Flor de Pascua: ¿De dónde viene la tradición navideña de poner Poinsettias?

Mucho antes de que un hábil comerciante lo convirtiera en un adorno básico de Navidad, los aztecas y los mayas celebraban este colorido arbusto por su valor medicinal.

Por Bill Newcott
Las flores de pascua adornan el Zócalo, la plaza principal de la moderna Ciudad de México

Originarias de México y Centroamérica, las flores de pascua adornan el Zócalo, la plaza principal de la moderna Ciudad de México. La plaza era el centro de la capital azteca, Tenochtitlan, antes de la llegada de los españoles en 1519.

Fotografía de Carrie Thompson, Alamy Stock Photo

Si piensas en la "flor de Pascua" automáticamente piensas en "Navidad", ¿verdad? Pues piénsatelo dos veces. En la época de la primera Navidad, la flor de Pascua más cercana a la pequeña ciudad de Belén estaba a 13 000 kilómetros de distancia, aferrándose a la vida en un cañón rocoso de lo que hoy es el suroeste de México.

"Los aztecas llamaban a la planta cuetlaxochitl (flor brillante) y los mayas k'alul wits (flor de brasa)", explica Mark Hoddle, del departamento de entomología de la Universidad de California en Riverside (Estados Unidos). Hoddle quedó fascinado con la flor de Pascua mientras trabajaba en su tesis doctoral en los años 90, explorando formas de controlar la mosca blanca, un azote común de las plantas navideñas.

Hay pruebas de que los pueblos indígenas de América Central apreciaban la planta por sus hojas rojas, pero sobre todo por su valor medicinal.

(Relacionado: Siete objetos navideños del mundo)

"Cuando se rompe una hoja o una rama de la flor de Pascua, sale una savia blanca y lechosa", explica Hoddle. "Las culturas creían que esa savia tenía propiedades curativas". Los aztecas aplicaban la savia en los pechos de las madres lactantes para aumentar la producción de leche. También utilizaban la savia como depilatorio.

Incluso hoy, dice Hoddle, los descendientes de los antiguos mayas de México hierven las hojas para crear un remedio contra las hemorragias obstétricas o ginecológicas. Y si por casualidad te muerde una serpiente, dicen los lugareños, no hay nada mejor que la raíz hervida de k'alul wits.

La flor de pascua (o poinsettia) debe su nombre a Joel Roberts Poinsett, diplomático estadounidense y botánico aficionado que introdujo la planta en Estados Unidos en la década de 1820.

Fotografía de Library of Congress

Conexión de la flor de Pascua con la Navidad

Los misioneros franciscanos llegaron a México en el siglo XVI y empezaron a montar elaborados pesebres en Navidad. El acebo, la planta navideña preferida en Europa, no se encontraba en ninguna parte para los dioramas, pero cuando los misioneros vieron los colores rojo y verde de esta planta local (que estallaba en colores cada diciembre) supieron que tenían el sustituto perfecto.

(Relacionado: En México, las mujeres también quieren volar)

Cuando un diplomático estadounidense llamado Joel Poinsett llegó a México en la década de 1820, esas hojas brillantes ya eran habituales en las iglesias locales en Navidad. Poinsett, un aguerrido congresista estadounidense de Charleston (Carolina del Sur), hablaba seis idiomas, cenó con el zar de Rusia, sirvió al presidente James Madison como agente encubierto para proteger los intereses comerciales de Estados Unidos en Sudamérica y, por el camino, se convirtió durante un breve periodo en general del ejército chileno.

Sin embargo, a pesar de todas sus hazañas, Poinsett es recordado sobre todo como el botánico aficionado que quedó fascinado por esas plantas rojas y verdes de México. Envió algunas a Charleston, donde la gente empezó a cultivarlas en sus jardines. Su notoriedad creció bajo una variación del nombre de Poinsett.

(Relacionado: Así ha evolucionado la Navidad hasta nuestros días)

Nace una estrella

Durante los 100 años posteriores a la llegada de los primeros trasplantes a Charleston, las frágiles flores de Pascua eran casi imposibles de mantener vivas en una maceta. Se vendían principalmente como flores cortadas.

"Todo eso cambió con estos tipos", dice Fred Clarke, guardián de la que probablemente sea la única biblioteca de poinsetias del mundo. Me guía hacia un gran cobertizo blanco translúcido escondido en un rincón de los campos de flores Flower Fields del rancho Carlsbad, un poco al norte de San Diego (California).

Cada primavera, los famosos campos de flores de Carlsbad se convierten en una fantasía de ranúnculos rojos, amarillos y blancos. Clarke es el horticultor encargado de que esos 80 millones de flores crezcan y lleguen al mercado, pero está claro que su pasión crece dentro de este cobertizo.

"Aquí estamos", nos dice entusiasmado cuando entramos. En una serie de estanterías bajas y escalonadas hay decenas de poinsettias en macetas ordenadas cronológicamente según su evolución histórica.

Clarke no tiene una muestra de la iteración de Joel Poinsett, pero su cronología incluye un pariente cercano: la legendaria St. Louis Red. Fue la primera flor de Pascua producida en serie, introducida en 1924 por Louis Bordet, de Missouri.

De tallo largo y frágil, la St. Louis Red era principalmente una flor cortada. Pero un agricultor autodidacta del sur de California llamado Paul Ecke empezó a jugar con la genética de la roja, cultivando variedades con hojas de múltiples colores, que no les importaba crecer en invernadero y, lo que es más importante, que se podían enviar en macetas.

Siguiendo el ejemplo de aquellos antiguos misioneros, Ecke empezó a comercializar la flor de pascua como "la flor de la Navidad", y convenció a Hollywood para que las utilizara como decoración en los especiales de temporada de la televisión. De hecho, el hijo de Ecke se encargó personalmente de que el célebre presentador de televisión Johnny Carson tuviera cada año un extravagante despliegue detrás de su mesa del Tonight Show.

(Relacionado: ¿Qué es el Adviento y cuándo se celebra?)

Durante décadas, la familia Ecke cultivó casi todas sus poinsettias en lo que hoy son los Flower Fields (Campos de Flores) de Carlsbad. Hoy en día, las poinsettias se cultivan principalmente fuera de Estados Unidos, por lo que la familia Ecke se centra en desarrollar y patentar nuevas variedades. Los resultados se exponen con orgullo en la biblioteca de poinsettia de Clarke.

Mientras me guía por la colección, Clarke (que empezó a trabajar con la familia Ecke hace 42 años) me va enumerando las variedades más recientes. Entre ellas se encuentra la Flaming Sphere (1950), una versión flexible que nunca se puso de moda. La C-1 (1968) fue la primera poinsettia capaz de soportar los rigores del transporte. La Limo (1988) introdujo el rojo intenso de las poinsettias actuales. La Freedom Family (1991) fue la primera con brácteas redondeadas en forma de oreja de elefante en lugar de largas y puntiagudas. Y la Prestige (2002), conocida por su intenso color y resistencia, es ahora la flor de pascua más popular del planeta.

Después de recorrer la floristería, Clarke me invita a tomar uno de los famosos batidos de fresa de Flower Fields. Mientras nos dirigimos a un pequeño puesto, se detiene de repente y se vuelve hacia el cobertizo y su congregación de hojas rojas. Sonríe.

"Estos chicos han recorrido un largo camino", dice.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
La caléndula, la flor que une Diwali y el Día de los Muertos
Historia
¿Por qué la Pascua se celebra en EE.UU. con conejos y búsqueda de huevos?
Historia
Así ha evolucionado la Navidad hasta nuestros días
Historia
Así se celebra Año Nuevo alrededor de todo el mundo
Historia
¿Qué es y orígenes del 'Boxing Day'?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved