Cómo y cuándo ver las Líridas, la lluvia de estrellas de abril por excelencia

Las Líridas, una de las lluvias anuales más antiguas de las que se tiene constancia, ofrecen un espectáculo cada primavera. Esto es lo que hay que saber sobre cómo verlas y de dónde vienen.

Por Andrew Fazekas
Los cielos despejados sobre el mar Báltico permiten una visión clara de la lluvia de meteoros ...

Los cielos despejados sobre el mar Báltico permiten una visión clara de la lluvia de meteoros de las Líridas, que se produce cada año en abril cuando la Tierra se encuentra con la estela de escombros dejada por el cometa Thatcher. Los registros de las Líridas se remontan a hace más de 2600 años.

Fotografía de Daniel Reinhardt, picture alliance, Getty Images

Cada primavera, los exploradores de los cielos tienen la oportunidad de presenciar las Líridas, una de las lluvias de meteoros anuales más antiguas que se conocen. Este acontecimiento celeste es popular por dejar estelas brillantes e impresionantemente rápidas en los cielos del hemisferio norte, con explosiones sorpresa de actividad adicional en raras ocasiones.

Este espectáculo celeste también se considera uno de los más fiables, ya que hace su aparición cada mes de abril. Este año, la lluvia de estrellas Líridas alcanzará su punto álgido la noche del sábado 22 de abril. Desde España será posible disfrutar de la lluvia durante toda la noche. 

Pero, ¿cuál es la mejor manera de verla y qué es lo que la provoca? Esto es lo que hay que saber.

Lluvia de meteoritos 101

Cómo obtener las mejores vistas

Las mejores vistas de los meteoros se obtienen cuando el cielo está oscuro y sin luna. Por lo tanto, comprueba siempre la hora actual de salida y puesta de la luna antes de salir a buscar la lluvia.

En 2023, "afortunadamente, el fino creciente de Luna permitirá la observación en condiciones óptimas durante toda la noche", explica el Instituto Geográfico Nacional de España.

Aunque los meteoros pueden aparecer en cualquier parte del cielo, la mayoría parecen irradiar de la constelación homónima de la lluvia, Lyra, el arpa.  Busca Lyra cerca de la brillante estrella Vega, escondida en el cielo del noreste.

Si tienes cielos despejados, ir al campo oscuro lejos de la contaminación lumínica aumentará tus posibilidades de ver meteoros. Pero incluso si estás atrapado en una zona muy luminosa, es posible que puedas ver al menos media docena de estrellas fugaces por hora.

Observadores del cielo en Kutahya, Turquía, observan la lluvia de meteoros de las Líridas en abril de 2014.

Fotografía de Fatma Selma Kocabas Aydin, Anadolu Agency, Getty Images

La lluvia comienza sobre el horizonte noreste a primeras horas de la noche, y los observadores deberían poder ver meteoros durante toda la noche. En los cielos del hemisferio sur, Lyra estará en el horizonte o por debajo de él, por lo que los observadores sólo verán una rociada de meteoros.

Como los meteoros recorren gran parte del cielo, no se necesitan prismáticos ni telescopios. Todo lo que necesita son sillas de jardín reclinables y mantas abrigadas y un chocolate caliente, si la noche refresca.

(Relacionado: Los mejores lugares para disfrutar de las perseidas)

Lo que podemos esperar ver

Con un poco de suerte, lejos de las luces de la ciudad, podrá ver hasta 20 estrellas fugaces por hora. Esté atento a los meteoros brillantes y rápidos, algunos de los cuales pueden dejar estelas persistentes visibles durante varios segundos.

Los observadores del cielo también deben estar atentos a las bolas de fuego, que son rocas espaciales que pueden ser tan grandes como una pelota de baloncesto cuando golpean la atmósfera y, por tanto, son más brillantes que los meteoros normales.

En sus momentos de mayor actividad, las Líridas han producido estallidos de meteoros con velocidades de más de 100 estrellas fugaces por hora en 1922 y 1980. Los ritmos pueden cambiar tan drásticamente debido a la forma en que funcionan las lluvias de meteoros.

(Relacionado: Ann Hodges, la única persona en la historia golpeada por un meteorito)

¿Qué causa las lluvias de estrellas como las Líridas?

Al igual que los insectos que golpean el parabrisas de un coche en marcha, los meteoros caen sobre la Tierra cuando el planeta atraviesa una parte especialmente densa de la corriente de escombros que deja tras de sí un cometa.

En su mayoría del tamaño de granos de arena, estos meteoros se queman al caer sobre la Tierra a velocidades de más de 100 000 kilómetros por hora. Alrededor del 15% de ellos dejan tras de sí persistentes estelas humeantes que son claramente visibles durante unos minutos.

Los restos que forman las Líridas proceden del cometa Thatcher, que se acercó al Sol por última vez en 1861. La órbita del cometa, de 416 años de duración, está inclinada casi perpendicularmente al plano del sistema solar, lo que ayuda a que la corriente de material que sigue al cometa no se disperse por la atracción gravitatoria de los planetas. Los astrónomos creen que ésta puede ser la razón por la que las Líridas han sido un espectáculo celeste fiable durante siglos.

Los registros de las Líridas se remontan a hace más de 2600 años. Los astrónomos chinos del año 687 a.C. observaron que esta lluvia de estrellas era tan prolífica que los meteoros "caían como lluvia". Avanzamos rápidamente hasta 1803, y los artículos de prensa hablan de una tormenta de meteoros de las Líridas que fue ampliamente presenciada en todo el este de Estados Unidos, con estrellas fugaces cayendo continuamente en casi todas direcciones, como cohetes al revés.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved