¿Qué es la Commonwealth?

Aunque Barbados pronto dejará de tener a la reina Isabel II como jefa de Estado, el país seguirá formando parte de esta organización dirigida por la monarca británica. Te explicamos para qué sirve y cómo se formó la Mancomunidad de Naciones.

Poster de la Commonwealth

A principios del siglo XX, el otrora poderoso Imperio Británico empezó a decaer a medida que sus territorios -incluidos Canadá, Sudáfrica y la India- se dirigían hacia el autogobierno. Sin embargo, estas naciones mantuvieron sus vínculos como la Mancomunidad Británica de Naciones, ahora simplemente Mancomunidad de Naciones o Commonwealth.

Fotografía de Swim Ink 2, LLC, Corbis/Corbis via Getty Images

En diciembre de 1966, Errol Barrow se presentó ante las Naciones Unidas como el primer primer ministro de un Barbados recién independizado. En su discurso ante el organismo, que acababa de admitir a Barbados como miembro, Barrow dijo una frase que sería largamente recordada: "Seremos amigos de todos, satélites de ninguno".

En los 55 años transcurridos desde entonces, Barbados ha sido uno de los antiguos territorios británicos que ha declarado su independencia. Aunque el país se separó de Gran Bretaña, siguió prometiendo lealtad a la reina Isabel II como reino de la Commonwealth. Barbados es uno de los 16 países independientes que reconocen a la monarca británica como su jefe de Estado. En algunos, incluso es la coronel en jefe de sus fuerzas armadas, y en todos ellos tiene la autoridad, raramente ejercida, de aprobar sus leyes o de realizar nombramientos diplomáticos.

Pero algo está a punto de cambiar: el 30 de noviembre Barbados destituirá a la reina Isabel como jefa de Estado y se convertirá en una república. Es un momento decisivo para la nación caribeña, que fijará oficialmente su propio rumbo sin consultar a la monarca.

(Relacionado: El reinado de la reina Isabel II en 14 imágenes)

La reina Isabel II, con su marido, el príncipe Felipe, recibe un ramo de flores de un grupo de jóvenes a su llegada a Barbados para una visita real en 1966. Las giras reales se consideran esenciales para reforzar la buena voluntad hacia la monarquía en los países de la Commonwealth.

Fotografía de Bride Lane Library, Popperfoto via Getty Images/Getty Images

Sin embargo, Barbados no ha cortado del todo sus lazos con el Reino Unido: el país sigue siendo miembro de la Commonwealth de Naciones, una organización compuesta principalmente por antiguas colonias británicas y presidida por la Reina Isabel. Los países miembros colaboran para proteger el medio ambiente, impulsar el comercio y apoyar la democracia mediante programas que ayudan a los miembros a gestionar sus deudas y recursos naturales, mejorar su competitividad económica y promover la igualdad de género, entre otras iniciativas.

Puede parecer una distinción confusa. Entonces, ¿en qué se diferencian los miembros de la Commonwealth de los reinos de la Commonwealth? ¿Y qué papel desempeña la reina en sus asuntos? He aquí un vistazo a la evolución de la organización que el historiador W. David McIntyre describió en su día como "una asociación poco firme de Estados cuya relación con Gran Bretaña y entre sí a menudo desafía la definición".

Una fotografía de grupo de la Conferencia de Primeros Ministros de la Commonwealth celebrada en Londres el 6 de septiembre de 1966. Los líderes de los países miembros de la Commonwealth siguen reuniéndose periódicamente en la reunión bienal de Jefes de Gobierno de la Commonwealth.

Fotografía de Roger Jackson, Central Press/Getty Images

Cómo se formó la Commonwealth

La llamada Mancomunidad de Naciones nació de la lenta desintegración del Imperio Británico, que cubría una quinta parte de la superficie terrestre del mundo en su apogeo a finales del siglo XIX. Sus posesiones abarcaban desde Hong Kong hasta el Caribe y una amplia franja del sur y el este de África. La reina Victoria, cuyo reinado fue fundamental para consolidar el imperio, se convirtió en emperatriz de la India en 1877.

A medida que se expandía el imperio, algunas de sus colonias sintieron frustración con el modo en el que se ejercía la supervisión imperial. En 1864, los representantes de las tres colonias británicas de la actual Canadá comenzaron a negociar su fusión en una confederación autónoma. Los territorios -Nueva Escocia, Nuevo Brunswick y Canadá- temían una posible agresión de Estados Unidos y querían establecer sus propias fuerzas de defensa. También buscaban el libre comercio con su vecino del sur.

(Relacionado: Así han influido siglos de pandemias en la monarquía británica)

Ansiosa por no avivar otra revolución como la que había perdido casi un siglo antes, Gran Bretaña aceptó las condiciones de sus colonos en julio de 1867. Pero no renunció al control del territorio: en su lugar, esta Canadá unida se convirtió en un dominio británico. La distinción significaba que Canadá podía gobernarse a sí misma, pero sus leyes seguirían estando sujetas a la supervisión británica, lo que significaba que podían ser vetadas a voluntad del monarca. En las décadas siguientes, otras colonias británicas predominantemente blancas también se convirtieron en dominios, como Australia, Nueva Zelanda, Terranova, Sudáfrica y el Estado Libre de Irlanda (actual República de Irlanda).

Sin embargo, tras la Primera Guerra Mundial, el creciente nacionalismo en los dominios, que habían luchado junto a Gran Bretaña, provocó un impulso para algo más que el autogobierno. En 1926, Gran Bretaña y los dominios acordaron que todos serían iguales en estatus, "unidos por una lealtad común a la Corona". La declaración -formalizada en 1931 con el Estatuto de Westminster- dio paso a la fundación oficial de la Mancomunidad Británica de Naciones.

Hacia una Commonwealth moderna

Sin embargo, la Commonwealth tardaría unas dos décadas más en evolucionar hacia su forma moderna, con el impulso del movimiento independentista de la India. Aunque la India participó en las conversaciones de 1926, no firmó el acuerdo que habría garantizado el reconocimiento de la monarquía británica. En su lugar, un movimiento liderado por Mahatma Gandhi luchó por la plena independencia del dominio colonial.

(Relacionado: Así cambió Mahatma Gandhi las protestas políticas)

India consiguió finalmente su independencia de Gran Bretaña en 1947. Pero aún no estaba preparada para separarse del todo. Dos años más tarde, el nuevo país soberano solicitó su ingreso en la Commonwealth de Naciones británica, con algunas condiciones. Aunque la India aceptaría al Rey Jorge VI como jefe de la Commonwealth, se convirtió en el primer país en unirse que no jurara lealtad a la corona.

El entonces Primer Ministro Jawaharlal Nehru pronunció un discurso ante el parlamento indio en el que explicaba la decisión: “En el mundo actual, donde hay tantas fuerzas perturbadoras en acción, donde a menudo estamos al borde de la guerra, creo que no es algo seguro fomentar la ruptura de cualquier asociación que se tenga”.

Los países miembros aceptaron esas condiciones y en 1949 emitieron la Declaración de Londres, que permitía a India, Pakistán y Ceilán (la actual Sri Lanka) unirse “como miembros libres e iguales”. La declaración reformó la Mancomunidad de Naciones, que admitiría a otras naciones independientes sin jurar lealtad a la corona.

La reina Isabel II y el duque de Edimburgo en una ceremonia en Nueva Delhi durante el viaje real a la India, alrededor de enero de 1961. La India no jura lealtad a la monarca británica, pero la reconoce como líder de la Mancomunidad de Naciones.

Fotografía de Popperfoto via Getty Images, Getty Images

Miembros de la Commonwealth

En la actualidad, la Commonwealth de Naciones cuenta con 54 miembros. Aborda iniciativas relacionadas con el comercio, la protección del medio ambiente y la educación, entre otras. Los miembros no tienen obligaciones entre sí, pero están unidos por sus valores comunes y, en su mayoría, por su historia compartida como antiguas colonias británicas.

La pertenencia a la Commonwealth ha experimentado importantes cambios en los más de 70 años transcurridos desde su creación. Irlanda se retiró de la organización en 1949, cuando se convirtió oficialmente en una república, mientras que países como Fiyi y Nigeria fueron suspendidos durante períodos de gobierno autocrático. Mientras tanto, Mozambique y Ruanda son los dos únicos países sin vínculos históricos con el Imperio Británico que se han unido a la organización, en 1995 y 2009 respectivamente. Ambos países trataron de aprovechar los lazos diplomáticos y económicos que suponía la adhesión.

Muchos otros países se unieron a la Commonwealth tras independizarse de Gran Bretaña a mediados o finales del siglo XX, como Barbados, Chipre y Singapur. Papúa Nueva Guinea se incorporó tras independizarse de Australia, antiguo dominio británico. Siguiendo el ejemplo de la India, la mayoría decidió no jurar fidelidad a la monarquía británica.

Sin embargo, algunos miembros siguen reconociendo a la reina. Conocidos como los reinos de la Commonwealth, estos países incluyen Antigua y Barbuda, Australia, las Bahamas, Belice, Canadá, Granada, Jamaica, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, las Islas Salomón, Tuvalu, el Reino Unido y, hasta hace poco, Barbados.

(¿Un continente perdido y misterioso debajo de Nueva Zelanda?)

El papel del monarca británico en la Commonwealth

El monarca británico no es automáticamente el jefe de la Commonwealth. Aunque la reina Isabel sucedió al rey Jorge, el cargo no es técnicamente hereditario, sino que es elegido por las naciones miembros. En 2018, la organización anunció que el príncipe Carlos sucederá a su madre, pero esto no tiene por qué ser así para los futuros monarcas.

En cualquier caso, el papel es simbólico. Mientras que una estructura burocrática supervisa el trabajo cotidiano de la organización, el papel de la reina Isabel ha sido principalmente el de reforzar los lazos entre las naciones miembros embarcándose en giras reales.

El papel de la monarca es ligeramente diferente en los reinos de la Commonwealth. Aunque no forman parte de Gran Bretaña -y eligen sus propios gobiernos-, casi todos estos países siguen jurando lealtad a la monarca británica. La monarca está representada en los reinos de la Commonwealth por los gobernadores generales, jefes de Estado de facto que desempeñan funciones ceremoniales como la aprobación de la legislación y el nombramiento de ministros, embajadores y jueces.

Sin embargo, estas funciones también son en gran medida ceremoniales. Muchos países seleccionan a sus propios gobernadores generales -que la reina aprueba y nombra- y los asesoran en el desempeño de sus funciones. Pero el Consejo de Relaciones Exteriores señala que el gobernador general tiene autoridad para anular a los gobiernos locales en circunstancias excepcionales. En 1975, por ejemplo, el gobernador general de Australia, John Kerr, destituyó unilateralmente al Primer Ministro Gough Whitlam para desbloquear el Parlamento, lo que desencadenó una crisis constitucional.

La reina Isabel II durante una gira real por Canadá en septiembre de 1984. Como reino de la Commonwealth, Canadá reconoce a la reina como su jefe de Estado, aunque encuestas recientes sugieren que hasta la mitad de los canadienses creen que es hora de cambiar este statu quo.

Fotografía de John Shelley Collection, Avalon/Getty Images

Su importancia moderna

En los últimos años, algunos de los reinos de la Commonwealth han empezado a plantearse un cambio, sobre todo en las antiguas colonias del Caribe y el Pacífico, donde los más jóvenes ven la Commonwealth como una reliquia colonial.

En la década de 1970, Guyana, Trinidad y Tobago y Dominica dejaron de tener a la reina como jefa de Estado, aunque siguieron perteneciendo a la Commonwealth. Otros países les siguieron, pero hasta que Barbados tomó la decisión de eliminar a la reina como su jefe de Estado a finales de 2020, el último país en hacerlo fue Mauricio en 1992.

Algunos especulan que la decisión de Barbados podría señalar una nueva ola de sentimiento republicano. Richard Drayton, profesor de historia imperial en el King's College de Londres, declaró al New York Times en 2020 que la decisión de Barbados de retirar a la reina como su jefe de Estado "podría ser un punto de inflexión" para otros países como Jamaica, Santa Lucía y San Vicente y las Granadinas.

Mientras tanto, incluso los antiguos dominios se han planteado cambiar su relación con la familia real. En un referéndum celebrado en 1999, Australia estuvo a punto de hacerlo, con un 45% de los votantes a favor de retirar a la reina Isabel como jefa de Estado. Una encuesta realizada en febrero de 2021 reveló que el 55% de los canadienses cree que la familia real británica ya no es relevante en sus vidas, y la mitad dijo que la reina debería dejar de ser su jefa de Estado.

Sin embargo, mientras los países debaten estos pasos históricos, sus líderes se hacen eco de los sentimientos de Errol Barrow y Jawaharlal Nehru: en un mundo cada vez más globalizado, es fundamental conservar a los aliados -incluso a su antiguo colonizador- a través de organizaciones como la Mancomunidad de Naciones.

"Esperamos continuar la relación con el monarca británico", dijo la primera ministra de Barbados, Mia Mottley, en un discurso pronunciado en octubre ante los miembros del Parlamento de Barbados. Resumiendo la inspiración de la decisión de separarse de la reina, añadió: "El derecho a poder trazar el destino de un pueblo y a levantarse y defenderlo contra viento y marea es un derecho sagrado que reclamamos en nombre de nuestro pueblo y que expresamos ahora con absoluta confianza en que, independientemente de los retos, conscientes de las oportunidades, conscientes de la necesidad de unidad, Barbados avanzará el 1 de diciembre como la república más nueva de la comunidad mundial de naciones".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
Breve historia del inicio de la lucha contra la segregación racial en EE. UU.
Historia
La historia de Nueva Francia: la cuna del Canadá moderno
Historia
Así surgió la Unión Europea de las ruinas de la II Guerra Mundial
Historia
¿Qué celebran los judíos en Janucá?
Historia
¿Qué es el Yom Kipur, la fiesta principal de los judíos?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved