Esta propuesta de minería en aguas profundas podría matar animales aún no descubiertos

El proyecto podría comenzar en 2024 y el daño ecológico sería enorme. No obstante, la comunidad científica aún no sabe si las secuelas serían permanentes.

Por Sabrina Weiss
Publicado 4 abr 2022 13:42 CEST
A kilómetros de profundidad en el fondo marino del Pacífico, un robot de investigación operado por ...

A kilómetros de profundidad en el fondo marino del Pacífico, un robot de investigación operado por GEOMAR, un instituto oceanográfico alemán, recoge un "nódulo polimetálico", junto con la esponja que lleva adherida. Poco se sabe de la vida en esta zona, una vasta llanura fangosa llamada Zona Clarion-Clipperton, pero las empresas mineras quieren barrer los nódulos ricos en metales que yacen dispersos en el lodo.

Fotografía de ROV-Team, Geomar

Cuando el robot minero de 27 toneladas llamado Patania II empezó a aspirar minerales metálicos del fondo del Océano Pacífico en abril de 2021, no lo hacía en solitario. Global Sea Mineral Resources (GSR), la empresa belga que desarrolló el robot, contaba con un grupo de científicos que vigilaban cada uno de sus movimientos, o mejor dicho, un conjunto de vehículos controlados a distancia y equipados con cámaras y otros sensores.

GSR es una de las empresas que espera empezar a explotar el lecho marino a escala industrial en los próximos años, quizá tan pronto como en 2024. Algunas empresas están promocionando los fondos marinos como una fuente sostenible de los metales necesarios para producir baterías para vehículos eléctricos o teléfonos inteligentes. Mientras tanto, los científicos intentan averiguar el daño ecológico que causaría la minería en aguas profundas.

La respuesta corta es que el daño sería grande, según el consorcio europeo de científicos que ha estado supervisando los esfuerzos de GSR y que informó de los resultados preliminares recientemente en una reunión virtual. Pero es demasiado pronto para saber qué secuelas serían permanentes, o incluso si dichos trabajos deberían considerarse excesivos.

(Relacionado: El fondo del mar está plagado de diminutos fragmentos de plástico)

Cada operación minera como la de GSR en el Pacífico oriental eliminaría la capa superficial "biológicamente activa" de unos 200 a 300 kilómetros cuadrados de fondo marino cada año, dijo Matthias Haeckel, bioquímico marino del Centro GEOMAR Helmholtz para la Investigación Oceánica en Kiel (Alemania). Haeckel supervisa "MiningImpact", un proyecto de investigación financiado por los gobiernos europeos.

"Si la minería se lleva a cabo, debe hacerse sin pérdida de biodiversidad ni de funciones del ecosistema", afirma Ann Vanreusel, bióloga marina de la Universidad de Gante (Bélgica) y otra miembro del consorcio.

Sin embargo, es una norma difícil de definir, y mucho menos de aplicar, porque se sabe muy poco sobre la ecología de las profundidades marinas. En dos expediciones a la región del Pacífico dirigidas por GSR y otras empresas, los investigadores identificaron miles de especies, de las cuales entre el 70% y el 90% eran nuevas para la ciencia.

"Eso en sí mismo es un gran ejemplo para demostrar que no tenemos una buena comprensión de cómo funciona este ecosistema", dice Diva Amon, bióloga marina y exploradora de National Geographic que no participó en MiningImpact. En un estudio publicado este mes en Marine Policy, Amon y sus colegas sostienen que habría que dedicar al menos una década a rellenar las lagunas de los conocimientos científicos antes de iniciar la explotación minera comercial de los fondos marinos.

La industria opera con un plazo más rápido.

"Una batería en una roca"

La región que GSR está explorando, denominada Zona Clarion-Clipperton (CCZ), es una vasta llanura abisal que se encuentra entre Hawai y México, a profundidades que oscilan entre los cuatro y los seis kilómetros. El lodo del fondo marino está plagado de "nódulos polimetálicos": rocas del tamaño de una patata que se forman cuando los metales disueltos se precipitan fuera del agua de mar y se acumulan en fragmentos de roca o desechos marinos, como conchas o dientes de tiburón. Los nódulos son especialmente ricos en cobalto, níquel, cobre, manganeso y elementos de las tierras raras; son como "una batería en una roca", como dice una empresa minera, una start up canadiense llamada The Metals Company (TMC).

(Relacionado: ¿Cómo afectará la minería a un fondo marino que apenas conocemos?)

Pero la llanura abisal también alberga una vida que no se ve en ningún otro lugar: desde pepinos de mar hasta crustáceos que se arrastran por la superficie o diminutas criaturas que viven en el propio sedimento. Durante las pruebas, el Patania II extrajo todos estos seres vivos, junto con los nódulos, hasta una profundidad de unos cinco centímetros.

Una anémona se encoge entre nódulos ricos en metales en el fondo marino del Pacífico. La foto fue tomada por un robot de GEOMAR en una de las expediciones en las que los investigadores europeos estudiaron la vida en la zona Clarion-Clipperton y trataron de evaluar el impacto que podría tener la extracción de los nódulos allí.

Fotografía de ROV-Team/GEOMAR

Vanreusel, Haeckel y docenas de otros científicos están investigando qué organismos viven alrededor de los nódulos y si esos animales pueden recuperarse de la actividad minera. Amon, que ha estado visitando la ZCC desde 2013, afirma que la eliminación de los nódulos provocará inevitablemente una reducción de la abundancia y la diversidad de las especies. 

"Los nódulos tardan millones de años en formarse y son una parte central de este ecosistema. Por lo tanto, al eliminarlos, se está dañando irreversiblemente este ecosistema", afirma. Los pulpos, por ejemplo, ponen sus huevos en los tallos muertos de las esponjas marinas que crecen en los nódulos.

La minería de aguas profundas también plantea otros riesgos. Los vehículos recolectores emiten ruido y luz en un entorno que, por lo demás, está en perpetua oscuridad. Al arar el lecho marino, también levantarán penachos de sedimentos. Una de las principales preocupaciones es la distancia a la que las corrientes marinas profundas dispersarán esos penachos. Cuando los sedimentos se asienten en el lecho marino, podrían asfixiar a los seres vivos lejos de la operación minera.

Los investigadores de MiningImpact lanzaron un robot en forma de torpedo con una cámara y sensores acústicos a través del agua para rastrear los penachos levantados por el Patania II a una profundidad de 4,5 kilómetros. Las fotos preliminares muestran que el sedimento cubría el lecho marino a unos 500 metros a cada lado de las vías de extracción. Parecía extenderse hasta varios kilómetros, aunque en concentraciones más pequeñas. El Patania II, que lleva el nombre de la oruga más rápida del mundo, era un primer prototipo. Para su explotación comercial, GSR tiene previsto construir un colector cuatro veces más grande.

En una declaración en su sitio web, GSR dice que "sólo solicitará un contrato de minería si la ciencia demuestra que, desde una perspectiva medioambiental y social, el fondo marino puede ser una fuente responsable de los metales primarios necesarios para el crecimiento de la población, la urbanización y la transición a la energía limpia".

Todavía es demasiado pronto para saber si los organismos que viven sobre y alrededor de los nódulos recogidos por Patania II han sobrevivido a la perturbación o no; otra expedición a los lugares de prueba a finales de 2022 lo investigará. Pero un lugar similar en la costa de Perú ofrece algunas pistas. En 1989, unos investigadores alemanes arrastraron por el lecho marino un arado especialmente diseñado para cortar y trabajar el sedimento. Las huellas de la máquina siguen siendo claramente visibles casi 30 años después, mientras que las poblaciones de esponjas, corales blandos y anémonas de mar aún no han regresado.

Un gran impulso desde un país pequeño

La industria minera de los fondos marinos lleva medio siglo luchando por ponerse en marcha. La Autoridad Internacional de los Fondos Marinos (ISA), la agencia afiliada a la ONU que promueve y gobierna la minería en aguas internacionales en virtud del Derecho del Mar, lleva desde 2014 elaborando una normativa y un proceso de concesión de permisos. Se supone que debe garantizar que cualquier explotación minera será para "el beneficio de la humanidad en su conjunto". Hasta ahora solo permite a las empresas mineras explorar los recursos de aguas profundas, no explotarlos comercialmente.

(Relacionado: Estos peces primitivos de aguas profundas viven hasta los 100 años)

Una anémona de mar se posa sobre una esponja con pedúnculo que está unida a un nódulo polimetálico.

Fotografía de ROV-Team/GEOMAR

Pero la llegada de la minería industrial de aguas profundas podría suceder pronto, gracias en parte a la demanda de minerales para abastecer la transición energética verde. El 25 de junio de 2021, la pequeña nación del Pacífico, Nauru, ejerció su derecho como miembro de la AIS para activar una cuenta atrás, obligando esencialmente a la agencia a completar la normativa necesaria en un plazo de dos años. El contratista de Nauru, TMC, ha salido recientemente a bolsa y ha dicho a los posibles inversores que espera empezar a extraer nódulos ya en 2024. La empresa también tiene licencias de exploración en Tonga y Kiribati, otros dos estados insulares del Pacífico. Calcula que sus tres zonas contratadas albergan nódulos suficientes para electrificar 280 millones de vehículos.

La presión de Nauru para acelerar las normas de explotación minera ha hecho que los ecologistas y los científicos den la voz de alarma. Más de 620 científicos marinos y expertos en política de 44 países han firmado una declaración en la que piden que se detengan todas las actividades mineras hasta que se conozcan mejor las consecuencias ecológicas. Decenas de organismos gubernamentales y el Parlamento Europeo apoyan la moratoria, y varias empresas manufactureras, como Ford, Samsung y Google, han declarado que no se abastecerán de minerales de las profundidades marinas.

Sin embargo, una moratoria sobre la minería de los fondos marinos también podría ralentizar o detener investigaciones cruciales. El proyecto MiningImpact contaba con un presupuesto de casi 10 millones de euros, financiado por gobiernos europeos, para realizar estudios de referencia independientes y supervisar las pruebas de colectores de GSR en la zona Clarion-Clipperton. Las empresas mineras también están invirtiendo millones de dólares en sus propios estudios medioambientales.

"Mi temor es que la financiación no continúe al nivel de los últimos años. Así que la pregunta es cuánto aprenderemos durante la fase de moratoria", dice Haeckel. 

Los investigadores de MiningImpact siguen ocupados evaluando sus datos y las miles de muestras recogidas. Pero pasarán años, si no décadas, antes de que puedan determinar el umbral a partir del cual la minería industrial causaría "daños graves" (que la ISA debe prevenir), especialmente más allá de los emplazamientos mineros.

En diciembre de 2021, Pradeep Singh, investigador jurídico de la Universidad de Bremen (Alemania), publicó un artículo en la revista Marine Policy en el que subrayaba que la AIS y sus 168 estados miembros no han llegado a un consenso sobre lo que significan los términos "protección efectiva" y "efectos perjudiciales". Y sin embargo, cuando la cuenta atrás termine en julio de 2023, la AIS tendrá que empezar a aprobar o desaprobar las solicitudes de licencias de explotación. Todos los países, incluso los que no tienen acceso al océano, tienen derecho a solicitarlas.

Un enfoque que podría adoptar la AIS, sugiere Haeckel, sería permitir inicialmente sólo un pequeño número de operaciones, en lugar de 10 a la vez. La normativa podría entonces adaptarse a medida que se disponga de más pruebas científicas. Pero este enfoque sería difícil de aplicar legalmente.

"Hay bastantes preocupaciones que la industria podría impulsar", dice Singh, que apoya una moratoria. "Puede que una actividad minera no sea tan perjudicial, pero si se permite una, habrá que permitir otras, y entonces, acumulativamente, los impactos serán desastrosos".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
Los arrecifes de coral de la isla samoana de Upolu están muriéndose
Medio Ambiente
¿Cómo afectará la minería a un fondo marino que apenas conocemos?
Medio Ambiente
Las especies marinas desaparecen más rápido que las terrestres
Medio Ambiente
¿Podrá Noruega equilibrar sus objetivos ecológicos con las preocupaciones de los sami?
Medio Ambiente
Conforme aumenta la popularidad del coche eléctrico, tendremos que reciclar las baterías

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved