2019, el año más caluroso de la historia de Europa también ostenta el récord en temperatura oceánica

Los océanos del planeta registraron en 2019 la mayor temperatura jamás registrada como broche a la que ya se traduce en la década más cálida para los océanos. martes, 14 de enero de 2020

Por Cristina Crespo Garay - National Geographic

La temperatura de los océanos del planeta en el que habitamos ha alcanzado en 2019 su valor máximo lo largo de toda la historia humana registrada, especialmente entre los 2.000 metros de profundidad y la superficie. Con los últimos cinco años a la cabeza del ránking, estas cifras están también enmarcadas en la década más cálida para las temperaturas oceánicas globales.

Así lo ha afirmado un nuevo estudio publicado en Advances in Atmospheric Sciences, que afirma que la temperatura del océano en 2019 ha sido 0.075 grados por encima del promedio de 1981-2010.  Realizado por un equipo internacional de 14 científicos de 11 institutos, el trabajo mide el calor del océano como reflejo del desequilibrio energético de la Tierra debido al calentamiento global provocado por los gases de efecto invernadero (GEI) emitidos por la actividad humana a lo largo del último período de nuestra historia.

El 90% de ese exceso de calor ha sido absorbido por los océanos debido a su gran capacidad calorífica, lo que conduce a su vez al aumento del nivel del mar – los últimos datos satelitales también indican que los últimos diez años ostentan el récord en el nivel medio del mar desde el año1900. Mientras, los estragos causados por los incendios y las sequías son consecuencia de menos del 4% del calor restante que calentó la atmósfera y la tierra.

Las cifras de este récord de temperatura oceánica se han basado en datos del Instituto de Física Atmosférica y del Centro Nacional de Información Ambiental, que han permitido realizar una clasificación de los años más cálidos desde la década de 1950.

“El calentamiento del océano es irrefutable”, afirman los autores del estudio, que hacen hincapié en su importancia clave en el desequilibrio energético de la Tierra. “El exceso de GEI en el aire atrapa más calor dentro del sistema climático e impulsa el calentamiento global”.

El impacto en el ecosistema y su relación con los incendios

“Los aumentos en la temperatura del océano reducen el oxígeno disuelto en el océano y afectan significativamente la vida marina, particularmente los corales y otros organismos sensibles a la temperatura y a la química”, afirma el estudio, que pone el foco en que el aumento del calor también aumenta la evaporación, “y la humedad adicional en la atmósfera más cálida nutre las fuertes lluvias y promueve las inundaciones”, lo que lleva a un ciclo hidrológico y un clima más extremo.

Clima 101: los océanos.
Los océanos son el mayor hábitat del planeta y también ayudan a regular el clima global. Pero ¿por qué es salado el océano? ¿Y cómo impacta a los océanos el cambio climático? Descubre los datos clave sobre el océano, entre ellos las consecuencias y las posibles soluciones a estos cambios.

Los autores afirman además que “el calentamiento oceánico es otra de las razones clave por las cuales la Tierra ha experimentado un aumento de incendios catastróficos en el Amazonas, California y Australia en 2019 (que se extiende hasta 2020 para Australia)”.

Olas de calor oceánicas

Otro de los puntos principales del estudio es que el calentamiento de los océanos continuará a lo largo del siglo XXI, incluso si la temperatura media mundial de la superficie del aire puede estabilizarse en 2 °C o menos, tal y como exige el Acuerdo de París. Esto es debido a que los cambios provocados por los gases de efecto invernadero comprometen la salud de los océanos a largo plazo.

El estudio aclara que el término "compromiso" significa que “el océano (y algunos otros componentes en el sistema de la Tierra, como las grandes capas de hielo) tardan en responder y equilibrarse”. Sin embargo, una reducción de los gases de efecto invernadero calmará los riesgos asociados para los humanos y la biodiversidad de nuestro planeta.

La ‘Gota’ fue una de las mayores olas de calor que ha sufrido el océano y se desarrolló en el Pacífico Norte desde 2013 hasta 2015, arrastrando consigo importantes consecuencias para la pérdida de vida marina. Otro punto caliente, desarrollado en el Golfo de México en 2017, provocó el huracán Harvey, así como otro en el Océano Atlántico provocó el huracán Florence.

Mientras los investigadores aún analizan cómo afecta el calentamiento a los océanos más allá de la temperatura, los científicos alertan sobre su devastador efecto sobre el oxígeno disuelto en el agua, la biodiversidad, la pesca y el aumento de los fenómenos naturales extremos.

Seguir leyendo