El príncipe, el alcalde y la historia del pez estadounidense que se comió Japón

Un inocente regalo de Chicago al Príncipe Akihito en 1960 provocó una crisis ecológica de décadas que los científicos japoneses están ahora a punto de resolver.

Por Christian Elliott
Publicado 12 ene 2022, 12:58 CET
El príncipe heredero Akihito de Japón observa peces tropicales en Nueva York el 30 de septiembre ...

El príncipe heredero Akihito de Japón observa peces tropicales en Nueva York el 30 de septiembre de 1960. En el fondo está Christopher Coates, director del Acuario de Coney Island. Akihito también visitó Nueva York como parte de su visita de Estado y la de su esposa.

Fotografía de Associated Press

Cuando el príncipe heredero Akihito visitó Chicago el 3 de octubre de 1960, su única petición fue visitar el acuario Shedd. El entonces alcalde Richard J. Daley, un ávido pescador, entregó al príncipe un regalo que él mismo sacó con una red de uno de los tanques: 18 bluegills (Lepomis macrochirus), el pez oficial del estado del estado de Illinois.

El futuro emperador, de 26 años, ya era un apasionado de la ictiología, y planeaba almacenar los peces exóticos en el foso que rodea su palacio, según relata el Chicago Tribune de la época.

Al día siguiente, en el ventoso aeropuerto internacional O'Hare de Chicago, Akihito se despidió de la ciudad con un regalo que no podía imaginar que provocaría una crisis ecológica que duraría décadas en su país.

En los 60 años transcurridos, el bluegill se convirtió en una pesadilla invasora y destructora de especies, abarrotando los lagos y ríos de agua dulce japoneses y destruyendo la biodiversidad de los peces autóctonos, dice Kenji Saitoh, investigador de la Agencia de Recursos Pesqueros y Educación del país.

Afortunadamente, la ciencia ha avanzado en todo este tiempo. Ahora, los genetistas japoneses están experimentando con la magia de la edición genética CRISPR para esterilizar a los peces azules invasores. Si la iniciativa tiene éxito, los gestores de la fauna silvestre podrían utilizar la misma técnica para librar a Estados Unidos de invasiones acuáticas dañinas como la de la carpa asiática.

En Japón, el público se muestra dividido con respecto a los bluegills y desconfía de los esfuerzos genéticos para reducirlos, y es fácil ver por qué. La historia de 60 años del pez sol en Japón es un cuento (con moraleja incluida) sobre la intervención humana en todos los aspectos.

(Relacionado: Cómo el insecticida más usado del mundo provocó el desplome de una pesquería en Japón)

Comienza la invasión

Cuando llegó a su país después de su gira por Estados Unidos en 1960, Akihito pidió a la Agencia Nacional de Pesca de Japón que criara los 15 bluegills cautivos que habían sobrevivido al viaje transpacífico, con la esperanza de liberarlos en la naturaleza como un nuevo pez de caza, apodado "pez príncipe" en su honor. En 1966, las crías de los bluegills fueron depositadas en el lago Ippeki-ko, a las afueras de la ciudad de Ito, en la prefectura japonesa de Shizuoka. Tres años después, se colocó un monumento de piedra en la orilla para celebrar el éxito de la introducción del pez príncipe. Se liberaron más peces príncipe en los ecosistemas de agua dulce de todo Japón.

"En aquella época, no habíamos experimentado ningún problema grave de especies invasoras y el bluegill no parecía peligroso según sus hábitos alimenticios, al no ser un piscívoro feroz", dice Nakai Katsuki, un científico investigador japonés del Museo del Lago Biwa que ha estudiado las especies invasoras de peces norteamericanos en la prefectura japonesa de Shiga desde 1989.

Fotografía de estudio de un bluegill, Lepomis macrochirus

Fotografía de Joël Sartore, National Geographic Photo Ark

El Gobierno japonés tardó poco en dejar de criar el bluegill porque el pez crecía lentamente en cautividad. Durante un tiempo, el bluegill cayó en el olvido, dice Katsuki.

Pero mientras tanto, el pez prosperó sin que se notara en la naturaleza, multiplicándose en los ríos, lagos y arroyos de Japón, ampliando su dieta más allá de los insectos, el plancton y las plantas acuáticas, hasta los camarones y los huevos de peces autóctonos. En sus hábitats norteamericanos, los bluegills se reproducen rápidamente y viven mucho tiempo, mientras que en Japón, los peces nativos de la costa habían mantenido temporalmente la población de bluegills bajo control comiendo sus huevos y juveniles.

En 1999, el bluegill ya había colonizado todos los ecosistemas de agua dulce del país, lo que impulsó la investigación de la dispersión del bluegill con apoyo del Gobierno. Pero para entonces ya era demasiado tarde.

Resistencia ineficaz

En el año 2000, Saitoh, especializado en genética y evolución de los peces, viajó a Estados Unidos para rastrear los orígenes del bluegill japonés. Por aquel entonces, los científicos japoneses debatían encarnizadamente si el omnipresente pez tenía realmente un origen.

El equipo de investigación, dirigido por el biólogo Kouichi Kawamura, de la Universidad de Mie, al suroeste de Tokio, comparó el ADN mitocondrial de 13 poblaciones diferentes de bluegill de Estados Unidos con 56 poblaciones de Japón. En un estanque del río Misisipi, cerca de Guttenberg (Iowa), una pequeña ciudad enclavada en unos acantilados de piedra caliza, el equipo encontró una coincidencia perfecta: todos los peces príncipe procedían de los 15 bluegills regalados a Akihito por Daley décadas antes. La escasa diversidad genética debida a la endogamia no parecía ser un obstáculo para los peces de agua azul en Japón.

(Relacionada: Así es la arawana asiática, el pez de acuario más caro del mundo)

A estas alturas, los bluegills suponían una grave amenaza para importantes especies autóctonas de todo el país. En el lago Biwa, la mayor y más antigua masa de agua dulce de Japón, los peces azules diezmaban la población de carpas, un pez único en el lago y muy apreciado como manjar fermentado llamado funazushi. Por ello, el gobierno de la prefectura de Shiga impuso una recompensa de 3 dólares (2,64 euros) por kilo de bluegill para animar a los pescadores comerciales a pescarlo, y promulgó una multa de 1000 dólares (880 euros) por repoblar el bluegill y la lubina para la pesca con señuelo. Varios equipos de investigación diseñaron nuevos tipos de trampas para capturar el bluegill y sus huevos. En 2002, el Ministerio de Medio Ambiente japonés identificó formalmente al bluegill como una amenaza invasora. 

El Gobierno de la Prefectura creó un sitio web para promocionar recetas con el bluegill, con la esperanza de animar a la gente a comer este pescado. Una empresa local de procesamiento de mariscos vendía sushi de pez azul y funazushi de pez azul. La cercana Universidad de Fukui intentó vender una "hamburguesa ecológica" de bluegill. Ninguna tuvo éxito, según Katsuki.

"Originalmente aceptado y celebrado como un pescado sabroso", dijo Katsuki, en 2002 el bluegill se había convertido en "un pescado infame por su carácter invasivo". En este proceso, el buen sabor del bluegill ha sido casi olvidado en Japón".

En junio de 2005, la Ley de Especies Exóticas Invasoras de Japón prohibió la importación, posesión y transporte de 97 especies, incluido el bluegill. Dos años después, el Emperador Akihito emitió una disculpa formal por haber introducido el pez en el país en lo que el Japan Times calificó de "rara expresión de contrición". "Me duele el corazón al ver que ha resultado así", dijo Akihito.

Personas pescando en el lago Biwa (Biwako), prefectura de Shiga, Japón.

Fotografía de Trevor Mogg, Alamy Stock Photo

En 2007, la población de peces príncipe alcanzó los 25 millones. Junto con la lubina, introducida desde Estados Unidos para la pesca deportiva en la década de 1970, el invasor representaba el 90% de toda la fauna del lago Biwa, que antaño albergaba 30 especies de peces autóctonos. En 2005, el Gobierno de la Prefectura de Shiga gastó 1,6 millones de euros para eliminar 420 toneladas de peces invasores del lago. Gracias a la continua pesca comercial patrocinada por el Gobierno, la población se ha reducido a la mitad desde entonces, pero el bluegill y la lubina permanecen en el lago, ya que las redes de enmalle tradicionales no pueden capturar a los pequeños peces juveniles. En los últimos tres años, los esfuerzos de erradicación han costado al gobierno de la prefectura 237 000 euros anuales. Si se dejara de pescar, la población de bluegill volvería a aumentar.

"El número de hábitats parece haber disminuido un poco, y el tamaño de la población en aguas grandes como el lago Biwa ha disminuido desde 2005, pero la distribución no parece haber disminuido", dice Kawamura. "No tengo esperanzas para el futuro".

Una solución que puede no darse

Ahora, por fin, la tecnología podría ofrecer una respuesta. La investigación en curso, dirigida por el genetista de peces Hiroyuki Okamoto, se centra en la "supresión inducida por genes para las poblaciones exóticas" utilizando la herramienta de edición de genes CRISPR-Cas9. El equipo de Okamoto ha secuenciado el genoma del pez azul y recientemente ha producido una primera generación de peces machos que pueden portar un gen estéril específico para las hembras en la población salvaje de pez azul, eliminando su capacidad de producir huevos. El programa está en su sexto año en el laboratorio.

Aunque la esterilización genética parece funcionar, Okamoto calcula que tendría que liberar un número de peces alterados equivalente al 7 por ciento de la población invasora para erradicar por completo el bluegill de los cursos de agua de Japón. Aun así, cree que la supresión genética podría tener éxito.

La tarea puede parecer ardua, pero "no hay forma más eficaz de eliminar la especie invasora", afirma Okamoto. "Contratar la pesca comercial lleva tiempo, necesita un presupuesto, y en Japón ese presupuesto es muy pequeño y cada vez menor, porque ya llevamos 20 años haciéndolo. Ahora que tenemos la tecnología CRISPR, quizá haya una posibilidad de resolver este problema."

Aun así, no está seguro de que las autoridades aprueben la liberación de su pez azul portador de genes estériles en los ecosistemas naturales. Okamoto dijo que se enfrenta a críticas y amenazas en internet por su trabajo por parte de personas que dicen que los organismos alterados con CRISPR no pertenecen a la naturaleza.

"Aunque somos conscientes de los métodos genéticos diseñados para interrumpir la reproducción del bluegill, seguimos siendo cautelosos con los impactos potenciales en los ecosistemas nativos y sus relaciones en la ley y las regulaciones", dijo Masaki Ohara, jefe de sección de la División de Estrategia Internacional del Ministerio de Medio Ambiente de Japón en un correo electrónico.

Hay otro obstáculo importante: el limitado apoyo público en Japón a la gestión del pez sol en general.

Okamoto comparó el presupuesto de 39 millones de euros del Comité de Coordinación Regional de la Carpa Invasora de EE.UU. para 2021 con el presupuesto japonés de 15 millones de euros para todas las cuestiones relacionadas con la pesca continental. "Viendo esto", dice, "creo que los estadounidenses se preocupan mucho más por los problemas de los peces invasores".

Saitoh está de acuerdo. "La gente de a pie no presta mucha atención a lo que ocurre en el agua porque es invisible para ellos".

No hay bala de plata

Al otro lado del mundo, en Illinois, donde se originó el bluegill japonés, Kevin Irons se enfrenta a una especie invasora propia: la carpa asiática. Como director del programa de especies acuáticas molestas del Departamento de Recursos Naturales de Illinois, supervisa los esfuerzos de captura masiva para eliminar 750 toneladas de carpas a lo largo de los 530 kilómetros de la cuenca del río Illinois cada año.

En la última década, científicos japoneses y estadounidenses han intercambiado ocasionalmente consejos y métodos para controlar sus respectivas invasiones. Los equipos de Irons recogen muestras de agua para analizar el ADN de las células de las carpas desprendidas, una técnica de la que fueron pioneros los genetistas japoneses para rastrear al pez sol. En 2012, Nakai Katsuki, el investigador de peces del Museo del Lago Biwa, voló a St. Paul, Minnesota (Estados Unidos), para presentar los avances en pesca eléctrica y el diseño de nidos artificiales en una conferencia de gestores de carpas. Recuerda haber comido carpa plateada frita, rebautizada como "aleta plateada".

A pesar de sus esfuerzos, no parece haber "una bala de plata ahora mismo para erradicar la carpa", dice Irons.

Pero la técnica que el equipo de Okamoto está desarrollando en Japón -biocontrol genético, o "impulso genético"- ha sido denominada precisamente así por algunos investigadores de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

"Las implicaciones son potencialmente notables: por primera vez podemos tener realmente una herramienta con el poder de eliminar permanentemente una especie objetivo del planeta", escribieron tres científicos en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias en 2015, justo antes de que el trabajo de Okamoto comenzara en serio.

"La cuestión ya no es si podemos controlar las especies invasoras utilizando el impulso genético", escribieron, "sino si debemos hacerlo".

Sin embargo, los investigadores señalan que esta técnica tiene sus inconvenientes y riesgos, como las mutaciones no deseadas que se propagan por la población durante generaciones, o la pérdida global de una especie si los individuos modificados escapan de algún modo y regresan a su hábitat nativo. También es posible que otro invasor ocupe rápidamente el nicho vacante.

Como se ha demostrado a lo largo de las décadas, tanto si un príncipe japonés se lleva a casa un tanque de souvenirs de bluegills como si un agricultor estadounidense importa carpas plateadas del este de China, como puede suceder con cualquier intervención humana en el medio ambiente, las buenas intenciones no siempre son suficientes.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
¿Qué es una especie invasora?
Medio Ambiente
¿Cuál es el árbol más antiguo de la Tierra y sobrevivirá al cambio climático?
Medio Ambiente
Ante la gran oferta de proyectos de plantación de árboles, ¿cómo elegir la opción correcta?
Medio Ambiente
¿Pueden los avances tecnológicos conseguir una minería más limpia?
Medio Ambiente
Cómo la guerra de Ucrania está acelerando la transición energética renovable en Alemania

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved