Uno de los mayores caracoles marinos del mundo está en peligro de extinción

Un siglo de extracción no regulada de su gigantesca concha ha dejado a los caracoles rojos (o conchas de caballo) mucho más vulnerable de lo que los científicos creían.

Por Cynthia Barnett
Publicado 7 abr 2022, 16:12 CEST
El caracol rojo, que se encuentra a lo largo de la costa sur del Atlántico, es ...

El caracol rojo, que se encuentra a lo largo de la costa sur del Atlántico, es la concha estatal de Florida. Pero muchas décadas de recolección no regulada, así como la degradación del hábitat, están poniendo a este impresionante molusco en peligro de extinción, dicen los expertos.

Fotografía de Michael Patrick O'Neill, BluePlanetArchive

Los caracoles rojos, (también conocidos como conchas de caballo) son unos llamativos caracoles marinos que habitan en la colosal concha del estado de Florida (en Estados Unidos). Tienen una vida más corta y se reproducen más tarde de lo que se creía, según una nueva investigación que advierte de que la población del Golfo de México podría estar a punto de desaparecer.

Las conchas en forma de huso que pueden llegar a medir más de 30 centímetros y los cuerpos rojo-anaranjados brillantes como conos de tráfico hacen de los caracoles rojos una de las especies más llamativas de las playas del sureste de Estados Unidos. Antes eran aún más grandes: las fotografías históricas de Florida muestran a los turistas cargando caracolas de la mitad de la longitud de un niño pequeño. Esos tamaños ya no se ven, lo que llevó a los investigadores a preguntarse por qué.

Los científicos utilizaron la esclerocronología (la versión de las conchas de la dendrocronología, o ciencia de los anillos de los árboles) para investigar la duración de la vida de estos animales, cuyas conchas blanquecinas han llegado a medir hasta 60 centímetros, desde la punta hasta el embudo. Estos tamaños habían llevado a algunos científicos a suponer que estos caracoles depredadores podían vivir medio siglo o más, y que las hembras enviaban cientos de miles de caracolas diminutas al mar durante décadas. La nueva investigación demuestra que no es así.

"La vida real es significativamente más corta", de siete a 10 años, dice Gregory S. Herbert, el ecólogo marino de la Universidad del Sur de Florida que dirigió el estudio, publicado el miércoles en la revista PLOS ONE. La investigación sugiere además que las hembras desovan más tarde en su vida. Dado que los caracoles más grandes que viven en la actualidad son más pequeños y más jóvenes que los caparazones históricos utilizados en el estudio, "las hembras más grandes que quedan en la naturaleza podrían tener pocos eventos de desove en la vida, si es que hay alguno", advierte el artículo, poniendo a la población del Golfo en crisis.

(Relacionado: El comercio de caracolas como souvenirs mara a especies marinas protegidas)

Investigaciones anteriores demostraron que el tamaño de las caracolas ha disminuido a lo largo de las décadas, "la señal universal de que un punto de inflexión está cerca", dice Herbert. Al igual que otros animales marinos que viven cerca de costas muy pobladas, los caracoles han perdido un hábitat considerable a causa del desarrollo y la contaminación, incluyendo sus zonas de reproducción favoritas a lo largo de las marismas y las praderas marinas. Su hábitat en el Golfo también se está calentando debido al cambio climático, lo que los científicos creen que presiona aún más a los animales, basándose en los efectos negativos que el calor adicional tiene en otros grandes moluscos. Pero los científicos afirman que la amenaza más inmediata que está reduciendo su número y tamaño es la sobreexplotación, principalmente por sus codiciadas conchas.

La cosecha comercial registrada en Florida pasó de un máximo de 14 511 caracolas en 1996 a 6124 en 2000, a 1461 en 2015 y a sólo 67 en 2020, según datos de la Comisión de Conservación de la Pesca y la Vida Silvestre de Florida. Se desconocen las cifras de capturas recreativas.

Izquierda: Arriba:

Betty Boone, en la playa vertiendo agua de una concha de caballo gigante - Daytona Beach, Florida, 1948.

Derecha: Abajo:

Un niño sostiene una concha de caracol rojo en la isla de Sanibel, Florida, en 1948. Hoy en día, estos tamaños se ven poco o nada, tanto entre las conchas vacías como entre los animales vivos.

fotografías de State Archives of Florida

(Relacionado: Descubierta una nueva especie de caracol tan pequeña como un grano de arena)

Perforando en busca de información

Para estimar la edad y la madurez reproductiva, el equipo de Herbert analizó los isótopos químicos de grandes conchas de caracol procedentes de colecciones de museos. Los moluscos marinos utilizan el carbonato cálcico del mar circundante para construir su concha, que se convierte en un diario químico de su vida y su entorno. En los bivalvos, como las almejas, los científicos pueden aserrar la concha por la mitad para leer unas bandas grises difusas en la sección transversal que marcan el tiempo, como los anillos de los árboles. Los caracoles se construyen en espiral, por lo que es imposible seccionar la concha de forma que se vean todas las bandas.

El equipo de Herbert utilizó diminutas brocas dentales para perforar las conchas y moler un fino polvo para medir los pesos relativos de los isótopos de oxígeno y carbono. Empezando por la parte superior puntiaguda de cada concha (que es donde el embrión de la concha cupo en su juventud y desde donde empezó a construirse) los investigadores perforaron a lo largo de la vida del crecimiento en espiral hasta el labio, recogiendo cientos de muestras.

El análisis de los isótopos de oxígeno, que registran los cambios de temperatura a lo largo de las estaciones cálidas y frías, permitió a los científicos determinar la edad de las conchas. Los isótopos de carbono, que están fuertemente influenciados por la propia fisiología del animal (especialmente la reproducción), les permitieron inferir cuándo las hembras desovaron por primera vez. Los isótopos de carbono también revelaron que las conchas de caballo madre invierten grandes cantidades de energía en sus masas de huevos, estructuras parecidas a panales con miles de cápsulas, cada una de las cuales nutre a un embrión de concha que crece una concha perfecta del tamaño de un guisante antes de eclosionar y arrastrarse.

El estudio incluyó la concha de caballo más grande que se conoce, una belleza de 60 centímetros expuesta en el Museo Nacional de Conchas Bailey-Matthews, en la isla de Sanibel, en Florida. Los científicos no pudieron perforar la concha récord, pero estimaron su edad trazando sus verticilos junto a las curvas de crecimiento de las demás conchas y sus valores isotópicos. Llegaron a la conclusión de que el animal que la construyó vivió 16 años, una edad máxima probable para la especie.

La edad de la concha récord fue una gran sorpresa, dice el coautor Stephen P. Geiger, investigador de moluscos del Instituto de Investigación de la Pesca y la Vida Silvestre de Florida, que asesora a los reguladores estatales sobre la gestión de las especies. La opinión generalizada era que la caracola récord tenía al menos medio siglo de antigüedad. Geiger dice que los científicos, que todavía están aprendiendo la biología básica de los caracoles, también suponían que las hembras tenían muchas oportunidades de desovar a lo largo de una vida tan larga. Estas suposiciones ayudaron a mantener los caracoles en la categoría de "no regulados", como la gran mayoría de los peces y moluscos de Florida, sin límite para los pescadores comerciales autorizados y con un límite de 45 kilogramos por día para los pescadores recreativos. Son muchos caracoles.

Un caracol rojo pone huevos en un arrecife de coral cerca de Palm Beach, Florida.

Fotografía de Michael Patrick O'Neill, BluePlanetArchive
Izquierda: Arriba:

Un caracol rojo, el mayor caracol marino del hemisferio norte, se acerca a un caracol toro durante la marea baja cerca de la isla de Kice, en el suroeste de Florida. Los caracoles rojos utilizan su gran pie naranja para sofocar a sus presas antes de alimentarse. Son los principales depredadores de los moluscos marinos, pero los depredadores humanos los han sobreexplotado por sus preciadas conchas.

Derecha: Abajo:

Caracol rojo atacando y comiendo un caracol rayo.

fotografías de Amy Tripp

Un caracol poco común

Aunque el estudio se centró en los caracoles de Florida, la especie, Triplofusus giganteusis, se puede encontrar desde Carolina del Norte hasta la costa del Atlántico, alrededor del Golfo, y al sur de la Península de Yucatán en México. Según la arqueóloga medioambiental Karen J. Walker, los antiguos habitantes de la costa comían caracolas y utilizaban la dura columna interior de la concha para pescar. Al ser depredadores superiores que se alimentan de caracoles marinos más pequeños y comunes, como los caracoles relámpago, las caracolas siempre fueron menos abundantes que otros moluscos.

Sin embargo, en el pasado tenían un área de distribución mucho mayor, según la investigación a largo plazo de Herbert, que compara la ubicación de las conchas muertas en el Golfo con la de los animales vivos en sus hábitats actuales. La reducción del área de distribución podría significar que se están volviendo más raras o que algunas poblaciones ya están extinguidas, afirma Herbert. Los científicos no disponen de una buena base de referencia para las cifras de población; la locura por la recolección de conchas en los Estados Unidos a mediados del siglo XX ya estaba en marcha cuando se iniciaron los primeros estudios sobre el caracol. En 1966, la exposición de conchas de Saint Petersburg ofrecía entrada gratuita a todos los que tuvieran una concha de caballo de más de 50 centímetros. Los artículos de los periódicos de la época muestran a coleccionistas y cazadores de souvenirs sosteniendo conchas de récord con el opérculo (la dura "trampilla" del animal) intacto, a menudo señal de que el caracol se recogió vivo y se desechó, y su opérculo se volvió a unir a la concha.

La creciente concienciación medioambiental en las décadas posteriores ha ayudado a los habitantes de las conchas, ya que los bañistas éticos dejan las conchas vivas en la orilla. Algunos gobiernos locales de la costa de Florida, encabezados por la isla de Sanibel, también han prohibido o limitado el marisqueo de conchas vivas. Pero en la mayor parte de la costa, los caracoles se siguen recolectando intensamente para el mercado de acuarios o el comercio de curiosidades, donde una sola concha puede alcanzar los 100 dólares o más.

Los resultados sugieren que las conchas se beneficiarían de los límites de recolección, incluyendo tamaños mínimos para permitir al menos un desove y tamaños máximos para proteger a las hembras reproductoras más productivas. Mucho más grandes que los machos, las caracolas madre son especialmente vulnerables a la muerte por sus conchas.

Iconos románticos hasta la muerte

La nueva investigación es tan convincente como urgente, dice el malacólogo José H. Leal, director científico y conservador del Museo Bailey-Matthews y editor de The Nautilus, una de las revistas científicas más antiguas sobre moluscos. Aunque es un reto conseguir que la gente se entusiasme con la protección de los moluscos blandos, el caracol rojo es una causa digna, dice Leal, que no participó en el estudio. "Es visible. Es majestuosa. Es la concha del estado".

(Relacionado: Una misteriosa enfermedad neurológica afecta a las panteras de Florida, especie en peligro de extinción)

La Legislatura de Florida designó al caracol rojo como concha estatal en 1969. Los miembros del Palm Beach Shell Club colocaron una concha en el escritorio de cada uno de los 160 legisladores de Florida el día de la votación. Hoy se une a una serie de símbolos del estado de Florida llevados al límite por los humanos que los veneran. El animal del estado, la pantera de Florida, está a punto de extinguirse, presionado por la caza y la pérdida de hábitat. El mamífero marino del estado, el manatí, está sufriendo una mortandad masiva vinculada a la pérdida de su fuente de alimentación, la hierba marina, causada por la contaminación. El árbol del estado, la palma sabal, está cayendo a causa de una enfermedad mortal propagada por una plaga invasora, y está desapareciendo en los bosques costeros debido a la salinidad del suelo causada por el aumento del nivel del mar.

El estudio pone de relieve cómo la esclerocronología puede ayudar a completar las historias vitales de los moluscos sin necesidad de recolectar y matar animales cada vez más raros, afirma Herbert. A pesar de los limitados datos poblacionales, los resultados dejan claro que las caracolas merecen ser protegidas, afirma. "Es como un jarrón que se tambalea y aún no se ha caído, pero podría hacerlo si nadie lo atrapa".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
¿Qué daños producen los microplásticos para el ser humano?
Medio Ambiente
¿Qué impacto tienen las cremas solares en los ecosistemas?
Medio Ambiente
El planeta se pone de acuerdo para solucionar la crisis de los residuos plásticos
Medio Ambiente
Así afecta el desequilibrio de nutrientes a la vida en la Tierra
Medio Ambiente
Mariúpol, la ciudad ucraniana quebrada por la guerra y la contaminación del aire

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved