Descubre la estación meteorológica de última generación instalada cerca de la cumbre del Everest

La estación meteorológica más alta del mundo se apagó en 2020. Ahora se ha desplegado una nueva versión mejorada sobre el techo del mundo.

Por Freddie Wilkinson
Publicado 26 may 2022, 16:37 CEST
Los miembros de la expedición dirigida por la National Geographic Society instalan una nueva estación meteorológica ...

Los miembros de la expedición dirigida por la National Geographic Society instalan una nueva estación meteorológica cerca de la cumbre del Monte Everest. Sus datos abrirán una ventana científica a una serie de temas, desde el deshielo de los glaciares hasta el cambio de los ciclos de las cosechas.

Fotografía de Arbindra Khadka, National Geographic

Este artículo ha contado con el apoyo de Rolex, que colabora con la National Geographic Society en expediciones científicas para explorar, estudiar y documentar el cambio en las regiones más singulares del planeta.

En un día de postal de 2021, Tenzing Gyalzen Sherpa coronó el Balcón, un lugar de descanso barrido por el viento en lo alto de la cresta sureste del Everest. Frente a sus crampones, semienterrados en la nieve endurecida, estaban los restos de la estación meteorológica más alta del mundo.

Cuando la estación se montó por primera vez y se atornilló a la roca, parecía una elaborada antena de jardín engalanada con comederos para pájaros y veletas. En realidad, eran 30 000 dólares (28 000 euros) de instrumentos de precisión diseñados para medir el viento, la humedad, la temperatura, la radiación solar y la presión barométrica. Ahora, el destrozado mástil de dos metros de altura yacía de lado, incrustado en el hielo.

Tenzing, un electricista y guía de montaña de 31 años, sacó su teléfono del traje de plumón y empezó a hacer fotos de la escena. La estación del Balcón había dejado de transmitir el 20 de enero de 2020, siete meses después de su instalación. Era una de las cinco estaciones meteorológicas automáticas colocadas en mayo de 2019 como parte de una colaboración entre la National Geographic Society, la Universidad Tribhuvan de Katmandú y el gobierno de Nepal, con financiación de Rolex.

Arrodillado en la nieve junto a la estación destrozada, Tenzing sacó un destornillador y una llave inglesa de su mochila y comenzó a desatar una pequeña caja pelícano gris que estaba atornillada al mástil. En ella había un registrador de datos que contenía los últimos datos que la estación había recogido antes de sucumbir a las condiciones extremas.

(Relacionado: El Everest se derrite: ha perdido 2000 años de hielo en tres décadas)

El equipo se llevó una estación meteorológica rediseñada para sustituir a la instalada en 2019. Colocaron la nueva estación en un punto más alto de la montaña, en lo que se conoce como Bishop Rock, un miembro de la expedición de 1963, que fue el primer equipo estdounidense en alcanzar la cima del Everest. ARBINDRA KHADKA

Para los climatólogos Tom Matthews y Baker Perry, codirectores del proyecto, las lecturas que la estación transmitió por enlace satelital han proporcionado un tesoro de conocimientos sobre el "reino oculto" meteorológico de la montaña más alta del mundo y el Hindu Kush Himalaya circundante. A medida que se analizan los datos de 2019 y 2020, se obtienen conclusiones sorprendentes en diversos campos de estudio, desde la fisiología humana hasta cuestiones relacionadas con el suministro de agua a largo plazo y los ciclos de las cosechas estacionales.

En particular, las estaciones han revelado que la nieve y el hielo de gran altitud estaban desapareciendo mucho más rápido de lo que se suponía. 

"La cima del Everest puede ser el lugar más soleado de la Tierra", afirma Matthews. Cuando toda esa energía se refleja o se absorbe en la superficie de la montaña, hace que el hielo sólido se transforme directamente en vapor, produciendo importantes pérdidas de la masa de hielo, incluso a temperaturas muy por debajo de cero. 

"Efectivamente, se está produciendo más fusión de lo que sabíamos a gran altura, lo que afecta a nuestras estimaciones de la cantidad de nieve que hay", explica Matthews. "Y eso puede repercutir en las estimaciones de la sensibilidad de los glaciares al cambio de temperatura".

A partir de los datos de las estaciones meteorológicas, el equipo también obtuvo nueva información relevante para los cientos de montañeros que acuden al Everest cada año. Por ejemplo, Matthews descubrió que la cantidad de oxígeno disponible para los alpinistas en las laderas superiores varía considerablemente con el clima.

En conjunto, la red estaba recopilando información que podía repercutir directamente no sólo en la vida de los alpinistas y los sherpas, sino también en la de los 1600 millones de personas que dependen del agua dulce de la región, hasta que sus componentes empezaron a fallar. 

Más o menos al mismo tiempo que la estación del Balcón dejó de transmitir, los sensores de viento situados debajo de ella (en la siguiente estación más alta, en el Collado Sur) también se desconectaron. "Vimos una ráfaga de unos 240 kilómetros por hora justo antes, así que no hay duda de lo que pasó", dice Matthews.

Los miembros del equipo se repartieron las piezas de la estación meteorológica desmontada para poder llevarlas hasta la cima. BAKER PERRY

Pero antes de poder reparar la tecnología, la COVID detuvo toda la actividad en la cara sur del Everest en 2020. Así que no fue hasta el año pasado que Tenzing y otro sherpas pudieron finalmente visitar la red del Everest para su primer mantenimiento oficial. 

En las estaciones más bajas, instalaron nuevos sensores, sustituyeron baterías e inspeccionaron accesorios y pernos. A continuación, Tenzing subió a la estación del balcón para evaluar los daños y recuperar su registrador de datos. 

Pero no había terminado. El equipo ya estaba planeando el reemplazo del equipo destrozado, una estación meteorológica mejorada, y Tenzing debía estudiar una nueva ubicación más alta para ella. Siguió subiendo hasta llegar a Bishop Rock, un hito que lleva el nombre de Barry Bishop, miembro de la primera expedición estadounidense que hizo cumbre en el Everest, en 1963 (y antiguo editor de National Geographic). A 8810 metros, está a unos 50 metros verticales por debajo de la cumbre, y es el lugar previsto para la nueva estación más alta.

Laboratorio de pruebas de la estación meteorológica

El término "estación meteorológica automatizada" es un poco equívoco, ya que toda estación meteorológica debe ser mantenida regularmente por técnicos humanos. Contra el tiempo, cualquier pieza móvil acabará fallando. 

Como puede atestiguar Keith Garrett. Como director de tecnología del Observatorio Meteorológico de Mount Washington, en New Hampshire (Estados Unidos), Garrett mantiene una red de 18 estaciones meteorológicas automatizadas en las Montañas Blancas. Situado en la trayectoria de tres grandes tormentas y a unos 160 kilómetros del Atlántico Norte, el Monte Washington registra habitualmente vientos de más de 160 kilómetros por hora durante más de 100 días al año.

"Veremos los sensores de temperatura arrancados, con el escudo de radiación destrozado", dice Garrett. "Estoy tratando de pensar en algo que no se haya roto".

Todo esto hizo que el Monte Washington fuera un campo de pruebas ideal para el equipo que construye la versión dos de las estaciones meteorológicas del Everest.

Izquierda: Arriba:

Tenzing Gyalzen Sherpa tomó fotos de la estación meteorológica destruida instalada en 2019.

Derecha: Abajo:

La estación transmitió sus últimos datos el 20 de enero de 2020, siete meses después de su instalación. Finalmente, todas las piezas de la estación destruida serán retiradas de la montaña.

fotografías de Tenzing Gyalzen Sherpa, National Geographic

Además de sustituir la estación meteorológica más alta, el equipo realizó el mantenimiento de las otras cuatro estaciones meteorológicas automatizadas situadas más abajo en la montaña.

Fotografía de Tom Matthews, National Geographic

Los vientos violentos fueron un factor clave que el equipo de ingenieros del Everest tuvo que considerar. Una de las ventajas de colocar una estación meteorológica cerca de la cima de la montaña es que puede medir la parte inferior de la corriente de chorro, pero eso también significa que los sensores de viento tienen que ser capaces de soportar períodos sostenidos de vientos huracanados.

Y sin embargo, los sensores de viento de una estación suelen estar entre sus instrumentos más vulnerables. "Los anemómetros de hélice requieren un mantenimiento regular. Los cojinetes se desgastan, el conjunto puede fallar, las hélices se rompen, sobre todo cuando hay mucho hielo", dice Garrett. 

(Relacionado: ¿Por qué cambia la altura del Everest?)

El sensor de viento menos problemático es, con mucho, el anemómetro de tubo de Pitot, un dispositivo inventado en el siglo XVIII por el ingeniero francés Henri Pitot. Hoy en día, sus iteraciones modernas están omnipresentes en la industria de la aviación en forma de estrechos tubos metálicos que sobresalen de las alas y los morros de los aviones.

"La ventaja del sensor Pitot es que no tiene partes móviles", explica Baker Perry. Pero también tiene un inconveniente: el sensor sólo puede controlar el viento desde una anchura de 40 grados en una dirección fija y debe estar orientado hacia el viento predominante. Y como hay que llevarlo todo a mano a la montaña, el peso es un problema importante. Así que, trabajando en colaboración con el equipo de National Geographic, Garrett redujo radicalmente la tecnología Pitot existente, reduciendo un sistema de 19 kilogramos a menos de dos.

Tras un invierno de pruebas en la cumbre del Monte Washington, el nuevo sensor parecía viable. Sólo había que llevarlo al techo del mundo e instalarlo.

El Campo 2 fue la primera parada de los alpinistas en su camino a las partes superiores de la montaña. ARBINDRA KHADKA

Nuevo, mejorado y más arriba

Esta primavera, Tenzing, Perry y Matthews volvieron al Everest. Con ellos estaban otros 12 sherpas, la mayoría de los cuales habían participado en la expedición original de la estación meteorológica. El equipo se reunió en el campamento base, junto con cientos de montañeros y guías recreativos que se congregaron para la temporada principal de escalada de 2022. 

La nueva estación que trajeron para instalar en Bishop Rock incluía varios componentes mejorados, entre ellos el diseño de sensor de viento de tubo Pitot ultraligero de Garrett. Su plan era retirar la estación destruida en el Balcón y montar la nueva en el lugar de Bishop Rock que Tenzing había explorado el año anterior.

No sería un esfuerzo pequeño ni exento de riesgos, pero Tenzing y todos los sherpas que trabajaban en la montaña reconocieron que las estaciones meteorológicas proporcionaban varios beneficios directos. Los datos meteorológicos son esenciales para cualquier escalada de gran montaña, ya que ayudan a los guías a planificar las expediciones y a mantener la seguridad de los clientes. Además, si las cosas van mal y hay que rescatar a un alpinista, proporcionar datos en tiempo real a los pilotos de los helicópteros y a los rescatadores aumenta exponencialmente las probabilidades de éxito. Tenzing lo expresa de forma sencilla: "Salvamos más vidas de escaladores".

La mañana del 9 de mayo, los miembros del equipo empezaron a llegar a Bishop Rock a las 9 de la mañana. El viento soplaba sobre el Everest a 64 kilómetros por hora, haciendo que la sensación térmica fuera de 40 grados bajo cero. Perry empezó a sentirse mal y tuvo que regresar al campamento base.

(Relacionado: Coronando el Everest: la historia de Sir Edmund Hillary y Tenzing Norgay)

Para fijar la estación meteorológica a la montaña, los Sherpas usaron taladros con pilas para atornillar el trípode a la roca. ARBINDRA KHADKA

Cuando el equipo empezó a instalar la nueva estación meteorológica, Matthews se dio cuenta de que los dedos de su mano derecha eran de madera por la congelación; no podía ofrecer ninguna ayuda real. Pero los guías sherpas llevaban preparándose para este momento desde 2019. Ocho miembros del equipo subieron cada uno con una batería de 24 voltios en su traje de plumas para calentarlos para perforar los pernos de anclaje básicos. 

En el aire cortante y racheado, la instalación exitosa les llevó alrededor de dos horas y media, una hora más de lo que el equipo había esperado. Mientras trabajaban, una larga hilera de montañeros y sus guías se acercaban a la cumbre mientras Tenzing completaba el cableado final para alimentar la estación.

Cuando Tenzing, Matthews y sus colegas sherpas regresaron al campamento base varias horas después, la nueva estación ya estaba enviando datos. "Tenemos una buena oportunidad de medir el viento de un invierno completo", reflexiona Matthews. "Eso sería fascinante".

Mientras tanto, se había conocido la noticia de que un equipo de científicos chinos había instalado su propia red de siete estaciones meteorológicas en el Everest. Estaba en la cara norte de la montaña, el lado opuesto a la escalada que lideraban Tenzing, Matthews y Baker. ¿Y la altitud de la estación más alta de la red china? Se informa que es más o menos la misma elevación que Bishop Rock. A un tiro de piedra de la cumbre.

¿Significa esto que hay una nueva carrera internacional para poner estaciones meteorológicas en la montaña más alta del mundo? Matthews quita importancia a esa clase de debates. "Creo que más información procedente del Everest es mucho mejor para todos", dice.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
El Everest se derrite: ha perdido 2000 años de hielo en 3 décadas
Medio Ambiente
El cambio climático está erosionando un recurso muy valioso: el sueño
Medio Ambiente
Explicando el océano Atlántico
Animales
Encuentran una raya de cuatro metros de largo en un profundo agujero del río Mekong
Medio Ambiente
El cambio climático en acción: las olas de calor récord en India y Pakistán

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved