Medio Ambiente

Un joven ballenato muere con 40 kilos de plástico en su estómago

Con un 8% de su cuerpo repleto de plástico, esta vez ha sido Filipinas el escenario del trágico impacto que ha provocado nuestra contaminación en un joven ballenato de Cuvier. Martes, 19 Marzo

Por Cristina Crespo Garay - National Geographic

Esta historia forma parte de ¿Planeta o plástico?, una iniciativa plurianual para crear conciencia sobre la crisis global de desechos plásticos. Ayúdanos a evitar que mil millones de objetos de plástico de un solo uso lleguen al mar para finales de 2020. Elige al planeta. Comprométete en www.planetaoplastico.es.

Sacos de arroz, lonas de plástico y bolsas de la compra. La causa de que el ballenato de Cuvier que apareció en la costa de Filipinas el pasado sábado muriera fue el hambre. Los casi 40 kilos de plástico que plagaban su estómago le impedían alimentarse.

Una llamada de la agencia de la marina local de la ciudad de Davao, en Filipinas, informaba sobre una ballena de aspecto demacrado que vomitaba sangre en la orilla. Tras su inevitable muerte, el experto en mamíferos marinos Darrell Blatchley descubría el horror en la necropsia: más de 40 kilos de desechos plásticos atascados en su estómago, aproximadamente el 8% del peso de la joven ballena.  

“El plástico estaba estallando su estómago", dijo. “Sacamos la primera bolsa, luego la segunda. Cuando llegamos a los 16 sacos de arroz, tras las bolsas de plástico y las bolsas de bocadillos, y además las grandes marañas de cuerdas de nylon, te preguntabas… ¿En serio?"

La basura había estado en el estómago durante tanto tiempo que estaba compactada, una parte incluso había comenzado a calcificarse. El cuerpo de este macho joven, de aproximadamente 4 metros y medio largo y un peso de 500 kilos, se estaba destruyendo a sí mismo a causa del plástico.

Probablemente murió de hambre y deshidratación, ya que su cuerpo mostraba señales de que llevaba muchos días sin digerir alimentos. Además, incapaz de descomponer los residuos con su ácido estomacal, presentaba agujeros en sus paredes estomacales.

Blatchley ha visto unas 45 ballenas que murieron en el cercano Golfo de Davao por culpa de los plásticos, y afirma que el problema se agrava por la sobreexplotación pesquera, que ha limitado la cantidad de alimentos de las ballenas, por lo que es aún más probable que traten de comerse los plásticos que flotan a su alrededor.

100.000 mamíferos marinos mueren cada año por culpa del plástico

Ya sea por provocar la inanición de los animales o por romper sus órganos internos, la UNESCO alerta de que son más de 100.000 mamíferos marinos los que fallecen año a año debido a la contaminación de nuestros océanos.

“Básicamente, donde quiera que estemos buscando plásticos, los estamos encontrando”, afirma Matthew Savoca, un experto en ballenas que también estudia la contaminación plástica. “Ahora, estamos encontrando nuestra basura incluso en lugares cerca de los cuales los humanos no han estado nunca. Y no solo eso, sino también animales comiéndose nuestra basura”.

Aunque en la mayoría de los casos, la cantidad de ingesta de plásticos no es suficiente para matar a los animales, los efectos negativos de tener plástico en sus estómagos es evidente, además del gran desconocimiento que hay sobre las posibles consecuencias de las toxinas que se desprenden de ellos y pasan a su torrente sanguíneo, sus órganos, e incluso sus crías.

Filipinas es uno de los lugares cuyos mares y ríos contienen una mayor acumulación de plásticos y contaminantes, por lo que las aguas que la rodean son especialmente peligrosas para muchos animales marinos.

"Es simplemente trágico que esto se esté convirtiendo en la norma, esperar que estas ballenas mueran por causa del plástico y no por causas naturales", dice Blatchley. "Los estamos perdiendo más rápido de lo que pueden evolucionar para aprender a no comer el plástico".