¿Pueden las infecciones de encías desencadenar síntomas de artritis?

Los investigadores están estudiando la relación entre la salud bucodental y la de las articulaciones, con resultados sorprendentes.

Por Sharon Guynup
Publicado 14 abr 2023, 12:41 CEST
Una persona limpiándose las encías.

Para prevenir las enfermedades de las encías es fundamental cepillarse los dientes, utilizar hilo dental y enjuagarse los dientes con frecuencia. La infección crónica de las encías desencadena una guerra continua con el sistema inmunitario, causando daños en los tejidos de todo el cuerpo, incluso en las articulaciones.

Fotografía de Rebecca Hale, National Geographic

La artritis ha asolado a la humanidad durante milenios. Hace más de 2000 años, Hipócrates, "el padre de la medicina occidental", se pronunció sobre una posible causa. Reconoció que existía una relación entre las infecciones bucales y los problemas articulares. Sugirió que sacarse los dientes podía curar la artritis. Estaba en el buen camino, más o menos.

Las encías infectadas liberan bacterias en el torrente sanguíneo, donde el sistema inmunitario las considera invasoras. Y la infección crónica de las encías desencadena una guerra continua; las células inmunitarias recorren el organismo, causando daños colaterales al destruir tejidos, incluso lejos de la boca, incluidas las articulaciones.

"Descubrimos que la respuesta inmunitaria a las bacterias orales en la sangre estaba asociada a los brotes articulares", afirma Camille Brewer, estudiante de posgrado de la Universidad de Stanford (Estados Unidos). Brewer es la autora principal de un estudio reciente que permite comprender mejor la posible relación entre las enfermedades bucodentales y la artritis. Mediante análisis de sangre programados regularmente en personas con y sin artritis reumatoide, su equipo descubrió la primera correlación en tiempo real entre los niveles de patógenos orales en la sangre y el dolor articular.

A medida que el sistema inmunitario ataca sus propios tejidos, las articulaciones se vuelven dolorosas y se hinchan; manos, muñecas y rodillas pueden deformarse. "A los 10 años de su aparición, el 50% de las personas con artritis reumatoide están discapacitadas y no pueden trabajar", afirma William Robinson, profesor de medicina de Stanford.

Cientos de estudios realizados en las últimas décadas han explorado cómo las enfermedades bucodentales graves pueden causar o empeorar otras enfermedades graves. "Cada vez hay más pruebas de que la periodontitis (enfermedad de las encías) agrava otras enfermedades inflamatorias", afirma Thomas Van Dyke, vicepresidente de investigación clínica y traslacional del Instituto Forsyth de Massachusetts y profesor de la Facultad de Odontología de Harvard. Entre ellas figuran las cardiopatías, la diabetes, la enfermedad de Alzheimer y la artritis reumatoide (AR), que afecta a unas 200 000 personas en España.

Un mayor conocimiento de la relación entre la salud bucodental y la de las articulaciones podría dar lugar a un tratamiento nuevo o mejorado de la artritis que evite las reagudizaciones articulares.

(Relacionado: ¿Cómo funciona la inflamación crónica y cuándo tendremos una cura?)

Desentrañar el cómo y el porqué

Los científicos aún están desentrañando los mecanismos que subyacen a esta relación. Una pista procede de un análisis genético de la placa dental realizado en 2019 por un equipo del que forma parte Purnima Kumar, que preside el Departamento de Periodoncia y Medicina Oral de la Facultad de Odontología de la Universidad de Michigan (Estados Unidos). Comparó microbios en muestras de placa de 22 pacientes con AR con muestras de 19 personas sin la enfermedad articular. El equipo descubrió que el mero hecho de padecer artritis reumatoide afectaba al equilibrio normal de bacterias en la boca, incluso en pacientes que tenían encías aparentemente sanas. "Cuando se padece enfermedad periodontal o artritis reumatoide", afirma Kumar; "se produce disbiosis". Es decir, un entorno rico en patógenos en la boca.

Otros investigadores han documentado enfermedades periodontales más graves en pacientes con AR y enfermedad articular avanzada, como encías plagadas de ulceraciones profundas y pérdida de dientes. La AR avanzada también puede dañar el corazón, las arterias, la piel y los ojos.

El estudio de Brewer no analizó ni la boca ni las articulaciones: siguió la pista de lo que ocurría en la sangre. El equipo tomó muestras de sangre semanales a cinco mujeres con artritis reumatoide durante cuatro años; dos de ellas tenían la enfermedad oral activa. Para los datos de referencia, los investigadores analizaron la sangre y el líquido articular de 67 personas con y sin artritis y/o enfermedad de las encías.

Descubrieron que los mismos anticuerpos que reconocen una modificación química concreta en varias especies de bacterias orales atacan por error a las proteínas de las articulaciones que presentan los mismos cambios químicos. Esto ha llevado a la hipótesis de que los anticuerpos que se multiplican en la sangre para combatir las bacterias orales también atacan las articulaciones.

Sin embargo, el estudio de Brewer era pequeño, y harán falta más investigaciones para demostrar que estos anticuerpos son realmente un arma humeante, afirma Van Dyke. Otras investigaciones tendrán que explorar con más detalle cómo interactúan exactamente estas enfermedades orales y articulares, e identificar las "especies conductoras" de bacterias orales que desencadenan o exacerban los problemas articulares.

(Relacionado: ¿Por qué envejecemos?)

Uniendo los puntos entre la boca y las articulaciones

En 1907 se documentaron indicios antiguos de artritis cuando unos investigadores excavaron esqueletos nubios de hasta 4000 años de antigüedad en yacimientos arqueológicos egipcios. Observaron que "apenas un solo adulto del grupo había escapado a los cambios osteoartríticos en los huesos". También hay una larga historia de lucha por mantener una boca sana: los egipcios trataban las encías infectadas con mirra hacia el año 250.

Ambas afecciones siguen siendo graves problemas de salud hoy en día. La artritis reumatoide es la enfermedad autoinmune articular más común, y el ex cirujano general David Satcher caracterizó la enfermedad periodontal como una "epidemia silenciosa" en su histórico informe 2020 sobre salud bucodental. Actualmente afecta a casi la mitad de los estadounidenses mayores de 30 años y al 70% a los 65 años.

Aunque las profesiones odontológica y médica siguen siendo disciplinas separadas con escasas consultas cruzadas, la boca es la puerta de entrada al cuerpo. Ofrece un hábitat cálido y húmedo para más de 700 especies de bacterias que se han comparado con una metrópolis, sólo superada en tamaño por el microbioma intestinal.

Esta comunidad microbiana forma una matriz pegajosa de placa, o biopelícula, a lo largo de la línea de las encías y entre los dientes. Sobrevive en una danza finamente orquestada con el sistema inmunitario, afirma Kumar. Sólo unas pocas especies son patógenas, señala, y se mantienen bajo control dentro de esta comunidad bacteriana más amplia.

Los problemas empiezan cuando algo altera el equilibrio. La inflamación altera ese ecosistema y desencadena la disbiosis, explica Van Dyke. Una higiene dental deficiente o enfermedades como la artritis reumatoide afectan a este ecosistema bacteriano de la boca, lo que permite a especies virulentas como Porphyromonas gingivalis y otras ganar guerras territoriales.

Si se les da la oportunidad, estos microbios malignos crecen sin control, como especies invasoras, infectando el tejido por debajo de la línea de las encías. Esto abre heridas que permiten a las bacterias introducirse en el torrente sanguíneo y viajar por todo el cuerpo. En respuesta, un ejército de células inmunitarias (linfocitos y macrófagos) ataca. Aunque este ataque inmunitario nos mantiene sanos y favorece la curación a corto plazo, la inflamación continua causa estragos.

Según Van Dyke, esto parece ser el núcleo de lo que se conoce como "la relación entre la enfermedad bucodental y la sistémica", que a menudo crea un doble efecto. Las personas con enfermedades de las encías tienden a padecer artritis reumatoide más grave. Los enfermos de artritis reumatoide desarrollan encías infectadas a un ritmo 20 veces mayor que los que no la padecen.

(Relacionado: Endometriosis: una enfermedad común entre las mujeres pero poco estudiada)

Tratamiento de las enfermedades de las encías para la salud de todo el cuerpo

Todo el mundo tiene placa en la boca, pero algunas personas presentan una respuesta inflamatoria más intensa. "Está claro que existe un factor de susceptibilidad, probablemente genético", afirma Van Dyke.

Aunque todavía es pronto, están surgiendo datos convincentes de que las personas con periodontitis tienen más riesgo de desarrollar artritis reumatoide y otras enfermedades inflamatorias. Van Dyke añade que quienes padecen tanto enfermedades sistémicas como bucales están potencialmente en el punto de mira de otros "acontecimientos" sanitarios, como el empeoramiento de la diabetes, un infarto de miocardio o reagudizaciones articulares.

Para averiguar si una boca más sana podría ayudar a los pacientes con AR, Kumar y su equipo trataron su enfermedad oral, raspando y alisando sus dientes, un tipo de limpieza dental profunda. Compararon los marcadores de inflamación en la boca y los marcadores sistémicos en la sangre medidos antes y después. Los marcadores específicos de la artritis reumatoide disminuyeron.

Esto demuestra que "además de tratar la artritis, hay que tratar la enfermedad de las encías para romper el ciclo", afirma Kumar. Las encías sangrantes, rojas e hinchadas no son normales. "Si escupes sangre en el lavabo cuando te cepillas los dientes, busca atención profesional", aconseja. Una simple limpieza, una limpieza profunda o una intervención quirúrgica pueden ayudar a recuperar el tejido perdido.

Está claro que cepillarse los dientes, usar hilo dental y enjuagarse los dientes con regularidad es fundamental para todos, afirma Kumar. "Si cuidas tu cuerpo, tienes que proteger las puertas de tu casa".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
Las alergias alimentarias aumentan en el mundo; ¿qué se está haciendo para combatirlas?
Ciencia
Probióticos, prebióticos, postbióticos: ¿cuál es la diferencia?
Ciencia
Así envejecen nuestro sentidos, y qué podemos hacer al respecto
Ciencia
¿Qué es la melatonina y por qué a veces produce pesadillas y trastornos en el sueño?
Ciencia
Consecuencias de la humillación por sobrepeso, una práctica aún demasiado frecuente

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2023 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved