¿Por qué crear más zonas verdes reduce la delincuencia violenta?

En algunas ciudades de Estados Unidos, la limpieza de solares abandonados y la creación de jardines comunitarios no sólo hacen que los barrios se sientan más seguros, sino que cada vez hay más pruebas de que realmente lo son.

Por Allison Torres Burtka
Publicado 15 dic 2023, 13:00 CET
In Detroit, Michigan, an urban vegetable garden grows on a vacant lot. By cultivating green spaces ...
In Detroit, Michigan, an urban vegetable garden grows on a vacant lot. By cultivating green spaces like these, and even simply mowing overgrown lots, studies show cities across the country can reduce their crime rates.
Fotografía de Melissa Farlow, Nat Geo Image Collection

La calle de Darnell Ishmel en Flint, Michigan, solía estar llena de hierba hasta la cintura en solares baldíos. El deterioro era abrumador, "hasta el punto de que ni siquiera quería salir a la calle", dice. "Los perros deambulando por las esquinas; ni siquiera se podía conducir en algunos cruces porque no se podía ver más allá de la hierba alta el tráfico que se aproximaba".

Eso fue hace aproximadamente una década, cuando Flint era conocida por su alta tasa de crímenes violentos, antes de que la crisis del agua de la ciudad golpeara en 2014. En 2012, según datos del FBI, se denunciaron 2774 delitos violentos al Departamento de Policía de Flint. En 2022, se denunciaron 985.

Al igual que otras ciudades postindustriales del norte de Estados Unidos, también conocidas como "legacy cities", que han experimentado un importante declive económico y pérdida de población, Flint sigue luchando. Pero ahora, a través del programa Clean & Green del Genesee County Land Bank, Ishmel y otros cientos de residentes han estado segando terrenos baldíos. Proyectos ecológicos como éste mantienen los espacios abandonados, ya sea segándolos o convirtiéndolos en jardines y parques. "Cuando nos ocupamos de nuestro barrio, hay algo en la eliminación de las manchas que nos hace sentir un poco mejor", afirma Ishmel.

Pero estos proyectos no sólo hacen que el barrio se sienta más seguro.

Los investigadores que han estudiado los efectos del reverdecimiento en Flint, Filadelfia, Youngstown (Ohio) y otras legacy cities han demostrado repetidamente que reduce la delincuencia violenta.

"Es una de las conclusiones más consistentes que he obtenido en mis 34 años de carrera investigadora", afirma Marc A. Zimmerman, profesor de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan.

(Relacionado: ¿Por qué la naturaleza nos hace bien a la salud? La ciencia tiene la respuesta)

Transformar el deterioro de los barrios

Una revisión de 45 estudios ha revelado que la presencia de espacios verdes, como parques y árboles, reduce la delincuencia en las zonas urbanas. En Filadelfia, los investigadores hallaron una relación entre la plantación de césped y árboles y los asaltos con armas de fuego.

Y en Flint, Zimmerman y sus colegas compararon durante cinco años las calles en las que los miembros de la comunidad mantenían los terrenos baldíos a través de Clean & Green con las calles en las que los terrenos baldíos se dejaban solos. En las mantenidas hubo casi un 40% menos de agresiones y delitos violentos. Otro estudio demostró que los segmentos de barrios con césped cuidado presentaban índices más bajos de maltrato infantil.

Este equipo ha estudiado diversas formas de reverdecimiento, desde la simple siega de terrenos baldíos hasta la instalación de jardines comunitarios, parques y obras de arte público. En algunos proyectos intervienen segadores profesionales, mientras que otros son dirigidos y gestionados por los vecinos. En todas estas situaciones, el reverdecimiento reduce la delincuencia, pero un estudio descubrió que, mientras que el simple mantenimiento de los terrenos baldíos reducía los robos, convertirlos en jardines reducía las agresiones. Y cuando los residentes están más implicados, el efecto se acentúa.

En Youngstown, descubrieron que los segmentos de calle con solares baldíos segados profesionalmente presentaban descensos en la densidad de delitos violentos, en comparación con los solares de control. Los segmentos "reverdecidos" gracias a la participación de la comunidad registraron descensos aún más acusados. En Flint, de 2015 a 2018, las zonas en las que las propiedades vacías eran propiedad del banco de tierras y estaban administradas por este experimentaron reducciones en los delitos graves, violentos y con armas de fuego, así como en los delitos de los que eran víctimas los jóvenes, en comparación con las zonas que no eran propiedad del banco de tierras.

(Relacionado: Dentro del polémico mundo del turismo de barrios marginales)

¿Cómo reduce la ecologización la delincuencia violenta?

Estos estudios miden la disminución de la delincuencia, pero es más difícil precisar por qué disminuyen los índices de criminalidad.

Zimmerman, que también trabaja como codirector del Instituto para la Prevención de Lesiones por Armas de Fuego, e investigador principal y director del Centro de Prevención de la Violencia Juvenil de Michigan, apunta a las teorías de las "ventanas rotas" y las "calles concurridas". La idea es que una ventana rota envía el mensaje "de que nadie vigila, de que puedes salirte con la tuya y realizar actividades nefastas, y a nadie le importa", explica. "Calles ocupadas" es lo contrario; asegura que implicar a los residentes en la revitalización de los barrios ayudará a desarrollar un sentimiento de comunidad que empodera.

"Según nuestras investigaciones, ayuda a que la gente se sienta más cómoda con sus vecinos, consigo misma, con su barrio, con su comunidad, con su calle", afirma Zimmerman. Y dice a quienes podrían delinquir "que la gente presta atención y se preocupa por este lugar".

Numerosas investigaciones han demostrado que el cuidado de los espacios verdes mejora la salud mental de quienes viven cerca de ellos. En el estudio sobre el maltrato infantil, los investigadores señalaron: "Una posible explicación de la asociación entre la ecologización de los microbarrios y la reducción del maltrato infantil puede ser el efecto que la ecologización de los microbarrios tiene sobre el estrés de los padres. El estrés está estrechamente relacionado con el maltrato infantil".

La participación de los jóvenes también puede ser clave para el éxito de estos programas en la reducción de la delincuencia, y un beneficio en sí mismo. Zimmerman y su equipo entrevistaron a seis organizaciones de todo el país dedicadas a la ecologización, y los participantes afirmaron que era esencial dar voz a los jóvenes.

Ishmel lleva a los jóvenes a Clean & Green a través de una organización sin ánimo de lucro fundada por él, CHANGE Foundation. Dice que ve "el orgullo en sus caras, por ponerse sus camisetas de Clean & Green y salir con sus herramientas y sus guantes y hacer realmente algo... positivo por su barrio".

Clean & Green se centra sobre todo en la siega, para lo cual las organizaciones sin ánimo de lucro, como los clubes de barrio, se comprometen a segar 25 parcelas con regularidad y reciben un estipendio de 25 dólares (22 euros) por parcela. Pero también financia proyectos como la plantación de especies autóctonas.

Este trabajo también da a los jóvenes la oportunidad de hacer oír su voz en las reuniones de la comunidad, dice Ishmel. "Las reuniones de locales las lleva gente del centro, a la que se paga por elaborar informes y hacer presentaciones y estudios, etc. sobre la comunidad. Pero no siempre es la comunidad la que se sienta a la mesa, sobre todo los jóvenes", afirma.

La investigación de Zimmerman y sus colegas sigue su curso. En Detroit, están comparando tipos de jardinería (siega, jardines comunitarios, miniparques y arte público) para ver si unos afectan más a la delincuencia violenta que otros. Están trabajando con Keep Indianapolis Beautiful para medir los efectos a largo plazo de estos proyectos, y están midiendo los resultados sanitarios en Flint.

Algunas investigaciones han descubierto que los proyectos de reverdecimiento son contagiosos: los vecinos de los solares reverdecidos empiezan a cuidar mejor sus propios jardines. Pero esto no significa que toda la responsabilidad deba recaer en los residentes.

"No conozco a nadie en la humanidad a quien le guste y disfrute con el deterioro, la hierba alta y la ruina. Hay segmentos de la humanidad que han caído muy por debajo de las redes de seguridad y, en cierto modo, no pueden hacer nada al respecto", afirma Ishmel.

Las personas que trabajan en la ecologización insisten en que no se debe culpar a los residentes de la degradación que les rodea.

Zimmerman explica que "básicamente, hay políticas racistas históricas que colocan a determinadas personas en determinados lugares", como las "redlining". Las personas con ingresos más bajos y las personas negras suelen cargar con las consecuencias del declive económico, aunque no lo hayan provocado.

"Los poderes que crearon la situación en primer lugar tienen que participar en el proceso de deshacerla", afirma Zimmerman.

Cuando los espacios vacíos de más comunidades están bien mantenidos y disminuye la delincuencia, los efectos positivos pueden propagarse de generación en generación.

Ser testigo de cómo disparan a alguien, por ejemplo, puede generar estrés físico y psicológico, afirma Zimmerman. "Todas estas son experiencias traumáticas que tienen enormes efectos negativos en el desarrollo humano, tanto de niños como de adultos. Así que todo lo que podamos hacer para crear lugares más seguros, moralmente debemos hacerlo".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved