Así fue el rescate submarino del equipo tailandés de fútbol atrapado en una cueva

"No había plan B". Conoce al buceador extremo que está detrás del documental de Disney + 'Rescate en las profundidades'

Por Joel K. Bourne, Jr.
Publicado 10 feb 2022, 13:12 CET
El buceador de cuevas británico Richard Stanton sale de la cueva de Tham Luang Nang Non, ...

El buceador de cuevas británico Richard Stanton sale de la cueva de Tham Luang Nang Non, en el norte de Tailandia, durante la búsqueda de 12 miembros de un equipo de fútbol masculino y su entrenador que quedaron varados en la cueva inundada durante 18 días en 2018.

Fotografía de Linh Pham, Getty Images

En 2018, cuando 12 miembros de un equipo de fútbol masculino y su entrenador quedaron atrapados por la crecida de las aguas en las profundidades del sistema de cuevas Tham Luang de Tailandia, un expatriado británico, explorador de cuevas, entregó a las autoridades tailandesas una nota con tres nombres: Rick Stanton, Rob Harper y John Volanthen.

"Son los mejores buceadores de cuevas del mundo", decía la nota. "Por favor, pónganse en contacto con ellos... El tiempo se acaba".

En 24 horas, los hombres estaban en el lugar de los hechos y en pocos días estaban planeando un audaz rescate que superaba incluso la capacidad de los equipos militares de élite del mundo. Durante las dos semanas siguientes, el mundo observó, paralizado por las transmisiones televisivas en directo, cómo Stanton, el líder de una docena de entusiastas del buceo en cuevas, trabajaba con el gobierno tailandés y cientos de especialistas de muchos países para sacar a los chicos y a su entrenador con vida.

Stanton, un bombero británico jubilado de 60 años, fue un personaje central en el documental de National GeographicRescate en las profundidades (The Rescue), que se transmite en Disney+ y que está dirigido por el equipo que está detrás del documental de escalada Free Solo, ganador de un Oscar. (También es retratado por Viggo Mortensen en un próximo largometraje de Ron Howard).

Ahora ha escrito una espeluznante autobiografía titulada Aquanaut: The Inside Story of the Thai Cave Rescue. Habló con National Geographic sobre su afición a la espeleología, el audaz plan para salvar a los niños y cómo su vida se ha visto alterada por este extraordinario rescate.

Joel K. Bourne Jr.: Parece que algo relacionado con el agua en movimiento le atrajo desde una edad temprana.

Rick Stanton: Siempre me fascinó el agua. Era un buen nadador. Crecí en los años 60 y principios de los 70, cuando se emitían todos esos programas de Jacques Cousteau en la televisión. Me he pasado la vida con botas de agua [botas de goma]. Eso es lo que se lleva cuando se pesca, eso es lo que se lleva en el servicio de bomberos, y eso es lo que llevan los espeleólogos británicos. Incluso mi signo de nacimiento es Piscis, si crees en esas cosas.

JB: Su primera introducción a la espeleología fue en 1979, cuando vio un documental llamado The Underground Eiger. Seguía a tres jóvenes exploradores mientras completaban un récord mundial de inmersión en cuevas en Yorkshire. ¿Qué es lo que hizo que esa película despertara su pasión por este deporte?

RS: Simplemente centró mi pensamiento. Conocía el alpinismo. Pero esto me pareció mucho más aventurero: bajo tierra y luego bajo el agua. Combinaba todos los elementos en un solo paquete que realmente resonó en mí.

JB: Parece que cuando se unió al club de espeleología en la universidad, encontró su tribu.

RS: Fue exactamente así. Encontré mi tribu, y algunos de ellos son muy, muy, muy buenos amigos. Debido a la naturaleza de la espeleología, tienes que confiar en los demás. Así que se crean fuertes lazos. Han pasado 42 años desde que fuimos a la universidad, seis o siete de nosotros estuvimos juntos todo el tiempo el fin de semana en que los chicos entraron en la cueva.

Los equipos de rescate de emergencia se reúnen en una zona de espera en una gran caverna cerca de la apertura de la cueva. El gobierno y el ejército tailandeses supervisaron un esfuerzo de rescate masivo, en el que participaron voluntarios de todo el mundo.

Fotografía de Tassanee Vejpongsa, Associated Press

JB: Para mucha gente, explorar una cueva inundada en la oscuridad puede sonar a una auténtica pesadilla. ¿Qué es lo que más le divierte?

RS: ¿Conoces el concepto del flujo mental, el estado en el que estás totalmente en el momento? Creo que cuando buceas en una cueva, estás en una especie de privación sensorial porque tu visión es limitada y todo lo que oyes son las burbujas, que es una especie de ruido blanco, y no hay mucho más, en realidad.

JB: En Rescate en las profundidades, uno de los miembros del equipo dice que es como flotar en el espacio.

RS: ¿Y no es fantástico? ¿Alguna vez has soñado con volar? Bueno, si estás buceando en una cueva es así, ya sabes. Estás moviéndote en tres dimensiones. Si ves un agujero en el techo, puedes volar hasta él. Es como el vuelo con traje de alas, pero en modo ultra lento.

JB: Incluso antes de le llamaran para ir a Tailandia para ayudar a rescatar a los chicos, ya había realizado varios rescates de espeleólogos atrapados, así como numerosas recuperaciones espantosas, incluso teniendo que recuperar el cuerpo de uno de sus mejores amigos.

RS: Nadie va a rescatar a un espeleólogo aparte de otro espeleólogo. No hay un servicio de rescate profesional, desde luego no en Gran Bretaña... se necesita gente con experiencia en rescate en cuevas y en buceo.

JB: ¿Por qué todos estos grupos de fuerzas especiales de todo el mundo no pudieron idear el plan que funcionó, y un par de espeleólogos de mediana edad del Reino Unido sí?

RS: Uno de los motivos fue nuestra enorme experiencia en cuevas y, por supuesto, saber que por mucho que los chicos quisieran bucear sin estar sedados, nadie iba a aguantar dos horas y media en esas condiciones. No importa lo valiente o confiado que seas antes de meter la cabeza [bajo el agua], eso es imposible.

JB: Cuando me enteré de que los chicos estaban atados y sedados para que usted y los otros buzos pudieran sacarlos, me horroricé. Creo que el mundo se horrorizó. ¿Cómo se les ocurrió esa idea? ¿Fueron los trabajadores de la bomba a presión los que entraron en pánico cuando los sacó el primer día?

RS: Fueron varias cosas. Fueron los trabajadores de las bombas. Fue el hecho de que cuando estábamos practicando el rescate en cuevas en Yorkshire con un buen amigo mío que es un buceador de cuevas muy seguro de sí mismo, terminó el ejercicio porque no le gustaba estar bajo el agua y dirigido de esa manera.

JB: Costó mucho convencer al Dr. Richard Harris, el anestesista australiano especializado en buceo en cuevas, de que aceptara el plan. Al principio le dio cero posibilidades de éxito.

RS: No veía ninguna razón para que no funcionara. Hubo mucha planificación sobre cómo íbamos a trasladar a los chicos. Y cómo íbamos a manejar sus vías respiratorias y demás. Si se te ocurría alguna pregunta sobre algún aspecto de la seguridad, podríamos decir que ya habíamos pensado en ello y que tendríamos una respuesta.

Tras encontrar al equipo con vida a más de tres kilómetros de profundidad dentro de la cueva, los buzos les llevaron comida, medicamentos y mantas espaciales para sostenerlos mientras se ideaba un plan para sacarlos con seguridad de la cueva.

Fotografía de Royal Thai Navy Facebook Page via AP

JB: ¿Pero no tenían otras ideas?

RS: No había ningún plan B.

JB: Los militares tailandeses estuvieron discutiendo durante un tiempo sobre si dejar a los chicos allí hasta que terminara el monzón.

RS: Eso nunca habría funcionado porque no se podía almacenar suficiente comida. Nunca se habría podido bucear hasta ellos cuando la cueva estuviera totalmente inundada. Incluso con la cuerda puesta, no habrías podido tirar de ella... El monzón dura tres o cuatro meses, pero cuando se acaba, el agua se queda en la cueva.

JB: Y el nivel de CO2 subía, el oxígeno bajaba, algunos de los niños habían empezado a tener infecciones pulmonares.

RS: Nunca habría funcionado [esperar a que terminara el monzón]. Yo diría que no era una apuesta. Era una certeza. Sin duda, iban a morir.

JB: Después de que esto terminara, le sacaron de su tranquilo retiro.

RS: Yo digo en broma que mi jubilación iba muy bien hasta que llegaron esos molestos niños. No diría que me ha cambiado necesariamente como persona, pero sí que ha cambiado mi forma de relacionarme con el mundo, por las oportunidades que me ha brindado. El año pasado estuve en el plató de una película en Australia durante dos meses y medio con Ron Howard, Viggo Mortensen y Colin Farrell.

JB: ¿Qué deberíamos aprender del rescate en la cueva más famosa del mundo?

RS: La colaboración funciona. Y confiar en los expertos. Eso es válido en otros ámbitos, sin duda el coronavirus. Yo no sé nada de epidemiología, ni la mayoría de la gente. En algún momento hay que confiar en alguien.

Rescate en las profundidades se estrenó en Disney + el pasado 31 de diciembre.

Esta entrevista ha sido editada para mejorar su longitud y claridad, y fue originalmente publicada en nationalgeographic.com.

Joel K. Bourne Jr. es un antiguo colaborador de National Geographic.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
Hércules Poirot, los secretos de un personaje de otro tiempo
Historia
Pocos pero increíbles: así son algunos de los artefactos vikingos más espectaculares del mundo
Historia
Los tesoros egipcios de España: el Templo de Debod y otros secretos de la huella del Antiguo Egipto
Historia
Guerra y racismo: así discriminan a los migrantes de Ucrania en las fronteras europeas
Historia
Descubren una mina de ocre de 11.000 años en una cueva subacuática de México

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved