'Pristine Seas' y la Isla del Coco, la mina de oro medioambiental de Costa Rica

Con un tamaño tres veces superior al del territorio costarricense, la abundancia de tiburones, ballenas, tortugas y otras especies marinas de la reserva se ha descrito como un "Parque Jurásico submarino".

Publicado 20 dic 2021 16:06 CET
Un tiburón de arrecife de punta blanca nada dentro de una cueva frente a la costa ...

Un tiburón de arrecife de punta blanca nada dentro de una cueva frente a la costa de la Isla del Coco. Las nuevas protecciones legales anunciadas en Costa Rica ampliarán la prohibición de pesca alrededor de la Isla del Coco y crearán un hábitat más seguro para especies de tiburones vulnerables como estas.

Fotografía de GREG LECOEUR, Nat Geo Image Collection

La primera vez que se sumergió en las aguas que rodean la Isla del Coco, Enric Sala se sintió como en un "Parque Jurásico submarino". 

"Recuerdo vívidamente haber buceado bajo un banco de 200 tiburones martillo, dentro de un banco de miles de jureles patudos, y [estar] rodeado de 20 tortugas verdes apareándose", dice el explorador residente de National Geographic y responsable del proyecto Pristine Seas, en un correo electrónico. 

Las aguas cristalinas que albergan esa vibrante vida, que recuerda a épocas prehistóricas, están recibiendo ahora más protección para mantenerlas prístinas. El Parque Nacional de la Isla del Coco de Costa Rica, una reserva marina protegida desde 1982, aumentará 27 veces su tamaño. Estará contenida en una nueva reserva marina gestionada de forma sostenible denominada Área Marina Gestionada Bicentenario, firmada el viernes por el Presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado Quesada. 

En total, las declaraciones protegerán 159.290 kilómetros cuadrados de océano, tres veces el tamaño de Costa Rica continental.  

Exploradores de National Geographic: Enric Sala

El anuncio significa que Costa Rica, famosa por sus ambiciosos objetivos medioambientales, protege ahora el 30% de sus océanos, frente a sólo el 3% antes del anuncio. 

A principios de este año, 50 países se comprometieron a proteger el 30% de sus tierras y el 30% de sus océanos para 2030. Por otra parte, la administración de Joe Biden, presidente de los Estados Unidos, se ha comprometido a trabajar para alcanzar un objetivo similar. Este objetivo de "30 para 30" es uno de los objetivos que los científicos han dicho que son necesarios para mitigar el cambio climático y evitar la rápida pérdida de biodiversidad.

En la actualidad, menos del 8% de los océanos del mundo están bajo algún tipo de protección legal. Sala afirma que se necesita más "si queremos evitar una crisis de extinción y el colapso de nuestro sistema de apoyo a la vida".

El patudo llega a medir 28 centímetros y habita en los arrecifes profundos y rocosos de la Isla del Coco.

Fotografía de Enric Sala, National Geographic Society
Izquierda: Arriba:

Una estrella de mar de color canela yace sobre una roca en el fondo del mar.

Derecha: Abajo:

Un banco de patudos en aguas profundas frente a la Isla del Coco.

Fotografía de Nick Hawkins, naturepl.com(Izquierda)(Arriba)
Fotografía de GREG LECOEUR, Nat Geo Image Collection(Derecha)(Abajo)

Una mina de oro medioambiental

En el corazón de la recién ampliada reserva de Costa Rica se encuentra la "Isla del Coco", también conocida como la Isla del Tesoro (y que se cree que inspiró el libro de 1883). Es una isla remota, a más de 350 millas marinas de la costa, y despoblada, aunque en el siglo XVII fue visitada por piratas que supuestamente escondieron un famoso botín conocido como el "Tesoro de Lima" que hoy podría valer casi 900 millones de euros. Nunca se ha encontrado. 

Con sus selvas tropicales y montañas verdes y escarpadas, algunos dicen que la isla inspiró el escenario de Parque Jurásico

Al ser la extensión más meridional de Norteamérica, la isla se encuentra en el recodo de una corriente llamada Contracorriente Ecuatorial del Norte, que se encuentra en una confluencia oceánica de apareamiento, migración y alimentación. La isla de unos 23 kilómetros cuadrados es sólo la punta visible de una línea de volcanes sumergidos que se elevan sobre el fondo del océano y albergan una explosión de vida marina. Al menos tres especies de aves, dos de peces y dos de reptiles no se encuentran en ningún otro lugar de la Tierra.

A esto hay que sumar las más de 200 plantas y peces diferentes, 400 insectos, 100 aves y ballenas, delfines y leones marinos que encuentran refugio en el parque.

Es especialmente rico en tiburones, con 14 especies diferentes, tres de ellas en peligro de extinción. 

Un banco de tiburones martillo nadando en el océano azul. Las aguas que rodean la isla del Coco son un refugio para los tiburones, a menudo cazados por sus aletas.

Fotografía de Enric Sala, Nat Geo Image Collection

"Es conocida como la isla de los tiburones", dice Carlos Manuel Uribe, presidente de Amigos de la Isla del Coco, un grupo ecologista creado por el ex presidente de Costa Rica Rodrigo Carazo Odio en 1994. "La primera vez que salté al agua, me vi rodeado de tiburones. Hay una gran biodiversidad por todas partes".

En sus arrecifes de coral y cuevas se esconden animales y plantas de todos los tamaños; la Isla del Coco tiene una de las biomasas más densas del mundo tropical, término científico que designa a los organismos vivos.

Aunque la región está protegida legalmente por Costa Rica desde hace 39 años y es patrimonio mundial de la UNESCO desde 1997, un estudio realizado en 2009 por el grupo de defensa del medio ambiente Pristine Seas de National Geographic, dirigido por Sala, descubrió que las especies que pueblan la zona estaban amenazadas por los barcos de pesca cercanos. 

Posteriormente se produjo un documental de National Geographic sobre la biodiversidad de la región y las amenazas de la pesca, y se bautizó como Isla de los Tiburones del Coco.

El equipo descubrió que los montes submarinos desprotegidos que rodean la isla estaban repletos de líneas de pesca. Las aguas de la región están llenas de atún para ser pescado, sus tiburones son el objetivo de los cazadores furtivos, y un informe de 2018 de un grupo ambientalista local determinó que la pesca ilegal era una amenaza significativa y creciente. 

Las nuevas protecciones enviarán un mensaje claro: Costa Rica se toma en serio la salvaguarda de sus activos biológicos, dice Andrea Meza, ministra de Medio Ambiente de Costa Rica. 

"Es muy importante dar señales claras a los pescadores ilegales de que habrá más control y vigilancia del océano", dice. "Por eso la ampliación era muy importante, porque podemos aumentar el control y la vigilancia". 

Mientras que la zona gestionada del Bicentenario, de mayor tamaño, tendrá una pesca gestionada -cuyos detalles aún se están ultimando-, la pesca en el parque más pequeño de la Isla del Coco estará prohibida. En todo el mundo, algo menos del 3% de los océanos están estrictamente protegidos por la prohibición de la pesca u otras industrias "extractivas" como la minería.

Un pez rana camuflado con el fondo marino está al acecho de una posible presa. El pez puede cambiar de textura e incluso de color para confundirse con su entorno. También puede atraer a posibles presas con una "caña de pescar" carnosa, con un señuelo en forma de gusano.

Fotografía de Enric Sala, National Geographic Society

Bueno para el medio ambiente, bueno para la sociedad

En la conferencia de la ONU sobre el clima celebrada en noviembre en Glasgow (COP26), donde los líderes mundiales se reunieron para negociar políticas para frenar el cambio climático, Costa Rica, Panamá, Colombia y Ecuador acordaron proteger 500 000 kilómetros cuadrados del Pacífico Oriental Tropical, el rincón del Océano Pacífico entre América del Norte y del Sur. 

Además de conservar los hábitats en las aguas locales, el acuerdo pretende proteger las rutas migratorias que siguen los tiburones, las ballenas, las rayas y las tortugas. Colombia ya ha anunciado que ampliará sus reservas marinas, al igual que Ecuador, hogar de las famosas Islas Galápagos.

Aunque los anuncios han sido ambiciosos, Meza afirma que habrá que seguir trabajando para garantizar que estas reservas marinas sean algo más que "parques de papel", parques en los que no se aplica realmente la protección. 

"Tenemos que ser conscientes de que lo que estamos haciendo... es crear un parque de papel", dice Uribe. "Nuestro próximo objetivo es pasar de un parque de papel a una zona bien controlada y protegida. Para ello necesitamos financiación y utilizar una vigilancia por satélite actualizada para interceptar la pesca ilegal".

Uribe dice que el parque necesitará una gran dotación, presumiblemente de donantes extranjeros. Meza calcula aproximadamente que el gobierno necesitará entre 10 000 y 15 000 millones de dólares (8854 y 13 281 millones de euros) sólo para los próximos cinco años.

Según Meza, el futuro económico de Costa Rica pasa por la protección de sus recursos, y la nueva reserva marina forma parte de lo que llama la nueva economía azul del país. Estudios realizados sobre el turismo de buceo con tiburones en Florida y Palau estiman que, con el tiempo, un tiburón vale más cuando está vivo, visible para los buceadores, que muerto, en un plato de comida. 

"Cuando los turistas vienen a Costa Rica, quieren ver la naturaleza. Con estas áreas protegidas, hemos podido desarrollar diferentes negocios", dice, señalando que el ecoturismo fomenta todo, desde las excursiones de buceo hasta el alquiler de coches y el tráfico de restaurantes.

Costa Rica ya ha revertido la deforestación, se ha comprometido a alcanzar el estatus de emisiones netas cero para 2050 y ahora está buscando vías para electrificar los vehículos y modernizar los edificios, todo ello como parte de la visión de Meza de una nueva economía verde.

Espera extender esto a las empresas que operan alrededor de la nueva reserva marina, pagando a los pescadores para que operen de forma sostenible, de forma similar a como el país paga a los propietarios de tierras para que protejan sus bosques. 

"La conservación de los océanos es buena para las empresas, para el medio ambiente y para las personas", afirma. "Trabajar por la conservación del océano es una parte fundamental de la agenda climática". 

National Geographic Pristine Seas es un programa global que combina la exploración, la investigación, las comunicaciones estratégicas, la educación, la política y el trabajo económico, y el compromiso de la comunidad para ayudar a crear reservas marinas de clase mundial y garantizar su gestión eficaz. Pristine Seas ha contribuido a inspirar la creación de 26 reservas marinas, con una superficie total de más de 6,5 millones de kilómetros cuadrados. Más información en nationalgeographic.org/pristineseas.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
Cómo la precisión de los modelos climáticos les ha valido un Premio Nobel
Medio Ambiente
¿Qué podemos salvar del cambio climático?
Medio Ambiente
¿Cómo podemos ayudar a los corales y las aves marinas a sobrevivir al calentamiento global?
Medio Ambiente
La estación meteorológica más alta de los Andes ayudará a los científicos a encontrar respuestas climáticas
Medio Ambiente
Para los jóvenes activistas del clima, la pandemia es el momento decisivo para actuar

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved