Folami Prescott-Adams (izquierda) y su familia comparten una comida durante Kwanzaa

Kwanzaa, la tradición afroamericana y sus siete principios universales

Esta celebración laica, una semana festiva muy importante para la comunidad afroamericana en EE. UU. del 26 de diciembre al 1 de enero, se basa en valores que cualquiera puede adoptar y practicar durante todo el año.

Folami Prescott-Adams (izquierda) y su familia comparten una comida durante Kwanzaa en su casa de Atlanta, el 6 de diciembre de 2020. Para muchos estadounidenses de raza negra, las fiestas son un momento de unión, alegría y descanso.

Fotografía de Nydia Blas, The New York Times, Redux
Por Will Sutton
Publicado 21 dic 2023, 11:48 CET

La Kwanzaa existe desde hace décadas. Es una celebración exclusivamente afroamericana que no está directamente vinculada a ninguna fe o religión, a ninguna geografía específica ni a ninguna otra festividad.

La Kwanzaa, que comienza el 26 de diciembre, es independiente.

La mayoría de las veces se ha comparado con la Navidad y Janucá, pero Kwanzaa no es una alternativa a ninguna de estas fiestas, aunque también incluye el encendido de velas, historia cultural y educación.

Kyle Woodland, de 28 años, conoce la Kwanzaa de toda la vida. Sus padres, Laura Boyce y Kelly Woodland, empezaron a celebrarla en su primera casa de Yeadon (Pensilvania, Estados Unidos), a las afueras de Filadelfia, en la década de 1990, tras su nacimiento.

"Empezamos a celebrar la Kwanzaa como una forma de sentirnos renovados y refrescados para el nuevo año y, lo que es más importante, para mantener el tipo de principios que queríamos seguir durante todo el año", dice Boyce.

La tradición continúa cada año. Collin Woodland, de 19 años, se unió a la celebración cuando nació. La familia Boyce-Woodland incluso la celebró durante la pandemia de COVID-19 con familiares y amigos a través de Zoom. Fue una experiencia maravillosa. Lo sé. Estaba en línea con mi esposa, Cheryl Franey Sutton.

¿Quién conoce mejor Kwanzaa que su creador, Maulana Karenga?

En un comentario de 2017 para Los Angeles Sentinel, Karenga proporcionó algo de contexto: "En Kwanzaa, levantamos estos valores duraderos que iluminan el camino para construir, celebrar y sostener la familia, la comunidad y la cultura y traer el bien al mundo. Uno de los principales símbolos de Kwanzaa es el Mishumaa Saba, las siete velas, y cada una representa uno de los principios. Al encender cada vela, elevamos el principio que representa una luz que perdura. Además, al elevar la luz de estos principios duraderos, debemos reflexionar profundamente sobre ellos, debatirlos y volver a comprometernos con ellos, convirtiéndolos en una parte esencial y vital de nuestra vida cotidiana".

Establecida en 1966, Kwanzaa se creó para proporcionar un amplio sentido de compromiso y unidad a las familias afroamericanas. Sin centrarse en un solo individuo o una sola religión, los siete días tienen como base las tradiciones africanas de la cosecha, aunque es una actividad exclusivamente afroamericana que se ha extendido más allá de Estados Unidos a otras naciones. Algunos informes afirman que cientos de miles de personas de raza negra celebran Kwanzaa en pequeños y grandes entornos, y otros cifran el número en millones.

Un espacio dedicado a Kwanzaa en la casa de Folami Prescott-Adams, psicóloga comunitaria, que ha observado Kwanzaa desde principios de la década de 1980, en Atlanta, el 6 de diciembre de 2020.

Fotografía de Photogrpah By NYDIA BLAS, The New York Times, Redux

Yo empecé en solitario como estudiante universitario del Hampton Institute/University y mi implicación ha ido creciendo durante los últimos más de 40 años. En las últimas cinco décadas, he visto a Karenga en varios lugares. Chicago. Nueva York. Filadelfia. En otros lugares.

Cada vez que le he visto, ha hablado como un anciano que ha visto mucho, como un profesor universitario que imparte conocimientos, como un líder creyente que utiliza ejemplos, historia y textos para exponer sus puntos de vista. He asistido con él a celebraciones que atraían a docenas, cientos o miles de personas. Cada vez repasaba los siete principios, para recordar a los que llevaban mucho tiempo observando la semana especial y como manual para los que no conocían Kwanzaa.

En todas las ocasiones, Karenga ha aceptado que muchos de los asistentes a un acto de Kwanzaa estaban allí para vivir una experiencia cultural en un momento determinado.

Y en cada ocasión ha animado a los participantes a disfrutar del momento Y a vivir los siete principios Nguzo Saba durante todo el año, no sólo durante la semana de festividades. Estos principios están en lengua swahili, una de las más habladas en África.

Will Sutton, a la izquierda, celebra Kwanzaa hace más de dos décadas con su hijo, Tre Sutton, ahora de 29 años, en el centro, y su esposa, Cheryl Sutton, en su casa de Cary, Carolina del Norte.

Fotografía de Sutton Family

1. Umoja, unidad

Nos anima a trabajar para llegar a un acuerdo, a centrarnos en nuestros objetivos comunes y a unirnos como familias, comunidades, una nación y como raza. Como en cualquier etnia o raza, hay multitud de ideas y filosofías. Umoja nos anima a encontrar formas de unirnos. Podemos hacerlo comprometiéndonos uno a uno con nuestros seres queridos, familiares, amigos, vecinos y, a mayor escala, participando en nuestra democracia para lograr objetivos más amplios aunando nuestras voces para influir y apoyar a quienes desean nuestro apoyo.

2. Kujichagulia, autodeterminación

Nos anima a ser conscientes de quiénes somos y quiénes queremos ser. Es fácil dejar que otros nos definan. Es mejor cuando nos definimos a nosotros mismos. Eso no es algo que se pueda hacer sólo el segundo día de Kwanzaa, o durante la semana de Kwanzaa. Es algo que deberíamos hacer parte de nuestras vidas diariamente, especialmente ayudando a nuestros hijos, nietos, sobrinas y sobrinos a apreciar lo que aportan a nuestras vidas mientras les ayudamos a decidir quiénes son.

3. Ujima, trabajo y responsabilidad colectivos

Es definitivamente algo que sólo se consigue siendo intencional. Una cosa es trabajar colectivamente y asumir la responsabilidad colectiva de un día de celebración o de una comida, pero ¿qué aspecto tiene eso en otros meses? Puede ser un calendario familiar organizado con responsabilidades individuales. Puede ser compromisos individuales y familiares con la iglesia, la familia y las actividades del vecindario para desarrollar y mantener relaciones sobre las que podamos construir.

4. Ujamaa, economía cooperativa

Es un ejemplo maravilloso de lo que podemos hacer cuando somos intencionales. Todos gastamos. Todos elegimos lo que compramos. Todos elegimos dónde comprar. Este principio central nos pide que pensemos más detenidamente dónde gastamos nuestro dinero. Es fácil comprar en tiendas de grandes marcas. Puede ser muy gratificante comprar a pequeños empresarios y vendedores que se ganan la vida o un ingreso extra con la ayuda de los clientes que les apoyan. Según algunos informes, un dólar permanece en las comunidades afroamericanas seis horas o menos. Nosotros lo prolongamos durante horas, días o semanas cuando gastamos deliberadamente en negocios negros.

5. Nia, propósito

Nos reta a proponernos construirnos a nosotros mismos y a cada uno de nosotros con enfoque. Mejoramos nuestra identidad cultural, construimos comunidades más fuertes y creamos legados poderosos cuando hacemos del propósito una parte de lo que hacemos.

(Relacionado: 25 tradiciones mundiales únicas)

6. Kuumba, creatividad

Es una motivación muy poderosa cuando hacemos algo con intención. Algunos no podemos evitarlo. Artistas, bailarines, músicos viven su vida con la creatividad como base. Ya sea trabajando, haciendo voluntariado o descansando, la mayoría tienen pensamientos creativos, tararean, cantan una canción o coreografían una serie de movimientos. Imagina cómo serían y se sentirían nuestras vidas con más arte.

7. Imani, o fe

Podría parecer incoherente con la Kwanzaa, una celebración que intencionadamente no está ligada a ninguna fe. Sin embargo, en realidad no es una contradicción. Sin ninguna fe o compromiso religioso específico, podemos ser fieles a nosotros mismos, a nuestras comunidades y a nuestra cultura. Cuando creemos en nosotros mismos y en los demás, y cuando nos esforzamos por conseguir lo mejor con energía espiritual, tenemos que ser mejores personas que viven mejor y mejoran a diario la vida de los demás.

La comida de Kwanzaa de la familia Frazier, en Portland, Oregón, el 9 de diciembre de 2020. En el sentido de las agujas del reloj desde arriba a la izquierda: branzino a la parrilla frito con café, hash de ñame con berza, macarrones con queso, ensalada de remolacha asada y arroz salvaje frito con jengibre.

Fotografía de Celeste Noche, The New York Times, Redux

Llevo celebrando Kwanzaa desde los años 70, primero solo porque Kwanzaa no formaba parte de mi educación familiar, y después con mi mujer y nuestro hijo Tre, de 29 años, que ha conocido Kwanzaa toda su vida. Hemos difundido nuestra profunda convicción por los principios con otras personas durante la festividad. Nos alegra decir que hemos introducido a otras familias en Kwanzaa, y nos encanta oír hablar de sus celebraciones y participar en algunas.

"Vivimos los principios de muchas maneras, pero mi marido está viviendo el principio de Ujima (trabajo y responsabilidad colectivos) a través de su trabajo en el lanzamiento del centro para la equidad en el liderazgo", dice Boyce. "Es una iniciativa que pretende ofrecer apoyo a los directores ejecutivos negros de organizaciones sin ánimo de lucro que se enfrentan a retos únicos y llevan a cabo su importante labor". También puso en marcha una organización asociada de estos ejecutivos negros sin ánimo de lucro en el área metropolitana de Filadelfia. Estas personas viven el principio de Ujima apoyándose mutuamente en circunstancias difíciles".

Al igual que la familia Boyce-Woodland, no es que nuestra familia viva a diario cada uno de los principios de Kwanzaa. Pero a mis allegados no les sorprendería oírme decir o utilizar umoja, kujichagulia o ujamaa en febrero, mayo o agosto. Es una forma de retarme a mí mismo a vivir los principios durante el año, y de retar y animar a los demás a hacer lo mismo.

Will Sutton es columnista y editorialista residente en Nueva Orleans y colabora con 'The Times-Picayune' , 'The Advocate' y NOLA.com. Fue presidente de la Asociación Nacional de Periodistas Negros de 1999 a 2001.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved