Ante la gran oferta de proyectos de plantación de árboles, ¿cómo elegir la opción correcta?

Muchos programas de plantación de árboles son nuevos, sin un historial que permita juzgar sus resultados. La falta de transparencia y responsabilidad de estos programas es habitual.

Por Craig Welch
Miembros del California Conservation Corps plantan árboles en Modesto (California)

Miembros del California Conservation Corps plantan árboles en Modesto (California), una de las muchas organizaciones que están plantando árboles como forma de mitigar el cambio climático extrayendo el carbono de la atmósfera.

Fotografía de Josh Haner, The New York Times, Redux

Los árboles y los bosques de todo el mundo están sometidos a la presión del cambio climático. También están amenazados por la tala y el desarrollo. Para hacer frente a estos problemas (y para aumentar la captura de dióxido de carbono de la atmósfera), a lo largo de todo el mundo están surgiendo campañas enfocadas en ayudar a salvar el planeta plantando árboles.

El fundador de Amazon, Jeff Bezos, ha prometido 2000 millones de dólares (1913 millones de euros) para restaurar los bosques. El año pasado, una empresa latinoamericana de comercio electrónico recaudó 400 millones de dólares (382 millones de euros) en bonos para la restauración de los bosques. Los viajeros buscan cada vez más formas de compensar el CO2 emitido por sus vuelos pagando por la restauración o protección de los bosques.

El crecimiento de los bosques no sustituye a la rápida reducción de las emisiones de los combustibles fósiles. Pero la creación de más bosques, desde luego, es una buena contribución. Sin embargo, muchos programas de plantación de árboles son nuevos, sin un historial que permita juzgar sus resultados. La falta de transparencia y responsabilidad de estos programas es habitual. Algunos no son más que un lavado de cara verde; otros tienen buenas intenciones, pero se enfrentan a una serie de problemas, y algunos realmente causan daños.

¿Dónde es más probable que tu apoyo a los esfuerzos de plantación de árboles sea más efectivo? Dos expertos en restauración forestal, Karen Holl, ecóloga de la Universidad de California en Santa Cruz (Estados Unidos), y Pedro Brancalion, profesor de silvicultura de la Universidad de São Paulo en Brasil, publicaron recientemente una serie de preguntas para ayudar a los consumidores a navegar por este complejo mundo. Holl y Brancalion no critican las campañas por su nombre, aunque en su próximo proyecto esperan hacer una evaluación profunda de las organizaciones más eficaces. Por ahora, esperan que sus preguntas ayuden a los particulares y a los inversores a encontrar respuestas, al tiempo que animan a las organizaciones que cultivan árboles a facilitar el acceso a la información.

(Relacionado: Los diez bosques más amenazados)

He aquí cinco de sus preguntas, para que te las hagas antes de donar (lee la lista completa aquí):

¿Qué espera conseguir y cómo cumple esos objetivos esta organización de arboricultura?

Hay muchas razones para apoyar la plantación de árboles. Pero esas razones pueden ser contradictorias. Por ejemplo, un estudio realizado en 2021 sobre 174 grupos de plantación de árboles en 74 países demostró que la mayoría plantaba sólo unos pocos tipos de árboles destinados a ayudar a los propietarios de las tierras a producir alimentos, madera o leña. Puede que esas especies de árboles ayuden a las comunidades rurales a corto plazo, pero es mucho menos probable que esa plantación aumente la biodiversidad o maximice el potencial para almacenar carbono y reducir el cambio climático.

Otros estudios han demostrado hallazgos similares. El Desafío de Bonn, patrocinado por el Gobierno alemán y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, quiere reforestar tres millones de kilómetros cuadrados en todo el mundo para 2030. Pero una gran parte de los compromisos para alcanzar ese objetivo, según un estudio, incluía planes de cultivo de plantaciones de árboles de una sola especie para obtener productos, con plantaciones que hacen poco para restaurar la vida silvestre y absorben sólo una fracción del CO2 de un bosque silvestre.

De hecho, la forma más barata y exitosa de proteger o mejorar el almacenamiento de CO2 y la biodiversidad puede no implicar la plantación de árboles en absoluto. A menudo se trata de proteger los bosques existentes o de dar a los bosques autóctonos la oportunidad de regenerarse por sí mismos. "La regeneración natural funciona muy bien en muchos casos", especialmente en los trópicos de crecimiento rápido, dice Brancalion. Y, sin embargo, es un enfoque mucho menos común, en parte porque plantar un árbol parece más fácil que restaurar un bosque real.

¿Cómo ha resuelto esta organización los factores iniciales de la pérdida o degradación de los bosques?

Plantar árboles con eficacia es más complejo de lo que mucha gente cree. Sólo funciona cuando se utiliza para reforestar una zona que antes tenía árboles. Incluso en ese caso, la reforestación sólo funcionará a largo plazo si se entiende la presión que llevó a la eliminación de los árboles y si esta ya no es un factor.

La deforestación tiene muchas causas, entre ellas la demanda de productos madereros, el desmonte para la agricultura o el desarrollo, y las pérdidas por tormentas, incendios forestales o sequías. Las zonas sometidas a repetidos incendios forestales, agravados por el cambio climático, pueden no ser aptas para la replantación, o requerir árboles diferentes que puedan desarrollarse bien a pesar de los cambios. Holl y Brancalion han visto bosques restaurados y vallados sólo para que las vallas sean retiradas y los árboles dañados o eliminados porque los agricultores locales necesitaban la tierra para pastar.

¿Participan los interesados locales en el proyecto? ¿Qué beneficios recibirán?

Muchas organizaciones dedicadas a la plantación de árboles tienen su sede en Estados Unidos o Europa, pero intentan cultivar árboles en países en vías de desarrollo, donde hay más personas que dependen de la tierra para obtener ingresos y medios de subsistencia. Un factor que siempre determina el éxito o el fracaso del proyecto es si la población local participa y ve un beneficio en la plantación, no sólo al principio, sino a lo largo de la vida de la operación. Si se pierden ingresos, hay que reponerlos. De lo contrario, se pueden talar nuevos árboles o los propietarios de las tierras pueden talar los bosques existentes en otro lugar.

Pensemos en Brasil, donde los programas de reforestación son habituales. En una de las regiones más pobres del país, que alberga jaguares y osos hormigueros gigantes, científicos y activistas han conseguido unir fragmentos aislados del Bosque Atlántico que normalmente están separados por granjas y ranchos de ganado. Al plantar 2,4 millones de árboles, crearon un corredor de vida silvestre, un camino que ahora recorren las especies en peligro de extinción. Junto a ese corredor, se cultivan árboles frutales, plantaciones de café y casava, y la población local gestiona viveros de árboles, lo que ha aumentado los ingresos y la seguridad alimentaria, al tiempo que permite a estos residentes de la zona sentirse dueños de la salud de los bosques cercanos.

Brancalion también ha experimentado con la plantación de especies arbóreas comerciales no autóctonas de rápido crecimiento junto a los árboles autóctonos. Los árboles no autóctonos pueden cortarse y venderse para obtener madera o papel, lo que ayuda a obtener ingresos mientras la población local espera que los bosques autóctonos adyacentes vuelvan a crecer.

(Relacionado: Cómo los agricultores del país más pobre de la Tierra han hecho crecer 200 millones de árboles)

¿Cómo se minimizarán las posibles consecuencias negativas del proyecto?

La plantación de árboles puede tener muchas consecuencias negativas. Las operaciones masivas de plantación de árboles en Turquía, Sri Lanka y Filipinas han dado como resultado millones de plántulas muertas porque se plantaron las especies equivocadas, o los árboles se plantaron en suelos pobres, o había muy poca agua, o nadie cuidó los árboles después de plantarlos. Una campaña en la meseta de Loess, en China, redujo las tierras de cultivo en una cuarta parte y disminuyó la cantidad de agua disponible para las personas; esto, en última instancia, provocó una disminución de la cubierta forestal nativa cercana.

A la hora de decidir a qué se destina su apoyo, es buena idea pedir a las organizaciones que expliquen cómo van a evitar que se mueran las plantas de semillero, cómo van a evitar la destrucción de los ecosistemas existentes, cómo van a garantizar que no se reduzca el rendimiento del agua y cómo van a evitar las consecuencias sociales negativas.

"Empieza por sus páginas web", dice Holl. "La mayoría de estos grupos ofrecen historias brillantes, pero no aportan datos. Y lo que realmente se necesita son datos". Si las organizaciones no los publican, pídelos.

¿Durante cuánto tiempo se hará un seguimiento del proyecto, y cómo se ajustará el mantenimiento en respuesta a lo que muestre el seguimiento?

Puede ser posible, como prometen algunas campañas, plantar un árbol por un dólar, pero rara vez es posible mantenerlo vivo por ese precio. Para que los árboles secuestren carbono y protejan la biodiversidad, deben prosperar durante décadas. Eso requiere planificar, desde el momento en que se lanza un programa, el mantenimiento de la salud de los árboles durante años, un grado de planificación que es extremadamente raro.

En un estudio realizado en 2019 en las principales zonas de Brasil, Brancalion y Holl se descubrió que el 80% de las operaciones de plantación de árboles tienden a hacer un seguimiento de la supervivencia de los árboles durante 30 meses o menos. Después de que Etiopía, en 2019, afirmara haber plantado 350 millones de árboles en un día, Holl y sus estudiantes pudieron encontrar muy poca información que mostrara cuántos de esos árboles habían sobrevivido. Holl también revisó las propuestas de plantación de árboles del Foro Económico Mundial para su iniciativa del billón de árboles, pero encontró que muy pocos planes siquiera monitorearon los resultados durante dos años. El impacto en la calidad del agua o en los medios de vida locales apenas se controla.

En lugar de preguntar a una campaña cuántos árboles quiere plantar, Holl y Brancalion recomiendan preguntar cuántos árboles piensa tener cada organización dentro de cinco, 10 o, mejor aún, 20 años.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
¿Cuál es el árbol más antiguo de la Tierra y sobrevivirá al cambio climático?
Medio Ambiente
¿Pueden los avances tecnológicos conseguir una minería más limpia?
Medio Ambiente
¿Por qué los bosques milenarios son tan importantes?
Medio Ambiente
¿Qué hace un buscador de semillas y por qué es tan importante?
Medio Ambiente
¿Frenará la deforestación el acuerdo de la COP26?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved