El problema de que la reina Isabel sea dueña de la mayor parte del fondo marino del Reino Unido

La familia real está llamada a ayudar a recuperar la biodiversidad de Gran Bretaña, empezando por las propiedades reales.

Por Matthew Ponsford
Publicado 8 jun 2022, 11:04 CEST
Las olas chocan contra la orilla en el sur de Inglaterra

Las olas chocan contra la orilla en el sur de Inglaterra. Las aguas costeras de Gran Bretaña albergaban antaño exuberantes praderas marinas y bosques de algas.

Fotografía de Glyn Kirk, AFP, Getty Images

La reina Isabel es bien conocida por ser una de las mayores propietarias de tierras del mundo. Menos conocido es que sus posesiones incluyen la mayor parte del lecho marino que rodea el Reino Unido, hasta 12 millas náuticas de la costa.

En los últimos tiempos, este llamativo detalle de la historia monárquica se ha estado analizando desde una nueva perspectiva, ya que la biodiversidad británica está en declive: se ha instado a la familia real a asumir un mayor liderazgo en la restauración de la naturaleza, empezando por las propiedades que controla.

Sin embargo, últimamente los esfuerzos por restaurar las aguas costeras se han topado con obstáculos, propios de esta monarquía, que amenazan con hacer descarrilar el mayor esfuerzo por replantar hierbas marinas jamás emprendido en Gran Bretaña.

El Reino Unido no está en condiciones de perder esas oportunidades, dicen sus defensores. Casi la mitad de las especies silvestres y vegetales del país se han perdido desde la Revolución Industrial, según una iniciativa de seguimiento de la biodiversidad lanzada el año pasado por el Museo de Historia Natural de Londres. Gran Bretaña se sitúa ahora en el 10% más bajo del mundo y como el peor entre las naciones del G-7 en cuestiones de defensa de la biodiversidad.

Los científicos describen la pérdida de las praderas marinas y los bosques de algas que rodean la costa con una sola palabra: catastrófica. Casi el 90% de las praderas marinas ha desaparecido, en gran parte en los últimos 30 años debido al desarrollo costero, la sobrepesca, la contaminación y los daños causados por barcos y anclas. Algunos científicos predicen que la mayor parte de los 67 339 kilómetros cuadrados de bosques de algas del Reino Unido probablemente se habrán perdido para el año 2100.

Cuando los pastos marinos y las algas prosperan, protegen de la erosión costera, sirven de vivero a la vida marina costera y absorben grandes cantidades de carbono. Pero para obtener el permiso para restaurar esos ecosistemas es necesario un contrato de arrendamiento, con tasas pagadas a la Crown Estate, la empresa inmobiliaria comercial que gestiona las propiedades de la monarquía. 

Los científicos y los partidarios de la restauración dicen que la idea de que la gente tenga que pagar por la oportunidad de arreglar los ecosistemas moribundos por el bien de la nación es errónea. No es el caso en otros lugares. En Florida (Estados Unidos), por ejemplo, el Gobierno estatal es propietario de las aguas costeras, pone a disposición parches para su restauración sin coste alguno y, en algunos casos, exige a los promotores que financien los proyectos de restauración, afirma Susan Bell, ecologista marina de la Universidad del Sur de Florida.

Richard Unsworth, profesor de ecología marina de la Universidad de Swansea (Gales; Reino Unido), cuyo Proyecto Seagrass en uno de los esfuerzos de restauración marina más destacados del Reino Unido, se muestra incrédulo ante el hecho de que la Hacienda Pública "nos cobre por plantar hierbas marinas en su fondo marino".

Junto con el Fondo Mundial para la Fauna Silvestre y Sky Ocean Rescue, Unsworth desarrolló planes para replantar 30 kilómetros cuadrados de hierbas marinas en cientos de lugares de la costa del Reino Unido. El contrato de arrendamiento de una zona de prueba de cinco acres (dos hectáreas) frente a la costa de Gales, supuso una tasa de casi 3000 euros, y Unsworth dice que teme que las tasas para el resto de la campaña la hagan inasequible.

Gran parte de la financiación de la campaña se recaudará localmente con donaciones de 10 o 5 libras esterlinas (entre 11 y 6 euros).

"Recibimos correos electrónicos de niños que intentan que todos sus amigos hagan donaciones para sus fiestas de cumpleaños, en lugar de hacerse regalos entre ellos, ¿sabes? Y nosotros pasamos ese dinero a la reina", dice Unsworth. "Es un desastre, seamos sinceros. No hay ningún momento en el que haya pensado que, en realidad, están tratando de ayudarnos".

Mientras tanto, una empresa con sede en Hampshire que planeaba crear una red de 58 pequeñas granjas de algas en todo el país, con la esperanza de cultivar biomateriales para plásticos, cosméticos y piensos para el ganado, a la vez que impulsar la biodiversidad marina y almacenar carbono, aguantó un año de retrasos tratando de conseguir los contratos de arrendamiento del Crown Estate y las licencias del Gobierno. A sus inversores se le agotó la paciencia, dice Howard Gunstock, cofundador de Carbon Kapture, que trasladó la producción de algas al sudeste asiático. 

"Si no puedo ponerlo en marcha, pierdo mi ventana de tiempo", dice Gunstock. "Y 18 meses después, esos contactos no me sirven de nada".

(Relacionado: El reinado de la Reina Isabel en 14 imágenes)

La reina y los fondos marinos se remontan a tiempos pasados

Las vastas posesiones de la reina, incluidos los fondos marinos, se remontan a la conquista normanda de 1066, cuando Guillermo el Conquistador reclamó toda Inglaterra para la Corona. En la actualidad, la reina sigue siendo, por ley, la máxima propietaria legal de toda la tierra, aunque esto no le da ningún poder sobre la mayor parte de ella. Sólo tiene un control total sobre sus propiedades privadas, como Balmoral y Sandringham.

Pero, como monarca, sigue siendo propietaria y obteniendo ingresos del fondo marino y de la mitad de la costa (la tierra entre las líneas de marea alta y baja) como parte de un conjunto ecléctico de activos de la corona que también incluye todos los depósitos de plata y oro y franjas de valiosos bienes inmuebles en el centro de Londres.

Esta cartera de casi 17 000 millones de euros la gestiona en nombre de la reina por el Crown Estate, como parte de un acuerdo que comenzó en 1760 con un pacto entre el Parlamento y el rey Jorge III. Al principio de su reinado, años antes de enfrentarse a los revolucionarios estadounidenses, superó una crisis financiera que le llevó a ceder el control de las propiedades de la corona a cambio de una cuota anual fija procedente de los ingresos de esas propiedades.

En la actualidad, esta "organización única (específicamente británica)", como el Parlamento del Reino Unido ha denominado al Crown Estate, combina una dotación real con un fondo de inversión público. Los ingresos van a parar al erario público, y una cuarta parte de ellos se devuelve a la realeza. En la última década, el Crown Estate ha generado más de 3500 millones de euros para la familia real y el Tesoro.

La mayoría de estos ingresos proceden de propiedades urbanas, incluida la mayor parte de la famosa Regent Street de Londres. El lecho marino se ha convertido recientemente en una gran fuente de ingresos para el Crown Estate, con unos ingresos marinos de 132 millones de euros en 2021, procedentes de fuentes como los arrendamientos de energía eólica marina, oleoductos y cables.

El Parlamento ha reprendido al Crown Estate por su énfasis en la generación de ingresos, que "parecía impedir que [los gestores del Crown Estate] tuvieran en cuenta posibles intereses públicos más amplios". El anuncio de una previsión de ingresos de más de 10 000 millones de euros durante la próxima década por la venta de contratos de arrendamiento de parques eólicos marinos provocó una reacción en el Parlamento. Los legisladores pidieron que la arcaica institución se pusiera al día, o que se le retiraran sus funciones de gestión.

"Los fondos marinos son algo más que una vaca lechera para el Estado de la Corona y el Tesoro", afirma Luke Pollard, diputado de la ciudad costera de Plymouth. "En medio de una crisis climática y ecológica, necesitamos que el Crown Estate ponga la naturaleza y el carbono al mismo nivel que los ingresos por la actividad en alta mar".

¿Es hora de más reformas?

Algunos dicen que la antigüedad del Crown Estate puede ser el centro del problema. Duncan McCann, experto en economía, dice que nadie habría diseñado intencionadamente una institución financiera de este tipo, que no es ni propiedad privada del monarca ni un organismo público propiedad del Gobierno. En su lugar, dice, el Crown Estate es un híbrido que "surgió a lo largo de cientos de años a través de una reforma gradual".

Ahora algunos críticos dicen que es necesaria una mayor reforma. La Sociedad Zoológica de Londres y la Sociedad de Conservación Marina han recomendado reformas en la concesión de licencias que ayuden a la restauración del hábitat marino y reconozcan su valor. Un estudio de la New Economics Foundation concluyó que la restauración del bosque de algas en una sola parte de West Sussex, en la costa sur de Inglaterra, reportaría más de 3 millones de euros al año para la comunidad local.

Los blancos acantilados de las Siete Hermanas se alzan sobre el mar en Cuckmere Haven, en East Sussex.

Fotografía de Jeff Overs, BBC News & Current Affairs, Getty Images

En 2017, el Parlamento escocés votó a favor de transferir la gestión de los activos de la Corona en Escocia a una nueva organización sucesora, Crown Estate Scotland (CES), para obtener una mayor autonomía de Westminster. Un esfuerzo similar ha sido propuesto en Gales.

Los líderes del partido liberal de los Verdes sugirieron sustituir el Crown Estate por un "fondo soberano verde" como posible solución. Molly Scott Cato, política del Partido Verde y economista, dice que muchos en el Reino Unido se sorprenden al saber que las iniciativas medioambientales podrían verse obstaculizadas por "resabios extraños y medievales".

"Si hicieras una encuesta a 1000 personas, no creo que ninguna dijera: '¡Sí, está bien! Que la reina sea la dueña de eso. Ella puede impedir que se plante la hierba marina'". dice Cato. "La inmensa mayoría diría que es una locura".

(Relacionado: ¿Qué es la Commonwealth?)

"Espero que estemos haciendo las cosas bien"

De hecho, ni la reina ni los miembros de su familia desempeñan ningún papel en la gestión del Crown Estate. Eso se deja en manos de una comisión de patrimonio de ocho miembros. Huub den Rooijen, director general del Crown Estate, afirma que la empresa busca "el equilibrio adecuado" entre los beneficios medioambientales y sociales y los ingresos comerciales.

En este marco, las industrias "maduras" con flujos de ingresos probados suelen tener prioridad, afirma den Rooijen. Pero está de acuerdo en que a los proyectos de restauración innovadores no se les debe cobrar nada más que las tasas administrativas básicas.

"No sabemos realmente qué tecnologías van a ser las adecuadas en el futuro", dice. "Así que si tenemos una organización benéfica, si tenemos una universidad, que diga 'Bueno, creemos que tenemos algún proyecto aquí que puede funcionar y que podría ser ampliado', entonces, por supuesto, no deberían pagar por ello". 

Para comprometerse con esas "nuevas empresas innovadoras", dice den Rooijen, la empresa ha iniciado un proceso de reexamen de su relación con el entorno natural. "Espero que estemos haciendo las cosas bien", dice. "Y si la reacción es que no lo hacemos, nos encantaría escuchar ese feedback ".

Una señal esperanzadora se está produciendo en la costa sur de Inglaterra, donde los Ayuntamientos de Adur y Worthing, en Sussex, están negociando con el Crown Estate el primer contrato de arrendamiento de "capital natural" del país. El plan consiste en crear un bosque de algas con el potencial de capturar el equivalente a las emisiones de carbono de más de 7000 hogares, al tiempo que proporciona un hábitat para caballitos de mar, langostas, sepias y lubinas.

La ecologización de la reina

En los últimos años, la reina Isabel ha cultivado una reputación de jefa de Estado concienciada con el medio ambiente. A título personal, ha rechazado las pieles y ha instalado colmenas en el Palacio de Buckingham, al tiempo que ha utilizado su plataforma pública para pedir a los políticos que actúen en la conferencia sobre el clima celebrada el pasado otoño en Glasgow. Un plan de plantación de árboles marcó el 70º año de su reinado. 

Los herederos de la realeza también han mostrado su ambición por un planeta más verde, con el príncipe Carlos abogando por el medio ambiente desde los años 70 y el príncipe Guillermo creando el nuevo Premio Earthshot para buscar soluciones al cambio climático y otros problemas medioambientales.

El compromiso de la reina con la protección del medio ambiente es, en parte, lo que ha llevado a 120 científicos y destacados líderes a instarle a ella y a su familia a "liderar la curación de nuestra tierra" y a restaurar bosques, ríos, pantanos y otros ecosistemas. "Tienen ustedes una oportunidad única e histórica de abordar radicalmente el estado degradado de la naturaleza en estas tierras", escribió el grupo en una carta el año pasado a la realeza.

Las praderas marinas parecían ser un buen ejemplo. Replantarlas es un reto; cuando Unsworth y sus científicos asociados empezaron a trabajar en 2019, solo se habían realizado algunos ensayos menores en el Reino Unido. Sin embargo, el mayor proyecto de restauración de praderas marinas del mundo, en la bahía de Chesapeake, en Maryland (Estados Unidos), demostró que la plantación a gran escala era una de las claves del éxito.

A principios de marzo de 2020, Unsworth y sus voluntarios iban y venían en zigzag en una pequeña embarcación neumática por el terreno de 20 000 metros cuadrados que habían alquilado al Crown Estate, frente a Dale, un pueblo del suroeste de Gales. Colocaron más de 16 kilómetros de cuerda atada con miles de bolsas de arpillera en miniatura, que contenían un millón de semillas que habían sido recogidas a mano una a una por buzos de la costa británica. Las diminutas bolsas estaban diseñadas para evitar que las semillas fueran arrastradas por el agua o se las comieran los cangrejos.

Cuando los buzos regresaron a finales del año pasado, había empezado a surgir una nueva pradera. Era irregular en algunos lugares, pero medía más de 60 centímetros del lecho marino arenoso, una pradera saludable que la comunidad local espera que pronto albergue bacalao, solla y abadejo, así como sepias, rayas y caracoles de mar.

El Proyecto Seagrass está ahora a la búsqueda de las zonas del fondo marino en las que no tendrá que tratar con el Crown Estate, dice Unsworth. Una veintena de comunidades locales se pusieron en contacto con él después de que el proyecto piloto de Dale fuera noticia en todo el país. Uno de los planes que se están desarrollando es un emplazamiento de propiedad privada en el Solent, el estrecho entre la costa sur de Inglaterra y la isla de Wight. Otros terrenos pertenecen a propietarios dispersos, entre ellos miembros de la aristocracia británica.

Frente a la ciudad de Plymouth, al suroeste del país, se sembraron en marzo semillas de algas marinas en una parcela de una hectárea del fondo marino propiedad del Ducado de Cornualles, la finca real que pertenece al Príncipe Carlos. No está gestionado por el Crown Estate. El lugar se puso a disposición de los interesados de forma gratuita.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
Plásticos, vertederos y otras claves de la nueva ley de residuos en España
Medio Ambiente
¿Qué es la economía azul y por qué es tan importante?
Medio Ambiente
Bio, eco y orgánico: ¿Qué diferencia hay entre las etiquetas ecológicas y qué indican?
Medio Ambiente
¿Qué impacto tienen las cremas solares en los ecosistemas?
Medio Ambiente
Explicación de qué es la energía renovable

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved