Exclusiva: Encuentran submarino alemán en la costa este de Estados Unidos

El U-111 es el último naufragio conocido de un submarino enemigo de la Primera Guerra Mundial en aguas de la costa este, y nunca debería haberse encontrado.

Una imagen de tarjeta estereoscópica de los submarinos alemanes rendidos y amarrados en el puerto británico de Harwich al final de la Primera Guerra Mundial. El presidente Wilson ordenó que seis de los buques fueran llevados a los Estados Unidos como atracción pública para recaudar dinero para los Bonos de la Victoria, así como para estudiar más de cerca la superior tecnología submarina del enemigo.

Por Kristin Romey
Publicado 30 sept 2022, 15:57 CEST

El pasado 5 de septiembre, Día del Trabajo en Estados Unidos, mientras los bañistas de toda la costa este disfrutaban de unas soleadas vacaciones en la playa, Erik Petkovic se encontraba en la oscura cabina del buque Explorer, anclado a unos 64 kilómetros de la costa de Virginia. Mirando un monitor de vídeo conectado a un vehículo operado por control remoto (ROV) a unos 121 metros de profundidad, exclamó de repente: "¡Eso es! Ahí está".

El objeto que provocó su emoción eran los restos del SM U-111, el último submarino alemán de la Primera Guerra Mundial descubierto en aguas estadounidenses. El elegante tubo de hierro remachado había formado parte de la flota de Unterseeboot (submarinos) que sembró el terror entre los marineros aliados.

(Relacionado: ¿Cuáles fueron las causas y consecuencias de la Primera Guerra Mundial?)

Después de la guerra, una tripulación estadounidense llevó el submarino capturado al otro lado del Atlántico en un audaz viaje en solitario que requirió navegar por las aguas heladas donde el R.M.S. Titanic se había hundido siete años antes. "Es una de esas notables historias perdidas de supervivencia", dijo Petkovic.

Hay más de una docena de restos de submarinos alemanes de ambas guerras mundiales en aguas estadounidenses, y los submarinos ejercen una fascinación especial para los buceadores de naufragios como Petkovic. Petkovic forma parte del reducido número de "buceadores técnicos" que exploran profundidades que superan ampliamente el límite estándar de 36 metros que observan los buceadores recreativos.

El submarino alemán U-111 se encuentra en un dique seco helado en el astillero naval de Portsmouth, Maine, en marzo de 1921. Está flanqueado por dos submarinos estadounidenses, el USS S-15 y el USS S-16, para que los ingenieros estadounidenses puedan comparar fácilmente los diseños de los cascos.

Los registros de la Marina indicaban que el U-111 se hundió frente a Virginia el 31 de agosto de 1922, a 487 metros de profundidad, mucho más allá del límite de cualquier buceador humano. Pero años de investigación llevaron a Petkovic a una conclusión diferente, y al equipo del R/V Explorer a un descubrimiento histórico.

Sabotaje y supervivencia

Encargado por la Armada Imperial Alemana en 1917, el U-111, de 71 metros, patrulló las aguas del Atlántico Norte y hundió tres barcos mercantes aliados antes de la rendición del Kaiser en noviembre de 1918.

(Relacionado: El Tratado de Versalles puso fin a la Primera Guerra Mundial y desató la Segunda)

Tras el Armisticio, todos los submarinos en condiciones de navegar fueron enviados al puerto británico de Harwich, en el Mar del Norte, donde la mayoría fueron desguazados. Un puñado de ellos se salvó para que las fuerzas aliadas los diseccionaran y descubrieran, mediante ingeniería inversa, la preciada tecnología de los motores diésel, los periscopios y los giroscopios alemanes.

Izquierda: Arriba:

Una fotografía del U-111 y su jubilosa tripulación estadounidense cuando llegó a la ciudad de Nueva York en abril de 1919. Bajo el mando del teniente comandante Freeland Daubin, realizó el primer viaje submarino transatlántico en solitario de la historia de Estados Unidos, a pesar de la falta de suministros, de equipos de comunicación y navegación y del sabotaje.

Derecha: Abajo:

"¡Barcos fuera!", declara un cartel alemán de 1916. La flota imperial de submarinos aterrorizó a los buques aliados, hundiendo más de 3300 durante la Primera Guerra Mundial.

El presidente estadounidense Woodrow Wilson ordenó a la Armada que enviara seis submarinos rendidos a los Estados Unidos, donde los submarinos recorrerían la costa este y recaudarían dinero para los Bonos de la Victoria. A continuación, los buques serían desmontados, estudiados, reensamblados y, finalmente, remolcados al mar y hundidos. Los submarinos debían viajar en un convoy escoltado por un submarino auxiliar, navegando desde Harwich vía las Azores y llegando a Nueva York a más tardar el 23 de abril de 1919.

El capitán de corbeta Freeland Daubin se hizo cargo del U-164, pero descubrió que el submarino había sido saboteado por agentes alemanes y aliados deseosos de mantener los premios tecnológicos fuera de sus manos. Tras una conversación amistosa alimentada por el whisky, Daubin convenció a las autoridades británicas de cambiar el submarino saboteado por el U-111.

(Relacionado: El hundimiento de un príncipe: así fue el naufragio del H.M.S. Gloucester)

El R/V Explorer mantiene su posición a 121 metros sobre el lugar del U-111 mientras un vehículo operado por control remoto (ROV) atado al barco desciende para inspeccionar los restos del naufragio.

Izquierda: Arriba:

Una escotilla abierta en la torre de mando del U-111 revela una escalera interior.

Derecha: Abajo:

El submarino está cubierto de vida marina y redes de pesca.

fotografías de Benjamin Lowy, National Geographic
Izquierda: Arriba:

La cubierta del submarino con la torre de mando al fondo.

Derecha: Abajo:

Un montaje del cañón de cubierta del U-111 con la garra utilitaria del ROV visible en primer plano.

El cambio de última hora retrasó a Daubin y a su tripulación de 32 personas. El U-111 todavía estaba en reparación cuando el convoy zarpó hacia las Azores el 3 de abril de 1919. Cuando el submarino finalmente zarpó cuatro días después, el comandante tomó una decisión fatídica: en lugar de perseguir al convoy, intentaría un viaje en solitario a lo largo de la ruta más corta (y más mortífera) a través del Atlántico; la Ruta del Norte, el paso plagado de icebergs que se cobró el R.M.S. Titanic siete años antes.

La apuesta tenía muchas cosas en contra. Más de la mitad de la tripulación nunca había puesto un pie en un submarino, y mucho menos había manejado un submarino enemigo con señalización en un idioma extranjero. Los marineros estadounidenses de la época confiaban en las brújulas magnéticas para navegar, mientras que el submarino alemán estaba equipado con una brújula más sofisticada (y desconocida). Y el U-111 tenía una radio rescatada de baja potencia con un alcance limitado.

A los cuatro días de navegación por el Atlántico, un tapón soluble instalado en secreto por saboteadores alemanes se estropeó, y estuvo a punto de hundir el submarino en mitad de la noche. Un esfuerzo heroico del jefe de artilleros salvó la nave y la tripulación.

El capitán del R/V Explorer, Rusty Cassway, asciende tras una rápida inmersión en apnea en el inusualmente plácido Atlántico durante la expedición al pecio del Día del Trabajo de 2022. Los buceadores técnicos formados como Cassway necesitan cientos de kilos de equipo de buceo para explorar con seguridad pecios profundos como el U-111.

Izquierda: Arriba:

El explorador de naufragios Erik Petkovic (en primer plano) observa imágenes de vídeo en directo del U-111 durante la expedición del Día del Trabajo de 2022 mientras el piloto del ROV Ross Baxter "vuela" el robot submarino con un mando de videojuego y el miembro del equipo Ben Roberts observa.

Derecha: Abajo:

El pionero del buceo técnico Gary Gentile admira el U-111 mientras se transmiten imágenes en directo desde 121 metros de profundidad. Comenzó a buscar el U-boat en la década de 1990, pero lo descartó tras asumir que el pecio estaba a 487 metros de profundidad. "Me quedé extasiado cuando lo vi por primera vez", recuerda. "Después de todos esos años y tras haberlo dado por perdido, porque pensaba que estaba muy profundo".

Los icebergs eran una amenaza constante. Las tormentas y la niebla oscurecían las estrellas de las que dependía la tripulación americana para localizar su posición. Los alimentos suministrados por los británicos (supuestamente suficientes para tres semanas) se agotaron después de sólo una, dejando sólo patatas, mermelada y encurtidos para el resto del gélido viaje en el buque sin calefacción.

Tras una semana en el mar, los navegantes determinaron que el U-111 estaba a unos 1600 kilómetros de Nueva York. El submarino se estaba quedando sin combustible y la tripulación ideó un plan para izar una vela improvisada si el motor fallaba.

Sorprendentemente, el U-111 entró en el puerto de Nueva York por sus propios medios el 19 de abril, sólo 12 días después de salir de Inglaterra y dos días antes de que la flota de submarinos llegara a Estados Unidos. Las imágenes del noticiero mostraron a una tripulación feliz celebrando en la cima del submarino.

Izquierda: Arriba:

Un marinero alemán abre la escotilla de un torpedero alemán durante la Primera Guerra Mundial.

Derecha: Abajo:

Una medalla conmemora una donación a la Armada Imperial en el "Día de los submarinos" en Würzburg, Alemania, 1917.

Multitudes curiosas acuden a inspeccionar un submarino enemigo en la costa sur de Inglaterra el día de Año Nuevo de 1918. Los submarinos alemanes llevados a los Estados Unidos también fueron objeto de fascinación por parte del público y ayudaron a recaudar dinero para los Bonos de la Victoria.

El U-111 realizó su viaje Victory Bond, atrayendo a multitudes curiosas allá donde iba. Los periódicos locales registraron los acontecimientos: "Las visitas de los estos piratas capturados, que ahora son inofensivos y convertidos en juguetes, servirán para llamar la atención de la gente sobre la audacia de nuestros hombres que lucharon contra esos bribones de ultramar", afirmaba el Bridgeport, Connecticut, Times and Evening Farmer tras la visita del submarino en mayo de 1919. 

Investigando naufragios

Erik Petkovic era un adolescente en Cleveland cuando empezó a bucear, inspirado por el descubrimiento del Titanic por Robert Ballard en 1985. Empezó a explorar pecios en los Grandes Lagos, hasta convertirse en un consumado buceador técnico y autor de libros sobre exploración de naufragios. Entró en el Servicio Secreto y trabajó en la Casa Blanca durante el Gobierno de Obama, sin dejar de bucear. El trabajo de detective y la búsqueda de naufragios, dice, "requieren las mismas habilidades básicas de investigación".

(Relacionado: El Titanic fue encontrado durante una misión secreta de la armada)

En una de las últimas fotos conocidas del U-111, del 16 de agosto de 1922, una tripulación del astillero naval de Norfolk, Va. Navy Yard preparan el buque para transportarlo al Atlántico, donde las cargas explosivas lo enviarán al fondo del mar.

Fotografía de National Archives

A lo largo de los años, Petkovic mantuvo un archivo de naufragios de submarinos en aguas estadounidenses. Se creía que 13 submarinos alemanes (cinco de la Primera Guerra Mundial y ocho de la Segunda) estaban al alcance de los buzos técnicos. Pero se suponía que el U-111 estaba demasiado profundo y perdido para la historia.

Petkovic comenzó a investigar las posibles ubicaciones del U-111 hace varios años. Basándose en una investigación anterior de Gary Gentile, pionero del buceo técnico, y rebuscando en los archivos navales de Alemania y Estados Unidos, Petkovic trazó la trayectoria del U-111 desde el Reino Unido hasta los Estados Unidos, pasando por las pruebas en el mar en torno a Cuba y, finalmente, su desmontaje y remontaje por parte de los ingenieros de la Marina.

Unos enormes pontones hacen flotar al U-111 en los astilleros de la Marina de Norfolk. El submarino se hundió dos veces accidentalmente antes de que la Marina estadounidense pudiera destruirlo el 31 de agosto de 1922 como parte del acuerdo de armisticio.

Fotografía de National Archives

Los planes preveían el hundimiento del submarino frente a la costa de Carolina del Norte en 1921 como parte de la llamada "flota Billy Mitchell" (Mitchell, un general de brigada de la Fuerza Aérea, quería demostrar la superioridad de la incipiente Fuerza Aérea sobre la Marina destruyendo una flota de barcos desde el cielo). Pero cuando el U-111 estaba siendo remolcado desde Maine a Cabo Hatteras, el submarino naufragó y se hundió frente a Virginia Beach.

El submarino fue finalmente izado y remolcado a Norfolk, donde se hundió y fue izado por segunda vez. El 31 de agosto de 1922, el famoso submarino fue sacado al Atlántico, se abrieron sus escotillas y se detonaron las cargas explosivas.

Los registros de la Armada indicaban que el U-111 se hundió en 487 metros de agua. Pero la información que Petkovic estaba recopilando sugería una ubicación diferente, un lugar ligeramente hacia la tierra donde la plataforma costera se hunde cientos de metros.

En el verano de 2021, llamó a su compañero de buceo Rusty Cassway, que capitanea el R/V Explorer desde Cape May, Nueva Jersey, y le leyó una serie de coordenadas. Cassway consultó una base de datos de "registros colgados", lugares donde los pescadores han informado de que sus redes se han enganchado. Si bien los registros colgados identifican los obstáculos subacuáticos que los barcos de pesca deben evitar, indican algo más a los buceadores: posibles naufragios. 

Cuando Cassway introdujo las coordenadas en la base de datos, aparecieron varios registros de colgaduras. "Entonces decidimos que tenía que haber algo allí", recuerda Petkovic.

La "expedición del carguero ruso"

Izquierda: Arriba:

Dibujo de 1915 de un submarino de la Primera Guerra Mundial sumergido en aguas británicas de The Illustrated War News. El número 65 es digno de mención, ya que indica la fuerza real de los submarinos alemanes en ese momento o la fuerza que deseaba que el mundo creyera que poseía.

Derecha: Abajo:

El submarino UB-148 en el mar tras su rendición a los Aliados. El UB-148 formaba parte del convoy de submarinos escoltados que viajó a los EE.UU. mientras el U-111 iba en solitario; fue hundido frente a Virginia en junio de 1921 como parte de la infame "flota Billy Mitchell". Mitchell, un general de brigada de la Fuerza Aérea, quería demostrar la superioridad de la incipiente Fuerza Aérea sobre la Marina destruyendo una flota de barcos desde el cielo.

fotografías de National Archives

Dos marineros introducen un torpedo en el tubo lanzatorpedos de un submarino atracado en Alemania durante la Primera Guerra Mundial.

Fotografía de National Archives

(Relacionado: Los diez naufragios más relevantes a lo largo de la historia)

El número de buceadores que exploran pecios en las aguas frías y oscuras y en las fuertes corrientes de la costa atlántica es pequeño. El número de buceadores que buscan pecios "no descubiertos" a profundidades extremas es aún menor, y más competitivo.

Petkovic sólo informó a un puñado de amigos de confianza sobre el presunto pecio del U-111 y, mientras planeaban su primera expedición, idearon una misión encubierta para evitar que se descubriera su verdadero plan.

"¿Cuál es el tipo de pecio más aburrido que se nos podía ocurrir?", dice Petkovic. "Alguien dijo 'carguero ruso', y se nos quedó grabado. Los cargueros son una docena. Así que hicimos la 'Expedición del Carguero Ruso'".

El R/V Explorer, construido a medida, ancló en el lugar del U-111 el Día del Trabajo de 2022. Todos los miembros del equipo son voluntarios, que gastan dinero y tiempo libre en su afán por bucear en pecios.

Fotografía de National Archives
Izquierda: Arriba:

Una imagen del sonar de barrido lateral revela una estructura-U-111 en el fondo del Atlántico a 121 metros de profundidad.

Derecha: Abajo:

El piloto del ROV, Ross Baxter, señala el montaje del cañón de popa del U-111 en la pantalla de su monitor.

fotografías de National Archives

Una mañana del pasado mes de junio, mientras el R/V Explorer de Cassway, de 13 metros de eslora, salía de Cape May, algunos de los que estaban a bordo aún desconocían el verdadero objetivo de la misión: encontrar el último submarino de la Primera Guerra Mundial aún no descubierto frente a los Estados Unidos, y el primer submarino con tripulación estadounidense que cruzó el Atlántico en solitario.

Al cabo de varias horas, el Explorer llegó al lugar donde se sospechaba que había naufragios y se lanzó un ROV por la borda. El piloto del ROV, Ross Baxter, navegó el robot submarino atado con un ordenador portátil y un mando de videojuegos reutilizado. No pasó mucho tiempo antes de que apareciera un objeto fantasmal en la pantalla.

"Fue como encontrar una aguja en un pajar", recuerda Baxter.

El equipo consultó fotografías de archivo del U-111, comparando los cañones de proa y popa del submarino, el elegante arco de su torre de mando y otros rasgos distintivos con la aparición en el monitor de vídeo. Era una coincidencia perfecta.

El U-111 de 71 metros de largo en el dique seco del Astillero Naval de Filadelfia. La Armada estadounidense y los contratistas del Gobierno aplicaron la ingeniería inversa a la tecnología superior de los submarinos alemanes, lo que ayudó a impulsar la siguiente generación de submarinos estadounidenses.

Fotografía de National Archives

Mirando por las escotillas

El equipo decidió volver al U-111 para obtener más información antes de que el tiempo del verano diera paso a unas condiciones otoñales más imprevisibles. El plan consistía en enviar el ROV al pecio junto con tres buzos técnicos.

La extrema profundidad requeriría medidas extremas. Cada buceador iría equipado con 136 kilos de equipo y no podría pasar más de 20 minutos explorando el pecio antes de iniciar un lento y enloquecedor ascenso de cuatro horas a la superficie. Si se subía demasiado rápido, el gas inhalado bajo presión a 121 metros saldría de la sangre de los buceadores y les provocaría "el síndrome de abstinencia", hiriéndoles o matándoles.

El tiempo parecía bueno para el primer fin de semana de septiembre, pero entonces llegó la noticia de dos raras muertes en la comunidad de buceadores de pecios. El equipo, asustado, acordó que sólo el ROV entraría en el agua.

El RV/Explorer zarpó de Cape May el Día del Trabajo, exactamente 100 años y 5 días después del hundimiento del U-111. Mientras el barco se acercaba al lugar del naufragio, Cassway estudiaba las lecturas digitales de la consola. "Estamos apuntando a una cosa de seis metros de ancho desde 121 metros de altura", murmuró mientras se echaba el ancla.

La tripulación tiró el ROV por la borda y le puso cientos de metros de cuerda. Todos los ojos se fijaron en dos monitores de vídeo cuando se vio la torre de mando del U-111. El ROV se deslizó a lo largo del elegante casco, con sus cámaras observando las escotillas abiertas del submarino. La ubicación de las escotillas y otros detalles coincidían con los planos del submarino, lo que confirmaba aún más su identidad.

El equipo tiene previsto enviar buzos al U-111 el año que viene, así como completar un modelo fotogramétrico en 3D del submarino. La ubicación exacta se mantiene en secreto.

El historiador marítimo Aaron Hamilton señala que el U-111 marca un momento importante en la evolución tecnológica de los submarinos. "El hecho de que se haya encontrado y pueda ser documentado y fotografiado es un logro significativo", afirma.

Petkovic espera localizar a los descendientes del teniente comandante Daubin y su tripulación. "Eso es algo que nos gustaría hacer con estos pecios que localizamos", dice. "Siempre tratamos de devolverle a alguien la historia a personas que quizá no sepan lo que hizo su familiar, su abuelo o su bisabuelo. Quiero decir que Daubin fue un héroe. La historia del U-111 debería ser una película".

La National Geographic Society, comprometida con la iluminación y la protección de las maravillas de nuestro mundo, apoyó este trabajo. Conoce más sobre el apoyo de la Sociedad a los exploradores que trabajan para inspirar, educar y comprender mejor la historia y las culturas humanas.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
Descubierto un submarino alemán en la costa de Estados Unidos
Historia
¿Cómo se encuentran los naufragios y a quién pertenecen?
Historia
Comienza el intento de recuperación del ADN del último barco de esclavos estadounidense
Historia
Encuentran el Endurance, el legendario barco de Shackleton, tras más de un siglo hundido
Historia
¿Cómo es posible que este barco estadounidense de esclavos esté tan bien conservado?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved