Reunión para una cena navideña.

Cómo protegernos de la gripe y la COVID durante esta Navidad

Mientras millones de personas en todo el mundo se preparan para viajar estas fiestas, he aquí lo que sugieren los expertos para evitar que tú y tus seres queridos enferméis.

Consejos para mantenerte sano mientras en las reuniones de familias y amigos durante las fiestas navideñas.

Fotografía de FG Trade, Getty Images
Por Meryl Davids Landau
Publicado 14 dic 2023, 14:52 CET

Otra temporada navideña más. Otra ronda de virus respiratorios altamente contagiosos que amenazan con arruinar nuestros planes festivos.

Los casos de virus respiratorio sincitial (VRS) han aumentado, la gripe circula ampliamente y la COVID-19 (que está enviando a un número cada vez mayor de personas a urgencias) ha confirmado un reciente repunte en España, según un informe de este mes de la Universidad Carlos III. A diferencia de hace varios años, cuando el coronavirus hizo que todo el mundo cancelara los planes navideños, los expertos afirman que no será necesario (para la mayoría de la gente) recurrir a semejantes medidas. Pero sigue siendo inteligente tomar precauciones para protegerte a ti, tus invitados y tu familia.

"Hay cosas que podemos hacer este invierno para minimizar las enfermedades y las interrupciones y aprovechar al máximo el tiempo con la familia. En eso consisten las vacaciones", afirma Katelyn Jetelina, epidemióloga y asesora científica de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos y otras instituciones, que escribe en su blog Your Local Epidemiologist.

Según una encuesta de la organización sin ánimo de lucro KFF (antes llamada Kaiser Family Foundation), la mitad de los estadounidenses tiene previsto tomar medidas de protección contra el virus estas fiestas. A algunos les preocupa la posibilidad de enfermar; otros quieren evitar contagiar la enfermedad a sus seres queridos, ya que las infecciones respiratorias se transmiten fácilmente por la nariz o la boca de una persona infectada.

"No cabe duda de que es aconsejable que todo el mundo tome precauciones, pero ciertos grupos de población (los ancianos, los niños pequeños, las personas inmunodeprimidas) son más susceptibles", afirma Jessica Tuan, médica especialista en enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina de Yale (Estados Unidos); "si vas a estar en contacto con estas personas, debes ser especialmente precavido".

La vacunación es la mejor defensa

Este año, por primera vez, hay vacunas disponibles para personas susceptibles contra estas tres enfermedades respiratorias circulantes.

"¿Son perfectas para no infectarse? Posiblemente no, pero evitarán que contraigas una enfermedad grave, y ése es el objetivo", afirma Jill Weatherhead, médico especialista en enfermedades infecciosas del Baylor College of Medicine de Houston (Estados Unidos).

El VSR lleva décadas propagándose; antes de la pandemia morían por esta causa cinco veces más bebés que por la gripe, y muchas personas mayores de 65 años eran hospitalizadas. Sin embargo, la enfermedad solía pasar desapercibida, hasta que en 2022 desencadenó una temporada temprana y especialmente virulenta en EE. UU.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés) ha aprobado vacunas contra el VSR en adultos mayores de 60 años y en mujeres embarazadas (para proteger a sus recién nacidos). Mientras que, en España, todos los nacidos a partir del 1 de octubre de 2023 hasta el 31 de marzo 2024 recibirán la vacuna mientras que, en el caso de los adultos, el Gobierno aún estudia cómo financiar el tratamiento. Las vacunas contra la gripe están disponibles desde hace años.

Mientras tanto, en Estados Unidos, sólo el 16 por ciento ha optado por la última vacuna COVID-19, incluyendo sólo un tercio de las personas en la población de adultos mayores de alto riesgo. En España, el Gobierno recomendaba a las personas objetivo en la temporada 2023-2024 combinar la vacuna contra la gripe con la vacuna contra la COVID-19.

La buena noticia: no es demasiado tarde para ponerse cualquiera de estas vacunas para protegerse durante las fiestas, dice Weatherhead; además, puedes ponerte dos o incluso las tres vacunas al mismo tiempo.

Durante la COVID, las intervenciones de alta tecnología como las salas de presión negativa, los filtros de aire HEPA y las mascarillas N95 eclipsaron consejos rudimentarios como lavarse las manos, pero sigue siendo inteligente centrarse en lo básico, afirma Tuan.

Cada vez que uno se enjabona las manos, reduce en un 3% la probabilidad de contraer un virus respiratorio circulante, según informaron los investigadores el año pasado. Lavarse las manos también reduce las probabilidades de propagar gérmenes que no sabes que tienes al tocar superficies comunes como pomos de puertas e interruptores de la luz.

Limpiar periódicamente las superficies con lejía o peróxido de hidrógeno también reduce con éxito los gérmenes contagiosos, según informaron los científicos tras probar varios tipos de limpiadores. Primero hay que limpiar la superficie con agua y detergente. Los virus fuertes necesitan un minuto o más de exposición al desinfectante, así que no elimines los productos de limpieza antes de tiempo. Cuando se celebren fiestas, también ayuda abrir una ventana, si el tiempo lo permite.

Mantener la distancia con otras personas siempre que sea posible también es aconsejable. Al principio de la pandemia de COVID se dijo a la gente que se mantuviera a dos metros de los demás, un concepto conocido como distanciamiento social. Dos metros es aproximadamente la distancia que recorren muchas partículas cargadas de virus desde la boca de una persona cuando estornuda o tose, antes de caer al suelo.

Con el tiempo, los expertos en salud pública se dieron cuenta de que, al igual que la gripe, la COVID también se emite en partículas más pequeñas, conocidas como aerosoles, que recorren distancias mucho mayores. Y resulta que una persona infectada no tiene que toser o estornudar para propagar sus gérmenes; la respiración normal también transmite virus.

Dar a los demás ese margen te ayuda a evitar sus gérmenes más concentrados, sobre todo si están tosiendo o estornudando, dice Weatherhead. Además, dar un paso atrás en la cola de la caja mientras compras los regalos navideños o la comida para una fiesta es sencillo. "Pequeñas medidas como mantener cierta distancia no cuestan nada", afirma.

Ponerse o no una mascarilla es una decisión individual, basada en el nivel de riesgo y la tolerancia al riesgo de cada persona, afirma Jetelina. Según la encuesta de la KFF, casi un tercio de las personas tiene previsto utilizar mascarilla en lugares concurridos durante estas fiestas. Este planteamiento funciona: las mascarillas N95 bien ajustadas protegen contra muchas enfermedades respiratorias. También protegen a los demás al reducir hasta en un 90% las partículas que arrojas al aire.

Las personas con alto riesgo de contraer una infección respiratoria grave, como las que toman medicamentos inmunosupresores o padecen enfermedades pulmonares graves, llevan años utilizando mascarillas. Todos los demás parecen llevar mascarillas esporádicamente, lo cual está bien, dice Weatherhead.

Cuando viaja, Jetelina se pone mascarilla en aeropuertos y aviones hasta que suben las ruedas; después, el sistema de filtración de alta calidad del avión impide que los gérmenes se propaguen ampliamente, así que se la quita.

Ponerse mascarilla en momentos estratégicos también puede proteger la diversión de las fiestas. Si va a venir la familia en Navidad o si tienes planeado un gran viaje, ponerse una mascarilla una semana antes, más o menos, aumenta las probabilidades de estar sano durante ese tiempo.

En cuanto a las pruebas caseras de antígenos del COVID antes de una reunión, realizar dos pruebas con 48 horas de diferencia sólo detecta al 39% de las personas con la enfermedad si no presentan síntomas. Jetelina afirma que el bajo índice de detección y el coste de las pruebas hacen que ya no realice frotis rutinarios antes de las grandes reuniones familiares. Sin embargo, si estás planeando recibir a alguien con alto riesgo de tener problemas, esto podría cambiar sus cálculos.

Debes hacerte la prueba cuando tenga síntomas, ya que el 92% de las personas de esta categoría dan positivo cuando se hacen la prueba dos veces con 48 horas de diferencia.

Antes de la COVID, muchos de nosotros adoptábamos una actitud displicente ante los virus respiratorios, dando por sentado que no podían detenerse. Demasiados ignoraban los síntomas y se iban a trabajar o de fiesta, dice Weatherhead. Esperemos que esto haya cambiado.

"Creo que entendemos mejor lo que podemos hacer para prevenir la enfermedad, así como lo que no podemos hacer", afirma. "Todos tenemos que hacer todo lo posible para mantener a todos en nuestra comunidad lo más seguros posible".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved