España atesora tres nuevas reservas de la biosfera declaradas por la Unesco

A la cabeza mundial como el país que más espacios protegidos atesora, España incluye tres reservas más a su lista de espacios protegidos. jueves, 20 de junio de 2019

Por Cristina Crespo Garay - National Geographic
Reserva de la biosfera de la Cuenca Alta del Manzanzares.

Cincuenta y dos es ya el número total de reservas de la biosfera protegidas con las que cuenta nuestro territorio, tras la incorporación de la Reserva de la biosfera del Valle del Cabriel, la del Alto Turia y la de La Siberia, que han sido declaradas por la Organización de las Naciones Unidas a raíz de la 31ª sesión del Consejo Internacional de Coordinación (CIC), clausurado ayer en París.

La Unesco añade así a la Red Mundial de Reservas de la Biosfera 18 nuevas reservas en 12 países, lo que suma un total de 701 ecosistemas protegidos en 124 países de todo el mundo. “Es urgente actuar en favor de la biodiversidad, de nuestro medio ambiente común”, afirma en un comunicado la directora general de la Unesco, Audrey Azoulay. “Después del momento del diagnóstico, que una vez más nos recordó el reciente informe de la plataforma IPBES, la vitalidad de la red de reservas de biosfera es una luz de esperanza para el futuro”.

Dentro de nuestras fronteras, la Red Española de Reservas de la Biosfera se expande ya a lo largo de más de seis millones de hectáreas protegidas, que representan un 12% de nuestro territorio nacional y son el hogar de cerca de dos millones de personas.

Como lugares destinados a conciliar la protección del medio ambiente y la actividad humana de manera sostenible, este compromiso nacional por la conservación de los ecosistemas y la biodiversidad trata de alinearse con los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados en la Agenda 2030, para lo cual el Organismo Autónomo de Parques Nacionales (OAPN), del Ministerio para la Transición Ecológica, contribuye al desarrollo del Programa Hombre y Biosfera de la UNESCO.

España ostenta el mayor número de espacios protegidos del mundo

Nutrida por el Río Cabriel y sus afluentes, la nueva Reserva de la Biosfera del Valle del Cabriel se extiende a lo largo de más de 420.000 hectáreas en las comunidades de Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Aragón. Situada al este, su paisaje se forma por montañas, formaciones rocosas, marismas, lagunas, y llanuras aluviales.

“Entre los ricos vestigios culturales de esta zona cabe señalar las numerosas pinturas prehistóricas existentes en una serie de parajes del municipio de Villar del Humo, que forman parte del sitio del Patrimonio Mundial Arte rupestre del arco mediterráneo de la Península Ibérica”, afirma la Unesco. “Los cauces fluviales que surcan la reserva conectan la totalidad de su territorio, cumpliendo la función de corredores ecológicos de distribución de la fauna y la flora, así como la de rutas culturales de difusión de ideas y costumbres”.

Limitando con el Geoparque Mundial de la Unesco Villuercas-Jara-Ibores, las más de 150.000 hectáreas de la Reserva de La Siberia tiene una de las costas de agua dulce más importantes de España, dibujada a la orilla de los embalses de los ríos Zújar y Guadiana.

Entre la flora y la fauna que habita en este ecosistema destaca el lince ibérico, el águila imperial ibérica, el milano real, el buitre negro o la víbora hocicuda. Se han desarrollado diversos planes para tratar de impulsar este territorio, que desde 1960 ha perdido un 57% de su población.

En último lugar y situada a los pies del Mediterráneo encontramos una extensión de más de 67.000 hectáreas que también ha sido protegida: el Alto Turia. Entre aves esteparias, mirlos acuáticos y liebres ibéricas se desarrolla la vida silvestre de este territorio que también lucha por fomentar el comercio de sus productos locales para frenar la despoblación.

Menorca, la reserva de biosfera más grande del Mediterráneo

Además de las nuevas denominaciones, el Consejo ha ampliado la extensión de varias de las reservas que ya estaban protegidas. De las 71.219 hectáreas con las que contaba Menorca, ahora son 514.485, lo que convierte la Reserva de biosfera de Menorca en la más grande del Mediterráneo.

La Reserva de las Cuencas Altas de los Ríos Manzanares, Lozoya y Guadarrama duplica también su extensión, junto a la Reserva de Los Valles de Omaña y Luna, cuyos habitantes viven de la agricultura, la minería y la silvicultura que desarrollan en sus más de 80.000 hectáreas.

“Cada reserva de biosfera de la UNESCO es un laboratorio al aire libre para el desarrollo sostenible, para construir respuestas concretas y duraderas, para innovar y compartir buenas prácticas”, concluye Azoulay. “Es una nueva alianza entre el mundo científico y la juventud, entre los seres humanos y su entorno”.

Seguir leyendo