mundial de la Salud ha clasificado la Sputnik V como vacuna en fase uno de ensayos clínicos.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.
Artículo actualizado el 21 de agosto. Se publicó originalmente el 31 de julio.
Seguir leyendo