Espacio

¿Qué pasaría si la mayor tormenta solar de la historia sucediese hoy?

Si el ciclo solar actual produjese una explosión como la sucedida en 1859, las pérdidas serían incalculables y el apagón podría durar varios años.

Por Richard A. Lovett, para National Geographic News
Luces en la noche en Estados Unidos. Desde la Estación Espacial Internacional, en octubre de 2010

Las tormentas solares, en palabras de la NASA, son capaces de interrumpir redes de energía, comunicaciones y GPS y provocar deslumbrantes auroras.

Si tuviéramos hoy una tormenta parecida a la que tuvo lugar en 1859, la vida se paralizaría.

La tormenta recibió el nombre de Tormenta de Carrington, por el astrónomo Richard Carrington, que fue testigo del acontecimiento y la primera persona en comprender la relación entre la actividad solar y las alteraciones geomagnéticas de la Tierra.

Durante la Tormenta de Carrington, las auroras boreales se registraron en Cuba y Honolulu, mientras que las australes fueron vistas en Santiago de Chile. Los destellos fueron tan fuertes que «los habitantes del norte de Estados Unidos podían leer el periódico solamente con la luz de la aurora», comentó Daniel Baker, del Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial de la Universidad de Colorado (Estados Unidos) en una reunión en 2010.

Según Ed Cliver, físico espacial del Air Force Research Laboratory de Massachussets (Estados Unidos), las alteraciones geomagnéticas fueron tan fuertes que los operadores de telégrafos de Estados Unidos informaron de chispas que saltaron en sus equipos, algunas suficientemente fuertes para prender fuego.

Muchos de los informes de 1859 han quedado como meras curiosidades, pero si algo parecido ocurriera hoy, las infraestructuras de alta tecnología de todo el planeta podrían paralizarse.

«Está en juego la tecnología en la que se basan todos los aspectos de nuestra vida», añade Bogdan.

Nuestra «ciberburbuja», en peligro

Baker afirma que alteraciones eléctricas tan fuertes como las que dañaron los equipos de telégrafos (el Internet de entonces) serían ahora mucho más peligrosas.

Las tormentas solares que se dirigen a la Tierra tienen tres fases, aunque no todas tienen por qué darse en una tormenta. En primer lugar, aparecen las erupciones solares: los rayos X y la luz ultravioleta ionizan la capa superior de la atmósfera, interfiriendo con las comunicaciones por radio. Después llega la tormenta de radiación, que puede ser muy peligrosa para los astronautas.

Por ultimo, tenemos la eyección de masa coronal, una nube de partículas cargadas que puede tardar días en alcanzar la atmósfera terrestre. Cuando lo hace, las partículas solares pueden interactuar con el campo magnético de la Tierra, provocando fuertes fluctuaciones electromagnéticas.

«Vivimos en una ciberburbuja que envuelve la Tierra», señala Baker. «Imagina las posibles consecuencias»."

Preocupan especialmente las consecuencias que tendría para los GPS, que están presentes en teléfonos, aviones o automóviles. Según Baker, esta industria, de 13.000 millones de dólares (12.109 millones de euros) en 2003, espera alcanzar el billón de dólares en 2018.

Además, las comunicaciones vía satélite, imprescindibles para la actividad diaria, también correrían peligro con la llegada de una tormenta solar.

«Cada vez que compramos gasolina con tarjeta de crédito estamos efectuando una transacción por satélite», añade.

Sin embargo, la mayor preocupación sería la red eléctrica, puesto que la subida de tensión que provocarían las partículas solares podría dañar los transformadores eléctricos, y se necesitaría mucho tiempo para sustituirlos, sobre todo si se destruyen cientos a la vez. «No tenemos muchos repuestos», añade Cliver.

La región oriental de Estados Unidos es especialmente vulnerable, ya que las infraestructuras eléctricas están interconectadas y los cortes se irían produciendo en cascada.

«Podría haber ciudades sin electricidad durante una semana, un mes o un año», afirma Baker. «Las pérdidas podrían alcanzar hasta dos billones de dólares y los efectos durarían años».

Aunque el máximo solar no provocara una tormenta como la de Carrington, las pequeñas tormentas también podrían tener consecuencias sobre las comunicaciones y la red eléctrica.

Las famosas «tormentas de Halloween» de 2003, por ejemplo, afectaron las comunicaciones por satélite, provocando un breve corte de electricidad en Suecia e iluminando el cielo con fantasmales auroras en el sur de Florida y Texas (Estados Unidos).

Mejora de las predicciones

Una posible solución sería renovar la anticuada red eléctrica para que sea menos vulnerable a las tormentas. Igualmente, deberíamos mejorar nuestra técnica y conocimiento para poder preverlas con mayor eficacia.

Los científicos que trabajan con el telescopio espacial del Solar Dynamics Observatory de la NASA esperan conocer en mayor profundidad el comportamiento del Sol a medida que se acerca su máximo y comienza a producir tormentas solares, lo que podría ayudarles a predecir cuándo comenzarán las erupciones solares y cuándo se acercará una tormenta a nuestro planeta.

«Si conseguimos prever las tormentas con mayor exactitud se podrán tomar las medidas necesarias para mitigar el impacto», afirma Rodney Viereck, físico del Cenro de Predicción del Clima Espacial. Según Bogdan, incluso ahora las emisiones más peligrosas de las tormentas solares viajan bastante despacio, por lo que somos capaces de detectarlas antes de que alcancen la Tierra, «lo que nos da un margen de 20 horas para decidir las acciones necesarias», añade Viereck.

En caso de necesidad, las compañías eléctricas podrían proteger los transformadores apagándolos antes de la llegada de la tormenta solar. Esto provocaría apagones locales, pero no durarían mucho.

«La buena noticia es que estas tormentas suelen terminar en un par de horas», señala Bogdan.

Mientras tanto, los científicos se esfuerzan por descubrir todo lo que pueden sobre el Sol para tratar de hacer predicciones a largo plazo.

Según Vierick, este tipo de predicciones tienen que actualizar sus métodos: «hemos vuelto a las predicciones que se hacían hace 50 años».

Seguir leyendo