¿Podemos salvar las selvas tropicales con este nuevo sistema para medir sus puntos débiles?

Un equipo de científicos de élite, reunidos por la National Geographic Society, crea un índice para detectar qué bosques necesitan ayuda urgente.

Por Craig Welch
Publicado 13 dic 2021, 23:21 CET
Los tocones de los árboles cicatrizan el suelo del bosque en la cuenca del Congo

Los tocones de los árboles cicatrizan el suelo del bosque en la cuenca del Congo después de que 850 hectáreas de bosques fueran taladas para plantar palma aceitera en el noreste de la República Democrática del Congo en 2019. Un nuevo estudio ha establecido un índice que mide la presión sobre cualquier selva tropical del mundo.

Fotografía de Samir Tounsi, AFP/Getty Images

Es mucho más que sólo el Amazonas.

Las selvas tropicales de todo el mundo, desde Indonesia hasta Centroamérica y desde Madagascar hasta las selvas que rodean el río Mekong, están siendo taladas o quemadas para hacer sitio a ranchos, granjas y plantaciones de aceite de palma, para obtener madera o para construir carreteras, entre otros muchos tipos de desarrollo humano. Sólo desde la década de 1990 se ha talado hasta un 20% de las selvas tropicales mundiales, mientras que otro 10% se ha visto dañado a medida que el cambio climático ha traído consigo temperaturas más altas, estaciones secas más largas y sequías más frecuentes.

Ahora, un análisis realizado por un equipo de más de 50 científicos y conservacionistas de primera línea sugiere que todo este cambio está afectando gravemente a los húmedos y ricos bosques. En la mayoría de los rincones de los trópicos, los bosques están perdiendo su capacidad de almacenar carbono y reciclar agua, resultando ser mucho más vulnerables al colapso de lo que se pensaba. Al ritmo previsto de cambio climático y de aumento de las actividades de uso del suelo, los bosques podrían incluso convertirse en una fuente de carbono para la atmósfera.

Algunas zonas están cambiando más rápido que otras. Este equipo de expertos, reunido por la National Geographic Society, con el apoyo de Rolex, combinó 40 años de datos de satélites con otras observaciones forestales para crear un "índice de vulnerabilidad", que los científicos planean utilizar en los próximos años para rastrear qué tramos de selva tropical necesitan ayuda con mayor urgencia. La investigación se ha publicado recientemente en la revista One Earth.

Si son sometidas a demasiada presión, vastas extensiones de selva tropical podrían sufrir la muerte generalizada de los árboles, o podrían pasar a un nuevo estado, convirtiéndose en bosques más secos, más parecidos a la sabana. Esto devastaría algunas de las regiones más ricas en vida silvestre del planeta, y podría empeorar el cambio climático, ya que los bosques tropicales intactos absorben grandes volúmenes de dióxido de carbono de la atmósfera. Aunque este cambio, en general, se produciría de forma gradual, los científicos temen que algunos bosques, especialmente el Amazonas, puedan transformarse rápidamente en algo nuevo.

"Creo que todos compartimos la misma idea de que la situación ahí fuera no es buena", dice Kristofer Covey, ecologista y bioquímico del Skidmore College de Nueva York (Estados Unidos) y coautor del estudio. "El objetivo aquí es entender: ¿Qué cosas están mal y cómo de mal? ¿Dónde y en qué medida? ¿Sería posible usar esa información para tomar mejores decisiones en el futuro?"

Esperan que este enfoque pueda proporcionar un sistema de alerta temprana para dirigir los recursos de conservación, que son limitados, a los bosques que corren más riesgo.

"El público debe entender que no se trata sólo de la deforestación", dice el autor principal, Sassan Saatchi, experto en carbono forestal del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA. "El funcionamiento de los bosques está cambiando. Desde aproximadamente el año 2000, estamos viendo un nuevo fenómeno. El impacto del cambio climático se ha acelerado".

Físicas de los bosques tropicales

El estado de los bosques tropicales difiere de un continente a otro. En los bosques africanos se producen más incendios que en otros lugares, mientras que en el Amazonas se pierde más agua que en los bosques asiáticos. La productividad de los bosques está disminuyendo considerablemente en el Amazonas, mientras que la productividad se mantiene estable en el Congo e incluso está aumentando en los bosques tropicales de China, gracias en parte a la recuperación de los abusos del pasado y a los importantes esfuerzos de replantación de árboles.

La vulnerabilidad de las selvas tropicales puede medirse de muchas maneras diferentes, y las investigaciones anteriores solían centrarse en zonas pequeñas. Esto, según Saatchi, suele confundir a los investigadores y conservacionistas que intentan priorizar la restauración de los bosques.

Estos investigadores han utilizado satélites y otros modelos y mediciones para hacer un seguimiento de la temperatura de la tierra, la fotosíntesis y la producción sobre el suelo, y los cambios en la abundancia y diversidad general de las especies silvestres. También han examinado la pérdida de cobertura arbórea por la deforestación y los incendios, así como los cambios en la cantidad de carbono y agua que se transfieren entre las plantas y la atmósfera.

Esta ingente recopilación de información les permitió establecer un sistema detallado y uniforme para evaluar la salud de los bosques, del mismo modo que un médico puede comprobar el peso, la frecuencia cardíaca, la presión arterial y el colesterol durante un examen físico anual.

Al igual que algunas personas tienen problemas de corazón y otras de pulmón, todos estos bosques "están sometidos a diferentes factores de estrés en diferentes escalas de tiempo", dice la coautora Katia Fernandes, experta en incendios y sequías en la Amazonia de la Universidad de Arkansas (Estados Unidos).

Por ejemplo, en Asia, los cambios en el uso del suelo causan actualmente más daños que el cambio climático. En África central, por su parte, los bosques sufren una mayor pérdida de agua y un aumento de la temperatura mayor que en Asia. Pero el Congo en su conjunto, por el momento, permanece casi intacto. Aunque está sufriendo algunas consecuencias del cambio climático -muchos árboles de Gabón, por ejemplo, están produciendo menos frutos, lo que significa menos alimento para algunos animales salvajes-, ha evitado la muerte generalizada de árboles y de una vegetación que está aumentando. Los científicos sospechan que la larga historia de estrés hídrico de África puede haber dejado a los bosques mejor adaptados a las sequías.

Hasta ahora, parece que "el Congo parece estar bien porque los humanos lo han deforestado menos intensamente, y el secado de la atmósfera no es suficiente para dañar los árboles e incluso puede hacerlos crecer más rápido porque despeja las nubes, dejando pasar más sol", dice Covey.

Al equipo no le sorprendió que la región que se enfrentaba a un mayor estrés en más sentidos fuera el Amazonas.

El Amazonas sigue siendo la región con mayor riesgo

"La Amazonia destaca por su especial riesgo, incluso cuando se la considera junto a otros desafíos globales de la selva tropical", afirma Covey. "La deforestación generalizada, unida a un clima que cambia rápidamente, está afectando notablemente a la función del ecosistema en toda una serie de métricas".

Con sus tamarinos león dorados, pájaros de colores y avispas picadoras gigantes, la riqueza y biodiversidad del Amazonas no tiene parangón. Alberga el 10% de las especies del mundo y más de dos millones de tipos de insectos. Sus árboles y suelos almacenan el equivalente a cuatro o cinco años de emisiones humanas de carbono, y la selva crea gran parte de su propia agua a medida que la humedad se desplaza desde el Océano Atlántico es absorbida por las raíces de las plantas y luego es devuelta a la atmósfera a través de las hojas. Una sola molécula de agua puede recorrer el bosque cuatro o cinco veces.

Pero la deforestación, que ha ido en aumento bajo el mandato del presidente brasileño Jair Bolsonaro, alcanzó el año pasado el nivel más alto de los últimos 12 años. Los árboles de crecimiento rápido y resistentes a la sequía están superando a las especies cortas que se adaptan bien a las condiciones de humedad. Las lluvias llegan a raudales y provocan inundaciones. Las sequías duran más y son más frecuentes: en 16 años se han producido tres sequías importantes. Los incendios arden de forma más explosiva. La tasa de mortalidad de los árboles está aumentando.

Todo esto llevó a dos investigadores en 2017 a concluir que si no se detiene la deforestación y se frena la quema de combustibles fósiles, un cambio en el ciclo de la humedad en algunas partes de la Amazonia podría encender una espiral de auto-refuerzo que matará a millones de árboles o convertirá la selva en un bosque seco. Creen que ese punto de inflexión podría producirse si se talara tan sólo el 20% de la Amazonia, que es aproximadamente lo que ya se ha perdido.

Ambos autores -Thomas Lovejoy, profesor de la Universidad George Mason en Virginia (Estados Unidos) e investigador principal de la Fundación de las Naciones Unidas, y Carlos Nobre, investigador principal de la Universidad de São Paulo (Brasil)- son coautores del nuevo estudio.

Saatchi afirma que es imprescindible detener la deforestación, un reto que conlleva sus propias complicaciones. Pero incluso con eso, no es suficiente para detener el daño. Se necesita desesperadamente una reforestación activa. "Todavía no sabemos todo lo que queremos saber sobre cómo va a reaccionar el sistema", dice Saatchi. O con qué rapidez. "Tenemos que restaurar estos sistemas".

Al reunir por primera vez todas estas mediciones, los científicos han podido pintar un panorama mucho más claro, aunque más preocupante, en el Amazonas y en otros lugares. Y aunque respalda en gran medida lo que otros científicos han predicho, "es más preocupante porque es aún más creíble", dice Nate McDowell, experto en bosques y científico de la tierra del Laboratorio Nacional del Noroeste del Pacífico, ubicado en Washington (Estados Unidos), que no formó parte del equipo de investigación.

"Esta gente, especialmente los autores principales, son conocidos por ser muy, muy cuidadosos", dice McDowell. "Y sugieren algo muy alarmante: como hemos calentado el planeta, algunas zonas de bosque se están acercando a un comportamiento similar al del umbral".

"El sistema se está ralentizando", afirma.

Sin embargo, no es demasiado tarde para cambiar el rumbo. El equipo de Saatchi espera que este riguroso análisis sirva para convencer a la gente de que estamos alterando significativamente estos enclaves tan importantes. Pero también esperan que su nueva herramienta sirva para vigilar los cambios que se produzcan, y ayudar a dirigir los recursos hacia la recuperación.

La National Geographic Society, comprometida con la iluminación y la protección de las maravillas de nuestro mundo, ha financiado este trabajo. Más información sobre el apoyo de la Sociedad a los exploradores que investigan y documentan los paisajes críticos y diversos de nuestro planeta.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
¿Frenará la deforestación el acuerdo de la COP26?
Medio Ambiente
Este visionario inspiró la conservación del Amazonas (y una nueva expedición de Nat Geo)
Medio Ambiente
El primer estudio de los gases de efecto invernadero de la selva amazónica sugiere que está empeorando el cambio climático
Medio Ambiente
La deforestación del Amazonas alcanza niveles históricos debido al consumo de carne
Medio Ambiente
¿Pueden los robles ayudar a frenar los incendios forestales en el Himalaya?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved