Venus tiene vida volcánica, según un asombroso hallazgo

El descubrimiento podría ayudar a los científicos a responder a una pregunta existencial: ¿Qué misterioso cataclismo convirtió al mundo hermano de la Tierra en un ardiente infierno?

Por Robin George Andrews
Publicado 16 mar 2023, 14:40 CET
El volcán Maat Mons, en la superficie de Venus

El volcán Maat Mons, en la superficie de Venus, aparece en esta vista simulada creada a partir de datos tomados por la nave espacial Magallanes de la NASA.

Fotografía de NASA, JPL

Desde hace medio siglo, los científicos sueñan con ver volcanes en erupción en Venus. Este mundo insondablemente caliente está oculto por nubes nocivas, pero las misiones anteriores han revelado que la superficie está cubierta de rasgos volcánicos. Y ahora, gracias a los recuerdos grabados de una nave espacial desaparecida hace tiempo, los científicos han encontrado oro científico: han visto cómo una fumarola en Venus cambia de forma, se expande y parece rebosar de roca fundida.

"Mi apuesta es que se trata de una erupción de un lago de lava", afirma Robert Herrick, científico planetario de la Universidad de Alaska Fairbanks (Estados Unidos) y uno de los dos coautores del nuevo estudio.

Según se publica esta semana en la revista Science, Herrick y un colega detectaron las fauces volcánicas (en la ladera del colosal volcán Maat Mons) en imágenes de radar tomadas por la nave espacial Magallanes de la NASA en 1991.

"Es una de las pruebas más convincentes que hemos visto", afirma Stephen Kane, astrofísico planetario de la Universidad de California en Riverside, que no participó en el trabajo.

(Relacionado: Descubren decenas de volcanes de hielo en el planeta enano Ceres)

Las nubes oscuras de las capas altas de la atmósfera ocultan las nubes intermedias más brillantes en esta imagen de Venus sacada con una cámara infrarroja a bordo del Akatsuki Venus Climate Orbiter japonés. La fosfina detectada en las nubes templadas de las capas intermedias es un posible indicio de vida.

Fotografía de Jaxa, Isas, Darts, Damia Bouic fotografía En Falso Color

Los resultados han sorprendido a la comunidad científica. Los expertos esperaban encontrar volcanes en erupción en Venus, pero no hasta que dos naves espaciales dotadas de sistemas de radar de última generación que penetran en las nubes (la VERITAS de la NASA y la EnVision de la Agencia Espacial Europea) lleguen en algún momento a principios de la década de 2030.

Los indicios de actividad volcánica en Venus tienen implicaciones existenciales. El planeta es muy parecido a la Tierra en tamaño y composición, pero sus considerables reservas antiguas de agua (posiblemente en forma de océanos) se evaporaron hace mucho tiempo, cuando el planeta fue abrasado durante un misterioso cataclismo. El cambio climático desenfrenado provocado por erupciones apocalípticas sigue siendo el principal sospechoso. Al comprender el vulcanismo actual de Venus, los científicos pueden aprender más sobre los destinos divergentes de la Tierra y su abrasador mundo hermano.

"Si quieres entender el único otro mundo del tamaño de la Tierra al que llegaremos, en cualquier parte del universo, Venus es la única opción que tienes", dice Paul Byrne, científico planetario de la Universidad de Washington en San Luis, que no formó parte del nuevo estudio.

(Relacionado: La NASA anuncia que visitará Venus por primera vez en casi 30 años)

Un paisaje infernal oculto

La atmósfera opaca de Venus impide ver su superficie desde la Tierra. Sólo un puñado de naves espaciales han percibido el paisaje, bien sumergiéndose a través de las nubes y sobreviviendo durante no más de una o dos horas en la opresivamente caliente superficie, bien orbitando el planeta y atisbando a través de las nubes con tecnologías como el radar.

A principios de la década de 1980, una flota de naves espaciales soviéticas descubrió que Venus estaba casi totalmente cubierto de estructuras volcánicas, algunas similares a la Tierra y otras claramente alienígenas. Con la esperanza de cartografiar las características del planeta con un detalle sin precedentes, la nave espacial Magallanes de la NASA, equipada con un radar, llegó en 1990.

Al orbitar repetidamente el planeta y examinar varias veces los mismos lugares, los científicos esperaban detectar indicios de actividad volcánica. Pero hubo complicaciones. La baja resolución del radar significaba que cualquier cambio físico tendría que haber sido lo suficientemente grande como para aparecer en las imágenes. Y al principio de la misión, la órbita de Magallanes empezó a deteriorarse, lo que hizo que la nave cartografiara menos superficie en cada viaje sucesivo alrededor del planeta.

A pesar de estas dificultades, el 43% del planeta fue cartografiado al menos dos veces. Pero comparar varias imágenes del mismo volcán en busca de cambios también resultó problemático, ya que el ángulo de cada toma difería con frecuencia entre órbitas.

En las décadas posteriores a la misión, nadie consiguió encontrar un volcán convulso.

(Relacionado: ¿Caen rayos en Venus? Un destello misterioso podría resolver este rompecabezas)

Unas fauces volcánicas en metamorfosis

Los científicos han hallado numerosas pruebas indirectas de vulcanismo activo en Venus, como picos en los gases atmosféricos relacionados con eructos volcánicos, manchas minerales sospechosamente juveniles y rasgos inusuales en colosales estructuras circulares denominadas coronas que implican una agitación magmática subyacente.

"Parece que estas pruebas indirectas nos siguen tomando el pelo", afirma Kane. Pero el santo grial (un volcán que escupe o un río de roca fundida que fluye) sigue siendo difícil de encontrar.

En 2021, EnVision y VERITAS fueron seleccionados para su lanzamiento, convirtiéndose así en la mejor apuesta para encontrar vulcanismo activo en Venus. Pero Herrick seguía impaciente.

"Estuve en muchas reuniones de Zoom en las que no tenía que estar totalmente prestando atención", dice refiriéndose al momento álgido de la pandemia. "Siempre que tenía una hora aquí o allá, me ponía a mirar" los viejos datos de Magallanes. Alineaba manualmente las imágenes de los volcanes de Venus en busca de cualquier cosa extraña.

Durante una búsqueda, Herrick examinó forzosamente Maat Mons. Bautizado con el nombre de la diosa egipcia de la verdad y la justicia, es el volcán más alto del planeta, y en uno de sus flancos, entre febrero y octubre de 1991, algo cambió. En esos ocho meses, la materia parece haber inundado un respiradero abierto, que creció de 2 a 3,9 kilómetros cuadrados, y una corriente fresca de material aparentemente rezumó ladera abajo.

"Creo que esto es algo", recuerda Herrick. Se lo comentó a su coautor, Scott Hensely, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, que estuvo de acuerdo: algo volcánico se había agitado.

La sustancia que rellena el respiradero podría ser un resto rocoso procedente de un corrimiento de tierras. También es posible que el arroyo ya estuviera presente en las imágenes de febrero pero no pudiera verse debido al ángulo de las imágenes.

Pero lo más probable es que en 1991 una gran erupción de lava llenara la chimenea en expansión y parte de ella se derramara por el borde o se filtrara a través de una fisura. "Podemos afirmar sin lugar a dudas que cambió de forma", afirma Herrick. Y cuando un volcán cambia de forma tan drásticamente en la Tierra, la causa fundamental es siempre la roca fundida.

(Relacionado: La NASA anuncia que visitará Venus por primera vez en casi 30 años)

En busca del latido de Venus

Después de tantas pruebas circunstanciales, "ésta es la primera vez que vemos un cambio en algo", dice Anna Gülcher, científica planetaria del Instituto de Tecnología de California que no participó en el trabajo.

"Creo que lo que han visto es real", afirma Byrne, de la Universidad de Washington. Sospecha que la alteración del respiradero podría deberse a un movimiento subterráneo, como el desplazamiento violento del magma bajo tierra, y no a una erupción.

Los científicos esperan responder a una pregunta fundamental: "¿Qué está haciendo el latido volcánico diario del planeta?". pregunta Byrne.

Los volcanes de la Tierra y de la luna Io de Júpiter están siempre en erupción. Marte puede entrar en erupción una vez cada varios millones de años. ¿Qué lugar ocupa Venus en este espectro?

El descubrimiento sugiere que el planeta tiene algo más cercano a un vulcanismo vivaz, similar al de la Tierra. VERITAS y EnVision están a punto de responder a esta pregunta, pero hasta entonces, este estudio animará a los científicos a examinar los registros de Magallanes, con la esperanza de encontrar otro volcán venusino en erupción.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Espacio
La rara alineación de planetas en el cielo nocturno que no volverá en décadas
Espacio
El extraño drama de la pizca de polvo lunar que acaba de venderse por 500 000 dólares
Espacio
El róver de Marte recoge la primera muestra de roca marciana, un gran paso en la búsqueda de vida alienígena
Espacio
Descubren que los planetas podrían afectar a la actividad magnética solar
Espacio
Astrónomos identifican las estrellas desde las que cualquier alienígena podría tener vistas de la Tierra

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2023 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved