Historia

Hoy, los kurdos están repartidos en cuatro países. ¿De dónde viene este pueblo?

El mayor grupo étnico apátrida del mundo se encuentra en una de las regiones con más volatilidad política del planeta.lunes, 19 de agosto de 2019

Por Erin Blakemore
Los soldados kurdos, o peshmerga, juegan al voleibol cerca de Kirkuk. Las fuerzas kurdas lucharon contra el Estado Islámico cuando empezó a capturar ciudades iraquíes en 2014.

Si no eres capaz de localizar el Kurdistán en un mapa, no eres el único: no se trata de un país soberano. Pero, para los kurdos, un grupo étnico compuesto por unos 30 millones de personas, es muy real. El Kurdistán, en los márgenes de Turquía, Armenia, Irán, Irak y Siria, es una de las regiones más volátiles del planeta y su pueblo es el mayor grupo apátrida del mundo.

Los kurdos son autóctonos de Oriente Medio, pero ni los académicos ni el pueblo kurdo están de acuerdo en los orígenes del grupo. Ni tampoco todos los kurdos comparten identidad religiosa: aunque la mayoría de los kurdos son musulmanes suníes, también practican otras religiones.

Lo que sí está claro es la existencia de una identidad étnica kurda y de un idioma común. Estos puntos comunes surgieron en torno a la Edad Media. Desde entonces, los kurdos han desempeñado papeles en las historias de los actuales Irak, Irán, Siria y Turquía.

ver galería

Pero, aunque prosperaron e influyeron en la región, los kurdos perdieron sus tierras cuando el Imperio otomano se apoderó de la mayor parte del territorio kurdo en el siglo XVI. La derrota del imperio en la Primera Guerra Mundial también supuso un duro golpe para los kurdos. Conforme al Tratado de Sèvres de 1920, que disolvió el Imperio otomano, los Aliados pretendían convertir el Kurdistán en territorio autónomo. Esto representó una victoria para un creciente movimiento nacionalista kurdo, pero el tratado fracasó y no llegó a ratificarse. Turquía acabó negociando con los Aliados y en el revisado Tratado de Lausana de 1923 se abandonaron los planes de un Kurdistán con autogobierno. Desde entonces, los kurdos han intentado establecer su propio estado en varias ocasiones, pero su esfuerzo ha sido en vano.

Los kurdos iraquíes han sufrido décadas de disputas y derramamientos de sangre. En los años 80, durante la guerra Irán-Irak, Irak atacó a los civiles kurdos con armas químicas y reprimió una rebelión de forma brutal. Decenas de miles de kurdos murieron en el conflicto y cientos de miles se vieron obligados a huir. Durante la primera guerra del Golfo en 1990-1991, más de 1,5 millones de kurdos huyeron a Turquía. Como respuesta, Turquía cerró sus fronteras y los refugiados kurdos se quedaron atrapados hasta que las fuerzas de la coalición crearon un lugar seguro. Cuando la ONU otorgó protección a los kurdos, Irak permitió que el Gobierno Regional del Kurdistán gobernase parte del país.

A principios de los 90 —tras huir de su hogar arrasado por la guerra cerca de Kirkuk, Irak—, una familia kurda se congrega alrededor de una hoguera en Ranjwin, en la frontera con Irán.

Al principio, los kurdos, el tercer mayor grupo étnico de Irán, apoyaron la República Islámica. Pero los levantamientos kurdos durante los 80 y los 90 fueron recibidos con represión estatal. En la actualidad, los kurdos se sienten «marginados y excluidos» en Irán, según el investigador de Oriente Medio Shahram Akbarzadeh.

En Turquía, los kurdos son la mayor minoría étnica, pero aún sufren la prolongada represión del estado, como las prohibiciones al idioma kurdo. Como respuesta, un vehemente movimiento separatista aún se enfrenta a las tropas turcas. Durante el conflicto kurdo-turco de 1984 a 1999, murieron más de 40 000 personas, la mayoría civiles kurdos.

Las dificultades de Turquía para someter a los combatientes kurdos han llegado a Siria, donde los kurdos son la mayor minoría étnica. Aquí, el pueblo kurdo también ha sufrido la prolongada opresión estatal, pero se han hecho con amplias franjas del norte de Siria durante la guerra civil. Recientemente, Turquía amenazó con atacar a los separatistas kurdos dentro de las fronteras sirias, pero Estados Unidos intervino y estableció una zona segura dentro de la frontera, lo que empuja a los combatientes turcos más al interior de Siria.

¿Se enfriarán las tensiones o provocará esta medida otro conflicto entre el Estado turco y los kurdos apátridas? Lo único que parece seguro es la continuación de la lucha de los kurdos por tener un país propio.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo