El árbol intruso que aterroriza los incendios estivales de la Patagonia

Los pinos y el cambio climático transforman los patrones de fuego de la región, empujando a algunos a huir "como si estuviesen escapando del rugido de un dragón".

Por Guido Bilbao
fotografías de Alejandro Chaskielberg
Publicado 5 ene 2022, 14:03 CET
Incendio en las afueras de El Bolsón, Argentina.

Una zona de vegetación autóctona fue calcinada por una hoguera en enero de 2021 en las afueras de El Bolsón, Argentina.

Fotografía de Alejandro Chaskielberg

En la última frontera salvaje del fin del mundo que es la Patagonia, la llegada del verano solía ser una bendición. La nieve retrocedía. Los lagos se llenaban de nieve fresca y clara. El paisaje cobraba vida con el color.

Sin embargo, últimamente el verano se ha convertido en sinónimo de temor. El pasado mes de marzo, una serie de incendios estuvo a punto de devorar La Comarca Andina, un bosque de cuento de hadas en las montañas de la Patagonia argentina. A lo largo del paralelo 42, los incendios quemaron más de 54 000 hectáreas en pocos días. Tres personas murieron y se quemaron más de 300 casas.

Dos lugareños intentan controlar un incendio en las afueras de la ciudad de El Bolsón. El fuego se desató el 24 de enero de 2021 por una fogata. Duró más de 45 días y quemó miles de hectáreas de bosque.

Fotografía de Alejandro Chaskielberg

Jesús Olmos recuerda que se despertó con un ruido espantoso y olor a humo. Salió a la calle y se encontró con que el bosque circundante era un infierno. Los tanques de gas de las casas cercanas explotaron como bombas, y una lengua de fuego, azotada por el viento, corría hacia su casa. "Corrí como si fuera el rugido de un dragón", dice.

Su única posibilidad de salir con vida era huir inmediatamente. Abrió las puertas para sus animales y corrió entre nubes de humo que le provocaban ataques de tos. Con ronchas de carne quemada formándose en sus manos, cara y cuello, dejó atrás su vida anterior.

Incendios como ése se consideraban raros en esta región remota y poco poblada del sur de Sudamérica. Pero, en palabras de un científico argentino, el incendio de 2021 es una "premonición" de lo que está por venir, ya que el cambio climático y el aumento de la población en las zonas silvestres -las causas gemelas de los incendios en California, Australia y otros lugares- también se ciernen sobre la gran extensión de montañas, ríos y bosques que comparten Chile y Argentina.

Izquierda: Arriba:

Los restos de una casa quemada durante el voraz incendio del 9 de marzo de 2021, en la entrada norte de la localidad de El Hoyo, en Chubut, Argentina.

Derecha: Abajo:

Gustavo Zaninelli se encuentra entre los restos de una casa quemada que terminó de construir apenas dos semanas antes de que se incendiara. Está iluminado con un farol rojo junto a la chimenea de ladrillo, el único elemento que sobrevivió al incendio.

fotografías de Alejandro Chaskielberg

Francisco con su tía Olga frente a una pequeña hoguera en El Hoyo. Están cuidando las tierras de su familia, que se quemaron el 9 de marzo de 2021.

Fotografía de Alejandro Chaskielberg

Las condiciones causadas por el clima (la sequía y el calor) ya están provocando lo que los científicos de Argentina denominan "cambio catastrófico", algo que se traduce en ecosistemas más frágiles e incendios más graves y dañinos, alimentados por pinos no autóctonos que prosperan en sus ruinas.

La nueva temporada de incendios comienza rápidamente 

La nueva temporada de incendios, que apenas lleva unas semanas, no ha hecho más que reforzar las predicciones y aumentar el temor y la preocupación por la temporada estival de sus habitantes. Hasta el momento, se han declarado 15 incendios de distinta magnitud en tres de las cinco provincias patagónicas de Argentina.

(Los incendios forestales: una perspectiva fotográfica entre las llamas que asolan California)

Varios incendios están ardiendo fuera de control, y las autoridades han advertido que si las condiciones meteorológicas no cambian, el fuego podría llegar a Villegas y Manso, obligando a la evacuación de 2000 residentes. Los incendios ya se han cobrado vidas: uno de los ocho helicópteros que luchan contra el fuego se estrelló, matando a dos miembros de la tripulación. La semana pasada, el Gobierno argentino declaró el estado de emergencia, que se espera que dure un año.

"El hecho de que esto ocurra tan pronto en la temporada de verano es muy sorprendente", dice Thomas Kitzbergerm, que estudia los incendios forestales y el cambio climático en la Universidad Nacional del Comahue de Argentina; "...pero no me sorprende en absoluto".

La zona de Puerto Patriada, quemada en el verano de 2015, está invadida de pinos insigne (o pinus radiata), que se adaptan al fuego y arden con facilidad.

Fotografía de Alejandro Chaskielberg

El invierno pasado, la Patagonia tuvo la cobertura de nieve más baja de los últimos 20 años; varios centros de esquí, como La Hoya en Chubut, tuvieron que cerrar y el Cerro Catedral, el complejo más importante del país, recibió tan poca nieve que sólo pudo funcionar creándola artificialmente.

"Muchos indicadores sugieren que el norte de la Patagonia se está secando y a la vez calentando", dice Kitzberger. "Esa combinación es explosiva. Los tejidos vegetales son deficientes en agua, y eso es un gran factor de inflamabilidad."

(España reduce casi un 60% la superficie total quemada por incendios)

Los registros de cenizas en los lechos de los lagos patagónicos se remontan a hace 15 000 años, cuando los glaciares retrocedieron y fueron sustituidos por magníficos bosques. Antes los incendios eran naturales, causados por rayos o erupciones volcánicas; ahora son predominantemente provocados por el hombre. Según el Ministerio de Medio Ambiente argentino, "en la región andina patagónica, el 7% de los incendios se deben a la naturaleza y el 93% al hombre".

Mariano Olmos junto a los restos de su casa quemada en el barrio de Parcela 26, en Lago Puelo, Argentina. Escapó del incendio corriendo; salvó a su perrito dentro de su chaqueta.

Fotografía de Alejandro Chaskielberg

En particular, el incendio del verano pasado en el bosque de la Comarca Andina ardió en la interfaz urbano-forestal, la zona de transición entre la naturaleza y el terreno desarrollado para la actividad humana. La región atrae desde hace tiempo a los recién llegados, desde a hippies de los años 60 hasta a multimillonarios, pasando por el diseñador de moda y empresario italiano Luciano Benetton y el magnate británico Joseph Lewis, que adquirió millones de acres de tierra patagónica en los años 90.

La población de El Bolsón, centro neurálgico de la Comarca Andina, es de 30 000 habitantes, el triple que en 1991. En los últimos tiempos, las autoridades escolares han recibido tantas solicitudes para matricular a nuevos alumnos en las 44 escuelas rurales de la zona que han tenido que rechazar a algunos, según relatos locales.

"El problema principal es que, al perseguir el sueño de vivir cerca de la naturaleza, la gente se está trasladando a las zonas rurales", dice Guillermo Defossé, profesor de ecología forestal en la Universidad de la Patagonia y que lleva más de 30 años estudiando cómo y por qué se producen incendios forestales.

"A medida que la población crece, el riesgo de incendio aumenta", añade. "Si la gente desea vivir en un lugar donde la naturaleza está relativamente intacta, debe conocer primero los riesgos que conlleva. También deben conocer todas las formas de prevenir, minimizar y mitigar los efectos del fuego en las distintas circunstancias en que puede producirse."

Los bosques de pinos son más inflamables

A pesar del crecimiento de la población y del cambio climático, los científicos siguen preguntándose por qué, en el medio millón de kilómetros cuadrados de la Patagonia, el fuego ardió con tanta intensidad en la Comarca Andina.

Este bosque aparentemente antiguo -a diferencia de otros en la Patagonia- es principalmente de pino del norte, plantado en la década de 1970 en lo que eran praderas abandonadas que antes se utilizaban para el pastoreo. El pasto sustituyó al bosque antiguo a finales del siglo XIX y principios del XX, cuando la industria de la lana estaba en su apogeo y la ganadería ovina era un gran negocio en Argentina. Sin embargo, en la década de 1950, la lana fue sustituida por fibras sintéticas derivadas del petróleo y la ganadería ovina entró en franco declive.

En los años 70, el gobierno argentino lanzó un programa de reforestación totalmente subvencionado para promover la industria maderera en la región. Nadie sabía mucho sobre ecología, medio ambiente o cambio climático. Los funcionarios del gobierno pensaron que lo mejor sería plantar una especie de árbol de rápido crecimiento, y así fue como el bosque de pinos llegó a la Patagonia.

Izquierda: Arriba:

Una de las cinco casas quemadas de la familia Álvarez, en las afueras de El Hoyo.

Derecha: Abajo:

Un trabajador coloca las láminas para el techo de una casa reconstruida, que era una antigua plantación de pinos quemada durante el incendio del 9 de marzo de 2021, en Lago Puelo, Argentina.

fotografías de Alejandro Chaskielberg

Roberto Vargas limpia un terreno en Lago Puelo, quemado por el incendio.

Fotografía de Alejandro Chaskielberg

Aunque los árboles de crecimiento más rápido producían una madera más pobre, el negocio se disparó. La reforestación se hizo rápidamente, sin control sobre el crecimiento o la ubicación de los árboles, dice Estela Raffaele, ecóloga e investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) de Argentina. "La inflamabilidad de los pinos es mucho mayor que la del bosque nativo y la invasión de estas coníferas está afectando la frecuencia de los incendios en la región".

Además, agrega: "Las especies de pino, según estamos aprendiendo ahora, utilizan el fuego para colonizar y apoderarse de nuevos terrenos. El pino radiata es el que más nos preocupa. Sus conos son muy duros y sólo se abren a altas temperaturas. Cuando un bosque de pinos se incendia, el calor revienta estos conos, expulsando millones de semillas, todas ellas resistentes al fuego".

Una vez que el incendio remite, el 90% de las semillas de radiata germina. Unos meses después, el terreno comienza a llenarse de plántulas de pino. Las especies autóctonas no pueden competir por el agua o la luz.

"Cada incendio reduce drásticamente la diversidad, generando las condiciones para nuevos incendios", añade Raffaele. "Un año después del incendio en La Comarca Andina, contamos 400 000 plántulas de pino en una sola hectárea, una invasión impresionante. Los pinos, a medida que crecen, se libran ellos solos de capas de hojas; los más fuertes sobreviven. Los que mueren quedan en pie, listos para arder".

En el barrio Parcela 26 de Lago Puelo, Chubut, se instaló un aserradero portátil para que los vecinos pudieran aserrar los pinos quemados y utilizarlos para reconstruir las casas.

Fotografía de Alejandro Chaskielberg

Los científicos están desarrollando modelos matemáticos para proyectar cómo se verán afectados los bosques por el aumento de las temperaturas. Los resultados preliminares sugieren que, a menos que se produzca un cambio drástico, la Patagonia se enfrenta a un futuro ardiente lleno de degradación medioambiental. Kitzberger afirma que algunos ecosistemas de la Patagonia son fundamentales para el equilibrio general de los bosques, y el cambio climático está amenazando la capacidad de éstos para retener el agua. Dice que los bosques de lengas, un árbol de hojas nativo del sur de los Andes que crece a más de 900 metros de altitud, son un buen ejemplo.

"Estamos viendo que estos bosques desaparecerán primero por el cambio climático y los incendios", explica. "Son muy susceptibles al calor y no vuelven a crecer por sus raíces. Nos preocupa mucho porque cumplen funciones importantes en la regulación del agua".

Y añade: "Sin los bosques de lengas, la lluvia provocará la erosión y convertirá el agua en barro. Los ríos y los lagos no se llenarán. De hecho, ya estamos notando una disminución del caudal de agua debido a la reducción del nivel de los lagos, junto con un descenso de la generación hidroeléctrica."

Un año después, una comunidad planta cara

Cuando el incendio de El Bolsón se desató hace un año, este cogió a muchos residentes por sorpresa. Gustavo Zaninelli vio asombrado cómo el fuego consumía enormes pinos en lo que parecían segundos. Nunca había experimentado el fuego y estaba dando los últimos toques a dos casas que pasó dos años construyendo: la suya y la de su cuñado, separadas por unos 200 metros.

"Nos quedamos en la casa hasta que el calor nos hizo salir", dice. "Vimos desde la distancia cómo se quemaba la obra que acabábamos de terminar. El viento era tan fuerte que podíamos ver trozos de madera ardiendo volar cientos de metros para provocar otro incendio. Enormes, los pinos, ardieron en pocos segundos. El bosque rugía y se volvía de un color rojo entre la sangre y el atardecer".

Una plantación de frambuesas se quemó por completo en la zona de Las Golondrinas, en Chubut. Se dice que la zona tenía la mejor producción de frutos rojos del país.

Fotografía de Alejandro Chaskielberg

Un año después, Olmos no parece un hombre que lo haya perdido todo. Dice que hay algo en el incendio que renovó sus fuerzas. Fue elegido por sus vecinos como portavoz, y viajó a la capital argentina, Buenos Aires, para gestionar la ayuda para su comunidad. A pesar de las promesas, no llegó mucho a El Bolsón.

"No sé si la burocracia es peor que el fuego", dice riendo. "Al final nos ayudamos unos a otros".

Su comunidad está creando una cooperativa para vender productos regionales. La llaman Cooperativa Revolucionaria Flor de Fuego. El primer proyecto es una sala de actividades infantiles para ayudar a los niños que ya no tienen un lugar donde jugar. "Se aceptan donaciones", dice.

Hace un mes, Olmos volvió a vivir en su tierra, de forma precaria, mientras empieza a reconstruir una nueva casa. De los 10 cerdos que soltó durante el incendio, sólo sobrevivieron dos. Una de ellas resultó estar preñada y pronto dio a luz. Como su granja estaba en ruinas, regaló los lechones a los vecinos que habían perdido sus animales para que pudieran empezar de nuevo. En su opinión, la vida se abre paso, renaciendo de las cenizas.

Guido Bilbao es un periodista y documentalista que cubre temas medioambientales en América Latina.

Alejandro Chaskielberg es un fotógrafo argentino que documenta temas ambientales y sociales utilizando la fotografía nocturna. Síguele en Instagram.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
¿Pueden los robles ayudar a frenar los incendios forestales en el Himalaya?
Medio Ambiente
Los fuegos de Grecia causan un humo sofocante y amenazan el patrimonio histórico
Medio Ambiente
"Ahora o nunca": las 4 conclusiones urgentes del informe de la ONU sobre el clima
Medio Ambiente
¿Qué hace un buscador de semillas y por qué es tan importante?
Medio Ambiente
El mundo sigue sin cumplir sus objetivos climáticos

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved