¿Y si no hubiera solo un tipo de tiranosaurio sino tres especies diferentes?

La polémica está servida. Si un nuevo y controvertido estudio está en lo cierto, fósiles famosos como Sue y Stan no serían 'Tyrannosaurus rex', pero los principales expertos se muestran muy escépticos.

Por Michael Greshko
Publicado 1 mar 2022, 13:58 CET
Durante más de dos décadas, el Museo Field de Chicago ha expuesto un esqueleto de tiranosaurio ...

Durante más de dos décadas, el Museo Field de Chicago ha expuesto un esqueleto de tiranosaurio apodado "Sue". Ahora, un nuevo y provocador estudio sostiene que Sue no es en realidad el T. rex, sino una especie relacionada llamada "Tyrannosaurus imperator".

Fotografía de Mark Widhalm, Field Museum Library via Getty

Hace más de 66 millones de años, un "rey lagarto tirano" gobernaba el oeste de Norteamérica: el temible dinosaurio depredador Tyrannosaurus rex. Pero, ¿qué tamaño tenía la familia real de este monarca? ¿Podría ser que lo que hoy llamamos T. rex en realidad hubiese estado compuesto por múltiples especies?

En un nuevo y controvertido estudio publicado en la revista Evolutionary Biology, tres paleontólogos sostienen que los fósiles asignados al tiranosaurio se agrupan en tres tipos de cuerpo diferentes, que además, sostienen, representan a tres especies distintas. Además del T. rex, los investigadores proponen dos nuevos nombres de especies: Tyranosaurus regina y Tyranosaurus imperator, del latín para "reina" y "emperador".

"En el caso del Tyrannosaurus, todos los especímenes de América del Norte se han puesto en la misma especie, T. rex ... y esto se ha convertido en una especie de problema porque nadie estaba probando si eso era realmente cierto o no", dice el líder del estudio Gregory Paul, un paleoartista e investigador independiente que escribió The Princeton Field Guide to Dinosaurs.

(Relacionado: Un nuevo estudio revela que hubo miles de millones de T. rex en el mundo)

Paul y sus coautores sostienen que sus hallazgos, si se validan, afinarían nuestra visión de la evolución de los dinosaurios durante el período Cretácico, que duró desde hace 145 millones hasta 66 millones de años. "Nos interesa la posibilidad de tratar de ver la evolución de especie a especie a un nivel muy fino", dice el coautor del estudio, Scott Persons, paleontólogo del College of Charleston, en Carolina del Sur (Estados Unidos).

Si los resultados son válidos, sería necesario reclasificar algunos de los fósiles de tiranosaurio más conocidos que se exponen en museos de todo el mundo.

Sin embargo, los paleontólogos que no han participado en la nueva investigación, entre los que se encuentran algunos de los principales expertos mundiales en el T. rex, se muestran escépticos ante los resultados del estudio. "Son sólo matices de gris y formas en las nubes; no hay ninguna validez aquí", dice el experto en tiranosaurios Thomas Carr, paleontólogo del Carthage College en Kenosha, Wisconsin. 

El equipo de Paul sostiene que los fósiles conocidos del tiranosaurio varían más que los huesos de otros grandes dinosaurios depredadores. Los investigadores también sostienen que los fósiles se clasifican en tres grupos distintos, basados en parte en la robustez de sus esqueletos y en la presencia de ciertos dientes en forma de cincel, rasgos que desde hace tiempo se ha observado que varían entre los esqueletos de los tiranosaurios. "Quería que [la nueva especie] recibiera un nombre en parte para obligar a la gente a enfrentarse a la cuestión", dice Paul.

Los paleontólogos han averiguado cuántos T. rex hubo en la Tierra. Han descubierto que habrían vivido unos 20 000 en cualquier momento dado durante un periodo de dos a tres millones de años.

Fotografía de STOCKTREK IMAGES, Nat Geo Image Collection

El reto es que la variación dentro de los fósiles de tiranosaurio podría haber surgido de muchos factores que no requerirían nuevos nombres de especies. Las proporciones de los dinosaurios podrían haber cambiado drásticamente al madurar. Los tiranosaurios crecían de forma ligeramente diferente, del mismo modo que los seres humanos alcanzan una gama de alturas distinta. También es posible que los T. rex adoptaran complexiones ligeramente diferentes en función de la disponibilidad de alimentos o de los ecosistemas en los que vivían.

Los expertos externos afirman que el estudio no ha ido todo lo lejos que podría haber ido para examinar estos escenarios o sopesar sus efectos combinados.

"La mayoría de nosotros predeciría que sí, que probablemente debería haber múltiples especies de Tyrannosaurus rex... La verdadera pregunta es si este artículo hace un trabajo realmente riguroso al respecto", dice Lindsay Zanno, paleontólogo del Museo de Ciencias Naturales de Carolina del Norte en Raleigh. "Yo diría que el artículo es relativamente poco convincente". 

¿Qué hay en una especie?

Los paleontólogos llevan décadas barajando la idea de que haya varias especies de tiranosaurio. El depredador vivió durante más de un millón de años en una franja de la antigua América del Norte, desde el oeste de Canadá hasta Nuevo México. Se trata de un área muy extensa y de mucho tiempo, posiblemente suficiente para que las poblaciones se separen y formen múltiples especies.

Si los rasgos anatómicos de los fósiles de una determinada criatura cambian claramente con el paso del tiempo, la criatura puede merecer varios nombres de especies para distinguir las formas anteriores de las posteriores. En las últimas décadas, los paleontólogos han comprendido mejor la forma en que estas "cronoespecies" pueden sucederse.

Quizá la cronoespecie más famosa y bien establecida proceda de la formación Hell Creek del oeste de Norteamérica, donde se encuentra el Tyrannosaurus. Los sedimentos más antiguos de la formación conservan una especie de Triceratops, T. horridus, mientras que las rocas más jóvenes de la formación conservan una especie diferente, T. prorsus. Algunos investigadores han sugerido una evolución similar para otros dinosaurios de Hell Creek.

Dinosaurios 101
Más de mil especies de dinosaurios poblaron la Tierra. Te enseñamos cuáles eran los más grandes y pequeños, qué comían y cómo se comportaban, así como datos sorprendentes sobre su extinción.

Los fósiles de tiranosaurio pueden variar bastante entre sí, sobre todo en las dimensiones del fémur, o hueso de la parte superior de la pierna. Algunos esqueletos tienen fémures más gruesos y "robustos", mientras que otros tienen huesos más estrechos y "gráciles". Hace años, los paleontólogos también observaron que algunos cráneos de tiranosaurio tenían pares de incisivos en forma de cincel en la mandíbula inferior, mientras que otros no.

El estudio actual se basa en un conjunto de datos de mediciones tomadas en 37 esqueletos de tiranosaurios, centrándose en los fémures y los dientes de la mandíbula inferior. Paul y sus colegas también trazaron la ubicación de 28 de estos especímenes dentro de la Formación Hell Creek: inferior, media o superior. Cuanto más bajas y profundas sean las capas de roca, más antiguos deben ser los fósiles.

A modo de comparación, el equipo de Paul buscó conjuntos de datos de otros grandes dinosaurios depredadores, incluidos otros tiranosáuridos y el antiguo Allosaurus, que no es tiranosáurido. Según su análisis, el tiranosaurio mostró más variabilidad en sus medidas óseas que cualquiera de los otros dinosaurios examinados.

El equipo descubrió que el grupo de las capas rocosas más bajas y antiguas de la Formación Hell Creek tenía esqueletos robustos y dos pares de dientes en forma de cincel. Sin embargo, los fósiles de las capas más jóvenes se dividieron en dos grupos. Los dinosaurios de cada grupo tenían un solo par de dientes en forma de cincel, pero un grupo tenía un esqueleto más robusto y otro tenía huesos más delgados y gráciles.

(Relacionado: La venta del 'Triceratops' más grande del mundo aviva el debate: ¿subastar o no subastar?)

El equipo de Paul sostiene que las diferencias de sexo entre los tiranosaurios machos y hembras no pueden explicar esta variabilidad a través del tiempo. También descartaron las diferencias individuales y las etapas de crecimiento de los animales. En su lugar, los investigadores afirman que cada grupo podría interpretarse como una especie propia.

El Tyrannosaurus rex clásico, definido a partir de un esqueleto que ahora se encuentra en el Museo Carnegie de Historia Natural, cayó en el grupo robusto y más joven, y sigue siendo T. rex en el esquema de nomenclatura propuesto.

El equipo de Paul denominó al grupo más antiguo T. imperator y sugirió a Sue, la famosa Tyrannosaurus del Museo de Historia Natural de Chicago, como holotipo definitorio de la especie. Los investigadores definieron a T. regina, el contemporáneo grácil del T. rex, utilizando un esqueleto del Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian en Washington, D.C.

Las nieblas de la prehistoria

Que estas propuestas de especies de tiranosaurio se mantengan depende de la validez de los grupos de datos, que según los expertos externos no están tan bien respaldados como sería deseable.

Otros estudios recientes no han visto esta misma agrupación, en particular un análisis masivo de las diferentes etapas de la vida del T. rex que Carr publicó en 2020. Como parte de su estudio, Carr midió y analizó 1850 rasgos esqueléticos individuales. No encontró evidencia de que el tiranosaurio viniera en formas masculinas o femeninas distintas, y mucho menos grupos claros que se explicarían por múltiples especies. "Si estos taxones fueran reales, los habría recuperado", dice Carr. 

Zanno añade que el estudio no utilizó los cortes transversales de los huesos para restringir la edad de cada individuo de Tyrannosaurus cuando murió, lo que significa que el estudio puede no haber tratado lo suficiente los muchos cambios que el Tyrannosaurus sufrió a medida que maduraba.

Para Tom Holtz, paleontólogo de la Universidad de Maryland (Estados Unidos), otra preocupación es que el estudio no reconstruye con precisión dónde se encontró cada fósil dentro de la Formación Hell Creek, lo que resultó crucial para definir las cronoespecies dentro del Triceratops. Unos datos de localización más precisos para cada fósil afinarían las edades relativas de los fósiles, lo que proporcionaría una prueba más estricta para determinar si el Tyrannosaurus estaba formado por múltiples especies a lo largo del tiempo. 

"Es muy difícil. Muchos de estos son especímenes históricos que se recogieron antes de que la gente prestara tanta atención", dice Holtz. Pero "eso no significa que no se haga". 

Parte del reto, replica Paul, es que parte de esta información geológica es ahora imposible de recuperar. Por ejemplo, la cantera de la que salió el AMNH 5027 (un cráneo de tiranosaurio muy bien conservado que ahora se encuentra en el Museo Americano de Historia Natural de Nueva York) fue inundada por la presa de Fort Peck cuando se abrió en 1940, lo que dificulta mucho el estudio de las capas de roca.

Los científicos también expresaron su preocupación por algunos de los esqueletos incluidos en el nuevo estudio. En parte, el estudio se basa en los fósiles alojados en el Instituto de Investigación Geológica de Black Hills, una empresa de paleontología de Hill City, Dakota del Sur (Estados Unidos), que vende fósiles y réplicas de fósiles a museos y coleccionistas.

El estudio también incluye a "Stan", un esqueleto de tiranosaurio bien conservado que la empresa fue condenada por un tribunal a vender en una subasta en octubre de 2020. A día de hoy, la ubicación del fósil y su comprador siguen siendo desconocidos. Los científicos entrevistados por National Geographic expresaron su preocupación por la ética de basarse en Stan y en otros fósiles de tiranosaurio de propiedad privada.

(Relacionado: La venta del T. rex "Stan" por 21,8 millones de dólares enfurece a la comunidad científica)

Persons dice que el estudio entró en la revisión científica por pares antes de la venta de Stan en 2020, y él y Paul añaden que los análisis del estudio se basan en la muestra de mayor tamaño posible, algo que no se puede lograr sin incluir los fósiles privados. "Si no los utilizamos, el tamaño de la muestra es demasiado pequeño y no podemos hacer nada; tendríamos que esperar décadas", dice Paul.

Paul también sostiene que el nuevo trabajo puede echar por tierra el mercado de los fósiles, ya que el nuevo estudio sostiene que no todos los huesos de tiranosaurio pueden asignarse con seguridad al icónico nombre de T. rex. Si el estudio de Paul es correcto, Stan ya no es T. rex; es T. regina.

Los autores del nuevo estudio saben que están presentando un argumento polémico sobre cómo debe estudiarse y describirse el tiranosaurio. Para Persons, la denominación de una especie es, en última instancia, una hipótesis, que los datos posteriores pueden refutar o confirmar. "Todo lo que se necesita es uno o dos especímenes que rompan esas reglas, ¿verdad? ... [Entonces] hay que volver al tablero de dibujo taxonómico", dice.

"No me sorprendería en absoluto (soy realista con mis estadísticas) que resultara que [las nuevas definiciones de las especies] no son correctas", añade Persons. "De lo que estoy seguro es de que tiene que haber más de una especie de tiranosaurio".

Para Zanno, el estudio marca un primer paso hacia un trazado más completo del árbol genealógico del rey de los lagartos tiranos. "Ninguna hipótesis (ya sea la variación individual, el crecimiento o el estado sexual de los individuos) va a explicar toda la variación que se ve", dice. "Hay que echar un vistazo multidimensional al problema".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
Encuentran al T. Rex 'Stan', el fósil más caro del mundo, que ya tiene nuevo hogar
Ciencia
Un nuevo estudio revela que hubo miles de millones de T. rex en el mundo
Ciencia
Hallan un fósil de ictiosaurio que podría cambiar la percepción del 'dragón marino'
Ciencia
¿Vivían los tiranosaurios en grupos? Los expertos debaten nuevas pistas fósiles
Ciencia
¿Cazaba el Spinosaurus como las aves zancudas?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved