¿Cómo se resolvió la huelga de Hollywood de 1960?

Cuando la televisión amenazaba con hundir la industria, actores y guionistas se unieron para exigir una remuneración justa, liderados por Ronald Reagan, presidente del sindicato SAG.

Por Parissa DJangi
Publicado 24 jul 2023, 12:49 CEST
Charlton Heston estrecha la mano de un dirigente de la Asociación de Productores Cinematográficos

El principio del fin de la huelga de Hollywood de 1960 tuvo lugar en esta sala, donde el actor Charlton Heston (derecha) estrecha la mano de un dirigente de la Asociación de Productores Cinematográficos. Y no, no estás viendo cosas: El actor y futuro presidente de EE.UU. Ronald Reagan (centro-derecha) dirigió las negociaciones del Screen Actors Guild.

Fotografía de Bettmann, Getty Images

En 1960, la llamada fábrica de sueños de Estados Unidos se detuvo: los actores y guionistas de Hollywood se pusieron en huelga. Para presionar a los productores a que les ofrecieran mejores salarios y prestaciones, los dos sindicatos que representan a una parte significativa del talento de Hollywood (el Screen Actors Guild (SAG) y el Writers Guild of America (WGA) ordenaron a sus miembros que participaran en un paro laboral.

Ahora, 63 años después, actores y guionistas han vuelto a unirse para paralizar Hollywood en una huelga con ecos de 1960. En aquel entonces, las huelgas plantearon cuestiones laborales y de compensación en una industria en rápida evolución, y se apoyaron en el poder de las estrellas para hacerlo.

En vísperas de las huelgas, un factor perturbador sacudía Hollywood a medida que los estadounidenses adoptaban cada vez más una nueva plataforma que les ofrecía nuevas formas de consumir contenidos: la televisión. Entre 1950 y 1960, el porcentaje de hogares con televisión se disparó del 9% al 90%. El público ya no tenía que salir de casa para ver a los actores interpretar una historia. En su lugar, sólo tenían que cambiar el dial, sentarse y disfrutar.

Durante la década anterior, guionistas y actores habían estado estudiando qué significaba la televisión para su trabajo cinematográfico, sobre todo porque los estudios ahora podrían ganar millones vendiendo películas antiguas a las cadenas para emitirlas en horario de máxima audiencia. Como fuerzas creativas detrás de esas películas, los guionistas y actores argumentaban que debían recibir una compensación en forma de residuales, o pagos por la reemisión de contenidos previamente estrenados.

Los residuales no eran el único problema acuciante. Los miembros del SAG y el WGA también querían planes de salud y pensiones, prestaciones laborales que se estaban convirtiendo en norma en otras industrias.

El WGA planteó estas cuestiones a la Alianza de Productores de Cine y Televisión (ATFP) durante las discusiones contractuales que comenzaron en 1959, pero las negociaciones acabaron fracasando. El 16 de enero de 1960, los guionistas de Hollywood declararon la huelga.

En aquel momento, el SAG estaba dirigido por el actor Ronald Reagan, que décadas más tarde se convertiría en un presidente de Estados Unidos hoy recordado por su antisindicalismo. Mientras los guionistas seguían en huelga, Reagan negoció con la Asociación de Productores Cinematográficos (AMPP), con la esperanza de obtener derechos residuales por todas las películas realizadas desde 1948. Tras el estancamiento de las conversaciones, los miembros del SAG votaron a favor de autorizar su propia huelga, que comenzó el 7 de marzo.

A todos los efectos, Hollywood estaba en huelga.

Un intermedio para Hollywood

Los estudios encontraron formas astutas de eludir la huelga del WGA (como Warner Brothers, que reutilizó viejos guiones con el crédito de escritor anónimo "W. Hermanos"), pero lucharon por seguir adelante sin actores. Con dos de los sindicatos más importantes de la industria reteniendo su mano de obra, los estudios interrumpieron la producción de varias películas importantes, incluidos trabajos protagonizados por Elizabeth Taylor, Jack Lemmon y Marilyn Monroe. Los estudios despidieron a miles de trabajadores.

La AMPP intentó culpar al SAG de los despidos. "5899 actores votaron a favor de la huelga y ahora miles de empleados de los estudios se han quedado sin trabajo", escribió en Motion Picture Daily el 9 de marzo. La asociación también criticó la petición del SAG de obtener derechos residuales por las películas emitidas en televisión, alegando que los actores estaban tratando de "cobrar dos veces por un solo trabajo".

Sin embargo, las huelgas no desbarataron la noche más importante de Hollywood. A pesar de los temores de que la huelga empañara el ambiente de los Oscar, la 32ª edición de los premios de la Academia se celebró el 4 de abril según lo previsto. "Bienvenidos a la huelga más glamurosa de Hollywood", bromeó el presentador Bob Hope en su monólogo de apertura.

Famosos en huelga

Tres semanas antes, 4000 miembros del SAG se habían reunido en el Hollywood Palladium para celebrar una auténtica huelga. Ataviadas con abrigos de visón, sombreros y perlas, las estrellas entraron en el teatro mientras los aficionados se agolpaban para ver a actores como John Wayne y Bette Davis.

De hecho, la huelga fue una convergencia de derechos laborales y poder de las estrellas. El comité negociador del SAG contaba con nombres tan conocidos como James Garner y Charlton Heston. Otros miembros del SAG que apoyaron la huelga fueron Tony Curtis, Spencer Tracy y Janet Leigh.

Aunque los focos se fijaron en los famosos, eran minoría en ambos sindicatos. Según el académico David F. Prindle, "la imagen del SAG como sindicato de club de campo" de estrellas privilegiadas persistía, a pesar de que más de dos tercios de sus miembros se llevaban a casa un salario anual de menos de 4000 dólares. Life informó el 21 de marzo de que eran estas "figuras menores con muchas caras" del SAG las que "estaban más a favor de la huelga".

Aun así, el 17 por ciento de los votantes del SAG se opusieron a la huelga. La principal fue Hedda Hopper, reina de los cotilleos de Hollywood, cuyas creencias antisindicales hicieron que "se convirtiera en la oponente más prominente y publicitada" de la huelga, según su biógrafa Jennifer Frost. Hopper llegó a establecer un falso vínculo entre la huelga y el comunismo.

La actriz estadounidense Marilyn Monroe vuelve al trabajo con estilo tras el fin de la huelga del Sindicato de Actores de Cine (SAG) en abril de 1960. Algunos miembros del SAG consideraron que el sindicato había cedido demasiado en su acuerdo; mientras tanto, el gremio de guionistas continuó su huelga durante dos meses más.

Fotografía de Dennis Stock, Magnum Photos

Fin de la huelga

Aunque su huelga conmocionó a Hollywood, el SAG luchó por mantener su impulso y finalmente la resolvió el 18 de abril con un compromiso: los miembros sólo podrían recibir indemnizaciones residuales por las películas realizadas a partir de 1960, no de 1948. Los productores también acordaron pagar una suma global de 2,65 millones de dólares en concepto de planes de salud y pensiones para los miembros del SAG.

El acuerdo recibió críticas de todo tipo de la comunidad de actores, muchos de los cuales consideraron que Reagan había concedido demasiado. Las producciones paralizadas se reanudaron después de que los actores obtuvieran luz verde para volver al trabajo.

Ahora en solitario, el WGA puso fin a su huelga el 12 de junio tras obtener concesiones en materia de salarios residuales y ayudas económicas para los planes de seguros y pensiones. Aunque, al igual que el SAG, obtuvo menos de lo que esperaba, el WGA ha anunciado el acuerdo como un "contrato innovador" para ampliar los beneficios de los guionistas.

Las dos huelgas de 1960 subrayaron la importancia del trabajo creativo como acto laboral, merecedor de compensación y prestaciones como cualquier otro trabajo. Pero las huelgas no pusieron fin al debate sobre los salarios residuales. Por el contrario, no hicieron sino ampliarlo.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved