¿Cómo ahorrar agua?

En un escenario en el que más de 250 millones de personas sufrirán escasez de agua en 20 años, la buena gestión hídrica es un punto de partida clave para afrontar las consecuencias del cambio climático

Por Redacción National Geographic
La cruda realidad del cambio climático se percibe en España. Es uno de los países europeos ...

La cruda realidad del cambio climático se percibe en España. Es uno de los países europeos más áridos, con precipitaciones que representan un 25 por ciento menos que hace 50 años, y se espera que pueda descender otro 10 por ciento dentro de los próximos 50 años. ¿Qué puede hacer España para evitar una sequía masiva?

Fotografía de Aitor Lara

Artículo publicado el 11 de enero de 2016 y actualizado el 15 de marzo de 2022.

El agua es la fuente de la vida y en este planeta una minúscula cantidad, menos del 1 por ciento del agua, está disponible para cerca de 7 billones de personas y una multitud de ecosistemas de agua dulce. Esa minúscula cantidad es la que tenemos que utilizar para cubrir todas nuestras necesidades, riego, industria, agua potable y servicios sanitarios y las necesidades de miles, sino millones, de otras especies con las que compartimos el planeta.

La sequía amenaza especialmente la cuenca mediterránea, como lugar especialmente vulnerable ante el cambio climático, con España como fuente  con cifras que reclaman un fuerte cambio en la gestión hídrica. Con las reservas de agua embalsada bajando, el 75 por ciento de nuestro territorio se encuentra en riesgo de desertificación, según la organización medioambiental Greenpeace. 

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC) alertó de que el cambio climático llegaría antes y más fuerte de lo previsto, especialmente en el Mediterráneo, que aumentará un metro su nivel del mar y hasta cinco grados su temperatura para 2100, según alerta un estudio sobre el impacto del cambio climático en la región mediterránea.

Día Mundial del Agua

Nuestro territorio ya sufre veranos casi cinco semanas más largas que al inicio de la década de los 80, un aumento del 6 por ciento de los climas semiáridos, temperaturas más extremas tanto en máximas como mínimas, así como un incremento del nivel del Mediterráneo estimado en 3,4 milímetros por año. A nivel global, la ONU cifra en más de 140 millones los migrantes climáticos que habrán tenido que dejar atrás sus hogares para 2050.  

El estilo de vida medio en el mundo desarrollado exige unos 6 800 litros diarios y el 70 por ciento de esa cantidad está destinado a sustentar nuestra alimentación. Si cada uno de nosotros aprendiera a conservar solo un poco más de agua, podríamos conseguir grandes ahorros. La compañera de Freshwater de National Geographic, Sandra Postel, piensa que deberíamos comenzar con estos sencillos cambios:

  • Elige un jardín exterior apropiado a tu clima. Las plantas y el césped autóctono que prosperan únicamente gracias al agua de lluvia son los mejores.
  • Instale alcachofas de ducha de bajo caudal y aireadores para los grifos. Al ahorrar agua caliente, también reducirá su factura eléctrica.
  • Si está buscando un inodoro, compre uno de bajo volumen, ultra bajo volumen o con doble cisterna.
  • Arregle los grifos que goteen. Todas esas gotas desperdiciadas pueden llegar a alcanzar los 37-95 litros de agua al día.
  • Solo ponga en funcionamiento el lavavajillas y la lavadora cuando estén llenos. Cuando sea la hora de sustituirlos, compre un modelo que sea eficiente en cuanto al consumo de agua y energía. Recuerde que ahorrando agua, ahorra energía y ahorrando energía, ahorra agua.
  • Coma un poco menos de carne, especialmente ternera. La fabricación de una hamburguesa normal puede requerir unos 2.300 litros.
  • Compre menos cosas. La fabricación de todas las cosas gasta agua. Así que si compramos menos, reducimos nuestro consumo de agua.
  • Recicle el plástico, el vidrio, los metales y el papel. Compre productos reutilizables en lugar de productos de usar y tirar, ya que la fabricación de casi todo requiere agua.
  • Cierre el grifo mientras se cepilla los dientes y lava los platos. Recorte en un minuto o dos el tiempo que dedica a la ducha. Incluso las cosas más pequeñas pueden marcar la diferencia si las hacen millones de personas.
  • Entérese del origen del agua que bebe, el río, el lago o el acuífero que suministre a su hogar. Una vez que lo conozca, se preocupará por él. No querrá malgastar el agua.
Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
Madrid detecta niveles altos de coronavirus en sus aguas residuales
Medio Ambiente
España: ¿se agotará nuestra agua?
Medio Ambiente
¿A dónde va nuestra agua?
Medio Ambiente
El suministro de agua dulce del planeta peligra ante la desaparición de los recursos hídricos de alta montaña
Medio Ambiente
La escasez de agua obliga a estas niñas indias a descender a un pozo de 12 metros

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved