El asteroide que la NASA 'atacó' el año pasado se dividió en 37 rocas

El primer intento práctico de la humanidad de salvar al mundo de un asteroide mortífero fue un éxito rotundo, pero creó un enjambre de escombros que tiene implicaciones para la defensa planetaria.

Por Robin George Andrews
Publicado 11 ago 2023, 12:52 CEST
Imagen tomada por el telescopio espacial Hubble del asteroide Dimorphos rodeado de rocas (

Imagen tomada por el telescopio espacial Hubble del asteroide Dimorphos rodeado de rocas (pequeños puntos brillantes, rodeados por un círculo) que fueron desprendidas del asteroide por la misión DART de la NASA.

Fotografía de NASA, ESL, David Jewitt, UCLA

Las imágenes del espacio suelen inspirar asombro, pero estas nuevas fotografías de un asteroide rodeado por un enjambre de rocas te golpean de un modo distinto. Nuevo. Esta nube de escombros, que revolotea alrededor de una roca espacial ya adornada con una cola de materia polvorienta similar a la de un cometa, no fue creada por un fenómeno natural, sino por una nave espacial que se estrelló intencionadamente contra él.

Las imágenes del telescopio espacial Hubble muestran las secuelas de la Prueba de Redirección de Asteroides Dobles (DART, por sus siglas en inglés), el primer intento de la humanidad de practicar cómo salvar al mundo del impacto letal de un asteroide. El 26 de septiembre de 2022, la NASA y el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos) estrellaron una nave espacial parcialmente autónoma, del tamaño de una furgoneta, contra el asteroide Dimorphos a 22 000 kilómetros por hora, desviándolo y cambiando su órbita alrededor de su progenitor asteroide más elefantiásico, Didymos.

El éxito de la misión demostró que, con suficiente tiempo de preaviso, los asteroides pueden alejarse de la Tierra utilizando esta técnica. Imágenes como estas (la más espectacular de las cuales fue compuesta en diciembre de 2022) confirman que la nave espacial DART propinó un puñetazo muy por encima de lo esperado: desprendió una nube de escombros que aún podía verse en el espacio alrededor de Dimorphos varios meses después de la colisión de la nave.

"Es realmente increíble", afirma Megan Bruck Syal, investigadora de defensa planetaria del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore de California (Estados Unidos) y miembro del equipo de investigación DART. "Nos permite intuir la violencia del suceso".

Al igual que el propio Dimorphos, ninguna de esas 37 rocas (algunas de hasta 6 metros de diámetro) representa un peligro para la Tierra. Didymos y Dimorphos fueron elegidos para la misión en parte porque su órbita distante y conjunta alrededor del Sol significa que no suponen ningún peligro para nosotros, incluso después de su explosivo encuentro con DART.

La detección de este enjambre de rocas aumenta los conocimientos de los científicos sobre la primera prueba de defensa planetaria del mundo. "Tenemos una mejor idea de lo que ocurre cuando golpeas un asteroide", afirma David Jewitt, astrónomo de la Universidad de California en Los Ángeles y autor principal de un estudio que tomó y examinó las tomas del Hubble.

Además, estas imágenes son cautivadoras. Al verlas por primera vez, "me costaba creer que fueran reales", afirma Jewitt.

(Relacionado: ¿Cuál es la diferencia entre un asteroide y un cometa?)

Reorganizando el cosmos

El planeta está rodeado de asteroides que, de vez en cuando, se precipitan en nuestros cielos. Los estudios mundiales de búsqueda de asteroides han detectado más de 32 000 asteroides cercanos a la Tierra, entre ellos la mayoría lo bastante grandes como para acabar con miles de millones de personas y animales (como ocurrió con los dinosaurios) y derrumbar la civilización: los asesinos de planetas.

Sin embargo, los llamados "asesinos de ciudades", rocas de 140 metros que pueden destruir metrópolis enteras o paralizar países pequeños, en su mayor parte, permanecen ocultos. Se estima que hay unos 25 000 asteroides de este tamaño cercanos a la Tierra, pero sólo se han identificado 10 500. Estos objetos más pequeños reflejan menos la luz solar, lo que los hace más sigilosos.

Los asteroides de este tamaño chocan con la Tierra una vez cada 20 000 años. Eso hace que las probabilidades de un impacto a lo largo de la vida sean bastante bajas, pero más altas de lo que cualquiera preferiría. Y si no se hace nada para evitarlo, uno encontrará inevitablemente su camino hasta aquí. Quizá cuando llegue ese día aterrice sin consecuencias en medio del océano, pero podría impactar contra una ciudad.

La NASA y el Laboratorio de Física Aplicada no están dispuestos a dejarlo en manos del cielo y el azar, por eso construyeron un impactador cinético (una nave espacial que golpea un asteroide para desviarlo) y lo enviaron en un viaje de 10 meses para modificar la órbita del asteroide Dimorphos, de 160 metros.

En las semanas posteriores al impacto, las imágenes de varios observatorios espaciales y decenas de telescopios terrestres revelaron que la órbita de Dimorphos alrededor de Didymos se redujo de 11 horas y 55 minutos a 11 horas y 23 minutos, superando en más de 25 veces el requisito mínimo para el éxito de la misión.

La expulsión de restos rocosos de la colisión no es sorprendente. Antes del impacto, se sospechaba que Dimorphos era un montón de escombros: una colección de enormes rocas volando en formación, débilmente unidas por su propia y frágil gravedad. "Sabíamos que iba a salir volando mucho material", afirma Cristina Thomas, astrónoma planetaria de la Universidad del Norte de Arizona (Estados Unidos) y jefa del Grupo de Trabajo de Observaciones de la misión DART.

Sin embargo, las imágenes de las secuelas resultaron impresionantes. LICIACube, un pequeño satélite que se desplegó desde DART poco antes de la muerte de la nave espacial más grande, vio corrientes de materia en forma de telaraña que se arqueaban desde el asteroide, y meses después, una cola alargada de escombros de unos 32 000 kilómetros de largo persistía.

Jewitt, que no forma parte del equipo DART, dirigió observaciones con el Hubble para intentar obtener una visión lo más detallada posible del caos. En un estudio publicado recientemente en The Astrophysical Journal Letters, él y sus coautores revelaron que habían visto 37 rocas (de tamaños comprendidos entre un metro y siete metros) alejándose lentamente del asteroide.

Las rocas como ésta no son motivo de preocupación. Cuando una roca de 6 metros impacta contra la Tierra (algo habitual) se quema en la atmósfera sin causar daños. "Éstas no son las partículas que nos preocupan", afirma Thomas.

"Sin duda, hemos vivido muchas de ellas y ni siquiera nos hemos dado cuenta", afirma Andy Rivkin, astrónomo planetario del Laboratorio de Física Aplicada y uno de los jefes del Equipo de Investigación de la misión DART.

Sin embargo, este enjambre de rocas tiene implicaciones para la defensa planetaria.

Hay varias formas de detener un asteroide asesino. Lo ideal es desviarlo: localizarlo con décadas de antelación, determinar con qué fuerza hay que golpearlo y enviar una nave espacial tipo DART (o, potencialmente, un dispositivo nuclear) para recibirlo, utilizando un impacto o una explosión para desviarlo de su curso.

"En una emergencia real, puede que tengamos que darle un empujón mucho mayor", dice Bruck Syal, por ejemplo, si el asteroide es especialmente grande, o si sólo lo vemos unos pocos años antes de que esté previsto que nos golpee.

Afortunadamente, todos estos restos dimorfos sugieren que el uso de una nave espacial para desviar un asteroide de este tamaño y tipo es más eficaz de lo esperado. El pasado mes de diciembre, el equipo de DART reveló que el material desechado actuaba como un cohete efímero, reforzando el esfuerzo de desviación.

Otra forma de detener un asteroide que se aproxima a la Tierra es matarlo, es decir, evaporarlo casi por completo en pequeños trozos inofensivos. La rotura, como se conoce técnicamente, puede ser nuestra única opción (aparte de recibir el impacto y mitigar los daños) si no hay forma de desviarlo a tiempo. Las simulaciones con artefactos nucleares demuestran que esto puede funcionar, pero todo el mundo optaría por un intento de desviación más temprano si fuera posible.

Lo que no se quiere es convertir accidentalmente un proyectil en muchos objetos que impacten contra la Tierra. Eso no es lo que ocurrió con Dimorphos, pero este escenario podría desarrollarse si la humanidad golpea otro asteroide de pila de escombros con demasiada agresividad. "Es como disparar una bala a un racimo de uvas o algo así", dice Jewitt.

Para desviarlo con éxito y seguridad no hay que golpearlo tan fuerte como se pueda, sino conocer al enemigo (estudiando la composición y las propiedades mecánicas del asteroide, idealmente de cerca con una nave espacial de reconocimiento) y luego pincharlo con precisión. "Cada asteroide al que nos dirijamos será un poco diferente", afirma Thomas.

Afortunadamente, en los próximos años sabremos más sobre muchos otros asteroides potencialmente peligrosos. El Observatorio Vera C. Rubin de nueva generación, actualmente en construcción en Chile, está preparado para encontrar muchas más rocas del tamaño de Dimorphos, al igual que el próximo Near-Earth Object Surveyor, un telescopio infrarrojo espacial diseñado exclusivamente para encontrar asteroides escurridizos.

Y estas imágenes del Hubble no serán las últimas que veamos de Dimorphos. La nave espacial Hera de la Agencia Espacial Europea, que se lanzará el próximo mes de octubre, llegará al asteroide en 2026 para observarlo muy de cerca. Mientras esperamos, otros astrónomos seguirán apuntando sus telescopios a las ruinas asteroidales, con la esperanza de espiar más detalles ocultos.

El equipo de DART ya ha captado imágenes del impacto más espectaculares de lo que se atrevían a esperar. "Pero no podríamos haberlo hecho todo solos", dice Thomas, señalando estas imágenes del Hubble. "Que otras personas se unan al viaje ha sido realmente emocionante".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved