Salvar a Venecia de las inundaciones podría destruir el ecosistema que la sustenta

Un sistema de muros móviles, llamado Moisés, protege a Venecia de las colosales mareas altas que están empeorando con el cambio climático mientras destruye las marismas que mantienen viva la laguna.

Por Frank Viviano
Publicado 6 sept 2022, 11:33 CEST
La puerta principal del Palacio Ducal en Venecia el 13 de noviembre de 2019.

La puerta principal del Palacio Ducal en Venecia el 13 de noviembre de 2019. Durante la noche anterior, la segunda marea más alta jamás registrada sumergió partes de la ciudad en casi dos metros de agua.

Fotografía de Marco Zorzanello

La catastrófica inundación del 12 de noviembre de 2019 llegó sin novedad a la Plaza de San Marcos de Venecia, Italia, alrededor de las 6 de la mañana. Dos horas más tarde, la crecida de las aguas comenzó a reducirse a un metro por encima del nivel normal del mar, dejando el 90 por ciento de la ciudad intacta. Los venecianos respiraron aliviados. Era sólo otra acqua alta, ligeramente desagradable, en la laguna.

La calma duró hasta las 4 de la tarde, justo antes de que cayera la noche. Las sirenas comenzaron a sonar, y en una hora las antiguas plazas y los estrechos paseos a lo largo de los 41 kilómetros de canales de la ciudad habían desaparecido bajo feroces torrentes de agua de mar. "No fue una simple marea", dice Marco Malafonte, copropietario de una empresa de gestión inmobiliaria con su mujer, Caroline Gucchierato. "Era una ola colosal, algo que nunca habíamos visto antes. Un tsunami".

La pareja se separó en direcciones distintas, uniéndose a equipos de rescate ad hoc. En el barrio de San Marcos, el más bajo de Venecia, Gucchierato socorrió a una turista francesa de edad avanzada que estaba metida hasta el cuello en la furiosa inundación, inmovilizada contra un muro de piedra. La mujer había subido a su nieto a una cornisa y lo había sujetado hasta que llegó la ayuda. Los vaporettos, los emblemáticos autobuses acuáticos venecianos de 24 metros de largo, "fueron arrojados sobre las pasarelas y puentes como si fueran juguetes de niños", recuerda Malafonte.

(Relacionado: ¿Qué es el aumento del nivel del mar?)     

La Plaza de San Marcos es una de las zonas más bajas de Venecia, lo que la hace especialmente vulnerable a las mareas altas.

Fotografía de Marco Zorzanello

A las 8 de la tarde, la marejada alcanzó finalmente una altura de poco más de dos metros, con el 85% de la ciudad sumergida. Fue la segunda marea más alta jamás registrada en Venecia, casi 20 centímetros por encima de la altura media de sus habitantes.

Antes de que la crisis climática mundial comenzara a gestarse en la década de 1970, aquella terrible noche de noviembre podría haberse descartado como un desastre insólito. Pero en 2022, Venecia (La Serenísima) es un ejemplo del cambio climático. La ocasional y destructiva acqua alta, que ocurría sólo unas pocas veces por siglo antes del 2000, se ha convertido en la nueva normalidad a medida que el nivel del mar aumenta en todo el mundo. De las 25 peores acque altae registrados en Venecia en los últimos 100 años, cada una de las cuales supera los 1,3 metros, más de la mitad se han producido desde diciembre de 2009.

Esto ha llevado a las autoridades venecianas a gastar miles de millones de euros en una serie de muros móviles para bloquear las aguas altas de la ciudad. Llamado Mose en italiano, Moisés en español, el sistema está en uso y parece funcionar. En efecto, Moisés separa temporalmente La Serenísima del mar, cerrando toda la laguna veneciana de las amenazantes mareas del turbulento norte del Adriático. El audaz experimento de ingeniería es un último esfuerzo para evitar el desastre final de una de las ciudades más bellas y frágiles del mundo. Pero plantea riesgos medioambientales fatales para las igualmente frágiles y desaparecidas marismas de la laguna, cuya estructura protectora y biodiversidad han dado vida a Venecia durante 1800 años. 

(Relacionado: Las inyecciones de agua podrían elevar 30 centímetros la ciudad de Venecia)

Izquierda: Arriba:

Uno de los edificios que sostienen el sistema de muros de contención de mareas de Moisés que protege la ciudad. Las compuertas móviles, instaladas en tres ensenadas de la costa de la ciudad, se elevan para proteger a Venecia de las mareas cada vez más altas del mar Adriático.

Derecha: Abajo:

Un investigador del Centro Nacional de Investigación (CNR) calibra una máquina de ensayo para controlar la calidad del agua del mar. Como las mareas suben e inundan Venecia con más frecuencia, el organismo público utiliza la ciudad como modelo de las inundaciones costeras del Mediterráneo.

fotografías de Marco Zorzanello

Cómo funciona Moisés

Moisés empezó a tomar forma en 1987. Se trata de un sistema de barreras móviles contra las mareas llamado formalmente Modelo Electromecánico Experimental, pero su acrónimo invoca al profeta bíblico que partió el Mar Rojo, permitiendo a los israelitas escapar del cautiverio en Egipto.

El proyecto ha contratado a algunas de las mayores empresas constructoras de Europa, bajo la dirección de un consorcio patrocinado por el Gobierno italiano llamado Venezia Nuova (Nueva Venecia). Su coste hasta la fecha se ha disparado a más de 6000 millones de euros desde una proyección presupuestaria inicial equivalente a 4500 millones de euros. El precio es muy controvertido en Italia, en gran medida por la larga cadena de retrasos de las obras por impagos y escándalos políticos.

En 2014, el entonces alcalde de Venecia, Giorgio Orsoni, fue detenido acusado de aceptar más de medio millón de dólares en contribuciones ilegales de campaña de Venezia Nuova a cambio de una supuesta influencia en la asignación de contratos. Aunque los veredictos judiciales no fueron concluyentes, Orsoni y 24 concejales dimitieron posteriormente de sus cargos.            

Este barco, llamado Jack-up, fue creado para instalar y mantener las puertas de Moisés.

Fotografía de Marco Zorzanello

El Ministerio de Infraestructuras y Transportes italiano, junto con el consorcio, comenzó a fabricar los componentes del sistema en 2003. La instalación in situ se inició en 2008. El objetivo a largo plazo es proteger Venecia hasta al menos finales de siglo, cuando se prevé que el nivel del mar haya subido otros 60 centímetros. Aunque Moses no estará plenamente operativo hasta diciembre de 2023, a finales de 2020 sus barreras parcialmente terminadas estaban listas para las pruebas en tiempo real. 

El corazón funcional del proyecto es una batería de cuatro gigantescas barreras contra mareas que abarcan tres entradas a la laguna desde el mar Adriático. Las dos barreras más grandes, compuestas respectivamente por 21 y 20 compuertas de acero, están separadas por un centro de control en una isla artificial y se extienden en conjunto 800 metros a través de la ensenada de Lido, justo al este de las islas principales de la Venecia urbana. Cada una de ellas está equipada con una esclusa que permite a las pequeñas embarcaciones salir o entrar en la laguna cuando se levanta la barrera.

Un tercer conjunto de 19 compuertas se instaló 12 kilómetros al sur, en la ensenada de Malamocco, de 14 metros de profundidad, donde una esclusa adyacente mucho más grande da acceso a la laguna durante las mareas altas a los cargueros y los barcos industriales. El cuarto conjunto, con 18 compuertas, se encuentra cerca del puerto de Chioggia, en el límite sur de la laguna, con una esclusa doble que sirve para los barcos de pesca, las embarcaciones de recreo y los buques de emergencia.

La torre de investigación Acqua Alta fue instalada en enero de 1970 frente al Golfo de Venecia por el CNR, para realizar experimentos e investigaciones científicas. La previsión de las mareas para las autoridades venecianas procede de esta estación para poder decidir cuándo deben levantarse los muros de Moisés.

Fotografía de Marco Zorzanello

El aspecto más experimental de Moses es que todas sus compuertas de 10 toneladas son discretamente invisibles, ocultas en cunas del fondo marino, hasta que se produce una alarma de marea. Cada vez que el nivel del mar sube un metro por encima de lo normal, se programan para que se levanten automáticamente mediante 156 bisagras electrónicas, dos por compuerta. Las bisagras bombean aire comprimido a las compuertas y las elevan a su altura máxima de 3 metros desde la superficie del agua en 30 minutos. Cuando pasa el peligro, las compuertas se rellenan electrónicamente con agua y se vuelven a meter en sus cajas subacuáticas.

Moses se activó por primera vez el 3 de octubre de 2020 para hacer frente a una marea de más de un metro. Los resultados fueron dramáticos, y acallaron en gran medida la crítica más común al proyecto: que no funcionaría. De hecho, por primera vez en su larga lucha contra las aguas altas, Venecia permaneció sorprendentemente seca. A lo largo de los 20 meses siguientes, las barreras se levantaron 33 veces más, en pruebas que iban de 30 a 92 minutos, con los mismos resultados. "Las barreras están listas. Protegen absolutamente a Venecia", declaró la Alta Comisionada Elisabetta Spitz en una entrevista con National Geographic el 16 de mayo de 2022. 

El coste de mantener Venecia seca

El vaporetto que transporta a los pasajeros desde la Plaza de San Marcos navega hacia el este a lo largo de los dos vanos más grandes de Moisés y el centro de mando de alta seguridad en la isla artificial que hay entre ellos. Las propias puertas están ocultas en sus cunas. Pero su infraestructura operativa en tierra, grupos de compresores gigantes, almacenes y edificios de oficinas, llena el horizonte. 

Las barreras de Moisés se probaron en la compuerta de entrada del Lido en 2019. En condiciones normales de marea, las compuertas están llenas de agua y descansan en sus estructuras de alojamiento. Cuando se prevé una marea alta, se introduce aire comprimido en las compuertas para vaciarlas, y estas se elevan, impidiendo que la marea entre en la laguna.

Fotografía de Marco Zorzanello

Esta marisma natural que rodea la Laguna de Venecia tiene orillas de forma irregular y canales internos serpenteantes, esenciales para absorber las mareas altas.

Un equipo de cuatro investigadores marinos de la Universidad de Padua se reúne conmigo en el muelle de Punta Sabbioni, cerca de la punta de la península de 19 kilómetros de largo y apenas un metro de alto que separa el extremo norte de la laguna del Adriático. Justo al oeste se encuentran los verdes campos de Sant'Erasmo, la fértil isla jardín que proporciona a Venecia sus mejores alcachofas, calabacines y tomates. Subimos a bordo de una pequeña lancha alquilada, pilotada por el ingeniero hidráulico Alvise Finotello, que nos lleva a la marisma de San Felice. Nos ponemos las botas de barro y desembarcamos.

Con la marea baja, en una mañana soleada de mayo, San Felice es un campo aireado de salicornio, hierba de cordel, lavanda de mar y otras plantas de estuario que se agitan con la brisa de la mañana. Las aguas de la laguna se han retirado en una red de canales estrechos repletos de pequeños peces, cangrejos y hierbas marinas. A primera hora de la tarde, toda la marisma estará completamente sumergida por la marea, y su flora y fauna se afanan en capturar los nutrientes necesarios para su salud, así como la de la laguna.

Este es el universo que amenaza Moses, el de la vegetación "halófila", plantas tolerantes a la sal que pasan una parte del día en tierra y otra bajo el agua, donde se nutren de las nubes de sedimentos que entran y salen de la marea y que las compuertas bloquean cuando están colocadas. El sedimento permite a las plantas crecer y, de paso, reforzar los bancos de arena y la estructura de la laguna: su propia existencia. Las marismas son "focos de biodiversidad", dice D'Alpaos; sin ellas y los ecosistemas que fomentan, la laguna moriría. Además, desempeñan uno de los papeles más importantes de la naturaleza en la lucha contra el cambio climático.

"Son extraordinariamente eficientes a la hora de secuestrar el dióxido de carbono y almacenarlo en el suelo en forma de carbono orgánico", afirma el geólogo Massimiliano Ghinassi. "Un kilómetro cuadrado de las marismas venecianas elimina anualmente 370 toneladas de dióxido de carbono de la atmósfera terrestre, a un ritmo 50 veces mayor que el de los bosques tropicales", como los del Amazonas.

(Relacionado: Los humedales del planeta están desapareciendo: este refugio pone de relieve lo que está en juego)         

Finotello, su colega Davide Tognin, ingeniero hidráulico, y el jefe del equipo Andrea D'Alpaos, ingeniero medioambiental y principal autoridad en la laguna, me proporcionan información de fondo, mientras Ghinassi introduce una larga herramienta cilíndrica con mango en forma de T en el suelo esponjoso. La mezcla interdisciplinar de expertos es deliberada, explica D'Alpaos. "Eliminar los muros entre la ciencia pura y la ingeniería aporta diversas perspectivas a nuestro trabajo, y mejores resultados".

Izquierda: Arriba:

Esta hierba invasora, llamada Spartina, se encontró por primera vez en la Laguna de Venecia a principios de la década de 2000. Los científicos aún están decidiendo si la hierba es beneficiosa para el ecosistema.

Derecha: Abajo:

Los caballitos de mar, como esta especie de museo, han sido reintroducidos en los pastos de la laguna tras haber sido diezmados por el cultivo de una almeja invasora.

A la izquierda, el ingeniero medioambiental Alberto Barausse, de la Universidad de Padua, inspecciona los alrededores. El biólogo Davide Tagliapietra, en el centro, y la directora de la estación, Laura Airoldi, comparan notas sobre una muestra recién recogida de Spartina invasora.

Ghinassi inclina su peso hacia la herramienta con un movimiento de torsión, y luego la vuelve a levantar con cuidado, cargada con una muestra del suelo de la marisma. "Esta es la biografía de San Felice hace unos 500 años", dice, señalando el extremo más profundo de la muestra, que está fuertemente marcado con estrías en tonos grises, marrones y rojos. "Registra la evolución de la marisma, y la flora y la fauna que ha soportado, con gran detalle. El extremo superior, más reciente, es rico en restos vegetales cubiertos por un paño de lodo depositado por la marea alta, una ventana al proceso de extracción de carbono".  

Experto en sedimentología marina (la interacción del mar con la arena, el limo y la arcilla que hay alrededor y debajo de él), Ghinassi puede leer gran parte de esa historia a la vista, examinándola más de cerca en su laboratorio universitario con avanzados instrumentos de análisis de suelos. En los últimos 20 años ha realizado trabajos de campo en Noruega, Turquía, Sudán, Etiopía, Eritrea, Grecia, Escocia, Inglaterra, España y Estados Unidos.      

El equipo de Padova lleva más de tres años evaluando intensamente la salud de las marismas. Sus conclusiones no son alentadoras. Mientras el mundo se preocupa con razón por el destino de la Serenísima y sus tesoros, los ecologistas advierten que su mítica compañera puede estar ya acercándose a su agonía. Gracias, sobre todo, a la despreocupada intervención humana en los flujos de sedimentos de la laguna, las vitales marismas de la laguna veneciana se han reducido a una extensión de sólo 41 kilómetros cuadrados, apenas una sexta parte de los 258 kilómetros cuadrados que tenían en el siglo XVII.

Cómo se degrada una marisma

En la década de 1920, los planificadores económicos italianos emprendieron un programa de "modernización" que transformó la orilla continental de la laguna de Venecia en una de las regiones más industrializadas de Italia. Se construyeron decenas de fábricas y refinerías. Se abrieron profundos canales en el lecho de la laguna para acoger a los pesados cargueros que se dirigían al puerto de Marghera, a sólo tres kilómetros al oeste de la isla principal de La Serenísima, y más recientemente, a enormes cruceros de 5000 pasajeros. 

Las instalaciones industriales extrajeron inmensas cantidades de agua subterránea del sedimento comprimido bajo la laguna, lo que provocó que Venecia se hundiera 11,4 centímetros en el siglo XX, al mismo tiempo que el nivel del mar Adriático subía 10 centímetros. Aunque el gobierno italiano cerró la mayoría de los pozos en 1970, el hundimiento es irreversible y aumenta lentamente.

(Relacionado: Venecia está inundada de turistas: visita otras ciudades flotantes maravillosas)

Los investigadores recogen muestras de suelo de un banco de arena artificial en la Laguna de Venecia. El objetivo de esta actividad es estudiar los insectos y microorganismos presentes en estos suelos, para comprender las diferencias entre un banco de arena natural y uno artificial.

Este banco de arena artificial se está construyendo con sedimentos dragados de la vía navegable más profunda de la laguna de Venecia.

En pocas palabras, los ecologistas temen ahora que los esfuerzos de Moses por salvar la Venecia urbana de su hundimiento en el mar puedan completar la destrucción del mismo ecosistema que dio origen a la ciudad y la sostuvo durante 15 siglos.

La principal amenaza, dicen, pone en peligro la crucial interacción de las marismas con las corrientes de marea. El equipo de Padova acumuló numerosos datos sobre las 15 primeras pruebas de las compuertas, centrándose en San Felice y otras dos marismas entre el 3 de octubre de 2020 y el invierno siguiente. Su análisis sugiere que las barreras podrían reducir el suministro anual de sedimentos a las plantas de la marisma en un 25 por ciento, con efectos potencialmente fatales para el futuro de la laguna, ya que el sedimento distribuido por el flujo y reflujo de las mareas (el "presupuesto sedimentario") apuntala los bancos de tierra y lagunas existentes.  

Además, señala Davide Tognin en un estudio relacionado, el 70% de la sedimentación necesaria de la laguna se produce durante los episodios de vientos fuertes, precisamente cuando la barrera tiende a levantarse.

"Está claro que la defensa de la ciudad de Venecia y de los núcleos habitados frente a las aguas altas es una cuestión indispensable, y no está en discusión", dice D'Alpaos. "No cuestionamos esta necesidad". En cambio, los investigadores instan a que las barreras se levanten cuando la marea alcance un nivel ligeramente superior (1,3 metros en lugar de un metro), lo que, según ellos, reduciría la pérdida de sedimentos a un 10% ambientalmente sostenible.

(Relacionado: La amenaza de los humedales de España es más grave de lo que crees)

Izquierda: Arriba:

La laguna cerca de la isla de Mazzorbo.

Derecha: Abajo:

Estas cajas se utilizan para pescar cangrejos en la laguna.

Una vista aérea de la isla de Burano en la laguna de Venecia.

Todavía no se ha establecido una decisión definitiva sobre los niveles de activación, dice el comisario Spitz. El objetivo de su actual régimen de pruebas, subraya, es llegar al "punto óptimo" para levantar las puertas. Sin embargo, lo fundamental es que "Venecia es una ciudad muy delicada", añade Spitz, un tesoro de monumentos históricos, arte y cultura. "No puede arriesgarse a otro evento como el de noviembre de 2019".

"Sí, seguiría habiendo inundaciones" a 1,3 metros, que quizá afectarían hasta a la mitad de la ciudad, reconoce D'Alpaos. "Pero gran parte podría controlarse con medidas complementarias, como un sistema permanente de drenaje de tormentas en la Plaza de San Marcos y la elevación de las aceras peatonales en las zonas más bajas".

Después de miles de millones de gasto público y décadas de trabajo en Moses, cualquier compromiso sobre la protección de Venecia generará seguramente una angustiosa acqua alta política. Pero comprometer la frágil salud de las marismas invita a otro tipo de catástrofe. "Si Moses se utiliza con demasiada frecuencia y se eleva durante demasiadas horas", predice rotundamente D'Alpaos, "las marismas morirán".

Una Serenissima rodeada de una laguna estancada y muerta es impensable.

La Venecia del siglo XXI es un sueño encantado de 1500 años inmerso en una pesadilla apocalíptica contemporánea. No es la única que se enfrenta al terrible reto de la subida del nivel del mar y el cambio climático, según observó un reciente informe de la Sociedad de Oceanografía. Pero gracias a su enorme fama, añadían los autores, la ciudad es un equivalente marítimo al "canario en la mina de carbón", cuyos decididos esfuerzos para hacer frente a la crisis existencial "pueden ser el ejemplo que apresure al mundo a actuar".

La niebla desciende sobre la laguna.

Fotografía de Marco Zorzanello

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
El mundo sigue sin cumplir sus objetivos climáticos
Medio Ambiente
El peligro de inundaciones podría aumentar un 25% en España en 50 años
Medio Ambiente
Yakarta se hunde: ¿podrá salvarla el Gobierno con este plan?
Medio Ambiente
Una sequía histórica se cierne sobre 20 millones de personas en el Cuerno de África
Medio Ambiente
¿Por qué es imposible de predecir la llegada de otra Filomena?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved