Historia

Los conceptos básicos de la evolución humana

Con el reciente descubrimiento del Homo Naledi, posiblemente venga bien recapitular acerca de los conceptos básicos de antropología.

Por Nadia Drake, National Geographic

El reciente descubrimiento del Homo Naledi ha hecho a mucha gente replantearse cuál es el árbol genealógico de nuestra especie y, por ello, muchos están buscando respuestas a las cuestiones más básicas dentro del tema evolutivo.

¿Por qué los científicos están seguros de la teoría de la evolución?

Por diversas razones. La primera es que compartimos casi el 99 por ciento de nuestra secuencia genética con los chimpancés y los bonobos, lo que indica que compartimos un ancestro común. Hay miles de fósiles que documentan esta evolución de nuestro linaje después de que nuestros ancestros se separasen de los otros grandes simios.

Los biólogos han observado la evolución en otras especies, tanto en el campo como en el laboratorio, y la reciente aparición de microbios resistentes a los antibióticos es un ejemplo de esto. Otro claro ejemplo de esto serían las razas de perros que proceden de un ancestro común.

¿Está la evolución reñida con la Biblia?

Por supuesto, si crees que la Biblia debe interpretarse literalmente. La evolución contradice la historia del Génesis según la cual Dios creó a todos los organismos en su forma presente. Pero se puede creer en Dios perfectamente sin creer que todo lo que pone la Biblia es literalmente cierto.

¿Cómo funciona la evolución?

El ADN que conforma nuestros genes, al igual que el de todos los organismos vivos de la Tierra (a excepción de algunos virus), está sujeto a las “normas” de la mutación aleatoria. De vez en cuando, estas mutaciones afectan a un rasgo importante, como el color del pelaje de un animal. Esto hace que existan dos formas de selección: la primera sería la natural, por la cual un miembro de una especie elige a su pareja, y con ella, los rasgos que busca en su descendencia. Por otro lado estaría la selección humana, basada en el cruce de especímenes buscando un fin.

Si un animal nace por ejemplo con una coloración gracias a la cual obtiene una mayor protección contra los depredadores, podrá sobrevivir más tiempo y tener más descendencia. Con el tiempo, el código genético de estos supervivientes hará que estén presentes en un mayor número de especímenes, con lo que mejorarán la raza, llegando en ocasiones a cambiarla por completo respecto al individuo original.

¿Cuáles son los principales hitos en la evolución humana?

El linaje humano se separó de la de los simios entre 7 y 13 millones de años atrás. Los primeros antecesores que caminaban en posición erecta serían los Australopitecus, de los cuales el ejemplo más conocido es Lucy, una Australopithecus afarensis. El fósil más antiguo conocido atribuido a nuestro género data de hace 2,8 millones de años. Durante mucho tiempo se pensó que el comienzo de nuestra línea de sangre vendría marcada por el uso de las primeras herramientas de piedra, pero esto es un error, pues se han encontrado algunas de hace 3,3 millones de años, siendo anteriores a los primeros restos de homos que se conocen.

Por otro lado, existe un debate sobre cuándo comenzaron a utilizar el fuego nuestros antepasados, estimando la fecha oficial entre 1,8 millones y 800.000 años atrás. Se supone que gracias a el fuego, se consiguió cocinar, y gracias a la alimentación más completa, hemos podido desarrollar nuestro cerebro y unas manos más precisas, requisito previo para los desarrollos que caracterizaron a los seres humanos, incluyendo el lenguaje complejo, el arte y la agricultura, los cuales han surgido en los últimos 100.000 años.

¿Donde sucedió todo esto?

Tanto las pruebas genéticas como las fósiles muestran que hasta hace relativamente poco, todo comenzó para la raza humana en el sur o el este de África. La evolución posterior y las migraciones vendrían dadas por las circunstancias climáticas y la consecuente adaptación al medio. Hace 60.000 años comenzarían estos desplazamientos, cruzándose con los Neandertales y los Denisovanos en Asia. En los últimos 30.000 años, los únicos humanos que quedan sobre la faz de la Tierra son los Homo sapiens.

¿Por qué no se ha encontrado el eslabón perdido entre los monos y nosotros?

Porque no existe. Los chimpancés y otros monos, no seguirían la línea evolutiva humana, a pesar de que partimos de un ancestro común, hemos evolucionado en direcciones diferentes. La cuestión que surge aquí es: ¿cuál es ese "padre" común? Y esa respuesta aún no la tenemos.

¿Ha terminado la evolución para nosotros?

Realmente no, los humanos seguiremos evolucionando, aunque de una manera más cultural y tecnológica que biológica. El resto de animales, lo harán condicionados por los cambios que el ser humano está ocasionando en el medio ambiente.

Seguir leyendo